Cómo tratar el estreñimiento en los recién nacidos

El estreñimiento puede ser un problema grave en los bebés recién nacidos. Si no se trata, puede causar un bloqueo intestinal que podría requerir de una cirugía. El estreñimiento en un recién nacido también podría ser un síntoma de un problema médico más grave, por lo que resulta muy importante saber cómo detectar el estreñimiento en un bebé recién nacido y cómo tratarlo. Afortunadamente, hay varias cosas que se pueden hacer para aliviar el estreñimiento de un bebé.

Detectar los síntomas

  1. Busca señales de dolor durante las evacuaciones intestinales de tu bebé. Si muestra señales de dolor al evacuar, este podría ser un síntoma de estreñimiento. Observa si tu bebé hace gestos de dolor, arquea la espalda o llora mientras intenta mover el vientre.
    • Sin embargo, ten presente que a menudo los bebés hacen fuerza cuando mueven el vientre debido a que sus músculos abdominales todavía no están bien desarrollados. Si tu bebé hace fuerza por algunos minutos y luego evacua heces normales, lo más probable es que todo esté bien.
  2. Vigila los movimientos intestinales de tu bebé. Los periodos largos sin mover el vientre son una señal de estreñimiento infantil. Si te preocupa, intenta recordar cuándo fue la última vez que tu bebé movió el vientre.
    • Si te preocupa la posibilidad de que tu bebé esté estreñido, lleva un registro escrito de sus evacuaciones.
    • No es poco frecuente que los bebés pasen varios días sin mover el vientre. Por lo general, podría ser preocupante que tu bebé no evacue en un periodo de cinco días y, en este caso, lo más aconsejable es que contactes a su pediatra.
    • Si tu bebé tiene menos de dos semanas de edad, contacta al pediatra si pasan más de dos o tres días entre sus evacuaciones.
  3. Examina la materia fecal de tu bebé recién nacido. Aun en el caso de que tu bebé evacue, podría estar padeciendo de estreñimiento. Busca las siguientes características en las evacuaciones de tu bebé a fin de determinar si podría estar estreñido:
    • heces pequeñas y semejantes a bolitas;
    • heces de coloración oscura, negras o grises;
    • heces secas con poca o ninguna humedad.
  4. Vigila las señales de sangre en las heces o en el pañal. Considera que al hacer el esfuerzo por evacuar heces duras, tu bebé podría haber sufrido de una pequeña rasgadura en su delicada pared rectal.

Tratar el estreñimiento en un recién nacido

  1. Aumenta el consumo de líquidos de tu bebé. A menudo, el estreñimiento es causado por la falta de fluidos en el tracto digestivo. Ofrécele el pecho o la fórmula con más frecuencia, hasta cada dos horas.
  2. Usa supositorios de glicerina. Si los cambios en la dieta no surten efecto, puedes intentar usar un supositorio de glicerina. Este se introduce suavemente en el ano del bebé y ayuda a lubricar la materia fecal. Sin embargo, estos supositorios solo deberían utilizarse ocasionalmente, así que no los uses sin hablar primero con el pediatra del bebé.
  3. Hazle un masaje a tu bebé. Masajea su vientre con movimientos circulares en la zona cercana al ombligo. Esto podría aliviar un poco a tu bebé y promover una evacuación.
    • Intenta mover sus piernas como si estuviese andando en bicicleta, a fin de ver si esto lo ayuda.
  4. Dale un baño tibio a tu bebé. Esto podría ayudar a que se relaje lo suficiente como para permitir el paso de la materia fecal. También puedes intentar ponerle una toalla facial tibia sobre la panza.
  5. Visita al pediatra. Si ninguno de estos remedios parece ayudar a aliviar el estreñimiento de tu bebé, lo más aconsejable es que lo lleves al pediatra de inmediato. El estreñimiento en un recién nacido podría ser una señal de otros problemas de salud más graves. El pediatra de tu bebé le hará un examen completo y probablemente le prescriba un tratamiento que le alivie el estreñimiento.
  6. En el caso de circunstancias extremas busca atención médica de emergencia. El estreñimiento puede ser un problema grave si está acompañado de ciertos síntomas. El sangrado rectal y los vómitos podrían indicar un bloqueo intestinal, que es una condición médica que podría hacer peligrar su vida. Si tu bebé tiene estreñimiento acompañado de alguno de estos síntomas, acude a la sala de emergencias lo antes posible. Otros síntomas graves incluyen:
    • sueño excesivo o irritabilidad;
    • abdomen inflamado o distendido;
    • falta de apetito;
    • orina escasa.

Advertencias

  • Evita tratar el estreñimiento de tu bebé con laxantes o enemas sin la aprobación del pediatra.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página