Cómo restaurar tu fe en la humanidad

Todos nacimos para ser receptivos al amor, la amabilidad y la esperanza. A medida que crecemos encontramos los aspectos menos esperanzados, más retadores de ser un humano, incluyendo el descubrir que las cosas que los humanos hacen pueden estar llenas de odio, y ser calculadoras y desagradables. Aunque esto nos puede volver cínicos o hacernos sentir indefensos, los seres humanos son igual de capaces de crear el amor y la bondad más increíbles y maravillosos. Y más allá de los actos heróicos y valientes que ocasionalmente vemos en el periódico, son realmente las acciones de bondad del día a día que son generalmente pasadas por alto las que restauran nuestra fe en la humanidad. La amabilidad de todos los días, como unas palabras bondadosas, un abrazo reconfortante, una mano de ayuda en tiempos difíciles o la aceptación de lo que valemos de parte de un completo extraño. Si estás un poco harto de a dónde se dirige la humanidad, aquí hay algunas maneras activas para restaurar tu fe.

Pasos

  1. Pasa tiempo ayudando a las personas menos afortunadas que tú. Una revisión de realidad puede llegarte cuando veas a gente que está pasando por cosas 10 ó 100 veces peores que por las que tú estás pasando y aún así se las arreglan para recibir cada día con pasión y positivismo, creyendo que estar vivo es su recompensa. En vez de simplemente leer acerca de esta gente, involúcrate mediante el voluntariado para que puedas ver cara a cara las experiencias por las que pasan otras personas. Por ejemplo, puedes considerar ser voluntario en un hospicio, un hospital para niños con enfermedades terminales o una comunidad afectada por algún desastre donde la gente haya perdido su vivienda. Por más malas que las cosas parezcan, ver el coraje y la determinación de estas personas que están pasando por situaciones adversas puede ayudar a darte cuenta que los seres humanos son maravillosos, resistentes y profundos. También puede ayudarte a considerar tus propios problemas y ponerlos en perspectiva.
  2. Pídele a la gente que te diga los momentos más felices en su vida. ¿Qué tan seguido le pides a la gente que recuerde sus memorias felices y qué los hace felices ahora? La gente ama hablar acerca de lo que les importa, lo que los motiva y lo que los hace felices, y aún así, no es siempre un tema obvio de conversación. Es realmente importante proveer el espacio para que la gente se abra sobre sus momentos felices. Hablar de lo que más les importa les ayudará a expresarse en frente de una audiencia (y tal vez los inspire más allá) y te ayudará a ver el lado más ligero, brillante y feliz de la gente en tu vida.
    • Lee diarios de gratitud públicos en línea (simplemente búscalos como "diarios de gratitud pública). Leer acerca de cómo otras personas encuentran gratitud en cosas de todos los días te puede inspirar a sentirte más esperanzado en general y ver que a mucha, mucha gente le importa la belleza y lo asombroso de este mundo y sus seres.
  3. Piensa en las cosas que la gente hace por tí por las cuales estás profundamente agradecido. Si empiezas a buscar razones para estar agradecido, hay una gran posibilidad que las encontrarás en las acciones de otras personas a diario. Por ejemplo, el conductor que amablemente te deja cambiarte de carril en vez de acelerar, la persona que te deja pasar delante de él en la fila para cobrar porque traes menos artículos, la persona que está aplicando para el mismo trabajo que tú y te ayuda a llenar un documento que no entiendes, o el desconocido que se da cuenta que lloras en público y te pregunta qué te pasa. También están las ocasiones de increíble heroísmo, como cuando alguien evita que participes en un choque, se sumerge para rescatar a tu hijo de ahogarse o corre hacia tu casa incendiada y saca a tus mascotas. Aunque las acciones sean pequeñas o grandes, nota lo que otros hacen y celebra la bondad humana.
  4. Enfócate en las buenas noticias, las historias de gran bondad y acciones virtuosas. Hay un exceso de historias positivas e inspiradoras acerca de las cosas buenas que la gente hace a diario. Aún así, muchas de estas noticias positivas se quedan enterradas debajo de las historias negativas que la prensa parece preferir. De todas maneras, es posible elegir activamente incrementar tu exposición a las noticias positivas. Por ejemplo, puedes suscribirte a una transmisión de noticias que sólo se concentre en historias positivas. Y puedes seguir a amigos y fanáticos en redes sociales que deliberadamente elijan compartir buenas noticias en vez de malas y que regularmente compartan historias inspiradoras.
    • Celebra aquellos momentos asombrosos cuando la gente hace algo increíble, como perder una carrera para ayudar a un compañero lesionado, rescatar a una mascota atrapada en una casa en llamas, estrechar la mano de un enemigo en un periodo hostil, etc. Celebrando y compartiendo las historias, imágenes y el trabajo creativo que resulta de los actos humanos heróicos y altruistas de amor, te vuelves parte de esparcir el poder y el valor de las acciones bondadosas y solidarias.
    • Revisa a tus caridades favoritas en línea y lee lo que su staff y sus voluntarios están haciendo. Ya sea la Cruz Roja, Doctors Withour Borders, el zoológico local tratando de conservar ciertos animales o una caridad basada en la fe, informarte de sus actividades te recordará que la gente está activamente envuelta en ayudar a otros, conservar el ambiente, restaurar la tierra, cuidar el bienestar animal y presionar al gobierno para que haga cambios que mejorarán las vidas de los ciudadanos.
    • Explora tu librería local o biblioteca para historias asombrosas de gente en el mundo de los negocios que están transformando la sociendad al mismo tiempo que dirigen un negocio. Tales negocios están cambiando la manera en que "negociamos" y vemos el mundo, incluyendo tales áreas como compartir la información, hacer juegos que eduquen y diviertan, vender productos de fuentes confiables a buenos precios, producir artículos amigables con el medio ambiente y proyectos financieros que ayuden a la gente con préstamos o inversiones para proyectos pequeños que pueden beneficiar a mucha gente en las comunidades locales. Los emprendedores sociales se enfocan mucho en asegurar que sus negocios hagan una diferencia positiva en el mundo.
    • Mantén una lista de gente que te inspire. Haz una carpeta de favoritos en tu explorador de internet y empieza a recopilar gente que te inspire a través de sus acciones. Revisa de nuevo regularmente para actualizaciones que hagan mientras progresan en sus esfuerzos. Añade gente que ya no esté presente hoy en día; los esfuerzos del pasado son igual de valiosos, pues han hecho que la sociedad sea tan avanzada como lo es hoy en día.
