Cómo hacer trucos de magia sencillos

¡Aprender unos cuantos trucos de magia sencillos puede convertirte en el alma de cualquier fiesta! Impresiona a tus amigos, familiares e incluso extraños al perfeccionar estos trucos de magia para principiantes. Es posible que te des cuenta de que tienes un don para esto y quieras aprender trucos más avanzados. Todo el mundo tiene que empezar en algún punto, así que ya sea que seas joven o adulto, prueba a hacer estos trucos para principiantes y recuerda… ¡un mago nunca revela sus secretos!

Adivinar una carta

  1. Empieza con 15 cartas en una baraja regular. Ábrelas en un abanico y muéstraselas a tu espectador. Dile que elija una carta en su mente pero que no la toque o la diga en voz alta.
  2. Extiende las cartas en frente de ti. Extiende 3 columnas de 5 cartas en frente de ti. Luego, recoge cada pila de cartas, una columna a la vez, y pregúntale a tu espectador si su carta está en ese grupo.
    • Cuando diga que sí, asegúrate de colocar ese grupo de 5 cartas en la parte superior de la baraja de 15.
  3. Limita las opciones de las cartas a dos. De nuevo, coloca las cartas en frente de ti en 3 columnas de 5 cartas, pero esta vez asegúrate de repartirlas de izquierda a derecha. Sabrás que la carta del espectador será una de las dos primeras en las columnas de la izquierda o del centro, o la primera en la columna de la derecha.
  4. Pregúntale a tu espectador en qué pila está su carta. Recoge cada pila, una a la vez, y pídele a tu espectador que identifique en qué pila está su carta.
    • Si elige la pila de la derecha, sabrás que tiene que ser la carta de la parte superior.
    • Si elige la pila de la izquierda o la del centro, sabrás que tiene que ser una de las dos cartas en esa columna.
    • Puedes repetir este proceso una vez más si la carta del espectador está en la izquierda o en el centro, o puedes decidir si quieres tener dos suposiciones sobre la elección de su carta.
  5. Muéstrale a tu espectador su carta. Este es el final del truco. Trata de mostrarle su carta con un ademán. Si dice que no, lo más probable es que hayas ordenado mal la baraja, hayas perdido la cuenta de las 5 cartas originales o esté mintiendo.

Hacer desaparecer el agua

  1. Compra polvo solidificador de líquidos. Este polvo, también conocido como poliacrilato sódico, está disponible en las tiendas de magia y bromas. Te permitirá realizar el truco.
    • Es posible que quieras comprar más de una dosis del polvo para que puedas practicar antes de intentar hacer el truco frente a otro espectador.
    • Puedes sustituir el material dentro de un pañal para bebés y un pañuelo de papel u otra tela para cubrir el gel meterlo a presión. Ten mucho cuidado de que estos materiales no se caigan durante el truco.
  2. Reúne los materiales necesarios. Además del polvo, también necesitarás una pequeña jarra de agua y 3 o 4 vasos que no sean transparentes. Un vaso con la boca más estrecha que la base te será de más ayuda, pero los vasos de plástico comunes también te servirán.
  3. Prepara el truco. Coloca tus vasos uno cerca del otro al lado de la jarra de agua. Llena un vaso con el polvo solidificador y asegúrate de recordar qué vaso es.
    • Marca el vaso con el polvo con un pequeño punto, pero asegúrate de que la marca esté apuntando hacia ti y no tu audiencia.
    • Asegúrate de leer las instrucciones en el paquete del polvo solidificador para que sepas cuánta agua usar. Si usas demasiada, el polvo no será capaz de endurecer todo el líquido.
    • Puedes darle color al agua con un poco de colorante de alimentos si quieres que sea más visible mientras la viertes.
    • Esconde toda la evidencia del polvo solidificador. Descarta cualquier envase y asegúrate de que tu audiencia no mire los vasos antes de que empieces tu truco.
  4. Reúne a tu audiencia. Un mago no es nada sin su audiencia, así que reúne algunas personas. Pídeles que se sienten frente a ti, si es posible, con sus ojos a la altura de los vasos; no por encima de ellos de tal forma que no puedan ver su contenido.
  5. Vierte el agua a los vasos. Deja que tu audiencia te vea verter el agua de la jarra a los 4 vasos. Incluso puedes sumergir tus dedos en el agua y sacudirlos para que vean que no es una jarra engañosa o agua falsa.
  6. Haz un pequeño espectáculo. Tu meta es verter el agua de todos los vasos al vaso que tiene el polvo solidificador, pero no querrás ser obvio al hacerlo. Puedes crear un poco de confusión al cambiar de lugar los vasos y distraer a tu audiencia con una buena historia o un par de chistes.
    • Mueve los vasos de un lado a otro.
    • También vierte el agua en los otros vasos, pero asegúrate de que al final toda el agua vaya al vaso especial.
    • Trata de verter la mitad del agua en un vaso y la otra mitad en otro.
    • Puedes mover tus manos sobre los vasos o decir algunas palabras mágicas.
    • Asegúrate de tomarte el tiempo suficiente para permitir que el polvo absorba el agua.
  7. Revela el agua que falta. ¡Este es tu gran momento! Haz una demostración reveladora de que cada vaso está vacío. Es posible que desees “lanzar el agua” de un vaso o dos hacia el público. Simplemente voltéalos o ponlos encima de su cabeza y pretende que viertes el “agua”.
    • Cuando reveles que tu vaso especial no tiene agua, asegúrate de no lanzarlo a la audiencia, solo trata de sostenerlo de cabeza durante un momento o voltearlo sobre la mesa.
    • Ten cuidado de no permitir que el polvo se caiga del vaso frente a tu público.
  8. Esconde la evidencia. Cuando el truco haya terminado, asegúrate de botar cuidadosamente el vaso con el polvo solidificador de tal manera que tu audiencia no se dé cuenta del secreto de tu truco de magia. Lo divertido de la magia es no saber cómo se hizo.

