Cómo ser comprensivo

Ser comprensivo te permite tener empatía y vivir una vida basada en el afecto, el amor y la compasión para con los demás. Puede ser tentador caer en una vida de egoísmo y centrarse únicamente en los objetivos y deseos personales, pero tus días serán muchísimo más satisfactorios si consideras lo que piensan y sienten las demás personas en tu vida. Ser comprensivo implica brindar un oído atento, darse cuenta cuando alguien necesita ayuda y ayudar a la comunidad sin pedir nada a cambio. Si quieres saber cómo ser más comprensivo, ve al paso 1 para empezar.

Desarrollar una perspectiva más empática

  1. Sé sensible a los sentimientos de los demás. Si quieres tener una perspectiva más comprensiva, tendrás que pasar más tiempo pensando en cómo se sienten los demás. Mantente atento a cómo reacciona la gente a determinadas situaciones o cómo se siente cuando entra por la puerta. Los comprensivos están sintonizados con los estados de ánimo de los demás y pueden darse cuenta si alguien está decaído o alterado y toman medidas al respecto. La próxima vez que estés con gente, ya sea en clase o con tus amigos, presta atención a cómo se sienten en determinada situación.
    • Las personas egocéntricas o quienes solo se interesan por ellas mismas tienden a no darle importancia si los demás están disgustados, aunque sea por su culpa. Asegúrate de no ser así.
    • Aunque no seas quien hiera los sentimientos de alguien, presta atención a la reacción de la gente a tu alrededor a cierto comentario o noticia. Si estás en una reunión y observas que muchas personas están visiblemente disgustadas cuando tu jefe explica los objetivos de un proyecto nuevo, podrías tener que hablar con tu jefe al respecto.
  2. Piensa en la manera en que tus acciones afectan a los demás. Quizá estés demasiado ocupado tratando de satisfacer tus propias necesidades como para siempre estar pensando en el impacto de lo que hagas o le digas a alguien. La próxima vez que hagas algo, ya sea dejar la cocina para que tu compañero de cuarto la limpie porque estás ocupado o ignores la llamada de tu mejor amiga sobre su ruptura amorosa, pregúntate a ti mismo cómo reaccionaría esa persona ante tu comportamiento. Si la respuesta es “no tan bien”, entonces deberás considerar cambiar tus acciones a algo que sea más favorable para los demás.
    • Claro que con esto no queremos decir que los demás siempre tienen que aceptar y gustarles todo lo que hagas. En ocasiones, tendrás que hacer lo que esté en tu corazón sin consentir a los demás. Pero si tu comportamiento es egoísta, maleducado o desagradable, entonces tendrás que pensar en hacer un cambio.
  3. Reflexiona mucho si quieres discutir. Los comprensivos suelen buscar que sus relaciones sean positivas y sanas. A veces, significa tener discusiones o conflictos con los demás para resolver un problema. Sin embargo, si quieres se comprensivo, tómate las cosas con calma y mantén relaciones sanas y positivas en vez de pelear todo el tiempo. La próxima vez que empieces una discusión o conflicto con alguien, pregúntate si vale la pena o si solo quieres desahogar tu ira. Si consideras que esa discusión o confrontación no te llevará a algo más productivo, mejor evítala.
    • Los comprensivos sí expresan su opinión cuando tienen un problema en alguna relación o situación, pero tienden a centrarse en lo positivo en vez de pelear, si pueden evitarlo.
  4. Valora a las personas de tu vida. Si quieres ser más comprensivo, tendrás que valorar lo más que puedas a las personas de tu vida. Sé agradecido por tu familia, tus amigos, tu pareja o cualquier persona que haga de tu vida una vida más significativa y positiva. No te centres en aquello que te falta o los comentarios groseros que a veces tienes que soportar y piensa en todo el gozo y la alegría que ellos le dan a tu vida. Además de darte una mejor perspectiva, te será más fácil comprender más a quienes te rodean.
    • Para valorarlos de verdad, tendrás que agradecerles lo más que puedas. Agradéceles cuando te ayuden durante una época difícil, cuando te hagan favores o solo porque son maravillosos. Diles que su presencia realmente es importante para tu vida.
    • No subestimes el poder de una tarjeta escrita de agradecimiento. Estas tarjetas ya no son tan habituales como antes, por eso quien la reciba se sentirá mucho más especial.
  5. Rechaza el egoísmo. Si bien es difícil tomar la decisión de dejar de ser egoísta en un día, todos podemos ser menos egoístas en nuestras interacciones y vida diaria. Si quieres ser menos egoísta, tendrás que pasar más tiempo pensando en cómo se sienten los demás en vez de preocuparte siempre por ti. La próxima vez que interactúes con alguien, enfócate en los sentimientos del otro y en lo que ha hecho recientemente en vez de hablar de ti mismo o de solo pensar en tus propias necesidades. Entre más consciente seas de no ser egoísta, más fácil te será ser comprensivo.
    • Recuerda que hay una gran diferencia entre ser egoísta y en cuidarse y no desatender las necesidades de uno mismo en pos de lo que quieren los demás.
  6. Presta atención. Los comprensivos viven su vida diaria con una perspectiva atenta. Prestan atención a lo que hacen los demás cuando les hablan y son sensibles a sus necesidades y sentimientos. Prestar atención a las expresiones faciales, gestos, ropa e incluso a sus comentarios repentinos te ayudará a tener un panorama general de lo que piensa y sienta esa persona, lo cual te hará alguien más comprensivo.
    • Quizá tu amiga te diga que ha superado su ruptura amorosa por completo, pero si prestas más atención, verás que tiene ojeras y la nariz hinchada, cosa que podrían indicar lo contrario.
    • Quizá tu compañero de cuarto tenga un examen muy importante pronto y te percatas de que no ha comido bien hace dos días. Así que, preparar más comida en la cena puede impactar grandemente su vida y le mostrará que te preocupas por él.

