Cómo mantener una relación sólida durante un despliegue militar

Las fuerzas armadas tienen el deber de servir a su país y están preparadas para desplegarse en cualquier momento. Esto puede ser difícil si estás en una relación con alguien que pertenece a la milicia. Estos meses alejados pondrán a prueba la solidez de la relación. Definitivamente no será sencillo, pero existe una variedad de formas en que puedes manejar la situación. Prepárate con anticipación para el momento del despliegue al establecer tus expectativas. Comunícate con tu pareja el mayor tiempo posible mientras está lejos. Por tu parte, procura mantenerte ocupado y busca formas de controlar emocionalmente la ausencia de tu pareja.

Elaborar un plan

  1. Comienza a hablar con tu pareja sobre tu plan para la época del despliegue. Antes de que el despliegue comience, tanto tú como tu pareja necesitan elaborar un plan. Deberán hablar sobre la forma en que manejarán su tiempo, buscarán apoyo y lidiarán con la situación mientras dure el despliegue militar.
    • Ambos deben ayudar en el desarrollo del plan de cada uno para manejar la situación. La persona que se va al despliegue deberá enfocarse en la misión, buscar apoyo de los soldados u otros oficiales militares, así como manejar el estrés por estar en otro país. Por su parte, la persona que se queda en casa deberá buscar apoyo en casa, mantenerse ocupada y manejar el estrés o ansiedad durante los momentos en que la comunicación es limitada.
    • Procura tener una conversación lo más honesta y abierta posible. Ambos deben sentirse libres de expresar sus sentimientos, ya sean buenos o malos, con respecto a la inminente separación. Los celos y las inseguridades son algo normal en una separación larga.
    • Dediquen un tiempo a solas y hablen. Pasen un tiempo a solas en casa y comuníquense. Si tienen hijos, contraten a una niñera de modo que puedan conversar sin problema.
  2. Elabora un plan para emergencias. En caso de una emergencia, necesitas contar con un plan de acción. ¿Cómo se pondrán en contacto? ¿En casa, quién debe estar disponible para ayudar en caso de una emergencia? Estas son preguntas que ambos deberán contestar antes del despliegue militar.
    • Si eres tú quién se quedará en casa, determina la manera más rápida de comunicarte con tu pareja. También debes contar con alguien disponible, como un amigo o familiar, que pueda ayudarte en caso de una emergencia mientras tu pareja está lejos.
    • Si eres quien se va al despliegue, ten en cuenta la forma en que podrán contactar a tu pareja en caso de que algo te ocurra. Habla con ella acerca de cómo la apoyarás desde la distancia en caso de que ocurra una emergencia en casa.
  3. Habla sobre el momento y la frecuencia con la que se comunicarán. Es importante establecer las bases para la comunicación durante el despliegue. Tanto tú como tu pareja deberá tener en mente un plan de acción relativo a la manera y frecuencia en que se comunicarán.
    • Existe una serie de opciones para la comunicación durante un despliegue militar. Un teléfono no siempre está disponible, pero las cosas tales como el correo electrónico, la mensajería instantánea, la videollamadas o el correo convencional son buenas opciones.
    • Si es posible, reservar un día de la semana para hablar por teléfono o por medio de una videollamada puede ser de utilidad. Si el despliegue es un evento rutinario, quizás sepas en qué momento tendrás acceso a una computadora o teléfono. Puedes prometer que llamarás por teléfono o videollamada a una hora específica durante esos días.
    • También debes hablar sobre lo que harás cuando sea difícil comunicarte con tu pareja. Durante el despliegue, quizás haya momentos en donde tengas un acceso limitado a los teléfonos y las computadoras. Conversa con tu pareja sobre lo que se deberá hacer durante estos momentos. Por ejemplo, pueden acordar que recurrirán al correo común de ser necesario.
  4. Elabora un sistema de apoyo para ambos. Debes asegurarte de que tanto tú como tu pareja tengan apoyo emocional durante el despliegue. Es recomendable que se ayuden mutuamente a establecer redes de apoyo previamente al inicio del despliegue.
    • Si eres quien irá al despliegue, puedes buscar el apoyo de otros soldados o miembros de la milicia. También podrías incluir a otras personas con las que puedas comunicarte a larga distancia. Además de mantener la comunicación con tu pareja, probablemente tengas amigos y familiares con quienes tengas un vínculo cercano. Durante el despliegue militar, debes tener la capacidad para recurrir a estas personas en busca de apoyo.
    • Si eres quien se irá a casa, tanto tú como tu pareja deben determinar a quién recurrirán. Habla sobre los familiares y amigos a quienes recurrirás mientras tu pareja está lejos. Quizás descubras que los amigos y familiares de tu pareja también pueden proporcionarte apoyo durante el periodo de despliegue.

