Cómo ser una dominatrix

Una dominatrix toma el liderazgo en una relación sensual o sexual, y su pareja (el sumiso) acepta cumplir todos sus deseos u órdenes. Sé una dominatrix al tomar el control sexual, respetando los límites de tu pareja y probando cosas nuevas. Siempre debes tener en cuenta la seguridad y hablar sobre todos tus deseos y los de tu pareja antes de participar en un juego de BDSM.

Comprender el consentimiento y la seguridad como una dominatrix

  1. Nunca asumas que tienes el consentimiento. El consentimiento debe brindarse con libertad. Si una persona está intoxicada o inconsciente, ella no podrá dar su consentimiento. Lo mejor es consultarlo de vez en cuando para cerciorarte. Evidentemente, en el caso del BDSM, puede ser más complicado garantizar el consentimiento, por lo cual es esencial establecer límites con anticipación.
  2. Establece límites antes de asumir el rol de dominatrix. Conversa con tu pareja sobre lo que esté fuera de los límites y lo que podría estarlo, lo que dependerá de diversos factores como el dolor, la presión y la incomodidad psicológica. Si empleas una lista de lo que desean, lo que harán y lo que no, esto puede ser de utilidad para determinar la forma en la que los deseos de tu pareja sumisa y tú coincidan. Básicamente, esta lista enumera lo que deseas, lo que harás si te lo piden y lo que no harás.
    • Si creas un “contrato”, esta puede ser una manera divertida de enumerar sus deseos, lo que harán y lo que no. Este no contará con validez legal, pero puede iniciar una escena con el sumiso y establecer los límites dentro de la propia fantasía.
  3. Mantén abiertas las líneas de comunicación durante toda la experiencia. Es importante prestarle atención al lenguaje corporal de tu pareja. En el BDSM, suele ser común asumir el papel de la “víctima”, pero por lo general puedes identificar la diferencia entre un acto de BDSM y la anulación del consentimiento, en particular si la persona está amordazada. Mírala a los ojos, observa si su cuerpo se pone rígido o si se aparta. Esto es un signo de que podría no estar disfrutando el juego. Si alguno de estos elementos formará parte de su juego, tendrás que establecerlo con anticipación.
  4. Escoge una palabra o un gesto seguros, y una palabra o un gesto de precaución. Puedes garantizar el consentimiento durante el juego si escoges una palabra y un gesto seguros, así como una palabra y un gesto de precaución. La palabra o gesto de precaución indicará que la persona no está segura o que algo podría andar mal, mientras que la palabra segura indicará una anulación total del consentimiento. Aquí te recomendamos algunos consejos para las palabras seguras y las de precaución.
    • Entre los ejemplos de palabras seguras y de precaución tenemos a “alto” y “lento”, o “rojo” y “amarillo”.
    • El gesto dependerá de diversos aspectos, como las partes del cuerpo que pueda mover, si puedes ver su rostro, etc. Por otra parte, entre los gestos de seguridad y precaución sencillos tenemos a los parpadeos y a asentir con la cabeza, o sacudirla.
  5. Siempre ten tijeras de seguridad al alcance de la mano. En ocasiones, las cuerdas forman nudos o se mueven a áreas más peligrosas durante el juego. Esta es la razón por la que es vital contar con tijeras de seguridad a la mano si van a usar cuerdas. Incluso si no llegas a usarlas, estas ayudarán a tu pareja a relajarse y vivir el momento, en lugar de preocuparse por una posible asfixia.
  6. Ten agua a la mano. Al igual que en cualquier otro ejercicio agotador, es esencial que te mantengas hidratado. Esto es importante en particular si el sumiso o tú usan prendas o accesorios pesados (como el cuero). El agua también puede formar parte de su juego, ya que podrás provocar a tu pareja con el agua antes de ceder el control de la misma.
  7. Toma una clase. Si tomas una clase, esta será una manera grandiosa de conocer todos los aspectos complejos de ser una dominatrix. Muchos de los juguetes de BDSM pueden provocar daños reales; por ello, si tomas una clase sobre la seguridad con las cuerdas o de cómo ser una dominatrix, esto puede ser de utilidad para establecer prácticas seguras cuando jueguen. Averigua si la tienda de artículos sexuales de tu localidad brinda un curso. Tan solo cerciórate de que tenga un positivismo sexual y haga énfasis en la seguridad y el consentimiento.

