Cómo reducir la ansiedad al dar un discurso

La mayoría de personas luchan aunque sea un poco contra sus nervios antes de hacer alguna presentación. Si estos nervios no se controlan de forma adecuada, pueden afectar negativamente tu presentación ya que puedes mostrarte inseguro al hablar. Es cierto que puede ser difícil librarse de ellos, pero aprender a disminuir tu ansiedad al hablar en público te ayudará a hacer una presentación más efectiva, aceptable y confiable.

Pasos

  1. Conoce con anticipación el público que formará parte de tu audiencia. Esto no solo te permitirá adaptar tu presentación para un grupo específico de personas, sino que saber quiénes asistirán a tu presentación también te ayudará a sentirte menos nervioso. Hablar en un auditorio lleno de personas desconocidas puede resultar aterrador.
    • Si te diriges a un grupo de personas completamente desconocidas, analiza la audiencia: edades, géneros, niveles educativos, valores, creencias, profesiones y culturas. Lo puedes hacer con una visión general o a través de una conversación con alguien que ya esté familiarizado con la audiencia.
    • Cuando te presentes ante un grupo de personas que ya conoces, como tus compañeros de estudios o de trabajo, tómate el tiempo de entablar conversaciones con ellos. Hazles preguntas, observa cómo se comportan, anota aquello que valoran y conversa al respecto.
  2. Conoce bien tu tema. Si conoces bien el tema que presentarás, cuando lo expongas ante la audiencia te sentirás menos nervioso.
    • Escoge algún tema que te entusiasme presentar. En el caso de que no puedas escoger el tema, por lo menos trata de encontrar algún aspecto que te interese y del que tengas algún conocimiento.
    • Investiga más de lo que crees que deberías. Una regla general al hablar en público es que por cada minuto de tu presentación debes dedicar una hora de investigación. No todo lo que aprendas será parte de tu presentación, pero te ayudará a sentirte más confiado en relación al tema.
  3. Prepárate para tu presentación. Te sentirás menos ansioso si estás preparado. Esto incluye lo siguiente: escribir tu presentación de tal manera que concuerde con tu forma de hablar, encontrar las ilustraciones y los ejemplos adecuados para tu audiencia, así como crear ayudas visuales efectivas que luzcan profesionales para tu presentación.
    • Prueba el audio y las ayudas visuales antes de la presentación. Crear una ayuda para tu presentación y que luego no funcione durante la misma aumentará tu ansiedad. Prueba tus materiales de ayuda antes de la presentación para prevenir este tipo de incidentes.
    • Ten una segunda opción. Piensa en lo que podrías hacer si tus materiales de ayuda no funcionan como lo esperabas debido a un mal funcionamiento del equipo o por un corte eléctrico. Por ejemplo, podrías imprimir una copia de tus diapositivas en el caso de que no las puedas mostrar o decide qué harías con el tiempo que programaste para un video si éste no funciona.
  4. Toma el control. Solemos temer aquellas cosas que están fuera de nuestras manos. A pesar de que no puedes controlar cada aspecto de tu presentación, si logras manejar la situación podrás disminuir la ansiedad al hablar en público. br>
    • Averigua todo lo que no esté sujeto a cambios. A menudo tendrás parámetros para tu presentación, como el tiempo de duración o de qué deberás hablar.
    • Informa al organizador de la presentación sobre tus preferencias. Por ejemplo, comunícale si prefieres utilizar un micrófono de mano en lugar de un micrófono de diadema. También podrías informarle si deseas usar un asiento, tener un podio o mesa, y si deseas que tus diapositivas se muestren en un pequeño monitor para que tú mismo lo manejes de tal manera que no tengas que leer de la pantalla grande. Trabaja en estos detalles antes del día de tu presentación con el organizador, instructor u otro representante.
  5. Practica tu presentación. A menudo tememos o sospechamos de aquellas cosas que nos resultan desconocidas. Tómate tu tiempo para practicar. No memorices tu presentación palabra por palabra, solo familiarízate con los puntos más importantes: introducción, transiciones, conclusión y ejemplos.
    • Practica por tu cuenta. Comienza leyendo tu presentación en voz alta, acostúmbrate a escucharte. Verifica la redacción y asegúrate de sentirte cómodo con ella. Luego practica frente a un espejo o grábate para que puedas ver tus gestos y expresiones faciales.
    • Practica frente a otras personas. Busca amigos, colegas o familiares que deseen escuchar tu presentación y pídeles sugerencias. Esto te dará la oportunidad de familiarizarte con el hecho de hablar frente a un público. Considéralo como un ensayo para el día de tu presentación.
    • Practica en el mismo lugar de tu presentación si es posible. Observa cómo está organizado el auditorio. Fíjate cómo suenan los parlantes cuando hablas. Incluso si ya estás familiarizado con este ambiente, ponte de pie al frente y siéntete cómodo al observar el lugar desde la misma perspectiva en que realizarás tu presentación.
    • Enfócate en la introducción. Si tienes un buen comienzo, tu ansiedad al hablar en público será menor y te sentirás más cómodo durante el resto de la presentación.
  6. Cuídate antes de la presentación. Si descansas bien la noche previa a tu presentación, amanecerás lúcido y sin cansancio. Toma un desayuno saludable que te de energía. Vístete de una manera que te haga sentir seguro de ti mismo.
  7. Busca rostros amigables en la audiencia. Aunque muchas personas piensen que hacer contacto visual puede empeorar su ansiedad, en realidad puede disminuirla. Tan solo tienes que encontrar rostros amigables entre la audiencia e imaginar que tienes una conversación con ellos. Permite que sus sonrisas te alienten durante la presentación.
  8. Canaliza la energía de tus nervios. Antes de tu presentación, estira, contrae y relaja los músculos. Bota los nervios, respira profundamente y calma tu ritmo cardíaco. Durante la presentación, utiliza esos nervios para que tus gestos y movimientos corporales tengan mayor energía. Puedes caminar un poco, pero trata de que parezca natural y evita pasear.

Consejos

  • Prepárate y haz un resumen 2 o 3 días antes de tu presentación.
  • Recrea el lugar de tu presentación si no puedes tener acceso a él. Crea un podio improvisado, coloca algunas sillas y practica con una computadora a tu lado si utilizarás una durante la presentación.

Advertencias

  • No te preocupes tanto por los errores. Puede que pronuncies mal alguna palabra o se te trabe la lengua, pero no dejes que esto te haga sentir incómodo. La mayor parte del público ni siquiera lo notará, y en caso lo hagan, no será un gran problema para ellos a menos que tú hagas un gran problema de ello.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página