Cómo llevar a una mascota a Estados Unidos desde otro país

Llevar una mascota a los Estados Unidos desde otro país no es una tarea fácil. Por emocionante que pueda ser llevar contigo a tu mascota a Estados Unidos, no dejes que el entusiasmo se interponga al momento de asegurar que tu mascota cumpla con los requisitos de ingreso cuando llegues. Dejar el tiempo suficiente para buscar los requisitos de ingreso, conseguir la documentación adecuada y prepararte para el viaje aéreo de tu mascota hará el proceso mucho más fácil.

Conseguir asistencia veterinaria antes de viajar a EE. UU.

  1. Lleva a tu mascota al veterinario. Asegurarte de que tu mascota esté sana y al día con sus vacunas es una de las cosas más importantes que puedes hacer para garantizarle una entrada segura y sin problemas a EE. UU. Ten en cuenta que un veterinario autorizado tendrá que examinar a una mascota que luce enferma en la vía de entrada a expensas del dueño.
    • Notifica al veterinario que viajarás a EE. UU. cuando programes la cita. El veterinario asegurará que la mascota tenga todas las vacunas y asegúrate de tener toda la documentación veterinaria necesaria antes de viajar.
    • Tu mascota estará mejor capacitada para soportar los rigores de un viaje internacional si está sana.
    • También es una buena idea comunicarte con la embajada de EE. UU. en tu país para preguntar sobre cualquier requisito específico que sea necesario para llevar una mascota a EE. UU. desde tu país. Esto puede variar según las enfermedades comunes en ese país, específicamente si son raras o no en Estados Unidos.
  2. Revisa el estado de la vacuna antirrábica de tu mascota. Para EE. UU., el estado de la vacuna antirrábica aplica a los perros y a los gatos. Estos últimos no la necesitan tener para ingresar; sin embargo, algunos estados pueden solicitar que el gato tenga la vacuna antirrábica vigente. Revisa los requisitos de las vacunas antirrábicas para el estado al cual viajas.
  3. Aprende los requisitos de ingreso para la vacuna antirrábica canina. Estados Unidos solicita que todos los perros que ingresan tengan una vacuna antirrábica, incluyendo los cachorros y los perros guías. El perro debe tener un certificado de vacuna antirrábica que lo haya expedido y firmado un veterinario autorizado.
    • El certificado incluirá lo siguiente: información de contacto (nombre y dirección), información sobre el perro (por ejemplo, edad, raza, sexo), la fecha de la vacuna antirrábica e información del producto de la vacuna.
    • Si el perro no ha recibido anteriormente una vacuna antirrábica, tendrá que ser vacunado al menos 30 días después de tu llegada a EE. UU.
    • Se acepta que el perro reciba una vacuna antirrábica de refuerzo en un plazo no menor a los 30 días antes de la llegada si cumple los siguientes requisitos: tiene al menos 15 meses de edad, recibió una vacuna antirrábica después de cumplir 3 meses, la vacuna ya venció.
    • El perro no necesita una vacuna antirrábica si viajas desde un país sin rabia en el que hayas vivido por los últimos seis meses. Se puede encontrar una lista actualizada de países donde no hay rabia en el siguiente sitio web: http://www.cdc.gov/importation/rabies-free-countries.html
    • Ten presente que se le puede negar el ingreso al perro si no presentan una prueba válida de su vacuna antirrábica.
  4. Discute el viaje en avión de tu mascota con el veterinario. El viaje en avión puede ser difícil para las mascotas. La ansiedad del viaje, junto con el confinamiento en un avión, puede ser muy estresante para tu mascota. La Sociedad Estadounidense para la Prevención de la Crueldad contra los Animales recomienda encarecidamente no dar sedantes a una mascota en un viaje aéreo, ya que los sedantes puede afectar su respiración de forma negativa.
    • Habla con el veterinario sobre las opciones seguras para mantener a tu mascota tranquila durante el vuelo.
  5. Coloca un microchip a tu mascota. Esto se aplica más a los perros y a los gatos. No se requiere colocar un microchip para entrar a los EE. UU., pero se recomienda mucho para el viaje en avión. El microchip ayudará a identificar a la mascota si se escapa.
    • El veterinario puede poner un microchip a tu mascota durante la cita para revisar su salud general.
    • Asegúrate de que tu perro o gato también tenga un collar y una placa de identificación.

