Cómo obtener beneficios nutricionales del ajo

El ajo diluye la sangre y combate las bacterias, lo cual reduce el riesgo de enfermedades y ataques cardíacos. Pero, ¿cómo pueden adquirirse estos beneficios fácilmente?

Entender los beneficios que el ajo brinda para la salud

  1. El ajo puede mejorar tu salud cardiovascular. Puede ayudarte a mejorar tu salud cardiovascular y prevenir una serie de problemas relacionados al corazón, por ejemplo:
    • Presión sanguínea alta, colesterol alto, enfermedades coronarias, ataques cardíacos o infartos y arterioesclerosis.
    • Esto se debe a que el ajo contiene una combinación única de compuestos de sulfuro que ensancha y relaja las arterias, lo cual mejora el flujo sanguíneo alrededor de todo el cuerpo.
  2. El ajo puede ayudar a prevenir el cáncer. De acuerdo a varios estudios, las personas que consumen grandes cantidades de ajo presentan un riesgo reducido de desarrollar ciertos tipos de cáncer, como los siguientes:
    • Cáncer de colon, de estómago, de próstata, de mama y de pulmón. Puede que también sea beneficioso para el tratamiento del cáncer de próstata y de vejiga.
    • Se cree que los sulfuros de alilo que se encuentran en el ajo son los responsables de estos beneficios.
  3. El ajo puede ayudar a combatir los resfriados. Puede usarse para prevenir y tratar los catarros, ya que tiene propiedades antivirales, antibacterianas y antimicóticas.
    • También contiene un gran número de antioxidantes, que estimulan al sistema inmunitario y ayudan a tu cuerpo a combatir el virus del resfriado.
    • El ajo también puede usarse para acortar la duración de un resfriado en curso, ya que ayuda a tu cuerpo a deshacerse del virus. Intenta beber una infusión de ajo saborizada con miel y jengibre.
  4. El ajo puede usarse en una serie de remedios caseros. Es un ingrediente popular en una amplia selección de remedios caseros, por ejemplo:
    • Para calmar la psoriasis. Gracias a sus propiedades desinflamantes, el ajo se usa a veces para aliviar los brotes de psoriasis, ya que alivia la piel inflamada.
    • Para eliminar el acné. El ajo ayuda a secar los granos o barros grandes y mata las bacterias que están en la superficie de la piel.
    • Para tratar el pie de atleta. Las propiedades antimicóticas del ajo hacen que sea un tratamiento efectivo para esta enfermedad.
    • Para curar el herpes labial. Las propiedades desinflamantes del ajo ayudan a reducir el enrojecimiento y la hinchazón, acortando la duración de los síntomas.

Comer ajo crudo

  1. Compra ajo en una tienda local de alimentos. Asegúrate de que esté fresco y provenga de un buen productor. Mientras más fresco esté, mayores serán los beneficios nutricionales.
  2. Pela un diente. Pon el resto del ajo en un recipiente en la alacena o en el congelador, para mantenerlo fresco. Mientras más fresco esté, contendrá mayor cantidad de minerales y vitaminas, y brindará más beneficios.
  3. Corta un pequeño trozo de la parte que pelaste. Asegúrate de que sea un trozo muy pequeño del diente: el punto es que te sientas mejor y demasiado ajo podría enfermarte.
  4. Traga el ajo con un vaso de agua. El agua ayuda a calmar tu estómago y ayuda con la digestión.
  5. Haz esto cada mañana para mejorar tu estado de salud. Conviértelo en un hábito. Combinado con vitaminas y un buen desayuno, esto te hará sentir mejor muy pronto. El ajo ayuda a eliminar las ojeras y fortalece el sistema inmunitario.

Usar ajo para cocinar

  1. Usa solo ajo fresco. Ofrece más beneficios nutricionales y más sabor que el ajo en hojuelas, en polvo o en pasta. Por lo tanto, siempre que sea posible, deberías elegir usar ajo fresco para cocinar.
    • Al comprar ajo fresco, busca bulbos rechonchos y firmes, con la piel intacta. Evita los que estén suaves o se vean marchitos.
    • Almacena el ajo fresco, descubierto, en un lugar fresco y alejado de la luz solar. Esto ayudará a prevenir que germine. Se mantendrá en buen estado por hasta un mes antes de ponerse mohoso.
  2. Prepara el ajo correctamente. Para maximizar sus beneficios nutricionales, es necesario prepararlo de una forma específica.
    • Separa los dientes y pélalos. Luego machaca o pica el ajo y déjalo reposar por 5 minutos antes de utilizarlo para cocinar.
    • Este período de reposo permite que tenga lugar un importante proceso enzimático: un fitoquímico conocido como aliina se convierte en alicina, el compuesto activo responsable de la mayoría de beneficios para la salud que el ajo ofrece.
    • Después de que hayan pasado 5 minutos, el ajo debe comerse o ser usado tan pronto como sea posible, ya que la alicina se vuelve inactiva rápidamente.
    • Para obtener la mayor cantidad de sabor y beneficios nutricionales, añade el ajo machacado o picado hacia el final del proceso de cocción.
  3. Añade ajo a tus platillos. Es extremadamente versátil y puede usarse en una gran variedad de recetas. Intenta usarlo de alguna de las siguientes maneras:
    • Añade ajo fresco a los aderezos de ensalada, salsas y mantequillas para añadir un sabor intenso y picante.
    • Añade algunos dientes de ajo a las bandejas de carne o vegetales mientras se rostizan para añadir un sabor más suave y aromático.
    • Usa ajo picado como una base para salsas, sopas y guisados para mejorar el sabor.

Advertencias

  • Debes comer algo antes, ya que consumirlo con el estómago vacío podría hacerte sentir mal.
  • No comas demasiado: un poco es suficiente.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página