Cómo jugar con una mascota

Darles atención y amor a tus mascotas es un asunto muy importante. ¡Y a las mascotas les encanta jugar! Se sentirán queridas y satisfechas después de jugar contigo; esto es bueno para ustedes dos ya que tu mascota también estará lo suficientemente cansada como para dormir por algunas horas, ¡antes de despertar y querer jugar de nuevo por supuesto!

Jugar con perros

  1. Esconde los bocadillos. Si tienes un perro bien entrenado y obediente, podrías intentar hacer que se siente y luego esconder algunos bocadillos alrededor del cuarto en que se encuentran. ¡Luego cuando digas: “¡Ve!” el perro correrá por todos lados, intentando encontrar los bocadillos! Recuerda esconder los bocadillos en un lugar al que el perro pueda acceder.
  2. Escondidas. ¿Recuerdas el juego que solías jugar cuando eras niño? ¡Quizás tus hijos lo juegan pero no es solo para humanos! Como el paso anterior, esto requiere un perro obediente y bien entrenado. Haz que el perro espere sentado en alguna parte, mirando la pared o aún mejor, una esquina. ¡Luego escóndete! Ten cuidado… ¡A veces los perros miran! Y no hagas mucho ruido en tu escondite. Luego llama al perro y espera a que te encuentre. Ten en cuenta que esto funciona mejor si estás solo con tu perro en la casa, porque otras personas pueden distraer al perro.
  3. ¡Atrapa la sábana! Esto requiere un jardín y una sábana vieja. Busca una sábana vieja que no uses y sal al jardín con tu perro. ¡Ahora corre con la sábana detrás de ti y observa cómo tu perro se vuelve loco tratando de atraparla!
  4. El juego del punto rojo. Esto requiere de un puntero láser. ¡Úsalo para hacer que tu perro (o gato) se vuelva loco! ¡Apúntalo al piso y paredes y observa cómo tu mascota trata de atraparlo! Pero no apuntes el láser a los ojos de tu mascota. Puede hacerle daño.

Jugar con gatos

  1. ¡A los gatos les encantan las cuerdas! ¡Corta un pedazo de hilo o algo similar y arrástralo en el piso o cama y mira cómo tu gato se vuelve loco persiguiéndolo! ¡Esto es casi un éxito garantizado porque a todos los gatos les encantan las cuerdas!
  2. ¡A los gatos les encantan las cajas! ¿Alguna vez has escuchado de Maru? ¡Los gatos están enamorados de las cajas y lo más probable es que salten dentro de ellas porque parecen tan divertidas! Especialmente si hay un bocadillo esperando en la caja… ¡Ten en cuenta que esto también funciona con bolsas de plástico y papel!
  3. La mano bajo la sábana. ¡Esto podría dejar algunos arañones! Pon tu mano bajo una sábana y mueve tus dedos para hacer que la sábana se mueva. ¡Tu gato no sabrá que eres tú y él o ella actuará como demente, tratando de atrapar el pequeño “ratón” bajo la sábana!

Jugar con pájaros

  1. A los pájaros les gusta mucho el papel. ¡Les gusta rasgarlo y pueden pasarse horas con un pedazo de papel, partiéndolo en miles de pedacitos! Tan solo recuerda usar papel blanco sencillo sin tintes ya que podrían dañar a tu mascota. Además, ayuda al pájaro cortando la hoja en pedazos más pequeños antes de dársela, de manera que pueda manipularla.
  2. A los pájaros les gustan las plumas. Es gracioso en realidad. Puedes guardar las plumas que se le caen a tu pájaro (¡no se las saques tú, eso es cruel!) y cuando tengas una cantidad razonable, amárralas al final de un hilo de algodón o algo similar y luego sujeta el hilo al techo de la jaula de tu pájaro y observa cómo se divierte con su nuevo “amigo”.

Jugar con ratas y ratones

  1. ¡Deja que tu mascota se meta en tus bolsillos! Pero no cierres el bolsillo. Déjalo abierto y solo haz esto si tu ropa no está apretada en lo absoluto. Por eso es que esto funciona mejor con los bolsillos de las sudaderas. ¡La mascota entrará y saldrá del bolsillo y a tu alrededor! ¡Sé cuidadoso para que la rata o ratón no se caiga!
  2. Construye una pista de obstáculos. ¡Puedes usar bocadillos para guiar al ratón o rata a través de tu pista de obstáculos casera! Pon bocadillos cada 5 o 7 cm.
  3. ¡Cubierto! ¡Pon a tu mascota debajo de un pedazo de tela o algo similar y observa cómo trata de escapar! Pero no uses una manta pesada y si ves que a tu mascota no le gusta o se demora demasiado en salir, deja de jugar antes que se moleste o se enferme.

Jugar con conejos

  1. ¡Pon objetos variados en el piso! Esto incluye pequeños túneles por los que tu conejo pueda pasar, algunos periódicos para que tu conejo rasgue, algunas pelotas para que juegue y algunos bocadillos. ¡Por supuesto que a tu conejo lo que más le interesará son los bocadillos, pero luego de eso descubrirás con qué disfruta jugar más!
  2. Esconde el rostro. Toma un pedazo de tela y ponlo encima de tu conejo. Luego retira la tela y haz un sonido (“¡Buu!” o “¡Wiii!”) y ve si tu conejo lo disfruta. ¡Algunos conejos se molestan, a otros simplemente les parece extraño!

Consejos

  • Construye juguetes caseros improvisados para tus mascotas. Por lo general les gustarán estos más que los costosos comprados en tienda.
  • Motiva a tu mascota a que juegue todos los días para mantenerlos saludables y felices.
  • ¡La hierba gatera o menta de gato vuelve locos a los gatos!
  • Algunos de los juegos que puedes jugar con tu rata o ratón también los puedes hacer con tu conejo y viceversa.
  • Algunos de los juegos que puedes jugar con tu perro también los puedes hacer con tu gato y viceversa.

Advertencias

  • Ten cuidado de no ser mordido o arañado. Si ocurre, lava la herida con agua y jabón.
  • Es peligroso jugar de manera demasiado salvaje con los animales pequeños como los pájaros y ratones. Tienen corazones pequeños que no pueden soportar demasiada emoción.
  • Provisiona al animal de agua después de la sesión de juego para que se mantenga hidratado.
  • Ten cuidado si le das comida a tu mascota justo después de jugar. Algunas mascotas tienen estómagos sensibles y vomitarán.
  • No juegues con una mascota enferma o una mascota que acaba de comer o que ha dado a luz recientemente.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página