Desarrollar cualidades comprensivas

  1. Sé educado. Quizá creas que ser educado poco tenga que ver con ser comprensivo, pero en realidad, te hará una persona más comprensiva y decidida a tratar a los demás con respeto. Ser educado implica tener buenos modales, no ser demasiado vulgar o grosero frente a otros, sostener la puerta y preguntarles a los demás cómo les va. También implica sonreír, tener detalles y no interponerse en el camino de alguien. Ya sea que estés en la oficina, camines por la calle o hables con tu hermana, tu meta deberá ser ser lo más educado posible.
    • No tendrás que ser demasiado formal para ser educado. Solo tendrás que ser considerado y hacer sentir cómodos a los demás en tu presencia.
  2. Sé cariñoso. Los comprensivos son cariñosos con las personas a quienes estiman. Ya seas que abraces a tu hijo o estés de la mano con tu novia, es importante ser cariñoso para que muestres lo mucho que te importa alguien. Los abrazos son muy poderosos y pueden consolar a muchos en necesidad. No deberás dar muestras físicas de cariños a quienes no conozcas bien, pero sí deberás dar abrazos, roces leves, besos, golpecitos cariñosos u otros signos de amor físico a los más cercanos a ti.
    • En ocasiones, las acciones dicen más que las palabras. Si bien hablar con una persona muy importante para ti puede marcar una gran diferencia, a veces un abrazo puede impactarlo mucho más.
  3. Escucha a los demás. Los comprensivos se toman el tiempo para escuchar a los demás. No pasan el día hablando de ellos mismos, porque están genuinamente interesados en lo que los demás tienen que decir. Cuando alguien te hable, míralo a los ojos, guarda el celular y demás distracciones y no lo interrumpas. Si tienes algún consejo o comentario, espera a que termine de hablar. Mientras escuches, presta atención a más que solo las palabras: mira su rostro y sus gestos para comprender mejor lo que piensa y siente realmente.
    • Cuando termine de hablar, no compares sus experiencias con las tuyas ni digas: “Sé exactamente cómo te sientes”. No se trata sobre ti, mira la situación en los términos del otro.
    • Presta atención a los detalles. Si la persona te dice algo importante, no lo olvides apenas termine la conversación, pregúntaselo después.
    • No tienes que decir “ajá” ni asentir con la cabeza muy fuerte cuando te hable alguien para mostrarle que lo escuchas. Mirarlo directamente a los ojos hará gran parte de esa tarea.
  4. Sé más generoso. Ser generoso, ya sea con tu tiempo o con tu dinero, puede hacer mucho para hacerte más comprensivo. Si quieres serlo, tendrás que dar más y no ser egoísta con tus pertenencias. Todos tenemos agendas ocupadas, pero es importante que te hagas de tiempo para donar tus cosas, hacer favores a quienes los necesitan o solo para hacerle un cumplido a alguien que está cerca de ti. Si das en todos los sentidos de la palabra sin olvidarte de ti mismo, estarás encaminándote a ser más comprensivo.
    • Ser generoso con tu tiempo es importantísimo. Si bien no deberás sacrificar todo tu tiempo por otro, acostúmbrate a tomarte el tiempo para escuchar a un amigo o ser querido que pase por alguna necesidad.
  5. Trata a los demás como te gustaría que te traten a ti. Quizá te parezca obvio, pero te sorprendería lo poco que la gente hace caso de esta ley. Si quieres ser más comprensivo, tendrás que ser amable y pensar en cómo te sentirías si estuvieras en los zapatos de otra persona. Quizá no te importe mucho tu comentario para con el camarero porque estás enfadado, pero piensa en cómo se sentiría al escucharlo. Quizá no te importe ser grosero con tu hermano menor, pero debes pensar que tus palabras lo afectan mucho. Acostumbrarte a ponerte en los zapatos del otro puede marcar una gran diferencia en cómo ves el mundo.
    • Quizá no tengas una mala racha, pero quizá alguien sí. Trata de imaginarte qué se siente antes de ser brusco o desconsiderado con alguien menos afortunado que tú.
  6. Sé considerado con los demás. Ser considerado es otro gran aspecto para ser comprensivo. Si quieres ser considerado, tendrás que respetar a los demás y evitar ser una molestia. Es decir: no hables muy fuerte por el celular en un bus lleno de gente, no seas muy receloso de tu espacio personal y no le preguntes a tu hermana si no le molesta que invites a su exnovio a tu fiesta cuando sabes que estará ahí. Presta atención a los demás y asegúrate de que se sientan a gusto y respetados en tu órbita.
    • Ser considerado también implica pedir la aprobación de los demás. No subas el termostato de la oficina sin antes preguntar si todos tienen mucho frío como tú.
    • Recordar tus palabras y cómo las dices también es un aspecto importante para ser considerado. Si un amigo o colega te hace comentarios negativos, asegúrate de que tu lenguaje no sea ofensivo y de que lo menciones en el momento indicado.

