Cómo comprar aparatos electrónicos usados

Todos compramos coches de segunda mano, muebles usados y algunas veces incluso ropa usada, pero comprar aparatos electrónicos usados sigue pareciendo lo más arriesgado de todo, debido a que nunca se sabe si dejarán de funcionar tan pronto como llegues a casa. Sin embargo, puedes ahorrar dinero (y reducir gastos) comprando aparatos electrónicos usados, para una buena compra sólo necesitas realizar las preguntas correctas y tomar las siguientes medidas.

Pasos

  1. Investiga el producto en sí. Algunos productos duran mucho, algunos no tanto. Además, existen algunas versiones en particular de ciertos productos que pueden tener un defecto ya conocido. Lee reseñas en internet, entonces podrás realizarle preguntas al propietario para tener una idea de si el producto puede tener estos problemas. Por ejemplo, digamos que en una presentación de electrónicos se obtuvieron varias quejas sobre fallas de uso y sobrecalentamiento en un producto – puedes observar en persona y más de cerca el aparato para ver si detectas los defectos. Si no hubieras echo la investigación preliminar, ¡no sabrías que buscar! Otra cosa que tienes que considerar, ¿Qué incluye el dispositivo si lo compras nuevo? De esta manera, sabrás si le falta algo y el precio debe ajustarse a lo que se te ofrece.
  2. Familiarízate con la jerga. Un producto restaurado no ha sido necesariamente usado; puede haber sido devuelto al fabricante por un problema estético, modificado y vendido como un producto restaurado (normalmente con una garantía). Un artículo reparado, por otro lado, se ha utilizado y arreglado; por lo general vienen con una garantía de la compañía que lo vendió, pero no del fabricante.
  3. Pregunta quién reparo o restauro el producto. Si el fabricante lo hizo, hay menos riesgos que si fue echo por un tercero. También deberías averiguar que fue reparado o cambiado en él.
  4. Asegúrate de que el producto venga con una garantía decente. Si realizas la compra en un establecimiento conocido o con un vendedor de buena reputación, lo más probable es que contenga una garantía de la fuente que lo proporciona.  Averigua por cuanto tiempo es y que cubre. ¿Se puede comprar cobertura adicional? Si es así, ¿Por cuánto tiempo y a qué costo? Incluso si decides no adquirir la extensión de la garantía, el hecho de que te la ofrezcan podría indicar la confianza del fabricante en el producto. Una garantía corta (alrededor de 6 meses) podría indicar una falta de confianza en el producto.
  5. Pregunta sobre las políticas de devolución y cambio. Los lugares con mejor reputación ni siquiera hacen preguntas si devuelves el artículo más o menos al mes de comprado.
  6. Si es posible, prueba el producto antes de comprarlo. Si se lo estás comprando a un tercero, esto es especialmente importante. Si bien esto no te garantiza que no se romperá después, por lo menos te asegura que tienes un producto que trabaja bien actualmente.
  7. Mantén posesión de los documentos que recibas. Si tienes cualquier tipo de garantía para el producto, la necesitarás para su reparación o remplazo. Esto es especialmente importante si pagas con dinero en efectivo. Sólo un recibo puede comprobar que tú compraste el artículo. Mantén el recibo en un lugar seguro, al menos por el tiempo que dure la garantía. Nunca sabes cuando podrás ocuparlo.

Consejos

  • Algunas tiendas cuentan con un programa en el cual puedes llevar tus dispositivos electrónicos viejos para obtener un crédito para los nuevos.
  • Lee las descripciones cuidadosamente, especialmente si estás comprando en línea. En los sitios de subastas, con facilidad puedes encontrar productos en los que se especifica su falta de funcionalidad, pero se venden por partes. Las descripciones también pueden mostrar los problemas que se le conocen, como ralladuras en la pantalla, partes faltantes y ese tipo de cosas. Algunos problemas pueden no afectar el funcionamiento del producto, pero cualquier cosa que afecte su condición deberá resultar en una reducción del costo.
  • Si puedes, haz la compra con una tarjeta de crédito. Muchas tarjetas de crédito te ofrecen protección en tus compras, así que revisa lo que te ofrecen antes de comprar. Esto puede añadir una protección en caso de que el vendedor no cumpla con sus promesas o que el producto no sea el descrito. PayPal también ofrece esta opción si estás comprando en eBay.
  • Si compras un equipo electrónico digital (por ejemplo, un celular o un reproductor de mp3) y notas que tiene errores, comprueba si hay una actualización de software que puedas descargar y resuelva el problema. Revisa el sitio web del fabricante para ver si ya se tiene solución a tu problema.
  • A veces una laptop restaurada dura más que una nueva. Ha sido inspeccionada una vez tras otra y pudo haber tenido problemas inherentes al modelo reparado, antes de que este llegara a ti.

Advertencias

  • Muchos productos tienen problemas conocidos, los cuales se encuentran cubiertos por la garantía del fabricante, pero podrían no estar cubiertos si los compras usado.
  • ¡No dudes en hacer preguntas! Si no haces la compra en una tienda que te ofrezca el rembolso dentro de la garantía, esto es especialmente importante. Si el vendedor no responde a las preguntas o no te deja probarlo aún cuando tienes la oportunidad, no lo compres.
  • Si compras en eBay, asegúrate de revisar los comentarios otorgados al vendedor. También revisa los costos de envío. A veces un buen negocio puede volverse malo debido a los altos costos de envío. Siempre revisa la descripción del vendedor y si él dice que se encuentra en mal estado, no lo compres porque podría descomponerse rápido.
  • Una buena cosa para hacer al comprar productos electrónicos en línea es obtener un seguro de envío. Por un lado, el seguro tiende a proporcionarle un mejor trato a tu paquete y el no contar con uno no te garantiza la entrega del paquete en buen estado. El seguro te brinda protección en caso de que el vendedor reclame haber echo bien su parte y tú recibas un producto que no funcione. No le des al vendedor la posibilidad de estafarte con un producto malo.
  • Nunca asumas que el producto funcionará después de comprarlo, asegúrate de probar el producto antes de comprarlo, esto reduce la posibilidad de que tengas que regresar el producto.
 
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página