Cómo limpiar un edredón de plumón de ganso en casa

Los edredones de plumón de ganso son abrigadores en cualquier cama, pero también se ensucian y con el tiempo tienen que lavarse. En muchas etiquetas de edredones indican que hay que mandarlo a lavar profesionalmente. Sin embargo, también puedes hacerlo en casa. Con los siguientes pasos, tu edredón se verá como nuevo sin el precio tan alto de las tintorerías.

Preparar y cuidar el edredón

  1. Échale un ojo a tu edredón de plumón de ganso. La tela podría desgastarse con el uso prolongado o fuerte. Sin que te des cuenta, podrían aparecer manchas, rasgones, moho y otros elementos indeseables. Busca un edredón que tenga plumas sueltas: los edredones de plumón de ganso normalmente están rellenos con la cobertura esponjosa de los gansos, patos y demás aves suaves, y si ves plumas volando, será un signo evidente de que la tela se ha rasgado. Repara los rasgones con aguja e hilo que combine con el edredón. Encárgate de las manchas pequeñas apenas aparezcan.
  2. Manda a limpiar profesionalmente tu edredón solamente después de unos años. Por lo general, no es necesario limpiar un edredón de plumas más allá de ese tiempo. Y en circunstancia normales, no debes llevarlo a la tintorería más de 1 vez al año. La excepción es si la tela se ensucia extremadamente. En este caso quizá valga la pena mandarlo a limpiar profesionalmente para tu bienestar.
    • Ten cuidado: algunos vendedores afirman que lavarlo con demasiada frecuencia o demasiada fuerza puede dañar el interior del edredón (la parte que lo hace abrigador). Lavarlo mal puede arrancar sus aceites naturales y dejarlo menos efectivo. Además, el edredón podría encogerse con la lavada.
  3. Saca el edredón de tu cama. Ya sea que lo vayas a lavar o le pases un rollo antipelusa, lo mejor es no limpiarlo mientras esté sobre las sábanas y el colchón. Llévalo a un lugar limpio y seco con suelos resistentes al agua: a la lavandería, al baño o al patio.
  4. Considera la idea de usar una cubierta de edredón. La cubierta cubre el edredón y lo mantiene limpio. Puedes comprar cubiertas para diferentes tamaños. Las cubiertas suelen tener un cierre para mayor protección del edredón. Cuando observes suciedad o manchas, puedes quitar fácilmente la cubierta y lavarla sin tener que preocuparte por el edredón.

Lavado

  1. Lávalo en una lavadora grande de carga frontal. Los edredones de plumón de ganso suelen ser voluminosos, por eso en una lavadora pequeña no se lavan bien. Si tienes una lavadora de carga superior en casa, es probable que tenga un “agitador” en el centro de la cámara de lavado, el cual puede desgarrar o presionar mucho la tela del edredón. Si no tienes una lavadora de carga frontal en casa, podrías llevarlo a una lavandería de autoservicio. Estas lavanderías suelen tener lavadoras de carga frontal de uso industrial.
    • El edredón no debe estar muy apretado en la cámara de lavado. Procura buscar una lavadora del tamaño suficiente para que el edredón entre y deje un poco de espacio de aire. Esto ayudará a que el agua y el detergente lleguen a todas las partes de la tela, no solo a las secciones externas del bollo de edredón.
    • Si no estás seguro, lee el manual de instrucciones de tu lavadora. Ahí verás el tamaño máximo de edredón que puedes lavar sin ningún problema. Si no tienes el manual, busca en Internet “manual de instrucciones de (la marca y el modelo de tu lavadora)”.
  2. Lávalo con un ciclo suave. Cuando pongas el edredón en la lavadora, echa detergente de ropa suave. usa agua tibia y pon un ciclo delicado. El agua caliente o fría puede dañar el edredón. Procura sumergir el edredón lo más que puedas en el agua.
    • Si tu edredón es blanco, puedes echarle cloro. Por lo general, no pasa nada de malo si le echas cloro, aunque la etiqueta no lo recomiende.
    • Considera la posibilidad de encender la lavadora 1 o 2 minutos antes de meter el edredón. Así el detergente y el agua se mezclarán bien, lo cual garantizará un lavado más uniforme. Esto es sobre todo importante con una prenda tan voluminosa, de lo contario, ¡es probable que el detergente no llegue a todos lados!
  3. Pon el ciclo de enjuague dos veces. Asegúrate de que todo el detergente haya salido antes de sacar el edredón de la lavadora. Es mejor prevenir que lamentar. Antes de que el edredón llegue al ciclo de centrifugado, sácalo y exprime parte del agua a mano. Hacer esto puede dejar la tela más ligera y será más probable que se centrifugue bien.

