Cómo limpiar la casa de malas energías

Es muy recomendable limpiar la energía psíquica de tu casa si recién te mudas y unas cuantas veces al año. Si tú o alguien que conoces tiene dificultades en algunas áreas de su vida, o tuvo algún evento traumático, hacer una limpia puede ser muy útil.

Pasos

  1. Deshazte de la basura. La basura es uno de los mayores culpables cuando se trata de energía bloqueada o lenta. Recicla esa colección de periódicos y revistas viejas (y considera cancelar las suscripciones), limpia tu clóset y los cajones (deshazte de todo lo que no has usado en más de un año, y haz un repaso por toda tu colección de libros, música, DVDs, etc.
  2. Limpia el lugar completamente. El polvo y la tierra tienen un efecto en la psique. Aspira, barre, sacude, trapea, etc.
  3. Si te acabas de mudar a otra casa que tiene un aura mala o un sentimiento negativo, lava las superficies de madera y los pisos con hamamelis diluida en agua: una mezcla de 10 a 1.
  4. Muévete en círculos por toda tu casa. Ahora que ya te deshiciste de todo el desorden, será más fácil limpiar los pisos. Siempre ten un punto fijo de inicio. Puedes escoger moverte en círculos en sentido o en contra de las manecillas del reloj. Si escoges a favor, concéntrate en llevar luz, paz, claridad, serenidad, prosperidad o cualquier energía positiva que quieras en tu casa: el énfasis en este movimiento es invitar e invocar. Si te mueves en contra de las manecillas, te estarás enfocando en deshacerte de lo malo, de la suciedad, de los viejos recuerdos y de la energía bloqueada: el énfasis es borrar y quitar.
  5. Asegúrate de barrer hacia la puerta y escaleras de la entrada delantera y trasera.
  6. Pon uno de los siguientes artículos en agua con el jabón que uses para trapear tus pisos. Si tienes alfombras, considera hacer una pequeña mezcla y rocíala en la alfombra o el piso después de aspirar. Solo echa unas cuantas gotas de aceites esenciales: sal (purifica), salvia (purifica), limón (da energía y un olor limpio), pachulí (da prosperidad; pon muy poco de este), pino (da prosperidad y amor).
    • No te olvides de limpiar las superficies, los espejos, y de organizar tu oficina y escritorio. Si es necesario, consíguete una caja y pon todos tus correos y recibos viejos ahí. Puedes revisarlos después, pero verlos noche y día puede ser una fuente constante de estrés.
    • Una vez que te deshagas de todo el polvo y del desorden, y que tus pisos y superficies estén brillando, deberás sentirte mejor. Usa uno o más de los siguientes métodos para limpiar cualquier energía persistente estancada: quema salvia blanca y sahúma tu casa en un movimiento en contra de las manecillas del reloj, deshaciéndote de lo viejo y de la energía estancada en tu casa. Siempre quema las hierbas en un contenedor seguro. Toca una campana en tu casa, de nuevo en un movimiento en contra de las manecillas. Grita, aplaude, golpea el suelo con los pies y ríete.
    • Cuando sientas que tu casa está limpia, di en voz fuerte y clara: “Mi casa ya está limpia de toda la energía negativa. Que sea un lugar de paz, serenidad, amor y prosperidad”.
  7. Sella tu casa de la energía negativa haciendo uno o más de lo siguientes pasos:
    • Usando una varita, dibuja un pentagrama en la dirección de invocación en cada una de las entradas de tu casa (ventanas, puertas, etc.). No te olvides de la puerta a la cochera o al sótano.
    • Rocía agua con sal alrededor de las paredes de tu casa.
    • Pon un centavo (con la cara hacia arriba) en todas las esquinas exteriores de tu casa.
    • Pon un símbolo protector (como un espejo, un dios o una escoba) en tu puerta frontal y trasera o cerca de ellas. Es mejor usar los símbolos con los que estés más alineado a tu herencia étnica.

Consejos

  • “No dejes que la tristeza pase por la puerta, no dejes que los problemas lleguen, no dejes que el miedo entre, no dejes que crezcan conflictos en este lugar, que esta casa esté llena de bendiciones, felicidad, y paz”.
  • Enciende la salvia.
  • Mientras lo haces, debes tener tu mente pensando en algo positivo y con energía positiva. Enfócate en lo que buscas de este ritual. Puedes recitar una oración o un mantra para ayudarte.
  • Después de hacer la limpia, escoge un tiempo cuando la energía esté baja, normalmente temprano por la tarde. Por lo general, dos o más personas tienen que estar presentes. Solo la energía positiva está permitida durante la limpieza. Los niños y las mascotas no deben estar presentes.
  • Imagina el espacio dentro y alrededor de ti lleno de luz, una luz protectora y positiva. Imagina que la luz es un escudo contra las fuerzas oscuras y la energía negativa. Ora pidiendo que se cumpla lo que deseas lograr con la ceremonia (por ejemplo, limpieza, armonía, protección, purificación de ti mismo, del espacio, salud, bendiciones para la nueva casa, etc.).
  • A medida que el humo empiece a elevarse, pasa suavemente tus manos a través del humo hacia ti y alrededor de ti. Luego, lentamente lleva todo el humo a cada parte del cuarto, asegurándote de que el humo alcance cada esquina de las habitaciones, paredes y particularmente alrededor de los dinteles de las puertas.
  • Si te queda mucha salvia, puedes guardarla para usarla después, pero si tienes una chimenea, puedes ponerla ahí para que se termine de quemar.
  • Pon un símbolo espiritual de felicidad en cada entrada de la casa.
  • Si otras personas están contigo en la ceremonia, deben participar contigo. No permitas ningún tipo de negatividad o escepticismo que nuble este ritual.
  • Cuando hayas completado el ritual apaga lo que hayas usado.

Advertencias

  • Créelo y SE HARÁ REALIDAD.
  • El miedo trae las cosas negativas y una vida con miedo.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página