Ser comprensivo con los demás

  1. Ayuda a la gente necesitada. Ayudar a los demás es un aspecto muy importante para ser comprensivo. No podrás serlo si solo te ayudas a ti mismo. Ayudar a los demás implicar ayudar tanto a los amigos y familiares que necesitan ayuda como también ayudar a los menos afortunados que viven en tu comunidad o incluso a aquellos que no conozcas tan bien. Mantente atento por quienes necesiten ayuda y busca una manera productiva para participar, si quieres ser más comprensivo.
    • Quizá tus amigos y familiares no siempre reconozcan que necesitan tu ayuda. Sin embargo, dependerá de ti darte cuenta si solo lo hacen por educación o si necesitan realmente ayuda extra, ya sea que quieran que hagas más quehaceres del hogar o algunos recados.
    • Participa en un comedor de beneficencia, un centro para enseñar a leer y a escribir, una biblioteca local, un programa de ayuda para adolescentes u otro programa en tu comunidad que te permita hacer que las vidas de los demás sean más plenas.
  2. Pregúntales a los demás sobre sus vidas. Otra manera para ser comprensivo es esforzarse por conocer más sobre la vida de los demás. La próxima vez que hables con alguien, ya sea tu vecino o tu mejor amigo, pregúntale cómo está, qué va a hacer el fin de semana o cómo va su día. Hacer el esfuerzo por hacer estas preguntas puede demostrarle que realmente te preocupas por él o ella. No lo preguntes por obligación, sino porque verdaderamente quieres saber más de su vida.
    • Ten un equilibrio al hablar de ti mismo y sobre el otro en cualquier conversación. No deberás preguntarle miles de preguntas y no decir nada de ti mismo, pero tampoco deberás hablar solo de ti mismo y no preguntar nada del otro.
    • Recuerda que no deberás ser entrometido. Hacer preguntas inocentes como por la salud del perro de alguien o si tiene planes de verano hará que él o ella vea tu interés sin parecer demasiado intenso.
  3. Discúlpate cuando tengas que hacerlo. Los comprensivos se preocupan por cómo afectan sus acciones a los demás. Por lo tanto, están prestos a disculparse si cometen un error. No niegan sus errores y no tienen ningún problema en reconocer que no son perfectos. Si sabes que has herido a alguien, tendrás que tragarte tu orgullo y decirle algo tan sencillo como: “Discúlpame por herir tus sentimientos. Me arrepiento de hacerlo” para mostrarle que estás consciente de tus actos y de cómo afectan a los demás. Hacerlo les mostrará que te importan, porque tomas en cuenta sus sentimientos.
    • Cuando te disculpes, mira a esa persona a los ojos y evita otras distracciones. Muéstrale que vale tu tiempo.
    • No le digas: “Discúlpame por hacerte sentir mal con mi comentario”, porque esta disculpa es vacía y solo le harás más daño.
  4. Haz favores. Los comprensivos pasan su tiempo haciendo favores y ayudando. Esto no quiere decir que tengas que convertirte en el chico de los recados, solo quiere decir que deberás esforzarte por dar la mano, ya sea comprando un café para tu novia, llevando a tu hermano menor a la escuela o ayudando a tu mejor amigo a recoger flores para su boda. Si bien deberá haber un equilibrio y esa persona deberá hacerte favores, si está en sus posibilidades, deberás acostumbraste a hacerle favores a tus seres queridos.
    • Si bien no deberás quedar exhausto, a veces el mayor gozo proviene de hacer un favor a alguien que no conoces muy bien. Si barres las hojas caídas del camino de entrada de tu vecino después de limpiar el tuyo en el otoño, valorará más tu esfuerzo.
    • Mantente atento. Los demás no siempre te dirán que necesitan un favor. En ocasiones, solo deberás darte cuenta si realmente necesitan tu ayuda, pero no deberás imponerte.
  5. Comparte. Compartir es ser comprensivo. Si quieres serlo más, deberás estar dispuesto a compartir. Esto quiere decir que deberás compartir las cosas que te parecen importantes como tu ropa o la mitad de tu sándwich, no compartir algo que no te interese como un libro que no te gustó tanto. Mantente atento a las oportunidades para compartir tus cosas, ya sean materiales o un consejo. Los comprensivos son desinteresados y el compartir es un rasgo clave de alguien así.
