Cómo eviscerar un pavo

Cuando compras un pavo de una granja o una tienda de comestibles, es muy probable que tengas que eviscerarlo, lo cual significa retirar sus órganos internos o vísceras. Aunque los cazadores con frecuencia hacen este procedimiento, el cocinero promedio que compra un pavo en una tienda debe saber cómo eviscerarlo para preparar la cena. Eviscerar un pavo es un proceso simple, siempre y cuando tengas las herramientas correctas para hacerlo.

Eviscerar un pavo

  1. Compra un pavo en la tienda de comestibles o una granja local. Los pavos vienen en varios tamaños, así que debes escoger uno con el que puedas alimentar al número de personas que van a comerlo.
    • La regla general es comprar un pavo de 450 gramos (1 libra) por cada persona que lo comerá. Sin embargo, eso significa que no quedarán sobras. Si quieres que sobre un poco de pavo, debes comprar 680 gramos (1 1/2 libra) de pavo por persona.Por ejemplo, si quieres alimentar a ocho personas sin dejar restos de pavo, debes comprar un pavo de 4 kilos (8 libras). Sin embargo, si deseas dejar un poco de pavo después de servir a las ocho personas, debes comprar un pavo de 5 kilos (12 libras).
  2. Limpia la superficie sobre la que planeas preparar el pavo. Es importante que evites contaminar el pavo, así que antes de comenzar a eviscerarlo, debes asegurarte de limpiar bien tu espacio de trabajo.
    • Usa un agente limpiador antibacteriano para limpiar la encimera y asegúrate de limpiar con jabón líquido lavavajillas cualquier herramienta que planees usar, como los cuchillos y la tabla de cortar. Otra cosa que puedes hacer es limpiar estas superficies y herramientas con agua jabonosa caliente.
    • Lávate bien las manos con agua tibia y jabón durante al menos 20 segundos antes de manipular el pavo. También asegúrate de lavarte debajo de las uñas si es necesario.
  3. Coloca el pavo con el estómago hacia abajo sobre la superficie de trabajo o encimera y prepara los materiales. Asegúrate de tener todos los materiales necesarios en la mano o cerca de ti para eviscerar el pavo. Debes tener los siguientes materiales:
    • tabla de cortar;
    • uno o más cuchillos;
    • tazones;
    • guantes (nota:los guantes que no contienen látex son una buena opción ya que algunas personas son alérgicas a este material);
    • delantal.
  4. Corta a lo largo de la parte trasera del cuello para liberar la tráquea y el esófago.De esta manera, liberas estas dos partes para que puedas quitarlas de manera efectiva posteriormente.
    • Este paso solo es necesario si el pavo todavía tiene el cuello. De lo contrario, puedes omitirlo y continuar con el siguiente.
  5. Voltea el pavo sobre su espalda. Hazlo cuidadosamente porque hiciste un corte en el pavo anteriormente. Volterar el pavo te permite prepararte para hacer los cortes que te permitirán quitar todas las vísceras de manera segura.
  6. Haz un corte horizontal en la piel del pavo entre el esternón y el ano.El corte debe ser lo suficientemente grande para que puedas colocar tu mano dentro y jalar las vísceras.
    • Sé cuidadoso mientras haces este corte para que no perfores cualquiera de sus vísceras.
  7. Introduce tu mano y retira los órganos, incluyendo el corazón y los pulmones.Jala los órganos hacia afuera y colócalos en los tazones que tengas a la mano.
    • Puedes conservar algunos órganos y cocinarlos a manera de menudencias ya que son muy nutritivos. Estos órganos incluyen el corazón, el hígado y la molleja.Debes desechar los demás órganos de una forma apropiada.
  8. Desciende hacia el ano y corta un círculo alrededor de él cuidadosamente. De esa manera, desprenderás los intestino y podrás jalarlos hacia afuera con los otros órganos del sistema digestivo.
    • Debes ser cuidadoso mientras hagas este corte porque los jugos digestivos en el interior de los órganos pueden descomponer la carne del pavo si la tocan.
    • No debes cocinar estos órganos, así que colócalos a un lado en un tazón hasta que puedas deshacerte de ellos después de eviscerar el pavo.
  9. Jala la tráquea. Nuevamente, este paso solo es necesario si el pavo tienen cuello.
    • Puedes quitar estas partes a través de la pelvis ya que están separadas del cuello.
    • Otra cosa que puedes hacer es jalar estas partes directamente desde el cuello después de que hayas hecho el corte.
  10. Quita el buche del cuello del pavo. El buche es el saco que se encuentra en la pechuga del pavo y que almacena la comida que come.Si compraste el pavo en una tienda, es muy probable que ya no tenga buche pero vale la pena que lo revises.
    • Corta una hendidura en el pavo donde el cuello se une con el pecho y retíralo cuidadosamente. Podrás ver el buche dentro. Límpialo completamente.
  11. Coloca el pavo en el fregadero para enjuagarlo completamente. Asegúrate de usar la presión de agua fuerte para enjuagar bien el pavo por dentro y por fuera.
    • Es importante que retires cualquier resto de sangre y tejido del pulmón antes de preparar el pavo para cocinarlo.
    • Usa agua fría para evitar el crecimiento de bacterias, lo cual sucederá con el calor.
  12. Seca el pavo con toallas de papel cuando hayas terminado de enjuagarlo. Una vez que hayas completado este paso, estarás listo para preparar el pavo para cocinarlo o guardarlo.
  13. Guarda el pavo en el refrigerador o el congelador si no vas a cocinarlo inmediatamente. Sella la bolsa para hornear pavo o envuélvelo con plástico para envolver para guardarlo.
    • Solo mantenlo en el refrigerador durante uno o dos días antes de cocinarlo. Si planeas cocinarlo dentro de algunas semanas o meses, debes guardarlo en el congelador hasta que estés listo para cocinarlo.
  14. Lávate las manos, limpia el espacio de trabajo y las herramientas después de eviscerar el pavo. Nuevamente debes usar agentes limpiadores antibacterianos o agua jabonosa caliente para limpiar todo el espacio de trabajo y las herramientas, como los cuchillos y los tazones. Lávate las manos con agua jabonosa tibia nuevamente para deshacerte de cualquier bacteria.

