Cómo lidiar con la homofobia

¿Eres gay, lesbiana o bisexual y a menudo se burlan de ti o te discriminan? ¿Los demás fruncen el ceño cuando te ven sujetando la mano de tu pareja del mismo sexo? ¿Las personas te dejan folletos sobre cómo superar tu homosexualidad? Todo esto podría describirse como homofobia, el cual es un miedo a los homosexuales. Cuando las personas no están bien informadas o no entienden a los gais, lesbianas o bisexuales, puede producirse discriminación, bullying o crímenes de odio. Infórmate sobre la manera en que puedes lidiar con las reacciones homofóbicas de los demás así como la forma de defenderte y mantenerte protegido.

Lidiar con el dolor producto de la homofobia

  1. Note lo tomes personal. Puede ser fácil sentir vergüenza, ira o autoaversión cada vez que eres víctima de homofobia. Podrías sentir odio hacia ti mismo por quién eres o sentir deseos de ser heterosexual de modo que, quizás entonces, tengas una vida más sencilla. Es comprensible que reprimas todos estos sentimientos, pero no debes hacerlo. La homofobia es un problema social y solo puede solucionarse con información, autoconsciencia y aceptación.
  2. Busca apoyo. Si bien puede ser difícil saber que todos los grupos religiosos y la política conservadora no apoyan tu forma de ser, es posible aliviar el dolor fácilmente al contar con unas cuantas personas que te muestren su amor y apoyo de manera frecuente.
    • Identifica a aquellas personas valiosas en tu vida, tales como compañeros de clase, colegas del trabajo, amigos cercanos o familiares, que te apoyen o que podrían pasar por una situación similar a la tuya y pasa el mayor tiempo posible con ellas.
    • Puede ser de gran utilidad unirte a un grupo de apoyo local para gais, lesbianas y bisexuales. Participar en estos grupos puede ayudarte a sentir menos soledad y aprender soluciones prácticas para lidiar con la homofobia.
  3. Únete a un grupo de apoyo. Adoptar medidas para difundir información sobre la homofobia puede ayudarte a sentirte digno y a lidiar con la discriminación en tu propia vida. Busca grupos de apoyo en tu localidad y haz la diferencia desde ahora.
  4. Acude donde un profesional en la salud mental. Si recientemente has revelado tu homosexualidad o estás lidiando con el bullying o la discriminación en la escuela o el trabajo, puede ser tremendamente útil hablar con un terapeuta o consejero.
    • Este profesional puede ayudarte a procesar este tiempo confuso en tu vida e incluso quizás ayudarte a desarrollar estrategias para reaccionar ante la homofobia. Un terapeuta familiar puede ayudarte a abordar los sentimientos homofóbicos de tus familiares cercanos.