Obtener la documentación necesaria para la mascota

  1. Determina si necesitas un certificado de salud para tu mascota. La gran mayoría de las mascotas no requiere un certificado de salud, oficialmente conocido como certificado veterinario de salud, para ingresar a EE. UU. Sin embargo, la mayoría de las aerolíneas, así como algunos estados, solicitan certificados de salud. Consulta con la aerolínea y con el estado al que viajes para obtener mayor información sobre los requisitos para un certificado de salud.
    • Si necesitas un certificado de salud, un veterinario autorizado lo debe expedir y firmar.
    • Es posible que existan restricciones sobre cuán antiguo puede ser el certificado de salud para un viaje internacional. Presta mucha atención a estas restricciones para asegurarte de obtener un certificado de salud dentro del plazo indicado antes de viajar a EE. UU.
  2. Aprende los requisitos de ingreso para las aves como mascotas. Si quieres llevar un ave como mascota contigo, sé consciente de que se prohíbe la importación de aves desde algunos países debido al riesgo de la gripe aviar. Visita el sitio web de USDA APHIS (por sus siglas en inglés) https://www.aphis.usda.gov/wps/portal/aphis/ourfocus/importexport) para encontrar una lista de estos países.
    • Incluso si no viajas desde uno de los países prohibidos, el ave tendrá que entrar en una cuarentena de 30 días en el Centro de Importación Animal del USDA a tus expensas.
    • Las aves como mascotas requieren varios documentos para ingresar a EE. UU.: certificado veterinario de salud del país exportador, permiso de importación del USDA y un certificado de pesca y fauna silvestre (si es necesario).
  3. Aprende los requisitos de ingreso para otras mascotas que no sean gatos, perros ni aves. No existen restricciones ni requisitos para importar conejos, cobayas, hámsteres o hurones. Si tienes alguna de estos como mascota, deben estar sanos en la vía de ingreso. Si tu mascota luce enferma cuando ingreses a EE. UU, tendrá que entrar en cuarentena a tus expensas.
    • Si tienes una tortuga como mascota, la longitud del caparazón será importante para su ingreso a EE. UU. Se puede permitir el ingreso a Estados Unidos de una tortuga cuyo caparazón sea menor a 12 cm (4 pulgadas) de largo, siempre que no la usen para fines comerciales.

