Cómo dejar a un cónyuge abusivo

Lidiar con un cónyuge abusivo es un experiencia terrible que algunas personas pueden sufrir en la vida. Eres muy valiente por admitir en tu interior que lo que estás pasando está mal y por darte cuenta de que ya no estás dispuesto a aguantar a tu pareja abusiva. Has dado el primer paso para cambiar por el simple hecho de estar aquí; así que, por eso debes estar orgulloso de ti mismo. Esperamos que la siguiente información te ayude y te guíe para que tomes las medidas adecuadas para dejar a tu cónyuge abusivo.

Pasos

  1. Confíale a alguien cercano lo que está sucediendo. Sin embargo, lo más probable es que tengas miedo de cómo reaccionará a tu confesión, de que no te crea, o bien, podrías sentirte demasiado avergonzado como para contárselo a alguien. Así que, en vez de hablar con alguien cercano, lo mejor que puedes hacer es hablar con alguien anónimo. Existen muchas líneas de ayuda disponibles para las víctimas de abuso, y te escucharán, te apoyarán y te ofrecerán asesoramiento. A menudo, es más fácil hablar con un extraño que con alguien cercano.
  2. Date cuenta de que no mereces este tipo de trato. Nadie, absolutamente nadie se merece algo así. Deja de crear excusas para tu pareja. Está bien, digamos que olvidaste hacer la cena o ir a la tintorería, pero sólo eres un ser humano. Así que, ya sea que tu cónyuge sea abusivo de forma física o emocional, no tiene derecho a menospreciarte o lastimarte por un error humano.
  3. Sal más. Las víctimas de abuso a menudo tienden a convertirse en solitarias, a cerrarle la puerta a la gente y a salir de la casa rara vez. Esto tiene que ver principalmente con el miedo; miedo a que alguien pueda "darse cuenta" de lo que está pasando, miedo a que su respectivo cónyuge pueda lastimarlas por ir a algún lugar sin su permiso, por mencionar algunos. Si por lo menos tratas de incluir salir de la casa en tus actividades diarias, te dará una sensación de normalidad, aunque sea sólo por un rato, y esto será de gran ayuda para aumentar tu seguridad.
  4. Evita decirle abiertamente que te vas a ir. Evidentemente, su primera reacción será lastimarte, para recordarte quién está a cargo y quién tiene el control. Pero TÚ también tienes el control, porque la única forma de que alguien pueda lastimarte es si tú se lo permites. Al alejarte de esta relación tóxica, estás tomando de nuevo el control. Así que en lugar de decirle a tu pareja que la vas a dejar, planifícalo con cuidado. Durante un período, empieza a trasladar poco a poco tus pertenencias a la casa de un amigo, en el compartimiento para guardar cosas o incluso en la cabina del auto si tienes uno. Sólo llévate lo necesario.
  5. Date cuenta de que tu pareja no te ama. A las víctimas de abuso a menudo les han lavado el cerebro para que piensen que su pareja todavía las ama. Esto ocurre con mayor frecuencia después de que ocurre un incidente de abuso. Por ejemplo, es posible que esta situación te resulte familiar: tu pareja te lastima. Poco después, es posible que empiece a llorar y a pedirte perdón; te dice que te ama, que no quería hacerlo, y te dice: "por favor, no me dejes, voy a cambiar". Mentiras, mentiras y más mentiras. ¿Crees que si realmente esta persona te amara, te habría lastimado en primer lugar? La respuesta es no. Empiezas a pensar: "Me necesita. Yo puedo ayudarle. Va a cambiar". Nunca va a cambiar. Lo que experimentas es una falsa sensación de seguridad. Sientes que tienes un propósito en la vida de esta persona. No caigas en esta trampa.
  6. Vete en un momento oportuno. Por ejemplo, a escondidas por la noche, cuando tu pareja esté durmiendo o cuando haya salido de la casa. Vete a la casa de un amigo, de un familiar o a un refugio de tu localidad del que probablemente has oído hablar. Ellos te ayudarán, te entenderán y te apoyarán.
  7. Apaga tu celular o cambia tu número. Cualquier tipo de comunicación con tu pareja puede resultar en un lavado de cerebro mayor. Una vez más, puede pedirte disculpas, puede pedirte que regreses, pero todo es mentira. Si regresas, el abuso va a comenzar otra vez y puede ser aún peor, como resultado de que te fuiste en primer lugar.
  8. Denúncialo. En esta situación, puede parecer cruel sugerirte que no seas egoísta, debido a tus circunstancias y a tu trauma personal, pero puedes evitar que este monstruo lastime a alguien más en el futuro. También, si puedes, considera pedir una orden de alejamiento en contra de esta persona para que nunca te pueda lastimar de nuevo y para que nunca tengas que recordar tu vida anterior al ver a esta persona otra vez.

Consejos

  • No regreses. Por favor. Era una relación enfermiza y te mereces algo mucho mejor, de verdad.
  • No sientas vergüenza de contarle a alguien que tienes una pareja abusiva. TÚ eres la víctima, siempre recuérdalo. No es tu culpa.
  • Eres una persona fuerte. Las cosas pueden parecer malas por ahora, pero mejorarán, aunque no lo creas. Busca dentro de ti mismo la fuerza para irte.
  • Después de dejar a tu cónyuge abusivo, pero antes de que lo sepa, pídele a un familiar de confianza que reúna todos tus documentos importantes para protegerlos.
  • Nunca, JAMÁS, olvides que no estás solo. Millones de personas sufren a diario a manos de una pareja abusiva y muchas encuentran finalmente la fuerza para irse. Sé un dato inspirador. Sé una de las muchas personas que superaron este período traumático y reconstruyeron su vida.
  • Tienes personas que te aman muchísimo. Hay extraños que te aman, tu familia te ama, tus amigos te aman. Aunque no puedas verlo en este momento oscuro de tu vida, tu sonrisa hace sonreír a alguien más; tu risa hace que alguien se ría; tu fuerza les da fuerza a los demás. No prives a los que te aman de todos estos maravillosos regalos por vivir una vida que te está destruyendo.
  • Aunque te encuentres construyendo paredes alrededor de ti mismo y apartándote de la gente, siempre recuerda tu puerta cerradiza en el suelo; esta es tu ruta de escape personal. Nadie te está obligando a esconderte detrás de esas paredes; depende de ti encontrar el coraje y la valentía para irte.
  • Lo peor que puedes hacer es no decirle a nadie porque si no se lo dices a nadie, nadie puede ayudarte, pero si encuentras la fuerza y el coraje también, verás que hay personas que te aman y se preocupan por ti y no estás solo porque la ayuda está ahí, pero no te has dado cuenta.

Advertencias

  • No te quedes en una relación de abusos si hay niños involucrados. Tienes que ser fuerte por tus hijos y tienes que salir de esta relación. Esto ya no se trata sólo de ti. Sé fuerte. Puede ser que tu cónyuge sólo sea abusivo contigo por ahora, pero sólo es cuestión de tiempo para que empiece a lastimar a los niños.
  • No le digas a tu pareja que te vas a ir si te lastima de forma física. Esto podría dar lugar a más violencia.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página