  5. Pasa tiempo con niños. Si no tienes niños en tu vida regularmente, te estás perdiendo las maravillas de ver el mundo a través de unos ojos nuevos, curiosos y creativos. Los niños son menos propensos a cegarse ante las injusticias y los problemas. Ellos pueden cortar a través de las capas de ofuscación que los adultos usan para excusar decisiones estúpidas, la procrastinación y la inactividad. A los niños tampoco les importa demostrar su asombro por el mundo que los rodea, están constantemente entusiasmados por sus nuevos descubrimientos y en hacer asombrosas nuevas conecciones; entre ideas, gente y el amplio mundo. Sólo por estar rodeado de niños más a menudo y realmente escuchándolos y poniéndoles atención a lo que hacen, puedes empezar a deshacerte de tu cascarón de cinismo y comportarte más como un niño, ser juguetón y creativo.
    • Mientras pases tiempo con los niños reconoce que nacemos como lienzos en blanco, no para causar daño o problemas a otros. Tener una idea fija de que los seres humanos son crueles, malvados y enfocarse egoístamente sólo en lo que es mejor para cada persona no ayuda en nada y por lo general no es cierto. Mahatma Gandhi lo resumió muy bien cuando dijo que: "No debes perder la fe en la humanidad. La humanidad es un océano; si unas cuantas gotas del océano están sucias, el océano no se ensucia por completo." Aunque pasen cosas crueles y desagradables todos los días, también lo hacen los actos de bondad y alegría.
  6. Fomenta la fe en tus colegas humanos a través de tus acciones. Intenta ver el mundo en una manera más confiada y menos exigente. Implementa la famosa frase de Gandhi "Sé el cambio que quieres ver en el mundo." Cuando modelas el tipo de cambio que quieres esparcir, desatas unas olas de virtud que, aunque no te beneficien a tí, benefician a otros, mejorando la comunidad de la que eres parte. La fe en la humanidad no está predicada en lo que obtienes a cambio; es sobre saber que estás haciendo la vida un poco mejor, un poco más fácil y soportable para todos con quienes te conectas.
    • Confía más. Por ejemplo, puedes tomarle la palabra a una persona de que te pagarán por un objeto usado que te compraron. Tal vez le prestes a tu vecino o amigo tus herramientas o series de DVD sin una fecha específica de cuándo deben devolverlos, teniendo fe en que las cosas regresarán cuando las necesites. Quizá te has preocupado en el pasado acerca de dónde terminan tus donaciones a la caridad, o estás preocupado que las personas sin hogar comprarán cerveza en vez de conseguir un lugar dónde dormir esa noche, causando que no dones nada. En vez de hacer tus propias conclusiones, sólo da. Ten fe en que esa donación hará lo que necesita hacer. A veces la gente hará lo equivocado, pero en general, es mucho más probable que te sorprenda cómo la gente paga tu fe en ellos positivamente, regresando confianza con más confianza y gratitud. Implementar este alcance de fe en otros puede dar miedo al principio, especialmente si estás muy apegado a objetos o al dinero, pero cuando hayas llegado a esta etapa, habrás viajado lejos en restaurar tu fe en la humanidad.
    • Practica los actos de bondad aleatorios, como ponerle monedas al parquímetro de tu vecino cuando veas que ya se acabará su tiempo (ADVERTENCIA: puede que esto sea ilegal,) comprarle un café a un desconocido o limpiar la regadera pública en la alberca después de usarla en vez de dejarla sucia.
    • Devuelve el favor. En vez de pedir que tu buena acción sea pagada en cualquier manera, pídele que le hagan un favor a alguien más como agradecimiento. Por ejemplo, tal vez puedes ayudar a un estudiante a asistir a un curso que sin tu ayuda no podrían pagar. A cambio, pídele al estudiante que haga lo mismo en un futuro para algún otro estudiante que no sea capaz de pagar el curso.
    • Sé compasivo. Aunque la bondad interior de cada humano que te encuentres puede no ser evidente todo el tiempo, es su compasión lo que te deja cavar bajo la superficie de los problemas, heridas y enfermedades de tus compañeros humanos. Mirando más profundo, puedes descubrir lo que motiva u obliga al comportamiento desagradable, despiadado o inconsiderado. Puedes empatizar con las personas si buscas entender mejor cómo se comportan como lo hacen y aprendes a tolerarlo. Puedes aprender a dejar de herir a las demás personas por su comportamiento egoísta y les das el regalo de la libertad de curarse a sí mismos del dolor y el miedo y de convertirse en mejores personas.
    • Encuentra todas las maneras posibles para colaborar y cooperar con otras personas. Reduce los conflictos y la competencia alentando y facilitando maneras colaborativas de hacer las cosas; en la casa, el trabajo, en tu escuela, en el parque local o donde sea que estés.
    • Haz espacio para otros, aunque no los conozcas. Cuando el tráfico esté pesado, deja pasar a los demás También son humanos, sienten igual que tú, y qué sorpresa tan más agradable saber que alguien más se preocupa por ellos. Tu consideración resonará en todos a los que dejaste pasar, pues sentirán la necesidad de hacer lo mismo por otras personas después.
    • Cuenta historias de la bondad humana a otras personas que conozcas, para poder inspirarlos a ver lo bueno en la humanidad también. Una vez que lo hayas hecho, comparte tus experiencias con otros para ayudarles a inspirar sus acciones y pensamientos positivos. Si tienes tu propio blog o puedes publicarlo en alguna red social, comparte más historias que sean positivas e inspiradoras. ¿Qué puedes hacer ahora mismo para dar a conocer las historias que demuestren la buena voluntad de la gente, sus actos de heroismo y sus virtudes?
  7. Recuerda que tú también formas parte de la humanidad. Tu mundo predilecto no aparecerá de pronto si te distancías de otras personas o desapruebas de ellas constantemente.
    • Restaura tu fe en tí mismo. Si sientes que la mayoría de la humanidad está condenada o es superficial, tal vez el problema está dentro de tí. Henry Miller alguna vez dijo "El hombre que por siempre está transtornado acerca de la condición de la humanidad no tiene problemas personales o se rehusa a enfrentarlos." Si has tenido una vida difícil, deja de ser tan duro contigo mismo. Aprende a perdonarte y a creer más en tí mismo. Sal de tu zona de confort para aprender nuevas cosas y motívate a hacer cosas que creas que puedes fallar. Sé audaz; el mundo se merece tu talento.
    • Si prefieres la desesperanza sobre la esperanza o quejarte por encima de hacer algo, entonces encontrarás negatividad donde sea que mires. Por otro lado, puedes escoger tener fe en la humanidad, en las muchas maneras descritas arriba. Incluso puedes escoger ser amable como una manera de tomar cartas en el asunto en contra de las injusticias, violencia y hambre en el mundo. Tal vez te sientas sin poder cuando te enfrentas a lo que parece terrible, pero no lo estás. La amabilidad es el fortalecimiento callado y discreto de cada individuo; siendo amable, puedes afirmar el tipo de mundo del que quieres ser parte.