Mantener la comunicación durante el despliegue

  1. Averigua el lenguaje del amor de tu pareja. Puede ser difícil brindar apoyo desde lejos. Averiguar el lenguaje del amor de tu pareja puede ayudarte a determinar la mejor forma de ayudarla a sentirse segura. El lenguaje del amor de una persona es la manera en que siente un mejor apoyo y atención. Las personas reaccionan mejor a los diferentes tipos de apoyo y comodidad.
    • Algunas personas prefieren las palabras de afirmación para sentirse amadas. Las frases tales como “Te extraño” y “Te amo” son de utilidad. Si tu pareja parece depender de las palabras, procura escribir cartas y correos electrónicos extensos donde expreses todo tu cariño.
    • Para algunas personas, las acciones son más importantes que las palabras. Las personas podrían sentir apoyo cuando sus parejas demuestran su cariño a través de gestos amables o de regalos. Si tu pareja prefiere las acciones, puedes hacer cosas tales como prepararle mensajes en video o enviarle regalos.
    • Por desgracia, algunos lenguajes de amor son más difíciles de satisfacer desde la distancia. Algunas personas prefieren el contacto físico y el tiempo de calidad con la finalidad de sentirse seguras. Esto supone un desafío durante un despliegue militar. No obstante, puedes tratar de ayudar a tu pareja al decirle lo mucho que extrañas tocarla y que deseas que estuviera a tu lado para mirar televisión juntos durante una noche de lluvia.
  2. Si es posible, envíale a tu pareja un regalo. Si puedes enviar regalos al lugar donde se encuentra tu pareja, hazlo. Este será un excelente gesto que puede ayudarla a sentirse segura.
    • Incluye fotos, sorpresas y pequeños objetos sentimentales. Utiliza tu creatividad y, si tu pareja tiene sentido del humor, incluye una tarjeta o nota divertida.
    • También puede ser lindo enviarle “cupones” para el momento en que vuelva. Algo como un “pase gratuito para un buen masaje de espalda” o un “pase gratuito para una cena elegante” puede darle a tu pareja algo que anhelar para cuando vuelva.
    • Asegúrate de revisar las normas militares antes de enviar este tipo de regalo. Durante un despliegue militar, puede haber ciertos artículos que estén prohibidos.
  3. Evita la mala comunicación a través de los medios escritos. Durante el despliegue, tú y tu pareja podrían comunicarse frecuentemente por correo electrónico y mensajes de texto. Sin pistas verbales que le ayuden a una persona a interpretar las emociones, la mala comunicación puede ser un problema. Es fácil malinterpretar un texto y considerar a las palabras benignas como unas de furia. Procura encontrar formas de asegurarte de que tu pareja pueda comprenderte cuando no es posible mantener una comunicación frente a frente.