Prepararse para el viaje en avión con la mascota

  1. Considera tus opciones para el viaje en avión de tu mascota. Tienes muchas opciones para un viaje en avión: hacer que tu mascota viaje contigo en el mismo avión, reservarle otro vuelo o enviarla a EE. UU. a través de una empresa naviera comercial que tenga autorización. Si tu mascota viajará en el mismo avión que tú, puede hacerlo en la cabina contigo, al registrarlo como equipaje o enviarlo como carga.
    • Solo se permite viajar a los gatos y perros pequeños en la cabina contigo, y los debes guardar de forma segura bajo el asiento en un cargador especial frente a ti. Pregunta a la aerolínea sobre los requisitos del cargador si tu mascota viaja en la cabina.
    • Los perros y los gatos registrados como equipaje o enviados como carga deben estar en un cargador que les dé el espacio suficiente para pararse, sentarse y echarse de forma cómoda.
    • El viaje en avión puede ser muy difícil para las mascotas, pero las aerolíneas se esfuerzan para hacer el vuelo más cómodo para las mascotas que se transportan como equipaje o carga. Por ejemplo, el área de carga o equipaje es tranquila y presurizada.
    • Las jaulas de transporte se pueden comprar en la tienda local de mascotas o a través de la aerolínea. Asegúrate de que esta tenga la aprobación del USDA.
    • Si no estás cómodo con reservar el viaje de tu mascota en un vuelo diferente o usas una empresa naviera comercial, cumple los requisitos de viaje para mascotas de tu aerolínea para asegurar un proceso itinerante tranquilo para ti y tu mascota.
  2. Comunícate con la aerolínea para aprender sobre los requisitos de viaje de la mascota. Es muy importante que sepas los requisitos de viaje para mascotas de la aerolínea antes de reservar el vuelo. Ten en cuenta que los requisitos de viaje para mascotas pueden variar de una aerolínea a otra, y pueden ser distintas entre las aerolíneas estadounidenses y las no estadounidenses.
    • Por lo general, las aerolíneas estadounidenses requieren un certificado de salud para las mascotas que viajan de forma internacional. Algunas de estas aerolíneas solicitan que el certificado tenga una antigüedad no superior a 10 días, mientras que otras requieren un certificado con una antigüedad menor a 10 días.
    • Ten en cuenta que se considerará a las mascotas que pesan 45 kg (100 libras) o más como carga. Si tu mascota pesar alrededor de 45 kg (100 libras), consulta con la aerolínea para saber si te cobrarán por la carga.
    • También sería útil preguntar sobre el lugar donde debes buscar a tu mascota después de que el avión aterrice.
  3. Coloca información de identificación en el cargador de tu mascota. ¡Esto es muy importante! Incluye información de contacto, así como la dirección a la cual viajarás. También sería útil colocar una foto clara de tu mascota en su cargador, en caso de que escape de ahí.
    • Coloca una señal de ‘animal vivo’ en el cargador de la mascota, junto con flechas para indicar qué lado debe estar hacia arriba.
  4. Notifica a los empleados de la aerolínea que viajarás con una mascota. Desde el momento en el que te registres hasta que te instales en tu asiento, notifica a todos los miembros del personal de la aerolínea que puedas que tu mascota está en el avión contigo. Ellos pueden hacer ajustes especiales para asegurar que tu mascota esté cómoda y segura.
  5. Maximiza la comodidad de tu mascota durante el vuelo. Además de asegurarte de que tu mascota esté sana, puedes hacer que el viaje en avión sea lo más cómodo posible para esta. Por ejemplo, puedes darle una comida ligera dos horas antes de llegar al aeropuerto. No querrás que tenga mucha comida en su estómago antes de subir al avión.
    • Si tienes un perro, es una buena idea llevarlo a dar un paseo antes de dirigirte al aeropuerto, hazlo otra vez después de registrarte. Esto lo ejercitará y le dará una oportunidad para ir al baño antes de subir al avión.
    • Minimiza el número de escalas del viaje. Las escalas pueden ser inevitables, según el lugar al que viajes. Si no puedes conseguir un vuelo directo, un itinerario con la menor cantidad de escalas posible minimizará el estrés de cargar y descargar a tu mascota, tanto para ti como para ella.
    • Para los vuelos largos, es útil congelar una bolsa de comida y agua la noche anterior al vuelo. Congelar la comida y el agua evitará un desastre en el cargador de tu mascota y puede hacer más fácil para ti o para el personal de la aerolínea alimentarla.

Consejos

  • Llevar a tu mascota a EE. UU. requiere una preparación diligente. Date mucho tiempo para prepararte y ten en cuenta los costos adicionales (por ejemplo, pagos a la aerolínea o las visitas a la veterinaria) asociados con llevarla a EE. UU.
  • Dado que los cachorros no pueden recibir una vacuna antirrábica hasta que cumplan al menos tres meses, deben tener al menos cuatro meses para ingresar a EE. UU.

Advertencias

  • También se le negará la entrada a tu perro si tiene gusanos barrenadores. Estos gusanos pueden ser devastadores para la agricultura en EE. UU., así que el perro necesitará un certificado que verifique que no los tienes si viajes desde un país donde haya estos gusanos. Visita el sitio web del USDA APHIS (https://www.aphis.usda.gov/wps/portal/aphis/ourfocus/importexport) para tener una lista de estos países.
  • Los sedantes pueden afectar la capacidad de tu mascota para respirar durante un vuelo.
  • Se le negará el ingreso a tu perro si tiene una enfermedad contagiosa, una que se puede contagiar a personas. Llévalo al veterinario para asegurarte de que no tenga ninguna.
  • Es posible que tu mascota se enferme, o incluso muera, durante el vuelo. Si tu mascota muere durante el viaje, los funcionarios de salud pública tendrás que asegurarse de que no tenga una enfermedad contagiosa.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página