Cómo dejar a tu mascota sola durante las vacaciones

Si tienes planeado viajar durante tus vacaciones y dejar a tu mascota sola en casa, debes asegurarte de que se encuentre lo más cómoda posible. Nunca debes dejar a tu mascota sola por períodos muy prolongados, en especial si se trata de un animal sociable (como los perros). Existen varias medidas que puedes tomar para asegurarte de que tu mascota se sienta segura mientras te encuentras fuera. La mejor opción dependerá de las necesidades de tu mascota.

Preparar a tu mascota

  1. Evalúa sus necesidades. Todas las mascotas tienen personalidades distintas. Algunas no presentan problemas al quedarse solas por períodos prolongados. Sin embargo, es muy probable que las mascotas que tienen problemas médicos o que están acostumbradas a interactuar con otras personas u animales no la pasen tan bien si se quedan solas por períodos demasiado largos.
    • Además, debes tener en cuenta su horario de alimentación o si tiende a desordenar las cosas de la casa y provocar desastres mientras te ausentas.
    • Si cuentas con mascotas muy jóvenes (o muy ancianas), es probable que no sean capaces de quedarse solas por mucho tiempo.
    • Si el animal sufre de ansiedad por separación, puedes optar por contratar a un cuidador de mascotas o llevar a tu mascota a un hospedaje.
  2. Ajusta los horarios de tu mascota. Debes comenzar a preparar a tu mascota por lo menos dos semanas antes de las vacaciones. Cuando salgas de casa, debes dejarla sola por períodos más prolongados. Si sueles dejar a tu mascota en casa mientras trabajas, debes regresar a casa un par de horas después del trabajo todos los días. Si sueles ver a tu mascota durante el día, debes dejarla sola en casa mientras te encuentras en el trabajo.
    • De esta manera, prepararás a tu mascota para que pueda permanecer sola durante más tiempo.
  3. Redacta instrucciones detalladas. Si vas a dejar a tu mascota bajo el cuidado de otra persona, es importante que le proporciones la información necesaria para que se haga cargo del animal. Proporciónale tu información de contacto y el número de teléfono del veterinario en caso de que surja alguna emergencia. Si tu mascota tiene necesidades dietéticas especiales o le gustan los bocadillos o algunos juguetes específicos, también debes anotar esta información. Debes incluir datos acerca de la rutina de tu mascota, sus hábitos para ir al baño, sus horarios y sus medicamentos. Además, debes incluir información sobre su personalidad por si alguien necesita saberlo. ¿Tu mascota tiende a emocionarse demasiado cuando alguien toca la puerta? ¿Tiene algún escondite favorito?
    • Debes ser lo más detallado que puedas al redactar las instrucciones. Es mejor que peques de exagerado a que la información no sea suficiente.
  4. Consulta con el veterinario. Es importante que tu mascota se encuentre al día con sus vacunas y en muy buen estado antes de que salgas de vacaciones. Además, puedes aprovechar la oportunidad para preguntarle al médico acerca de cuáles son las mejores opciones para dejar a tu mascota sola mientras te encuentras fuera. El veterinario puede recomendarte un cuidador de mascotas o una residencia. Debes dejar a tu mascota en un lugar seguro y de confianza para que no andes preocupado mientras te encuentras de vacaciones.