Reaccionar a la homofobia

  1. No pierdas la cordura. Lo peor que puedes hacer cuando te enfrentas ante la homofobia es reaccionar de manera negativa. Decir groserías o ponerte a la defensiva solo confirmaría los estereotipos negativos. Al mantener la cordura, podrás reaccionar de forma positiva a la situación e incluso quizás hacer que la persona se sienta culpable o que se cuestione por haberte insultado.
    • Desde luego, es mucho más fácil decirlo que hacerlo cuando alguien ataca tu vida personal. Si una persona hace un comentario homofóbico, primero respira profundamente inhalando por la nariz y exhalando por la boca. Esto puede ayudarte a mantener la calma después de recibir el insulto.
    • Después de haberte calmado, decide la manera en que reaccionarás. Dependiendo de la persona y la gravedad del comentario, podrías optar por ignorar el insulto (y alejarte de la persona) o reaccionar de manera confiada proporcionándole información a tu atacante.
  2. Reacciona cuando las personas se oponen a la homosexualidad por motivos religiosos. Cuando las personas son educadas en un entorno religioso (o son religiosas), sus puntos de vista sólidos con respecto a la homosexualidad probablemente vayan acorde a sus creencias. Las diversas religiones tienen puntos de vista distintos con respecto a la sexualidad y homosexualidad. El cristianismo tiene una de las posiciones más prominentes en contra de la homosexualidad, afirmando su carácter antinatural, inmoral y perjudicial para la familia.
    • Si crees que es necesario reaccionar ante una persona que afirma que la homosexualidad es un pecado, podrías citar varias lecturas alternativas de la Biblia. Además, incluso algunos líderes cristianos logran adoptar una postura de total aceptación y reciben a los homosexuales en sus congregaciones inclusivas. Si te interesa a ayudar a un amigo o a sus familiares a cambiar su punto de vista con respecto a los homosexuales, quizás les sea de utilidad hablar con un líder cristiano (o de otra religión) más comprensivo y así explicar tu dilema.
    • También podrías alejarte del aspecto sexual de la homosexualidad y explicar la dificultad de ignorar tu amor por otra persona por el simple hecho de que sea del mismo género. Pregúntale a tu atacante cómo se sentiría si le dijeran cómo debe amar y recuérdale sus propias relaciones amorosas. ¿Qué pasaría si se enamorase de otra persona y quisiera compartir esa felicidad con el mundo, pero supiera que esa relación es menospreciada o prohibida? Cuando las personas consideran la manera en que la homofobia genera imparcialidad en contra de la naturaleza más básica de otra persona (es decir, el amor), podría ser más sencillo dejar de lado todos estos fuertes sentimientos negativos.
  3. Explica que ser gay no es una etapa. Tus conocidos heterosexuales pueden minimizar tu “salida del clóset” al describirla como una etapa pasajera o algo que puedes olvidar con el paso del tiempo. De hecho, la idea de que la homosexualidad no es innata sino aprendida del entorno es un error enorme que alimenta el heterosexismo.
    • En respuesta a dicha afirmación, siéntete libre de negar esta idea al contar tu historia personal en caso de que sientas que debes hacerlo. En muchos casos, las personas aceptan su homosexualidad en etapas posteriores de sus vidas después de combatirla o fingir que son heterosexuales por muchos años. Esta experiencia es apenas una que representa una fase pasajera.
    • Incluso puede ser útil disipar los rumores de que las personas pueden “curarse” de la homosexualidad o que simplemente pueden cambiar su forma de ser. Responde a estos comentarios al darle la vuelta a la pregunta y preguntar lo siguiente: “¿Crees que puedes curarte de la heterosexualidad? ¿Puedes cambiar quién eres?”. La respuesta es no.
  4. Intervén cuando las personas estigmaticen a los gais debido a la presión de grupo. En algunos casos, las personas podrían no tener fuertes sentimientos negativos sobre la homosexualidad en un principio, pero los desarrollan después de presenciar el estigma social en la escuela o el trabajo. Cuando el grupo social de una persona está en contra de algo, puede ser difícil estar “a favor” sin hacerle frente al ridículo o la exclusión.
    • Por ejemplo, si algunos de los niños populares en la escuela no le hablan a un niño porque “actúa” como gay, los demás también podrían dejar de hablarle de manera involuntaria.
    • Puedes contrarrestar la homofobia causada por la presión de grupo al desafiar a tus compañeros a que comprendan de manera clara sus propios valores y creencias, y al escoger amigos que sean influencias positivas y comprensivas.
  5. Determina si esta persona está negando su propia sexualidad. Las investigaciones han revelado que algunos de los homofóbicos más abiertos son en realidad aquellos que tienen deseos ocultos por personas de su mismo género. Los datos adicionales indican que los niños criados en hogares cuyos padres estaban abiertamente en contra de la homosexualidad tienen sentimientos homofóbicos más intensos.
    • Si te topas con alguien que tienen opiniones particularmente llenas de odio sobre la homosexualidad, considera la posibilidad de que pueda sentir atracción hacia las personas del mismo sexo y que utilice la homofobia para ocultar esos sentimientos. Procura demostrar empatía hacia esta persona, sabiendo que luchar contra esos sentimientos, en especial cuando los demás están fuertemente en contra, puede ser aterrador.