    • Haz una pausa antes de enviar un correo electrónico o mensaje de texto. Lee tus palabras y piensa en cualquier forma en que puedan malinterpretarse. ¿Puedes sentir furia, frustración o celos en este mensaje? Si es así, determina si existe alguna forma de parafrasearlo o agrega un emoticón que deje en claro que se trata de un mensaje amable. Por ejemplo, “No pude dormir sin ti anoche” podría interpretarse como una expresión de resentimiento, como si dijera “Me decepciona que no estés aquí”. En lugar de eso, podrías escribir lo siguiente: “Te extraño y te mano tanto que no pude dormir sin ti anoche <3”.
    • Asimismo, recuerda que nunca puedes expresar completamente tus intenciones por medio de una comunicación escrita. Si tu pareja te envía algo que te parece cargado de ira, procura recordar lo común que es malinterpretar las cosas durante estas situaciones. Tómate un tiempo para tranquilizarte y contéstale al pedirle, de manera educada, una aclaración en caso lo consideres necesario. Por ejemplo, “Extraño dormir contigo. Para dejar las cosas en claro, pues sé que es fácil malinterpretar los correos electrónicos, no estás molesto, ¿no es así? Solo quiero cerciorarme :)”.
  4. Manténganse informados sobre los eventos cotidianos. Conocer la vida cotidiana de tu pareja ayudará a que ambos se sientan cerca. Comparte los sucesos diarios cada vez que tengas la oportunidad, incluso las cosas que parezcan lentas o triviales. Habla sobre tu viaje a la tienda de comestibles o de la persona a quien te encontraste en el gimnasio. Esto le hará sentir a tu pareja que está a tu lado.
  5. Busca formas creativas de proporcionar apoyo a larga distancia. Los correos electrónicos, las llamadas telefónicas y los mensajes de texto son una manera agradable de mantener el contacto. No obstante, también trata de despertar un poco tu creatividad. Si durante el despliegue piensas en formas divertidas y poco convencionales de comunicarte, tu pareja se sentirá valorada.
    • Elabora un álbum de recortes para el momento en que tu pareja vuelva, donde detalles los sucesos acontecidos en su ausencia. Escanea imágenes del álbum y envíaselas a tu pareja.
    • Envíale a tu pareja por correo electrónico fragmentos de canciones o clips de películas que tengan un significado sentimental para ambos.
    • Utiliza el olor como recuerdo. El olor está fuertemente vinculado a la memoria, por lo que enviarle a tu pareja un recipiente pequeño del champú que usas puede darle un pequeño recordatorio de ti.
    • Lean juntos el mismo libro desde la distancia. Esto les ayudará a sentirse cerca además de darle algo de lo que hablar cuando tu pareja vuelva.