Cuidar de un perro

  1. Prueba con un cuidador de mascotas. Si contratas a un cuidador para que venga a tu casa, tu mascota se sentirá más cómoda en su entorno habitual. Debes decidir la frecuencia en la que el cuidador visitará a tu mascota. El cuidador puede acudir a tu casa una vez al día o varias veces durante el día. Lo mejor es que contrates un cuidador profesional. Si radicas en los Estados Unidos, puedes solicitar uno de estos cuidadores en la Asociación Nacional de Cuidadores de Mascotas Profesionales (NAPPS, por sus siglas en inglés) o en la compañía “Professional Pet Sitters Inc”.
    • Este tipo de cuidadores también son ideales para los gatos que prefieren permanecer dentro de su entorno familiar y tienden a estresarse si permanecen lejos de casa.
    • Debes solicitar el número de teléfono de un cuidador de reemplazo en caso de que surja una emergencia.
  2. Pídele a un amigo o vecino que vigile a tu mascota. Deja a tu mascota en casa y pídele a un vecino o amigo que la visite de vez en cuando. Debes hacer que tu vecino (o amigo) y tu mascota se conozcan para que le resulte familiar cuando vaya a visitarla. Saca a pasear a tu mascota junto a tu amigo o invítalo a cenar a tu casa.
    • Averigua cuánta experiencia tiene en el cuidado de animales domésticos.
    • También puedes considerar la posibilidad de dejar a tu mascota en la casa de tu amigo o vecino.
    • Si decides dejarla en la casa de otra persona, debes llevar algo de tu casa para que tu mascota se sienta cómoda (por ejemplo, su cama, su manta o su juguete favorito).
  3. Lleva a tu mascota a una residencia canina. Puedes realizar los trámites respectivos para llevar a tu mascota a una perrera. Debes asegurarte de que la perrera cuente con una certificación de la Asociación Internacional de Servicios de Residencia para Mascotas (IBPSA, por sus siglas en inglés). Entre los aspectos sobre los que debes consultar en la perrera se encuentran los siguientes: la relación entre personal y las mascotas, la seguridad y limpieza de las instalaciones, el control climático, la frecuencia de ejercicio para los animales, las opciones de acicalamiento, el lugar en el que se hospedará tu mascota (por ejemplo, una aula o un espacio individual) y la interacción que tu mascota tendrá con otros animales.
    • Los perros la pasan bien en las perreras porque son animales sociables.
    • Lo ideal es que visites la residencia antes de realizar los trámites para dejar a tu perro allí. Tu mascota debe sentirse cómoda en el lugar en el que se hospede.
    • No olvides proporcionarle tu información de contacto (y la del veterinario) al personal de la perrera.
  4. Prueba con una guardería casera. Algunas personas ofrecen hospedaje para un número reducido de animales en sus casas. Esto es muy beneficioso para aquellos animales que les gusta socializar y estar rodeados de otros animales. Esta opción es mucho más íntima que la residencia canina tradicional. Pídele a tu veterinario que te proporcione una referencia. Debes evaluar el lugar de la misma forma en que lo harías con cualquier otra residencia canina.
    • Si resides en los Estados Unidos, DogVacay y Rover son buenos lugares en los que puedes hospedar a tu perro.
    • Debes acudir a las instalaciones y echarles un vistazo antes de enviar a tu mascota.

