Cómo retirar las calcomanías de la madera

Las etiquetas de los productos colocados en madera deben poder extraerse con cierta facilidad. Si tu hijo ha estado colocando calcomanías de dinosaurios, podrías requerir un poco de trabajo para retirarlas. No te sientas frustrado si tus primeros intentos no dan resultados. Cada calcomanía requerirá métodos diferentes y no es sencillo prever qué será de utilidad.

Emplear el calor

  1. Calienta la calcomanía. Emplea una secadora o una pistola térmica en la intensidad más baja. Calienta toda la calcomanía por unos segundos, luego concentra el calor en una esquina. Sigue calentando mientras prosigas con el siguiente paso.
    • La secadora debe estar alejada de la madera a una distancia de 5 cm (2 pulgadas), y la pistola térmica debe estar a una distancia mínima de 7,5 cm (3 pulgadas). Calienta por un tiempo máximo de 10 a 15 segundos. El acabado de la madera puede dañarse si le aplicas demasiado calor, o la calcomanía podría dejar una mancha.
  2. Levanta la calcomanía con un objeto plano y liso. La opción más segura para la madera es usar una tarjeta de crédito de plástico o una espátula. Si la madera no es valiosa o antigua, es probable que sea seguro usar una espátula, un cuchillo de paleta de pintor o un cuchillo para mantequilla delgado sin dientes. Rasca el borde de la calcomanía con cuidado, para levantarla en la esquina que hayas calentado. Si esto no da resultados, emplea el siguiente paso, pero ten la herramienta a la mano.
    • Si vas a lidiar con una pieza de madera valiosa o antigua, puedes usar la uña.
    • Si tus cuchillos son demasiado gruesos como para pasar por debajo de la tarjeta, corta un cuadrado de plástico de la mitad de la tapa de un recipiente de ese material.
  3. Jala la calcomanía con pinzas conforme la calientes. Luego de levantar un borde, sujétalo con pinzas o alicates de punta fina. Dóblalo en 180° y jala la calcomanía poco a poco. En el caso de la madera frágil, jala en dirección a los granos de la madera, así no extraerás fibras. Inclina la secadora cuando lo hagas, lo que ablandará el pegamento en el proceso. No intentes arrancar la calcomanía; de lo contrario, la cara de papel podría permanecer en la mesa y será más difícil de retirar.
    • Revisa algunas de las siguientes secciones para retirar todo residuo de pegamento.

Emplear disolventes

  1. Limpia el área de las calcomanías con vinagre blanco. Remoja un papel toalla o un paño con vinagre blanco. Colócalo sobre la calcomanía y déjalo reposar por cinco minutos. Usa una uña o las pinzas para despegar la calcomanía poco a poco.
  2. Retira las etiquetas de los productos con un paño mojado. Por lo general, las etiquetas de los productos colocadas en muebles o juguetes pueden disolverse con un paño mojado. No obstante, no le agregues agua a las calcomanías que vienen en láminas para desprender o presionar. Estas calcomanías sensibles a la presión pueden adherirse con más firmeza si se exponen al agua.
    • No mojes la madera; de lo contrario, podrías extender los granos y provocarle daños.
  3. Emplea un limpiador de pegamento de venta comercial. Si el paño no da resultados, prueba un producto como Goo Gone, Goof Off, el limpiador de adhesivo de fines generales de 3M o productos de limpieza que cuenten con aceites cítricos. Solo debes usar una cantidad suficiente como para humedecer la calcomanía. En el caso de las calcomanías de plástico o platinadas, debes esperar unos minutos para que el producto las humedezca, o intenta levantar el borde y colocar una gota adicional por debajo. Cuando esté mojada y blanda, intenta despegarla o rascarla tal como se ha indicado anteriormente.
    • Primero debes leer las indicaciones en la etiqueta, así te cerciorarás de que el producto sea seguro para la madera.
  4. Usa vaselina o un ungüento mentolado. Estos pueden requerir hasta 8 horas para penetrar y ablandar el pegamento; por ello, estos solo valdrán la pena si evitan que tengas que ir a la tienda. Cuando la calcomanía esté blanda, ráscala junto con los residuos de pegamento. Échale algunas gotas de detergente para vajilla concentrado y puro en los residuos restantes. Frótalas para elaborar una pasta y luego retírala con un papel toalla.
  5. Humedece la calcomanía con aceite. También puedes usar aceite vegetal (en particular el de eucalipto), un aceite mineral de baja intensidad (como el WD40 o uno similar) o aceite para bebé. Aplica algunas gotas en la calcomanía, déjala reposar por unas horas y luego intenta rascarla. Los aceites vegetales y minerales pueden contar con efectos diferentes, por lo que debes usar uno de ellos por separado.
    • Esto puede hacer que la madera sin acabados adopte un color más oscuro. Esto no es perjudicial para la mayoría de las maderas (incluso podría mejorar su vida útil); no obstante, podrías aplicarle aceite al resto de la madera para que combine. Emplea un producto diseñado con este fin, no el aceite que acabas de usar.
  6. Aplica disolventes potentes con cuidado. Emplea estos químicos como un último recurso, ya que pueden dañar algunos acabados y pinturas para madera. Solo debes emplearlos en áreas con buena ventilación o al aire libre, ya que sus gases son tóxicos y la mayoría son bastante inflamables. Primero prueba el producto en un rincón de la madera, así te cerciorarás de que sea seguro.
    • Los líquidos inflamables suelen ser seguros si se aplican en pintura; además, se evaporan con rapidez luego de aplicarlos en la madera. Aun así pueden dañar algunos acabados.
    • El disolvente de pintura podría ser la siguiente opción más segura; no obstante, dañará muchos acabados. Primero debes probarlo en un rincón.
    • La acetona o los disolventes para barniz elaborados con acetona eliminarán los acabados de madera hechos con barniz y plástico; es decir, la mayoría de ellos.
    • El alcohol isopropílico es definitivamente el último recurso, ya que puede disolver la mayoría de los barnices y puede dañar la madera.