    • Compartir no solo se limita a los bienes materiales. También podrás compartir tus conocimientos. Si estás en la universidad, tómate el tiempo de hablar con un estudiante de secundaria sobre el proceso de admisión a la universidad. Habla con alguien que esté empezando en tu campo y compártele tus experiencias. Ayuda a alguien más joven de tu equipo máster de tenis. Busca oportunidades para mejorar la vida de alguien compartiéndole lo que sabes.
  6. Mantente en contacto con los demás. Otra manera de ser comprensivo consiste en hacerles saber a los demás que piensas en ellos aunque no estén juntos. Para hacerlo, deberás comunicarte con tus amigos o familiares, ya sea vía mensaje de texto después del examen de tu mejor amigo o vía telefónica a tu primo en su cumpleaños. Enviando tarjetas también obtendrás el mismo resultado. Si bien todos andamos ocupados y es poco realista comunicarse con muchos amigos todos los días, acostumbrarse a saludar al menos a un amigo a la semana marcará una gran diferencia.
    • Una cosa es preocuparse por alguien delante de ti, pero otra es hacerlo por alguien ausente.
    • Si sabes que tu amigo pasa por un tiempo difícil, pregúntale cómo estás, aunque solo lo saludes. No tienes que repetirle: “¿Te sientes bien?”, sino podría ser molesto, pero enviarle un artículo interesante a su correo o un mensaje de texto gracioso lo ayudará a animarse.
  7. Recuerda los detalles de la vida de los demás. Otra manera para mostrar tu interés consiste en prestar atención a los detalles que te dicen los demás, por ejemplo, el nombre del gato de tu colega, la hora cuando le dirán a tu mamá si recibirá su ascenso o el hecho de que tu más reciente amigo creció en Cúcuta, Colombia. Recuerda esos detalles y menciónaselos después para mostrarle que le prestas atención. Si sigues olvidándote de todo lo que te dicen, darás la impresión de ser apático. Toma la decisión de recordar lo más que puedas de la vida de alguien y de preguntarle por ello cuando sea apropiado.
    • Claro que no tendrás necesariamente recordar cada detalle al mínimo, pero si te centras en los detalles importantes, te harás una mejor idea de cómo es esa persona y qué considera importante.
  8. Ofrécete como voluntario. Ser voluntario es importante para ser más comprensivo. Podrás ofrecerte en tu comunidad para ayudar a los necesitados y también podrás encontrar otras maneras para ayudar. Ofrécete como voluntario en las librerías o bibliotecas locales. Ofrécete para limpiar un parque de tu comunidad. Ofrécete para hacer un postre para la venta de postres de tu escuela. Mantente atento a más oportunidades para mejorar la calidad de vida de tu comunidad y marcar la diferencia en donde vivas.
    • También podrás ser voluntario en otra ciudad o incluso en otro país. Pasa tus vacaciones construyendo casas para Techo en diferentes países de Latinoamérica o incluso trabajando para ayudar a otro país. Te volverás más comprensivo si te dedicas a mejorar la vida de los demás.

Consejos

  • Procura tener una voz dulce, humilde y agradable. Hablar con calma les muestra a los demás que los comprendes y que los escuchas.
  • Mira las cosas desde la perspectiva del otro. Piensa en cómo se sienten los demás. Trata de ponerte en sus zapatos y pregúntate cómo es su vida.
  • Siempre trata de empezar todos los días con una sonrisa. ¡Nunca subestimes el poder de una sonrisa!
  • Empezar cada día con las herramientas apropiadas es el paso más importante para ser un ser humano comprensivo.

Advertencias

  • No dejes que nadie se aproveche de tu bondad.
  • Siempre sé realista.
  • Recuerda siempre que no podrás ganarte el corazón de todo el mundo.
  • Algunos no quieren que les muestren comprensión, así que solo interésate por quienes quieren ser comprendidos.
  • Elimina el sarcasmo, porque hiere a la gente.
  • Procura no ser comprensivo a extremos.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página