Cómo quitar el frisado de la ropa

El frisado ocurre cuando las fibras de una tela o prenda se rozan y juntan, al romperse y acumularse en pequeños montones. También suele suceder debido al uso o lavado prolongado. Tu suéter favorito o la prenda que conseguiste en una tienda de segunda mano pueden parecer inservibles a causa de la acumulación de frisado. Trata de deshacerte de él en casa antes de desechar una prenda. Puedes hacer que tu atuendo favorito regrese a su estado original de una manera muy fácil.

Eliminar el frisado con herramientas del hogar

  1. Usa una esponja de lija. Si frotas tu ropa con una esponja, ¡el frisado desaparecerá!
  2. Corta con tijeras. Dependiendo de qué cantidad y tamaño sean, puedes cortar las bolitas en la ropa con un par de tijeras. Extiende la prenda sobre una superficie plana. Levanta las bolitas con una mano y con la otra empieza a cortarlas. También puedes colocar tu mano dentro de la prenda para tensarla y cortar con cuidado.
    • Asegúrate de sostener las tijeras cerca de la tela. Hazlo despacio y con cuidado, para no arruinar la tela.
    • Las tijeras pequeñas para uñas son seguras. Estas son más sencillas y precisas, y habrá menos posibilidades de que se dañe la tela.
  3. Utiliza una rasuradora. Coge una rasuradora desechable y extiende la prenda sobre una superficie plana. Estira la tela por el area en cuestión y sujétala con una mano. Esto evitará que cortes la prenda. Con cuidado, pasa la rasuradora hacia arriba con pequeños toques. Empieza con el menor contacto posible y auméntalo si es necesario.
    • Una vez que hayas acumulado varias bolitas, usa cinta de embalar para retirarlas. Junta los dedos y envuélvelos en un gran pedazo de cinta, con la parte adhesiva hacia afuera. Presiona la tela para recoger el frisado acumulado. Reemplaza la cinta cuando ya esté llena de bolitas. Si no tienes cinta de embalar, también puedes usar cinta adhesiva.
    • Asegúrate de usar una rasuradora nueva y afilada. Esto quitará el frisado con mayor efectividad. Evita usar rasuradoras que tienen tiras humectantes o barras de jabón en alguno de los lados, pues pueden causar mayor acumulación de frisado al momento de frotarlas contra la tela.
  4. Utiliza ruleros de velcro. Estos son suaves, por lo que son ideales para su uso en telas delicadas como la lana o la cachemira. Extiende la prenda sobre una superficie plana para tensarla. Coloca el rulero sobre el área en cuestión. Ruédala con cuidado hacia arriba y levántala hasta retirar todo el frisado. Las fibras acumuladas quedarán atrapadas en el rulero. Recoge el rulero y llévalo a otra zona si la prenda está llena de frisado en varias zonas.
  5. Utiliza una tira de velcro. Si tienes un pedazo de velcro, también lo puedes usar para deshacerte del frisado. Intenta usar el velcro de algún zapato o billetera. Coloca el lado áspero del velcro sobre el área en cuestión. Levántalo con cuidado y continúa hasta que el frisado desaparezca.
    • Este método puede dañar telas que son muy delicadas, por lo que no debes aplicarlo en la lana o en la cachemira.

Comprar herramientas para quitar el frisado

  1. Compra un peine para ropa. Un peine para ropa es un peine pequeño de cerdas finas hecho especialmente para sacar el frisado. No es igual a un peine de cabello porque los dientes son más pequeños y están más juntos. Tensa la tela y raspa suavemente el área del frisado. Ten cuidado de no dañar la tela.
  2. Utiliza una rasuradora electrica para ropa. Un dispositivo eléctrico que elimine el frisado es más costoso que otras herramientas, pero es el método más rápido y más efectivo. Ponle baterías y extiende la prenda sobre una superficie plana. Utiliza el dispositivo sobre la prenda hacienda movimientos pequeños y circulares. Empieza con el menor contacto posible y auméntalo si es necesario. Termina de quitar el frisado; este se acumulará en el contenedor de la rasuradora, el cual puedes vaciar una vez lleno.
  3. Prueba con utilizar una piedra especial para ropa, hecha específicamente para quitar las acumulaciones de fibras de las chaquetas. Para usarla, extiende la prenda sobre una superficie plana y ténsala. Frota la piedra suavemente contra el área frisada, arrástrala por la tela y quita los restos de fibras conforme se vayan acumulando con una cinta o con los dedos.

Prevenir el frisado antes de que aparezca

  1. Compra telas que tengan menos predisposición al frisado. Las que tienen mezclas de fibras suelen acumular mayor cantidad de frisado pues estas combinan fibras naturales y sintéticas, y tienen mayor tendencia al roce y a la formación de frisado. Esto ocurre especialmente con las telas con más de tres tipos distintos de fibras.
  2. Busca suéteres de tejido estrecho. Verifica el material antes de comprarlo. Es más probable que se forme frisado en las telas de tejido estrecho que en las de tejido más suelto.
  3. Pon la prenda al revés. Pon la prenda al revés antes de lavarla. Esto evitará que se forme el frisado cuando la tela se frote contra sí misma y otras prendas durante el lavado. También puedes tratar de guardar la prenda al revés, al ponerla al revés antes de colgarla o doblarla.
  4. Lava con cuidado. Utiliza un ciclo suave cuando uses la lavadora. Los ciclos para ropa delicada son más cortos y suaves, y evitan la abrasión en las prendas.
    • Trata de lavar a mano prendas como los suéteres que sean más propensas a acumular frisado; esta es la manera más suave de lavar. Busca detergentes que sean especiales para el lavado a mano y utiliza el lavabo o la bañera.
  5. Evita utilizar la secadora eléctrica. En la medida de lo posible, tiende la ropa en vez de ponerla en la secadora. Ello disminuirá la abrasión en la prenda y evitará el frisado.
  6. Utiliza un detergente líquido. El detergente en polvo se frota sobre la tela mientras se disuelve, lo cual hace más probable la formación de frisado durante el ciclo de lavado. Los detergentes líquidos son la solución más suave para las telas delicadas.
  7. Cepilla la ropa regularmente con un rodillo para pelusas. Asegúrate de pasar el rodillo o cepillo para pelusas sobre los suéteres delicados para evitar que se forme el frisado. El uso constante del rodillo para pelusas evitará que las fibras se acumulen sobre la tela.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página