Cómo preparar un enjuague o baño de sal de mar

La sal de mar, también llamada sal de grano o sal marina, se produce cuando el agua de mar se evapora con frecuencia en la misma superficie de terreno, permitiendo que los sedimentos salinos se acumulen. Por lo general las islas y las regiones costeras tienen salinas, o centros productores de sal de mar. Aunque hasta la fecha continúa el debate sobre si resulta más saludable cocinar con sal de mesa o con sal de mar, está comprobado que ésta última tiene varios beneficios para la salud. Una solución de sal de mar puede servir para enjuagar tus ojos, combatir infecciones en la piel, tratar perforaciones inflamadas e incluso suavizar la piel. La sal de mesa puede tener sus propias características positivas, pero sus altos niveles de yodo y agentes químicos para evitar el apelmazamiento hacen que sus propiedades curativas sean menos potentes. Este artículo te dirá de qué manera preparar una solución de sal de mar (que puedes comprar en casi cualquier tienda de comestibles) para usarla como un enjuague medicinal o como agua para un baño especial.

Enjuague medicinal de sal de mar

  1. Purifica un litro de agua de la llave de tu casa. Puedes usar un filtro a base de carbón activo para purificarla, y eliminar de ella la presencia de cloro y otras sustancias que se añaden al agua potable y podrían disminuir la calidad salina de una solución completamente natural de sal de mar. El filtro lo puedes comprar en algunos supermercados o en tiendas especializadas en utensilios domésticos.
  2. Vierte el agua en una cacerola y ponla a hervir. Con esto habrás esterilizado por completo el agua. Espera a que se enfríe un poco antes de usarla. Como alternativa a realizar este proceso, puedes comprar agua destilada en la farmacia o en el supermercado.
  3. Añade 9 g (dos cucharaditas) de sal de mar a cada litro de agua. El calor del agua permitirá que se disuelva más fácilmente.
    • Lo que estás intentando hacer es una solución isotónica. Eso quiere decir que necesitas reproducir una proporción similar a los niveles de sal que hay en tu cuerpo. Una solución salina típica tiene 9% de sal, que es lo que esperas lograr usando 9 gramos de sal de mar por cada litro de agua.
  4. Vierte la solución en una taza, y úsala para sumergir en ella la región herida de tu piel durante unos cinco minutos, o empapa un pedazo de tela limpia para cubrir la piel afectada (usa el método que sea más efectivo para tratar la parte de tu cuerpo donde está la lesión).
  5. Repite diariamente 2 o 3 veces, hasta que la herida sane.

Baño de sal de mar

  1. Vierte medio kilo de sal de mar en un tazón.
  2. Añade entre 15 y 30 gotas de aceite esencial a tu sal de mar. El aceite de lavanda o el de menta son opciones populares; el aceite esencial de jojoba también es útil como remedio anti-fúngico, y el aceite de almendra para suavizar la piel.
  3. Mezcla muy bien el aceite con la sal de mar, y guárdala en frascos de vidrio herméticos hasta que la ocupes.
  4. Añade de un tercio a media taza de tu preparado de sal de mar a una bañera con agua caliente, y permanece en ella por al menos 15 minutos.
    • Si quieres preparar un baño concentrado sólo para pies, calienta agua en una olla grande. Espera a que se enfríe hasta una temperatura agradable para el cuerpo. Disuelve media taza de sal de mar fina en el agua, transfiérela a una cubeta y coloca dentro tus pies por unos 20 minutos. Añade unas gotas de aceite esencial de lavanda o de menta para un efecto más relajante y terapéutico. 

Cosas que necesitarás

  • Sal de mar fina
  • Horno o estufa
  • Cacerola, olla, o recipiente grande
  • Agua
  • Tazón
  • Taza
  • Tela limpia
  • Frascos de vidrio
  • Aceites esenciales
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página