Cómo mezclar la lechada

A demás de ser estéticamente atractiva, la lechada mantiene los materiales en su lugar y los protege de daños. Mezclar la lechada es rápido y sencillo, aunque es mejor prepararla en pequeñas cantidades para que puedas aplicarla rápidamente antes de que se seque. Si no sabes todavía qué tipo de lechada usar en tu proyecto, considera bien qué opciones tienes ya que si usas la incorrecta tu proyecto puede terminar desmoronándose, sin una buena protección o decolorado.

Escoge la lechada

  1. Usa lechada con arena para rellenar grietas anchas. La lechada con arena, como su nombre lo indica tiene arena fina en la mezcla, lo cual hace que se mantenga en su lugar en grietas anchas en lugar de que se reduzca la mezcla. Escoge lechada con arena cuando quieras rellenar grietas de 3.2 milímetros (⅛") o más grandes.
    • Este tipo de lechada no es ideal para grietas pequeñas ya que la arena puede tomar mucho espacio y debilitar la estructura.
  2. Usa lechada sin arena para grietas pequeñas. La lechada sin arena, también llamada “lechada de cemento” se recomienda para grietas menores a 3.2 milímetros de ancho (⅛"), pero algunos prefieren usar este tipo de lechada para grietas de 1.6 milímetros (1/16 de pulgada) o más pequeñas. La lechada sin arena se reducirá significativamente al secarse, entre más pequeña sea la grieta, menos se notará.
    • Esta lechada es más pegajosa y fácil de trabajar que la lechada con arena, especialmente en superficies verticales.
  3. Ten cuidado al tratar piedras pulidas. Si vas a aplicar lechada a piedra pulida, prueba la lechada con arena en una esquina que no se vea para revisar primero que no queden rayones debido a las partículas de arena. Si la piedra termina rayada, entonces usa lechada sin arena. Si las grietas son mayores a 3.2 milímetros (⅛") de ancho, considera usar lechada epoxi.
    • Una superficie de piedra pulida altamente reflejante es más propensa a rayarse que una piedra mate.
  4. Usa lechada epoxi para áreas de alto riesgo solamente. La lechada epoxi resiste la grasa, ácido y el uso mucho más que la lechada ordinaria y puede sustituir a la lechada con arena o sin arena. Provee una gran protección en encimeras ed cocina u otras áreas de alto riesgot, pero se seca mucho más rápido y es más difícil de aplicar que los demás tipos de lechada. También tiende a ser mucho más cara.
    • La lechada epoxi puede decolorar materiales porosos, sin esmalte o materiales de piedra. Sella la piedra primero antes de aplicar la lechada epoxi.
  5. Usa masilla para unir superficies en un ángulo. La masilla crea un sello más flexible. Úsala en lugar de la lechada cuando planeas rellenar una grieta entra la pared y el piso, o una grieta entre dos diferentes planos.
  6. Escoge un color. La opción más segura es una lechada discreta que coincida con el material que vas reparar, pero puedes crear un contraste llamativo si buscas esa apariencia. Ya que la lechada blanca al secarse adquiere un tono amarillento con el tiempo, es mejor usar la lechada de tono gris o café claro, especialmente en entornos húmedos. Si no planeas sellar la lechada, una lechada de un color oscuro es una mejor opción.
    • El polvo de la lechada negra, verde y roja tiende a ser más difícil de limpiar en los materiales adyacentes.

Mezcla la lechada

  1. Considera un aditivo. Un aditivo para lechada de polímero incrementa la durabilidad de la lechada, pero asegúrate de leer primero la etiqueta en la lechada, es probable que ya contenga un aditivo. Si no contiene alguno, puedes comprar uno y seguir las instrucciones en la etiqueta para ver cómo mezclarlo, remplazando un poco de agua o toda el agua según las instrucciones. De lo contrario, el proceso es el mismo que se describe a continuación.
  2. Sigue las instrucciones del paquete para la lechada epoxi. Este producto usualmente consiste de dos o tres componente, y la mezcla de las proporciones entre estos depende mucho de la marca de lechada. Para productos más tradicionales, los pasos a continuación bastan, pero asegúrate de leer primero la etiqueta en caso de que las instrucciones sean diferentes.
  3. Reúne los materiales. Necesitas una cubeta vacía, un contenedor de agua y una esponja. Encuentra una espátula en un punta y una espátula rectangular, ya que necesitas usar estas para mezclar la lechada así como aplicarla después. Recuerda ponerte un par de guantes.
  4. Añade ¾ del total de agua que necesitas. Revisa la etiqueta de instrucciones para averiguar cuánta agua y lechada necesitas para la cantidad de espacio que vas a cubrir. Vierte ¾ de la cantidad de agua requerida en una cubeta vacía.
    • Si tienes una área grande que cubrir, considera mezclar mitad por mitad, para que la lechada en la cubeta no se seque antes de terminar.
  5. Añade la lechada en polvo. Mide cuánta lechada en polvo necesitas y viértela en la cubeta con agua.
  6. Mezcla la lechada con una paleta. Usa la paleta para mezclar la lechada en polvo con el agua, hasta tener una pasta espesa sin grumos. Inclina la cubeta ligeramente, raspando el borde con la paleta para separar la lechada seca de los lados.
    • Si tienes un taladro para mezclar y una paleta para lechada, puedes usar eso. Mantén la velocidad por debajo de los 150 rpm para evitar demasiadas burbujas de aire.
  7. Añade más agua exprimiendo una esponja. Exprime una esponja con agua y mezcla la lechada hasta que no queden grumos. Debe quedar con una consistencia parecida a la de la mantequilla de maní, sin grumos.
    • Si está muy líquida la mezcla, vierte un poco más de polvo.
  8. Deja la lechada reposar de 5 a 10 minutos. Deja que la lechada “reduzca” o se fortalezca a través de las reacciones químicas.
    • Deja la paleta en un papel periódico u otro tipo de superficie para evitar un desastre.
  9. Vuelve a mezclar la lechada y aplica. Brevemente revuelve toda la mezcla de lechada, ya que con el reposo se empieza a endurecer. Usa de inmediato, ya que la mayoría de la lechada se fija en los primeros 30 o 60 minutos.
    • Si la lechada ya se endureció, tendrás que tirarla y preparar una nueva mezcla. Añadir más agua después de dejarla reposar no será efectivo.

Consejos

  • Siempre ten lechada en polvo en caso de que necesites añadir más a la mezcla o en caso de que necesites hacer más.
  • Al rellenar grietas o espacios con lechada, puedes usar menos lechada en polvo para obtener una mezcla más suave. Para áreas grandes, usa más lechada en polvo para que tenga más firmeza.

Advertencias

  • No intentes usar la lechada que empieza a endurecerse en la cubeta o contenedor. No sellará apropiadamente. Ti´rala y mezcla más.
  • No mezcles más lechada de la que puedes usar en 30 minutos. Cuando la dejas en un contenedor por largos periodos de tiempo, se endurecerá y no podrás utilizarla.
  • La lechada no debe tener una consistencia líquida. Si la tiene, no sellará apropiadamente y se desmoronará fácilmente al secarse.

Cosas que necesitarás

  • Polvo de lechada
  • Agua
  • Paleta
  • Cubeta
  • Esponja
  • Taladro para mezclar la lechada (opcional)
  • Guantes
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página