Cómo leer la etiqueta del alimento para mascotas

Encontrar la mejor comida posible para tu mascota es fundamental para su salud y longevidad. Pero puede resultar confuso descifrar las etiquetas de los alimentos para perro. Si sigues las instrucciones correctas, deberías poder entender las etiquetas de las comidas para mascotas y comparar con confianza distintos productos, ya que la comida debe ser la indicada para el tipo de mascota que tengas.

Pasos

  1. Aprender a mirar más allá de lo que el marketing del producto afirma. En EEUU, las etiquetas del alimento para perros se regulan a través de bases federales (FDA, por las siglas en inglés de Administración de Drogas y Alimentos) y estatales, guiadas por la Asociación de Oficiales para el Control de Alimentación Estadounidenses (más conocido por sus siglas en inglés, AAFCO). Sin embargo, la AAFCO solo exige requerimientos mínimos. La realidad es que los fabricantes de alimentos para mascotas, a menudo, utilizan algunos términos que no están definidos por las regulaciones para comunicarse de manera más efectiva con los consumidores y mejorar la imagen de su producto en el mercado.
    • En su sitio web, la AAFCO advierte que “no es raro que todas las etiquetas y la información de marketing estén diseñadas para verse más atractivas respecto a las últimas tendencias de marketing de productos para humanos”. En otras palabras, el enfoque tiende a estar más dirigido a que el producto se vea más atractivo según nuestras preferencias que a informar si el alimento es o no es adecuado para tu mascota. Por esta razón, aprende a mirar más allá del despliegue publicitario y a encontrar la información real del estado nutricional dentro del alimento para mascotas.
    • Siempre es importante revisar la lista de ingredientes porque un alimento que haya sido mencionado no necesariamente resulta ser el ingrediente principal.
  2. Encuentra el “Análisis Garantizado” en la etiqueta del alimento para mascotas. Observa el ejemplo en la sección “Consejos” más adelante. Ten en cuenta que los porcentajes dados de proteínas, grasa y fibra son los valores del alimento en su estado actual. Sin embargo, debido a que distintos alimentos para mascotas tienen distintos niveles de humedad, sólo puedes realizar comparaciones lógicas en base a la materia seca de los alimentos. Los niveles de humedad de los alimentos para mascotas pueden variar entre aproximadamente un 6 por ciento hasta un 80 por ciento.
    • Obviamente, los alimentos enlatados contienen un nivel de humedad más alto que el alimento balanceado seco. Pero no necesariamente tiene que contener la misma cantidad de proteína, por ejemplo. No puedes saber que alimento contiene una mayor cantidad de proteína, grasa o fibra hasta que hayas convertido la información de ambas etiquetas en base a la materia seca.
    • Primero, determina la cantidad de materia seca, restando el porcentaje de la humedad dado del 100 por ciento. En el ejemplo que se encuentra más adelante, el porcentaje de humedad representa el 10% del alimento para mascotas. Por lo tanto, el contenido de materia seca es el (100% - 10% = ) 90% del alimento para mascotas.
    • Convierte los porcentajes de proteína, grasa y fibra en los equivalentes de la materia seca dividiendo los porcentajes dados en la etiqueta por la cantidad de materia seca (del paso anterior). En nuestro ejemplo, el 26 por ciento de proteína de la etiqueta se convierte en un 28 por ciento en la materia seca al dividir 26% por 90%. (Ten en cuenta que en este ejemplo los cálculos en base a la materia seca sólo son un poco diferentes que los porcentajes de la etiqueta. Esto se debe a que el nivel de humedad sólo era de un 10 por ciento en la etiqueta. Si el nivel de humedad hubiera sido, por ejemplo, del 40 por ciento, entonces el contenido de materia seca hubiera sido de 60 por ciento y el cálculo del porcentaje de la proteína en base a la materia seca hubiera sido (26% dividido por 60% = ) 43%).
    • Compara el nuevo valor de proteína de 28 por ciento en la materia seca con otros alimentos para mascotas (una vez que hayas convertido las etiquetas de los otros alimentos de la misma forma). Haz comparaciones similares para la grasa y la fibra luego de haberlas convertido en base a la materia seca.