Manipular las sensaciones corporales

  1. Escoge un juguete de impacto. Este se usa para golpear el cuerpo en los juegos de BDSM (por lo general, en las nalgas). Entre los juguetes de impacto podrás encontrar látigos, varas y paletas. El tipo que emplees dependerá del nivel de comodidad de tu pareja. Existe una gran variedad de productos en esta línea, desde el látigo tradicional parecido al de Indiana Jones hasta las paletas suaves.
  2. Puedes usar un implemento para cosquillas. Es probable que muchas personas no consideren de inmediato que las cosquillas guardan relación con los juegos de BDSM, pero un instrumento para cosquillas se puede emplear como una paleta para generar cosquillas incómodas en lugar de dolor directo. Asimismo, este puede emplearse para provocar a tu pareja al pasarlo por zonas erógenas como el cuello o las tetillas.
  3. Usa pinzas para tetillas. Estas pueden usarse para generar dolor o presión en la piel. Por lo general, se colocan en las tetillas. En el caso de los principiantes, lo mejor es establecer un límite de 10 minutos, ya que las pinzas pueden cortar la circulación enviada a la tetilla.
  4. Usa tapones anales o dildos. Los tapones y los dildos son grandiosos para todo tipo de juego sexual; no obstante, pueden ser mucho más divertidos en los juegos de BDSM. Al comprar un dildo o un tapón, cerciórate de que no sean tóxicos y de que tengas un lubricante que puedas usar con ellos de forma segura. Puedes usar un lubricante hecho con agua con todos los juguetes y condones. Los lubricantes elaborados con aceite no son apropiados si vas a usar algún juguete de látex, goma o PVC. No puedes usar lubricantes de silicona con los juguetes de silicona.
    • Los dildos o tapones vibradores pueden añadirle energía adicional a tu juego de dominatrix.

Emplear el bondage

  1. Escoge una cuerda que sea adecuada para ti. Existen cuerdas de una gran variedad de colores y materiales para los juegos de bondage. Desde las cuerdas de nailon hasta las de seda, los diferentes tipos te brindarán niveles variados de comodidad, seguridad, etc. Si no conoces con certeza el tipo que deseas o necesitas, conversa con los empleados de la tienda de artículos sexuales de tu localidad.
  2. Juega de forma segura con las cuerdas. Las cuerdas pueden ser un instrumento peligroso en el BDSM, ya que si se usan de forma inapropiada, pueden provocar lesiones en los nervios, asfixia o incluso la muerte. Por ejemplo, nunca presiones la cuerda en la parte delantera de la garganta de tu pareja. Estos son algunos aspectos que debes tener en cuenta al jugar con una cuerda:
    • Si la persona está atada, nunca debes dejarla sola.
    • No emplees poses que dificulten la respiración.
    • Cerciórate de que las cuerdas sean cómodas y permitan la circulación. Como mínimo, debe haber un espacio del grosor de un dedo entre la cuerda y la piel de tu pareja.
  3. Incluye esposas en el juego. Existen esposas para las muñecas, las piernas e incluso los genitales. Estas son una manera de restringir a tu pareja con más rapidez que con la cuerda, y pueden ser más seguras, dependiendo del tipo. Estas cuentan con una gran variedad, desde las de velcro suave hasta las que tienen seguro de metal. Nuevamente, consulta con tu pareja para determinar el tipo que usarán.
  4. Escoge una mordaza adecuada para tu pareja. Existen diversos tipos de mordazas, y debes conversar con tu pareja sobre la que sea más adecuada para ella. Una mordaza de bola puede crean una sensación intensa de vulnerabilidad, ya que puede impedir la respiración de cierta forma y estira la mandíbula de una manera a la que el cuerpo no está acostumbrado. Una mordaza de bocado será más leve para la mandíbula y la respiración. Sin importar la mordaza que escojas, deberás establecer un gesto o una señal de seguridad, así tu pareja podrá indicarte si siente que corre peligro.
    • No le dejes la mordaza puesta por más de 20 minutos, en particular si es la primera vez que juega con una.
  5. Usa una correa. Una correa puede ser divertida debido a la sensación de control que le brinda a la dominatrix y la sensación de ser controlado que experimenta el sumiso. Para usar una correa de forma segura, no la jales con brusquedad. Cerciórate de que el collar le quede bien y deje un espacio del grosor de 2 dedos entre el collar y la piel.

