Cómo cocinar una comida romántica

Si deseas preparar una comida romántica para la persona que amas, necesitarás un poco de planificación. Escoger lo que deseas cocinar, preparar la comida y crear la ambientación son todos los pasos que debes seguir para preparar una velada agradable y romántica.

Escoger la comida

  1. Debes saber si la persona que amas es alérgica. Antes de comenzar a revisar tus libros de cocina favoritos, debes tomarte un tiempo para considerar si tu ser amado padece de alguna alergia alimentaria. No querrás gastar tu tiempo preparando un delicioso pastel de mantequilla de maní, solo para darte cuenta de que tu pareja es alérgica a los manís. Haz una lista de todas sus alergias alimentarias, si es que las tiene, y revisa cuidadosamente los ingredientes de las recetas que planeas preparar.
    • También debes considerar si tu pareja tiene ciertas preferencias dietéticas. Si tu novia es vegana, quizás un bistec no sea la mejor opción. También debes considerar qué alimentos le gustan e intentar incluirlos de alguna manera en el menú.
  2. Escoge un plato (o varios) que sepas cocinar bien. A la hora de elegir lo que vas a preparar, escoge aquellos platos que hayas cocinado antes. Si decides probar una receta de suflé con tu persona amada, puedes causar un completo desastre (aunque uno memorable, sin duda). El proceso será un poco menos estresante si escoges una comida sencilla; no hay nada de malo con preparar una vieja receta familiar de fetuccini Alfredo para una ocasión especial.
    • Considera aquellas comidas que hayas preparado antes y sean fáciles de cocinar, pero que parezcan elegantes. También puedes hacer alguna variación de una comida que no hayas preparado nunca, pero que sepas que puedes cocinar bien.
    • Otra opción es buscar recetas en Internet o en wikiHow que tengan una buena calificación de los usuarios y estén de acuerdo a tu nivel de habilidades.
    • Algunas recetas que quizás quieras probar pueden ser: filete mignon, risotto, scampi de camarones, ensalada nizarda y macarrones franceses (para el postre).
  3. Decide cuántos platos vas a servir. Si planeas una comida de varios platos, intenta escoger preparaciones que se complementen entre ellas. Una vez que hayas escogido el plato principal, considera uno o varios aperitivos y el postre para acompañarlo. Ten en cuenta los ingredientes que vas a utilizar para el plato principal e intenta encontrar aperitivos y postres que combinen bien con ellos.
    • En general, lo ideal es centrarse en un solo tipo de cocina. Por ejemplo, si piensas preparar fetichini Alfredo con pollo y vegetales como platillo principal, lo mejor es buscar recetas italianas para los aperitivos y el postre. Puedes comenzar la comida con una ensalada caprese o con melón envuelto en jamón curado (ambas recetas son muy fáciles de preparar, aún si nunca las has cocinado) y terminar la velada con un gelato italiano con frutas frescas como postre.
  4. Escribe el menú (opcional). Una vez que hayas escogido los platos, puedes crear un lindo menú para poner en la mesa, de modo que tu pareja pueda leerlo al sentarse. Escribe cada uno de los platillos y considera añadir los ingredientes principales de cada uno abajo del nombre del plato, tal como se hace en los restaurantes.
  5. Prueba algunos de los platos antes de la gran noche. Si vas a decidir entre varias opciones o estás pensando probar una receta que nunca has cocinado, quizás sea una buena idea prepararla antes de tu velada romántica, si tienes tiempo. Esta prueba te ayudará a determinar si el plato resulta bien.
    • Practicar la preparación de la comida también te ayudará a resolver cualquier problema que enfrentes durante el proceso, ya sea la falta o el exceso de cocción de la carne, o dejar los fideos en la olla demasiado tiempo.
  6. Trata de evitar las preparaciones con olores fuertes. Para una velada romántica, es mejor evitar los alimentos con olores demasiado fuertes y que no resultan muy románticos, como los olores intensos del pescado o del ajo. No será muy romántico tratar de darle un beso a tu pareja si ambos apestan a brócoli hervido.
  7. Trata de evitar los alimentos que provoquen gases. Al igual que con los alimentos demasiado olorosos, hay algunos que pueden alterar la digestión y que debes evitar si es posible. Un eructo o un gas en el medio de la cena arruinará por completo el ambiente, especialmente si tu pareja se ofende con ese tipo de cosas. Claro que todos reaccionan de manera diferente a los distintos alimentos pero, en general, aquellos que habitualmente provocan gases son::
    • Porotos y lentejas
    • Vegetales como brócoli, arvejas, espárragos y coliflor
    • Frutas como duraznos, damascos, manzanas crudas y peras
    • Leche y productos lácteos con mucha crema
  8. Planifica lo que beberás junto con la comida. Si tienes edad suficiente para beber alcohol, puedes acompañar la comida con una botella de buen vino. El vino a escoger dependerá del tipo de comida. Si no te gusta el vino o no tienes edad para beberlo, puedes preparar algún trago elegante y sin alcohol, como un Shirley Temple.
    • Si deseas beber vino, haz clic aquí.

