Cómo hacer tu propia pintura para la cara

Pintarse la cara es una actividad segura y divertida que todos los niños pueden disfrutar. Si el cumpleaños de tu hijo está cerca o si estás planificando un carnaval para tu comunidad, la pintura para la cara puede darte una forma fácil, barata y rápida de entretener a docenas de niños. Lo mejor de todo es que no tienes que ir a la tienda a comprarla, ¡puedes crearla con algunos ingredientes simples de la casa!

Haz una pintura básica con maíz y una loción

  1. En un tazón, combina el maíz, la loción y el agua. Las pinturas para la cara están hechas de dos partes: la base y el color. Primero, haremos una base neutra a la que podamos agregarle cualquier color que deseemos. Bátela hasta que esté suave.
    • Ten en cuenta que, en el Reino Unido, al almidón de maíz se le suele llamar "harina de maíz"; los ingredientes son los mismos.
    • Lo ideal es que uses una loción blanca para que no afecte al color de la pintura para la cara. Si no tienes una loción, puedes usar cualquier crema suave para la piel, como una crema facial, la manteca de karité, etc.
  2. Si deseas puedes agregar una mayor cantidad de alguno de los ingredientes para cambiar la textura de la base. La receta brindada anteriormente debería funcionar bien por sí sola en la mayoría de los casos. Sin embargo, si no te gustan los resultados, puedes agregarle más almidón de maíz para hacer que la mezcla sea más espesa, y más loción o agua para que sea más líquida; ¡depende de ti!
  3. Vierte la mezcla de la base en un recipiente pequeño. Después de que la base tenga la forma deseada, usa una cuchara limpia para transferirla a un recipiente pequeño. Lo ideal es que tengas muchos recipientes como este, ya que si haces más colores, será más fácil mantenerlos juntos en sus respectivos recipientes.
    • Una forma barata y creativa de guardar pintura para la cara es usar una caja de huevos. Coloca una base pequeña en cada compartimiento, llenándolos a la mitad para evitar que se derramen cuando mezcles los colores.
    • Otra buena opción consiste en usar los recipientes sobrantes de los alimentos para bebés, ya que estos suelen tener el tamaño adecuado para guardar la pintura para la cara.
  4. Agrega el colorante para alimentos. Echa unas cuantas gotas del colorante para alimentos de tu elección en tu base neutra. Bate bien para combinar hasta que el color sea suave y uniforme. Es posible que tengas que agregar un poco más de colorante para alimentos del que consideras necesario; ten en cuenta que esta pintura se aplicará en capas muy delgadas cuando se use.
    • ¿No estás seguro de cómo crear el color que quieres? Consulta una guía de combinación de colores, las cuales suelen encontrarse en las páginas web de pintura y diseño como esta. También puedes usar la guía de combinación de colores de WikiHow.
    • Si te preocupa usar colorantes comerciales para alimentos en la pintura para la cara de tu hijo, ¡no te preocupes! Hay una gran variedad de ingredientes naturales que puedes usar para darle color a tu pintura para la cara, revisa la siguiente sección para obtener más información.
  5. Haz más base y repite el procedimiento. En este punto, puedes repetir los pasos anteriores usando colores diferentes cada vez para crear todo un arcoíris de colores. Recuerda mantener cada color en su propio recipiente para evitar mezclarlos.
    • Para aplicarte la pintura para la cara, usa un pedazo de algodón, un hisopo o un cepillo suave.

Haz pintura de payaso

  1. Mezcla la manteca, la vaselina y el colorante para alimentos. A diferencia de la receta anterior, esta pintura para la cara es mucho más espesa. Esto significa que si esperamos hasta el final para agregar el color, podría ser difícil distribuirlo en toda la pintura. En lugar de ello, esta vez agregaremos primero los ingredientes "húmedos". Mezcla hasta que la solución tenga un color suave y consistente.
  2. Agrega de a pocos el almidón de maíz y la harina. Ahora agrega los ingredientes en polvo un poco a la vez. Bate mientras lo hagas para asegurarte de que el color se combine de forma uniforme. Cuando termines, si consideras que el color es demasiado pálido, puedes agregar más y seguir batiendo.
    • Después de mezclar la manteca y los ingredientes en polvo, la textura debe ser maciza o incluso dura. Esto es bueno, ya que al igual que el maquillaje para payasos, esta pintura debe ser lo suficientemente sólida como para poder manipularla.
    • Ten en cuenta que la receta requiere una cucharadita de harina, no una cucharada.
  3. Guárdala como se indicó anteriormente. Cuando termines de preparar esta pintura, puedes manipularla y guardarla exactamente como lo hiciste con la pintura líquida anterior. Nuevamente, las cajas de huevos y los recipientes de alimentos para bebés funcionan bien para mantener cada color separado de los demás.
    • Aplica la pintura para la cara terminada con un aplicador de maquillaje viejo, un hisopo o una esponja limpia y ligera.

Usa colores y tintes totalmente naturales

Ingredientes

Pintura básica

Más líquida; adecuada para la mayoría de ocasiones. Receta para un color.
  • 1 cucharada de loción corporal suave
  • 2 cucharadas de almidón de maíz o harina
  • 1 cucharada de agua
  • Colorante para alimentos

Pintura de payaso

Más espesa; similar al maquillaje para payasos. Receta para un color.
  • 2 cucharadas de manteca
  • 5 cucharadas de almidón de maíz o harina
  • 1 cucharadita de harina
  • 1/8 de cucharadita de vaselina
  • Colorante para alimentos

Advertencias

  • Si bien estas pinturas no son tóxicas, debes aplicarlas con cuidado, ya que pueden causar picazón si entran en los ojos.
  • Como se indicó anteriormente, siempre es buena idea averiguar antes de usar la pintura si los niños que se la aplicarán son alérgicos a los ingredientes.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página