Cuidar de otros animales

  1. Traslada a tu mascota si la tienes enjaulada. Si cuentas con animales enjaulados (como hámsteres, conejillos de Indias, roedores, reptiles y anfibios), puedes llevarlos a la casa de un cuidador o un amigo. Debes redactar un documento en el que detalles las necesidades de alimentación y agua, el horario de limpieza y el control de la temperatura. Empaca todas las cosas que necesites para imitar el entorno en el que habita tu mascota (por ejemplo, la ropa de cama, las superficies calientes y las decoraciones).
    • Si no puedes trasladar la jaula, debes buscar a alguien que acuda a tu casa a echarle un vistazo a tu mascota durante el día.
  2. Escoge un ambiente que sea similar al de tu hogar. Un conejo, un hurón o un conejillo de Indias no sobrevivirán si los dejas en medio de la naturaleza. Trasladarla a una casa en la que viven perros o niños pequeños puede resultar estresante y peligroso para tu mascota. Si está acostumbrada a vivir en un hogar tranquilo (en el que solo viven adultos), debes buscar un lugar similar.
    • Encontrar un entorno para reubicar a tu mascota es extremadamente importante, ya que puede desorientarse y posiblemente enfermarse debido a los cambios tan repentinos en su estilo de vida.
  3. Consigue un cuidador que acuda a tu casa si cuentas con aves y gatos. A estos animales les gusta permanecer en entornos constantes y familiares. Las aves pueden llegar a inquietarse y arrancar sus propias plumas cuando permanecen en entornos desconocidos. Del mismo modo, los gatos pueden estresarse cuando se encuentran en un entorno distinto. Lo mejor es buscar un cuidador que se quede con ellos todo el tiempo o que acuda a tu casa todos los días.
    • Si tienes un pájaro, debes asegurarte de que el cuidador se sienta cómodo y esté bien informado sobre el cuidado de aves.
    • Los gatos nunca deben quedarse solos en la casa de otra persona, ya que tienden a escapar y tratar de regresar a casa.
  4. Lleva a tu mascota a una residencia. Este debe ser el último recurso para este tipo de mascotas. Asegúrate de que la residencia que escojas pueda abastecer a tu mascota. Si el lugar que escogiste además hospeda a perros y gatos, es mejor que consigas un espacio separado para tu mascota. Recuerda que siempre debes echar un vistazo a la residencia antes de dejar a tu mascota allí.
    • Consulta con tu veterinario acerca de las opciones de residencias para este tipo de mascotas. Algunos veterinarios también ofrecen servicios de hospedaje.

Dejar a tu mascota en casa

  1. Haz de tu hogar un lugar confortable. Si vas a dejar a tu mascota sola en casa, debes mantener el termostato a una temperatura con la que se sienta cómoda. Mantén la temperatura del termostato como si aún estuvieras en casa. Cierra las puertas de las habitaciones a las que no quieres que tu mascota ingrese. Debes asegurarte de que tu mascota cuente con una buena cama y un buen acceso para ir al baño (instalar una puerta para perros o conseguir una caja sanitaria).
    • Deja la comida y el agua para tu mascota en un lugar que le resulte familiar.
  2. Convierte tu casa en un lugar a prueba de mascotas. Debes asegurar la casa si tu mascota puede deambular libremente alrededor de esta. Cubre los botes de basura, los baños y los ductos de calefacción (o ventilación). Coloca las plantas (que pueden resultarle tóxicas), los productos de limpieza, los medicamentos y los productos químicos en los estantes más altos. Guarda los juguetes, las revistas, los suvenires o artesanías, los alimentos y los adornos o decoraciones que puedan resultar tentadores para tu mascota.
    • Además, debes ocultar la ropa y los zapatos.
  3. Utiliza un dispensador automático de alimentos. Si tienes que dejar a tu mascota sola por unos días, debes utilizar esta herramienta. El dispensador le proporcionará la comida a tu mascota todos los días y las veces que sean necesarias. De esta manera, evitarás que tu mascota coma en exceso. Además, algunos animales domésticos (como los gatos) prefieren consumir alimentos frescos y no estarían contentos si los dejas con un plato de comida enorme.
    • Existen dispensadores automáticos tanto para la comida como para el agua.
  4. Considera utilizar una cámara para vigilar a tu mascota. Si no logras conseguir a una persona para que cuide de tu mascota mientras te encuentras fuera, puedes utilizar una cámara para vigilarla tú mismo. Además, algunas de estas herramientas te permiten interactuar con tu mascota. Si no puedes costear una cámara, existen aplicaciones de vigilancia que son más asequibles.

Consejos

  • Si no estás seguro de que la mejor opción es dejar a tu mascota sola en casa, puedes pedirle algunas recomendaciones a tu veterinario.
  • Recuerda que no debes dejar a tu mascota sola en casa sin supervisión. Si no tienes otra opción más que dejar a tu mascota, debes asegurarte de proporcionarle bastante comida y agua. Te recordamos una vez más que esto no es lo más recomendable.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página