Deshacerte de las vísceras del pavo

  1. Guarda las vísceras que puedas cocinar, que se conocen como menudencias. Recuerda que cuando evisceraste el pavo, apartaste las vísceras y las colocaste en diferentes tazones separando las que podías cocinar posteriormente y las que debías desechar. Las vísceras que puedes cocinar son las siguientes:
    • molleja;
    • corazón;
    • hígado;
    • cuello (si el pavo lo tiene, también puedes cocinarlo y servirlo).
  2. Guarda las menudencias en el refrigerador o en el congelador. Dependiendo de cuán rápido planees cocinar y servir las vísceras, es probable que el congelador sea la mejor opción.
    • Si planeas cocinar las menudencias dentro de uno o dos días, envuélvelas bien en envolturas de plástico o papel aluminio y guárdalas en el refrigerador hasta que las cocines.
    • Si las quieres guardar durante más tiempo, evuélvelas con una envoltura de plástico o papel aluminio y guárdalas en el congelador. También es recomendable que las coloques dentro del congelador en una bolsa adecuada para el congelador hasta cuatro meses.
    • Asegúrate de colocar estos artículo en el congelador antes de la fecha de vencimiento que aparece en el empaque del pavo.
  3. Coloca las vísceras sobrantes en una bolsa de basura para desecharlas. Es recomendable que las coloques en dos bolsas para evitar que el líquido se derrame si la primera bolsa se rompe. Debes colocar en esta bolsa todas las vísceras que no vayas a guardar para cocinarlas posteriormente, como los pulmones, los intestinos y la vesícula biliar.
  4. Deshazte de las vísceras en un contenedor de basura o un bote de basura fuera de casa. Es muy probable que las vísceras comiencen a oler mal, así que es recomendable llevarlas directamente al contenedor de basura, si es posible, o arrojarlas en un tacho con tapa que se encuentre fuera de la casa.
    • Ten en cuenta que los animales salvajes, como los mapaches o los osos, podrían tratar de abir el tacho de basura si huelen las vísceras y los otros deperdicios. Asegura el tacho de basura que se encuentre fuera de tu casa, si es posible, para que los animales no hagan desorden y desparramen los desperdicios.

Consejos

  • Comienza este proceso con tiempo suficiente antes de hornear o cocinar el pavo. Eviscerar un pavo es un proceso que toma mucho tiempo para dominar. Por lo tanto, reserva el tiempo suficiente para eviscerar, cocinar y servir el pavo.

Advertencias

  • Ten cuidado de no perforar ninguno de los órganos del sistema digestivo mientras evisceres el pavo. Los jugos digestivos que contienen estos órganos pueden descomponer la carne si la tocan.
  • Si el pavo está congelado, descongélalo en el refrigerador en lugar de hacerlo a temperatura ambiente. Descongelarlo a temperatura ambiente puede hacer que bacterias peligrosas se acumulen en el pavo.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página