Eliminar los residuos de la calcomanía

  1. Emplea algo elaborado con aceite, como el aceite de limón. Esto no causará rayas, pero permitirá eliminar todo residuo pegajoso remanente. Lo mejor es emplear algo que se use comúnmente en la madera, así no tendrás que limpiarlo con detergente.
  2. Retira los residuos usando cinta adhesiva transparente. La cinta transparente (como la cinta “Magic tape” de Scotch) puede retirar el pegamento de la calcomanía sin dejar residuos. Colócala sobre el pegamento y arráncala de un solo intento. Si no obtienes resultados considerables, procede con el siguiente paso.
    • Si la madera no es valiosa, puedes emplear otros tipos de cinta. No emplees la cinta de embalar, ya que puede dejar sus propios residuos en la madera.
  3. Elimina los residuos con el disolvente que hayas usado. Si has empleado un disolvente para lograr que el pegamento se disuelva, este también será de utilidad para eliminar los residuos de pegamento remanentes. Moja un paño con un poco más de la misma substancia. Frota hasta por 10 minutos empleando movimientos circulares suaves.
    • No emplees este método si la madera se siente más áspera o si luce descolorida a causa del disolvente.
  4. Restriega la madera con agua con jabón. Puedes eliminar las cantidades pequeñas de residuos con detergente para vajilla suave y agua. Solo debes echar una o dos gotas del detergente en una taza pequeña con agua. Moja el paño o la esponja y úsalos para restregar la madera.
  5. Lija la madera si nada da resultados. Si no puedes retirar la calcomanía o los residuos de la misma, puedes lijarlos. Frota la madera con una lija de grano 80 hasta retirar la calcomanía y los residuos, y reemplaza la lija si se desgasta. Restablece la superficie lisa con una lija de grano 120, y luego con una de grano 220.
    • Luego de lijar, vuelve a aplicar el acabado o la pintura que tenía la madera. Si no sabes cuál era el acabado, podrías tener que lijar toda la superficie y aplicar una nueva capa desde cero.

Consejos

  • Si la madera ha cambiado de color o se ha resecado luego de emplear el tratamiento con calor, restablécela usando aceite de madera.
  • Las capas duras y brillantes de acabado de madera suelen durar más que los acabados opacos. Un acabado opaco en una pieza de madera valiosa es un signo de advertencia, ya que es casi seguro que los disolventes lo dañarán.
  • Al congelar algunos tipos de pegamento de calcomanías, estos se secarán y podrán retirarse con facilidad. Puedes emplear este método en las piezas de madera pequeñas; no obstante, debes tener en cuenta que existe el riesgo de dañarlas. La madera húmeda en especial puede quebrarse o debilitarse si se congela.

Advertencias

  • No fumes ni uses fuentes de calor cerca de disolventes inflamables.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página