Cocinar la comida

  1. Escoge ingredientes de calidad. Una vez que hayas escogido los platos a preparar, ve a comprar lo necesario. Los ingredientes que escojas deben ser frescos y de buena calidad. Por ejemplo, si vas a preparar carne de res, asegúrate de elegir un buen corte. Si es posible, ve a comprar uno o dos días antes de tu velada romántica.
    • Recuerda que la frescura de los ingredientes puede cambiar por completo el sabor de la comida, así es que trata de escoger siempre los más frescos.
  2. Determina cuánto tiempo te llevará preparar cada plato. La meta es que todo esté listo al mismo tiempo. Trata de que todo esté listo y servido en la mesa unos cinco minutos antes de comer. Por ejemplo, si el arroz necesita una hora de cocción y el pollo solo quince minutos, deberás comenzar a cocinar cada plato a distinta hora. Para planificar mejor el horario de cocina:
    • Escribe el tiempo de cocción de cada plato y comienza a cocinar por orden, desde el que requiere de más tiempo hasta el que necesita menos.
    • Si debes hervir algo, no olvides considerar el tiempo necesario para calentar el agua hasta el punto de ebullición (habitualmente, unos 10 minutos). Lo mismo si necesitas calentar el horno (esto dependerá del tipo de horno que tengas y de la temperatura a la que necesites calentarlo).
  3. Mantén los platos calientes. Si fallas un poco en la coordinación del tiempo y uno de los platos está listo antes, trata de mantenerlo caliente colocando la comida en un recipiente con tapa. También puedes colocarlo en el horno a temperatura mínima, pero asegúrate de no dejarlo demasiado tiempo, ya que la comida puede secarse. También puedes mantener el plato caliente sobre la cocina, a fuego mínimo.
    • Si puedes, trata de evitar el uso del microondas para mantener la comida caliente.
  4. Limita la cantidad de sal que utilices. Todos tienen una opinión diferente sobre cuánta sal es demasiada. Si no estás seguro, prefiere agregar muy poca en lugar de demasiada, ya que esto siempre se puede remediar agregando un poco más. Coloca el salero en la mesa para que tu pareja pueda añadir más sal si lo desea.
  5. Sirve la comida en el plato o colócala en bandejas para servir. Si la comida que cocinaste está caliente, puedes colocarla en una bandeja para servir y así mantenerla tibia hasta el momento de comerla. Por otro lado, si los aperitivos o el plato principal son fríos, trata de servirlos en el plato con una linda presentación.
    • Incluso puedes decorar el plato colocando una flor junto a la comida para darle un toque adicional.
  6. Trata de limpiar todo lo que puedas antes de que llegue tu pareja. Una vez que hayas terminado de cocinar y mantengas todo caliente, o una vez que hayas servido los platos, trata de lavar los trastos y limpiar la cocina tanto como sea posible.
    • Si tienes tiempo, llena el lavaplatos con agua caliente luego de fregar los trastos y déjalos allí para que sea más fácil lavarlos al día siguiente.

Crear el ambiente

  1. Pon la mesa. Lo mejor es hacer esto antes de comenzar a cocinar. Coloca un lindo mantel y considera poner salvamanteles en el lugar donde cada uno se sentará. Trata de combinar los platos y los recipientes y coloca los cubiertos necesarios.
    • Por ejemplo, si vas a servir un bistec, asegúrate de que cada lugar en la mesa tenga un cuchillo para carne para cortar más fácilmente.
  2. Enciende algunas velas. Las velas son un toque encantador que permite resaltar el ambiente romántico durante la velada. Baja las luces y coloca algunas velas en lugares estratégicos de la habitación y sobre la mesa.
    • Sin embargo, recuerda tratar de no usar velas con aroma fuerte. Estos aromas intensos pueden interferir con el gusto de la comida durante la cena. Prefiere las velas con un aroma suave y neutro o velas sin aroma.
  3. Coloca algunas flores o pétalos de rosas. Para darle un toque especial a la cena, coloca algunas flores frescas en un florero y ponlo sobre la mesa. Ten cuidado con la altura del florero y de las flores, de modo que no bloqueen la vista entre tú y tu pareja durante la comida.
    • También puedes conseguir algunos pétalos de rosas y esparcirlos sobre la mesa o en el plato de tu pareja.
  4. Pon música. Busca música que sea del gusto de ambos y ponla a un volumen bajo para no distraer ni interferir con la conversación. Busca alguna música que no ponga demasiado énfasis en la letra, como algo de jazz, música clásica o guitarra española.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página