Consejos

  • Sé consciente de no confundir sistemas sociales disfuncionales con la escencia interna de los seres humanos o sus valores. Los sistemas y las instituciones pueden quedarse atascados en el tiempo y convertirse difíciles de manejar. Mientras que tal vez unas personas están persiguiendo sus propios fines egoístamente, muchos otras personas simplemente están tratando de "hacer lo correcto", pero sin pensar. Casi siempre se requiere un punto de vista externo para indicar lo que no está funcionando ya y con el tiempo, poner presión para el cambio usualmente consigue hacer un monolito tan fresco que se pueden adoptar medidas nuevas. Esto puede liberar a todos de ir con la corriente de apoyar algo que ya no es útil para la sociedad de la manera que alguna vez lo fue.

Advertencias

  • Las maneras egoístas, violentas y prejuiciosas de ver nuestro mundo cubren nuestra habilidad de ver a otros humanos en una manera amable.
  • Aferrarse a puntos de vista estrechos y tendenciosos puede sentirse como un refugio o una posición segura durante tiempos difíciles, pero hacerlo causa que te atrofies mientras el mundo cambia a tu alrededor, paradójicamente haciendo tu mundo personal un poco menos seguro que si tratas de conectarte con la gente que tiene una mentalidad diferente a la tuya.
  • Confiar más no significa que deberías confiar de más en las personas. La traición de la confianza que des a otros puede causar que pierdas aún más la fe en la humanidad.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página