Ayudar a los demás a informarse sobre la homosexualidad

  1. Informa que no existe una causa clara para la homosexualidad. Existen varias posiciones preponderantes sobre los orígenes de la homosexualidad, de las cuales hay dos facciones más predominantes: las raíces genéticas o biológicas frente a las psicológicas o ambientales. No obstante, hoy en día, los científicos no pueden distinguir con claridad las causas de la homosexualidad.
  2. Difunde la información sobre el papel de la discriminación y el prejuicio. La homosexualidad no es una enfermedad y, por ende, no existe una “cura”. Muchas personas asumen erróneamente que curar a los gais de sus necesidades sexuales puede convertirlos en heterosexuales. De hecho, no se necesita una cura, sino un mayor conocimiento y aceptación social sobre la homosexualidad. Busca algunas estadísticas reveladoras o videos sobre discriminación homosexual y compártelos con tus amigos homofóbicos.
    • Durante muchas décadas, las parejas gais y lesbianas han afrontado una fuerte oposición de parte de la sociedad, la política pública y la religión. En algunos casos, las personas homosexuales y bisexuales son el blanco del acoso verbal, el abuso e incluso la violencia.
    • Además, la relación entre la homosexualidad y el VIH/SIDA ha estigmatizado aún más a los gais, lesbianas y bisexuales, lo que da como resultado a un temor por parte de las personas a ser examinadas o a buscar un tratamiento para estas enfermedades.
  3. Comparte artículos, blogs y ensayos para aprender más sobre la homosexualidad. Informar a tus amigos de manera más detallada sobre la homosexualidad puede ayudarlos a comprender a los gais, lesbianas y bisexuales, y a reducir sus sentimientos negativos hacia ellos. Consulta sitios web o blogs de renombre que proporcionen una comprensión antihomofóbica más exhaustiva sobre la homosexualidad.
  4. Miren programas de televisión y películas juntos. La cultura popular puede ser un excelente medio para ser más tolerante con la homosexualidad y reducir así el miedo o incomodidad de los demás. Siéntate con un amigo o ser querido y miren un programa de televisión que muestre personajes abiertamente gais.
    • Después de que el programa termine, pregúntale a tu amigo si ve alguna similitud entre él y estos personajes: ¿No son personas “normales” con metas y deseos normales? Estos personajes pueden hacerte llorar, reír o chillar de emoción al igual que cualquier otro personaje heterosexual, ¿no es así?
    • Revisa estos enlaces para buscar algunas series y películas sobre personas homosexuales.
  5. Diles a tus compañeros que piensen en todas las formas en que son diferentes. Cada persona tiene un rasgo o característica que alguien más en la sociedad puede considerar “diferente”. Una persona puede ser tímida, pertenecer a una minoría étnica o no practicar una determina religión. En algunos casos, estos rasgos pueden hacer que alguien se sienta aislado o excluido. Cuando las personas son capaces de reconocer que todos los seres humanos son especiales o únicos, hay menos probabilidades de que castiguen a los demás por quienes son.
    • Échales un vistazo a estas citas inspiradoras sobre la diversidad.
  6. Desafía a los homofóbicos a que conozcan a una persona gay. Una vez que la persona se haya informado más sobre la homosexualidad y haya cambiado su punto de vista, podría ser útil hacer el esfuerzo de conocer a alguien abiertamente gay. Las investigaciones sobre el prejuicio sexual han demostrado que la discriminación y estigmatización de los heterosexuales hacia los homosexuales disminuye cuando los primeros hacen un esfuerzo por relacionarse con estos últimos.

Consejos

  • No será fácil superar este temor, y se necesitará perseverancia y paciencia.
  • Recuerda que conocer a alguien abiertamente gay puede ayudarles a tus compañeros a desarrollar una mayor comprensión, tolerancia y apoyo hacia los homosexuales.

Advertencias

  • Si tienes un amigo o familiar que tiene dificultades para superar los fuertes sentimientos negativos hacia los homosexuales, es necesario que se reúna con un profesional en la salud mental que pueda ayudarlo a desarrollar una mayor tolerancia hacia diversos grupos de personas.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página