Cómo elegir las pastillas de freno adecuadas

Tarde o temprano tendrás que decidir qué nivel de mantenimiento necesita tu auto o tu camión, especialmente si se trata de partes que se desgastan con regularidad. Un elemento que es crucial para tu seguridad son tus frenos y más específicamente las pastillas o zapatas. La buena noticia es que existe una cantidad sorprendente de opciones cuando se trata de pastillas o zapatas, así que debe ser fácil encontrar alguna que se ajuste a tu auto, a tu billetera y a tu forma de conducir.

Elegir las pastillas o zapatas adecuadas

  1. Elige entre un material de fricción compuesto o remachado. Todas las pastillas deben tener un material de fricción más suave conectado a la placa de apoyo de metal más resistente. Los fabricantes de pastillas usan dos métodos para unir el material de fricción a la placa de apoyo: uniendo con adhesivo o fijando con remaches más resistentes.
    • No existe ningún método superior para unir el material de fricción, pero hacerlo permite que las pastillas duren un poco más porque a medida que el material de fricción se va desgastando, el remache hace contacto con el freno del rotor o los tambores y chirría un poco cuando esté a punto de desgastarse. Cuando escuches el sonido de los remaches haciendo contacto con los rotores o tambores durante el frenado, es tiempo de cambiar las pastillas.
    • Las pastillas compuestas se desgastan en la placa de apoyo que frecuentemente puede arruinar tus rotores o tambores si no se cambian rápidamente cuando empieza a sonar el contacto de metal con metal al frenar.
  2. Piensa en los requerimientos para conducir cuando elijas una pastilla de freno. Comprar repuestos para las pastillas o zapatas requerirá que decidas el material del cual están hechos. En este momento, debes determinar cuan severa es tu necesidad de frenos. Algunas cosas que debes considerar son:
    • ¿Cuánto conduces por montañas?
    • ¿Qué tan caluroso es el clima en el que vives?
    • ¿Cuáles son los patrones de tráfico en donde conduces?
    • ¿Cuán tolerante eres a los frenos que chirrían un poco?
    • ¿Hay un contenedor en la parte posterior de tu vehículo?
    • ¿Te encuentras con charcos en el invierno o en temporada de lluvias?
  3. Decide entre orgánico, semimetálico, completamente metálico o un material cerámico. Antes de elegir una pastilla de freno o zapata, es importante considerar los pro y los contra de cada uno.
    • Orgánico: Algunos autos tienen frenos hechos de material orgánico. Esto brinda una buena vida para los otros componentes del freno, pero no ofrecen un mejor rendimiento cuando se arrastra un remolque o se viaja cuesta abajo. Además, los frenos de material orgánico pierden mucho la capacidad de frenado cuando se mojan.
    • Semimetálico: un mejor material de freno se llama semimetálico, en el que un compuesto de metales blandos se incrusta en el material de fricción que mejora el frenado. Sin embargo, este material desgasta los rotores un poco más rápido que los materiales orgánicos.
    • Completamente metálico: el siguiente paso en precio, calidad y eficiencia del freno es aquel completamente metálico que ofrece un gran frenado en casi cualquier condición, pero desgasta mucho más rápido los rotores y la batería.
    • Cerámica: son más caros que los otros tres, pero ofrecen la mayor duración y la mejor garantía. Los frenos de cerámica toleran temperaturas muy altas con muy poco desvanecimiento o pérdida de frenado cuando está mojado.
  4. Opta por pastillas de freno semimetálico para una conducción regular. Las pastillas de freno semimetálicas suelen ser la mejor opción para vehículos de transporte y su precio es razonable.
    • La mayoría de vehículos nuevos vienen con pastillas o zapatas semi-metálicas, pues son estas las que recomiendan los fabricantes de autos. Incluso los vehículos cuyos rotors están hechos de un metal más sólido, toleran muy bien las pastillas semi-metálicas.
    • Sin embargo, si por lo general usas tu auto para cosas más pesadas, como jalar un remolque en un camino montañoso, será mejor que utilices una pastilla completamente metálica o de cerámica.
    • En otras palabras, de verdad debes considerar tu condición regular de manejo y cuánta fuerza apliques en los frenos cuando elijas el material adecuado de la pastilla de freno. Se trata de seguridad.
  5. Revisa todo el sistema de freno cuando reemplaces las pastillas. Es importante considerer todo el sistema cuando realices una reparación por ti mismo o haya culminado el servicio.
    • Las pastillas de freno no pueden ser más efectivas que la Calidad de los rotores con las que hacen contacto y los cilindros principales que mueven las pastillas para realizer sus funciones.
    • También es importante eliminar todo el líquido de la pastilla antigua del sistema hidraulico si el vehículo o camioneta tiene más de 8 años para que de esta manera el nivel de humedad permanezca bajo y los frenos funcionen al máximo.

