Cómo hacer que estudiar sea sencillo

Estudiar la noche anterior al examen no es una mala idea, pero tampoco es muy buena. Sin embargo, si te quedas sin opciones, entonces mejor empieza temprano el día anterior, agarra esos cuadernos y ¡a estudiar! Aquí tienes algunos consejos rápidos y sencillos para estudiar la noche anterior a un examen. Sigue leyendo y disfruta el estudio.

Pasos

  1. No entres en pánico. El pánico no es útil en ninguna situación y afrontarlo puede ser todo un desafío. Es más fácil decirlo que hacerlo, pero la mejor forma de superarlo es mantenerse calmado. Encuentra algo que pueda relajar tu mente. Respira.
  2. Empieza a leer el texto y trata de entenderlo. Si no lo logras, entonces toma un descanso y, luego, lee otra vez.
  3. Resalta palabras importantes y fáciles de recordar en el texto. Considéralas “palabras clave”.
  4. Anótalas en un papel.
  5. Toma la primera letra de cada palabra y escríbela en la siguiente línea.
  6. Cuando tengas todas las letras, empieza a formar palabras con ellas.
  7. Recuerda que puedes hacer una sola palabra o una oración.
  8. El truco es que puedes formar palabras que usas en la vida diaria, como los nombres de tus amigos, una broma que te cause gracia a ti o a tus amigos, el nombre de un profesor estricto, etc.
  9. Al hacer esto, recordarás las palabras importantes que figuran en el texto.
    • Prepárate, sigue el paso uno y podrás responder las preguntas del examen al día siguiente.

Consejos

  • Piensa en esto de forma racional, si estudias ahora, tendrás mucho tiempo para charlar con tus amigos y familiares.
  • Estudia tus notas el mismo día que las apuntas y escríbelas en un cuaderno de espiral. Seguramente te convertirás en un buen estudiante.
  • No te asustes. Es natural sentir temor antes de un examen, pero recuerda que si estudias no hay nada que temer.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página