Mantenerse ocupados

  1. Escribe un diario. Esta puede ser una excelente forma de procesar tus pensamientos mientras tu pareja está lejos. También puedes escribir un diario si estás en el despliegue militar. Escríbelo unas cuantas veces a la semana, y haz una crónica de tus pensamientos y emociones relacionadas con la ausencia de tu pareja. Cuando ambos se reúnan, compartan algunas de las secciones más emotivas de sus diarios.
  2. Explora tus propios intereses. Si bien la distancia es difícil, a veces puede brindar la oportunidad para la autoexploración y el crecimiento personal. Mientras tu pareja está lejos, aprovecha esta ocasión para explorar algunos de tus propios intereses y pasiones. Únete a un club de lectura, inscríbete en una clase de cocina, inicia un pasatiempo nuevo (p.ej. correr o coser). Procura aprovechar la mayor parte del tiempo que tengas a solas para conocerte mejor a ti y a tus propios intereses.
    • Si estás en el despliegue, es posible que no te sea difícil mantenerte ocupado. Un despliegue particularmente activo debe mantener tu mente ocupada. No obstante, algunos son menos agitados que otros. Por ejemplo, si bien puede ser complicado, por así decirlo, inscribirte en una clase de cocina durante un despliegue militar, puedes buscar otras actividades en solitario. Por ejemplo, podrías comenzar a leer y escribir. Intenta explorar temas de tu interés al leer libros relacionados con ellos durante tus momentos libres.
  3. Busca una red de apoyo. Durante la separación, tú y tu pareja deben tener acceso a redes de apoyo saludables. Las personas son seres sociales por naturaleza e, incluso si tu pareja está lejos, necesitas contar con otras personas a quienes puedas recurrir.
    • Si eres tú quien va al despliegue, no dudes en acercarte a tus compañeros de armas. Cuéntales honestamente sobre tus problemas y presiones, y habla sobre la forma en que manejas tu relación a larga distancia.
    • Si eres quien te quedas en casa, recurre a tus amigos y familiares. También debes recurrir a los amigos y familiares de tu pareja. Pasar tiempo con las personas cercanas a tu pareja puede ayudarte a sentirte más cerca de ella pese a la distancia.
  4. Mantén las cosas en perspectiva. Mientras tu pareja está lejos, es importante mantener las cosas en perspectiva. Habla con tus amigos y familiares cuando sientas frustración y miedo durante a ausencia de tu pareja. Si conoces a otra persona cuya pareja también esté en la milicia, podría ayudarte a mantener las cosas en perspectiva. Si bien este es un momento difícil, ten en cuenta que no durará toda la vida. Procura tener en cuenta que las cosas son temporales y que tu relación podría ser más sólida una vez que tu pareja vuelva.
    • Si eres la persona que va al despliegue militar, algunos de tus compañeros de armas probablemente también tengan parejas que los esperan en casa. Habla con ellos sobre tus sentimientos y pídeles consejos sobre los mecanismos de afrontamiento. Es posible que algunos soldados hayan estado en despliegues varias veces y que puedan tener consejos para ti relacionados a la forma de mantener las cosas en perspectiva.

Manejar la ausencia de tu pareja de manera emocional

  1. Soluciona tus propios problemas. La distancia puede generar mucha inseguridad en una relación. Si tienes problemas preexistentes relativos a la inseguridad o confianza, la distancia puede intensificar estos sentimientos. Busca formas de solucionar tus propias inseguridades.
    • Habla con tu pareja y otras personas sobre tus inseguridades. Si bien no debes tener un tono acusatorio cuando hables con tu pareja, es normal que expreses tus inseguridades. Un poco de consuelo puede dar muy buenos resultados.
    • Evalúa tus propios problemas relacionados con la confianza e inseguridad. Estos problemas podrían surgir de una relación pasada. Trata de entender que, si bien es normal sentir preocupación cuando tu pareja está lejos, una gran inseguridad puede ser infundada.
  2. Acepta el hecho de que ambos crecerán a nivel personal durante esta separación. Cuando tú y tu pareja se reúnan, ambos serán un poco diferentes. Existe una gran cantidad de tiempo que ambos no han compartido y, durante este tiempo, es posible que se hayan vuelto más independientes. Intenta aceptar el hecho que, cuando tu pareja vuelva, tu relación podría ser distinta a lo que era anteriormente. Es posible que esto no necesariamente sea algo malo. Si bien ambos han cambiado, esto podría ser para algo mejor. Después de haber soportado la separación, los dos podrían sentirse más seguros en la relación.
  3. Tengan expectativas realistas sobre la comunicación. En ocasiones, la comunicación será difícil, así que intenta comprender ese hecho. Puede haber ocasiones en que no sepas nada de tu pareja por algunas semanas. Durante estos momentos, recurre a otras personas que puedan apoyarte y preocuparse por ti.
  4. Si es necesario, busca ayuda profesional. La larga distancia puede ejercer una gran cantidad de estrés en una relación. Es normal sentir inseguridad, pero si crees que el estrés es demasiado abrumador, busca la ayuda de un terapeuta. Un terapeuta cualificado podrá ayudarte a solucionar tus inseguridades y a encontrar mejores formas de lidiar con la distancia. Puedes buscar a un terapeuta al pedirle a tu médico de cabecera que te derive con uno o al consultar con tu aseguradora. Si estás en una institución educativa, quizás tengas derecho a recibir consejería gratuita a través de la universidad.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página