Comprender la mecánica

  1. Aprende la diferencia entre pastillas y zapatas. Las pastillas de freno y las zapatas son diferentes. Las pastillas de freno están hechas para freno de disco que se encuentran en gran parte de ejes delanteros de los autos y camiones. Las zapatas, por otro lado, están hechas para el freno del tambor que por lo general se pueden encontrar en los ejes traseros de los autos y camiones. La razón detrás de estos dos diseños diferentes se puede obtener al examinar la secuencia de freno:
    • Cuando accionas los frenos de tu vehículo, las pastillas del freno de disco y las zapatas tienen que disminuir la velocidad de los rotores y los tambores que están entre las llantas y la suspensión. La fricción que se produce cuando el freno en disco roza con los rotores o al empujar la zapata en el exterior de los tambores para reducir la velocidad del vehículo, hace que la pastilla o la zapata esté muy caliente.
    • Durante descensos largos, hay mucha más presión que se ejerce en los frenos delanteros (y, por consiguiente, en las pastillas delanteras) que en los frenos traseros. Por este motivo, se necesita un método de freno superior para los frenos delanteros para poder afrontar esta presión adicional.
  2. Comprende por qué los frenos en disco son superiores que los frenos de tambor. Como se mencionó previamente, los frenos en disco ubicados en la parte delantera del vehículo son necesarios para afrontar una mayor presión que los frenos de tambor en la parte posterior del vehículo, deben ser una calidad superior.
    • Los frenos de disco se desarrollaron por diseñadores de autos de carrera y aeronaves que querían encontrar la mejor forma de ralentizar la máquina sin quemar las zapatas. Mas adelante conocieron los ejes delanteros de los vehículos comerciales para reducir el desgaste de los frenos delanteros.
    • El eje trasero, por otro lado, casi no tiene la misma fuerza durante el frenado, y ya que los tambores de freno son más baratos y más fáciles de fabricar, es la forma de freno más común en la parte trasera de la mayoría de vehículos de pasajeros o camiones.
    • Sin embargo, los autos de desempeño más moderno y los camiones de carga pesada, por lo general, tienen frenos de disco en ambos ejes (delantero y trasero), debido a su capacidad superior de freno. Los frenos de disco afrontan mejor el calor que los frenos de tambor, lo que significa que funcionan bien cuando están calientes. Cualquier sistema de freno puede desarrollar un desvanecimiento de calor o agua pero los frenos de disco pueden recuperarse de ambos problemas mucho más rápido que los frenos de tambor.

Advertencias

  • No es bueno buscar lo más barato, cuando se trata de pastillas de freno. Incluso una chatarra de solo $100 debe parar rápidamente cuando un niño pequeño en su bicicleta se te atraviesa o cuando estás en una esquina ciega y hay un bus detenido delante de ti. Unas buenas pastillas de freno son esenciales para poner frenar rápidamente y salvar potencialmente una vida.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página