Secado

  1. Saca el edredón. Cuando el ciclo de lavado termine, saca el edredón de la lavadora. Se supone que estará más plano, más suave y menos voluminoso de lo habitual.
    • Si tu edredón es blanco, quizá se vea más oscuro cuando lo saques de la lavadora. No te preocupes: será temporal. El color oscuro se debe al relleno mojado, y su tono blanco inmaculado volverá cuando el edredón se seque.
  2. Considera la posibilidad de dejar el edredón secando al aire. Este método tomará más tiempo que la secadora eléctrica, pero será menos probable que la tela se encoja o se dañe. Ten paciencia. Los edredones de este tipo son conocidos por secar lentamente. Extiende el edredón en un lugar despejado, soleado y dale tiempo a secar.
    • Evita tender el edredón. Si lo dejas colgado al aire, la tela puede desarrollar moho.
    • Considera la posibilidad de dejarlo extendido secando como paso previo al secado en la secadora. Para disminuir el riesgo de que aparezca moho, mulle y seca después el edredón en la secadora.
  3. Pon la secadora a una configuración de calor bajo. Si vas a usar la secadora, evita un ciclo de calor fuerte. Los edredones blancos pueden secarse sin ningún problema en temperaturas más altas que los edredones de color, pero corren el riesgo de encogerse. Limítate a poner una configuración baja, salvo que estés muy corto de tiempo.
    • Pon bolas de secado, una zapatilla de lona sin cordones o bolas de tenis envueltas con calcetines en la secadora junto con el edredón. Cualquiera de estos elementos puede ayudar a romper los grumos de plumas a medida que el edredón se seca. Así, el edredón quedará nuevamente voluminoso y podría acelerar el proceso de secado.
  4. Échale un ojo y múllelo periódicamente. Ya sea que optes por secarlo al aire o con la secadora, asegúrate de echarle un ojo para asegurarte de que el proceso vaya sobre ruedas. Mira que la tela se seque de manera uniforme, no solo por partes. Mulle y distribuye el edredón aplastándolo y agitándolo.
    • Levanta el edredón periódicamente y busca si tiene partes pesadas. Las partes pesadas indicarán que todavía está húmedo y que necesita más tiempo en la secadora.
  5. Espera hasta que esté seco. Cuando el edredón esté completamente seco, múllelo y ponlo de nuevo en la cama. Todo el proceso de secado podría tomar de 4 a 12 horas, dependiendo del método que hayas elegido y de la configuración de calor que hayas usado. Ten paciencia. Asegúrate de tener mucho tiempo para que el edredón se seque bien. Cuando ya esté seco, estará listo para usar.

Consejos

  • Antes de guardar tu edredón, asegúrate de que esté completamente seco. Si está húmedo, podría enmohecerse. Guárdalo en un armario fresco y bien ventilado.
  • Procura no lavar un edredón de plumón de ganso con demasiada frecuencia, sino las plumas podrían descomponerse. Según otras alternativas para lavarlo, puedes comprar un kit para lavar en seco para la secadora y usar una cubierta para proteger la ropa de cama.

Advertencias

  • Si vas lavar tu edredón en casa, asegúrate de que tu lavadora y secadora puedan resistir la capacidad. Si tu edredón es demasiado grande para alguno, podrías arruinar los aparatos o el edredón.

Cosas que necesitarás

  • Detergente de ropa suave
  • Cloro (si es necesario)
  • Bolas de secado, zapatilla de lona o pelotas de tenis
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página