Establecer el ambiente

  1. Escoge un tema. Un tema podrá avivar la fantasía, sin importar si imaginarás los calabozos sexuales aristocráticos del siglo XVIII del Marqués de Sade o una guarida de sexo futurista. Es probable que no desees cambiar todo tu dormitorio por el tema, pero puedes contar con accesorios que ayudarán a crear la noción de fantasía que visualices.
  2. Viste prendas que formen tu identidad dominatrix. Entre estas pueden estar las prendas de cuero o los brocados, una máscara, una capa o cualquier otra cosa que le brinde a tu juego una sensación de poder o misterio. Puedes adaptar tu atuendo a tu tema para la habitación o la fantasía. Puedes escoger una apariencia de vampiro del siglo XVIII o un aspecto gótico steampunk. Todo dependerá de tu fantasía y tu identidad como dominatrix.
  3. Escoge la ropa de tu sumiso. Esto puede formar parte del juego, o pueden escoger juntos lo que el sumiso usará durante el juego. Esto puede comprender a las capuchas enteras, las camisas de fuerza e incluso los cinturones de castidad. Tan solo cerciórate de que tu sumiso se sienta cómodo con las prendas y los accesorios antes de iniciar el juego de dominatrix.
    • Usa una venda para los ojos. Mantener a tu pareja en suspenso es una herramienta que puedes emplear como dominatrix. Él no sabrá que ocurrirá a continuación. Puedes escoger una venda suave de seda o una de cuero, lo que dependerá de tu estilo. Existen muchas opciones disponibles.
  4. Incluye muebles en tu calabozo. Los muebles sexuales o, en particular, los muebles BDSM pueden incluir un elemento de intriga en tus juegos de poder como dominatrix. Desde los columpios sexuales hasta las jaulas, existen todo tipo de muebles que podrás usar en tu calabozo o dormitorio. Puedes usar los muebles para retocar o mejorar tu tema.
  5. Escoge la música para tu fantasía. Podría agradarte la aterradora melodía de Toccata en D menor de Bach o algo de Mozart la Ópera Rock; en cualquier caso, puedes generar un toque de sensualidad, poder o terror mediante el uso de la música. La música podrá mejorar las emociones y la sensualidad a medida que representes tu fantasía. No obstante, evita usar música que te distraiga.

Asumir el papel de dominatrix

  1. Dile a tu pareja en qué momento podrá hablar y cuándo no. Esto puede emplearse junto con las mordazas o en lugar de ellas. Además, si le das permiso de hablar luego de haber estado en silencio, esta puede ser una manera grandiosa de generar placer en ambas partes.
  2. Indícale qué es lo que dirá. Al indicarle qué es lo que dirá, puedes hacerlo siguiendo tu personaje (si vas representar una fantasía) o incluso usando palabras sobre las que hayan conversado antes. De cualquier forma, el control puede ser de utilidad para generar intensidad. Por ejemplo, puedes decir algo como “Di que soy tu reina” o “Dime exactamente lo que quieres”.
  3. Indícale a tu pareja qué debe hacer. Con frecuencia, esto se considera algo tradicional en una relación de dominatrix y sumiso, pero definitivamente puede mejorar la dinámica de poder. Si le dices a tu pareja que te bese o te toque, esto puede crear nuevas concepciones de sus sexualidades. Por ejemplo, puedes decir algo como “Bésame los labios”. Tan solo asegúrate de no pedirle que haga algo que sepas que le incomodaría. Si usa la palabra segura, detén la acción o retira tu petición. Esto no significa que todo el juego deba detenerse, tan solo quiere decir que debes cambiar tus tácticas. Bríndale una alternativa a tu pareja. Puedes decir algo como “Si no quieres besarme los labios, ¿me brindarás un beso en la mejilla como alternativa?”.
  4. Diseña sus roles en una fantasía. El juego de rol puede ser una manera ingeniosa y divertida de aumentar la tensión de la escena. Por ejemplo, puedes interpretar cualquier rol que cuente con una dinámica de poder, como una reina y su súbdito, una jefa y su asistente, o cualquier otra cosa que se te ocurra. Si incluyes disfraces, esto puede hacer que la fantasía sea más real para ti y tu pareja.
  5. Implementa el castigo como parte del juego. En ocasiones, las dominatrix establecerán castigos por las infracciones que cometa el sumiso. Estos deben conversarse de forma minuciosa antes de una sesión, en particular si son nuevos en BDSM. Lo ideal es que los castigos sean muy divertidos para el sumiso. Por ejemplo, podrías usar cualquier tipo de juguete de impacto como una manera de castigarlo, o puedes implementar el silencio como una disculpa. En cualquier caso, no debes perturbar la zona de confort del sumiso.

Consejos

  • Conoce a personas que ya disfruten de este tipo de estilo de vida. Incluso una dominatrix necesita un mentor. Pídele a alguien con quien te sientas cómoda que te ayude a explorar la escena y adoptar las prácticas más seguras y saludables.
  • Si tienes problemas sexuales en tu relación, conversa con un terapeuta sexual o un consejero de parejas.
  • Siempre investiga un poco y adopta precauciones adicionales si vas a hacer algo que puede ser peligroso, como la suspensión, el bondage o el uso de mordazas. ¡Un movimiento errado y tu pareja podría sufrir lesiones terribles! Primero conversa con un profesional.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página