Hacer desaparecer una carta

  1. Aprende el posicionamiento correcto de las manos. Para hacer desaparecer una carta, primero tendrás que practicar sostener la carta de la manera correcta. Este truco puede ser difícil si tienes las manos particularmente pequeñas.
    • Dobla tus dos dedos del medio en dirección a tu cuerpo con los dedos índice y meñique extendidos y el pulgar hacia un lado.
    • Coloca la carta en la parte superior de los dedos doblados lo suficientemente alto como para que puedas ver tus uñas y sostenerla ligeramente entre tus dedos índice y meñique.
    • Coloca tu pulgar sobre el centro de la carta para estabilizarla y mantenerla en su lugar.
  2. Haz desaparecer la carta. Para hacer desaparecer la carta, empieza con el posicionamiento correcto de tu mano, luego mueve tu pulgar y finalmente endereza tus dos dedos del medio.
    • A medida que estiras tus dos dedos del medio, las esquinas de la carta serán pellizcadas entre la parte interior y exterior de tus dedos y la carta se moverá a la parte posterior de tu mano.
    • Mantén la palma hacia afuera, donde estará tu audiencia.
    • Repite el movimiento una y otra vez hasta que puedas hacerlo sin esfuerzo. Querrás perfeccionar este movimiento antes de realizarlo en frente de tu audiencia.
  3. Haz reaparecer la carta. El proceso de hacer reaparecer la carta es el inverso a desaparecerla.
    • Con la carta pellizcada entre la parte interior y exterior de tus dedos en el lado posterior de tu mano, flexiona tus dos dedos del medio hacia el interior.
    • Usa tu pulgar para agarrar y estabilizar la carta y luego presentarla a la audiencia.
    • Puedes probar con diferentes maneras de hacer la carta reaparecer. Incluso puedes tratar de darle la vuelta entre tus dedos índice y medio.
  4. Practica hasta que hayas perfeccionado el acto de voltear la carta. La clave de este truco es dominar el juego de manos. Tendrás que practicar los movimientos una y otra vez en privado de tal manera que no lo hagas lentamente o pienses demasiado en frente de una audiencia.
  5. Desarrolla tu talento para el espectáculo. Parte de cualquier truco de magia es dar un espectáculo para las personas, así que decide cómo deseas realizar el truco.
    • Sacudir la carta en tu mano mientras realizas el truco puede ayudar a distraer cómo lo haces.
    • Es posible que desees amagar tirar la carta hacia el aire o quieras “revelar” que estaba detrás de la oreja de alguien.
    • Distraer al público de tratar de averiguar cómo realizas el truco puede ser la forma más fácil de mantenerlo en secreto.
  6. Crea una historia o una razón para el truco. Esto es parte del espectáculo, pero es posible que quieras considerar crear una historia en base al truco. Por ejemplo, en lugar de simplemente decir “Oye, ¿quieres ver algo de magia?”, puedes distraer y sorprender al público al engañarlo sobre lo que vas a hacer.
  7. Realiza el truco para tu audiencia. Después de haber perfeccionado el truco y trabajado en tu espectáculo, realiza el truco frente a una audiencia. Es posible que desees comenzar con un pequeño grupo de personas antes de realizar tu truco frente a grupos más grandes. Asegúrate de que no haya nadie detrás de ti donde pueda ver la parte posterior de tu mano.

Hacer desaparecer una moneda

  1. Prepárate para tu truco. Siéntate en una silla con los codos sobre la mesa. Asegúrate de tener la camisa dentro del pantalón (cualquier largo de la manga está bien).
  2. Muéstrale una moneda a tu audiencia. Es posible que quieras pedírsela, pero adviértele que la vas a desaparecer y que no se la devolverás.
  3. Frota la moneda sobre tu brazo. Con los codos sobre la mesa y sosteniendo la moneda en la mano derecha, frótala contra tu antebrazo izquierdo.
  4. Bota la moneda. Finge que haces un mal movimiento y bota “accidentalmente” la moneda sobre la mesa al lado de tu brazo para que la audiencia lo vea. Recógela con tu mano derecha y dile que funciona mejor con el otro brazo.
  5. Finge pasar la moneda a tu brazo izquierdo. Finge colocar la moneda en tu mano izquierda, pero en realidad mantenla en tu mano derecha.
  6. Frota tu mano izquierda contra tu antebrazo derecho. Fingiendo que la moneda está en tu mano, frota tu mano izquierda contra tu antebrazo derecho.
  7. Distrae a tu audiencia. Asegúrate de hacer contacto visual y hablar con tu audiencia mientras haces el truco. Esto los distraerá y hará que sea más probable que no se den cuenta del juego de manos.
  8. Bota la moneda en el cuello de tu camisa. Debido a que tus dos codos todavía están sobre la mesa, tu mano derecha (con la moneda en ella) debe estar nivelada a la altura del cuello de tu camisa. Mientras distraes a tu audiencia hablándoles y fingiendo frotar la moneda en tu brazo, deja caer la moneda en tu camisa.

Consejos

  • Pídele a un amigo o familiar que sea tu espectador, para que puedas practicar antes de realizar el truco delante de un grupo de más personas.
  • Hablar con tu audiencia y hacer contacto visual con ella hará que se distraigan de tu juego de manos.
  • Cuenta chistes, especialmente los tontos. Esto mantendrá los ojos de los espectadores en tu boca en lugar de tus manos, lo que te ayudará a salirte con la tuya.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página