  3. Ten en cuenta que los porcentajes por sí solos no te cuentan la historia complete. Puedes tener 28 por ciento de proteína en la materia seca, pero ¿cuál es la fuente de esas proteínas= ¡Puedes obtener proteínas del pico y las patas del pollo que no son buenas fuentes de nutrición para tu mascota! Esto significa que a continuación deberás observar la lista de ingredientes. Los alimentos para mascotas deben hacer una lista de los ingredientes por orden de peso.
    • Por lo general, los primeros cinco ingredientes constituyen la mayor parte del alimento para mascotas. Lo ideal es encontrar carne como uno de los primeros ingredientes de la etiqueta del alimento para mascotas. Los cereales, como el maíz, el trigo integral, la cebada y el arroz se utilizan para proporcionarle a la mascota la energía esencial y darle una textura más agradable al alimento balanceado seco.
    • Incluso el sitio de la AAFCO admite que “la economía juega un rol en la elección de cualquier ingrediente” y “La proteína no es simplemente proteína. Los ingredientes que proporcionan proteínas tienen aminoácidos específicos que pueden o pueden no coincidir con el perfil requerido por un gato o un perro”. Los fabricantes combinan constantemente múltiples fuentes de proteínas para proporcionar todos los aminoácidos requeridos para una vida saludable.
  4. Considera que los fabricantes de alimentos para mascotas pueden manipular esta información. Por ejemplo, dividendo un ingrediente en sus componentes y enlistándolos individualmente para que no puedas notar un ingrediente indeseable fácilmente reconocible que se encuentre demasiado cerca de la parte superior de la lista, esta información puede modificarse efectivamente lo suficiente para que leas la etiqueta de una manera diferente.
  5. Algunos dueños de mascotas buscan alimentos para mascotas que utilicen ingredientes empleados en alimentos para humanos que no contengan subproductos de origen animal y evitan los alimentos que utilicen colorantes artificiales, saborizantes, azúcares y conservantes químicos (en particular BHA y BHT). Sin embargo, algunos subproductos de origen animal como el hígado y otros órganos internos son fuentes excelentes de aminoácidos y otros nutrientes que los perros y gatos necesitan. Además, los alimentos secos necesitan conservantes para evitar que los nutrientes esenciales se arruinen y degraden.
    • Contacta directamente a los fabricantes para averiguar de qué consisten realmente los “subproductos” entlistados en su producto. Ten en cuenta que esto puede cambiar sin previo aviso. ¡Algunas veces la reacción de tu mascota será suficiente para darte cuenta!
  6. Haz un análisis de costo por peso para determinar el valor del peso del producto de alimento para mascotas. La densidad de los productos secos puede modificarse inflando el alimento, mientras que los distintos alimentos húmedos pueden etiquetarse con gramos o mililitros (u otras medidas), complicando las comparaciones de peso. Echa un vistazo a la comparación de precios para obtener el valor real.
  7. Revisa la etiqueta para ver la “adecuación nutricional”. Este es uno de los aspectos más importantes de una etiqueta de alimento para mascotas porque puede afectar la salud de una mascota si se afirma que el producto es nutricionalmente completo cuando en realidad no alcanza los requerimientos nutricionales de tu mascota. Para estar seguro respecto a esto, busca:
    • Las palabras: “(Nombre del producto) está formulado para alcanzar los niveles nutricionales establecidos por los Perfiles AAFCO de Nutrientes Alimenticios para (Perros o Gatos)”.
    • O busca las palabras: “Los ensayos de alimentación de animales que utilizaron los procedimientos AAFCO comprueban que (nombre del producto) proporciona una nutrición completa y balanceada”.
    • Asegúrate de elegir la etapa del ciclo de vida correcta para tu mascota; esto también debería aparecer en la etiqueta (por ejemplo, cachorros). Debes elegir con cuidado el alimento necesario para que pueda proporcionar todos los nutrientes necesarios para una mascota en crecimiento, en reproducción o que trabaje duro. La información de las etiquetas acerca del tamaño, raza o edad deben cumplir con los criterios para satisfacer adecuadamente las necesidades nutricionales de una mascota adulta; en la realidad, las afirmaciones más precisas son más difíciles de determinar.
  8. Lee las instrucciones de alimentación. Aún si piensas que sabes cómo alimentar a tu mascota con un producto en particular, ocurren cambios o es posible que traspases las instrucciones de alimentación de un producto a otro nuevo. Siempre lee las instrucciones con cuidado para asegurarte que alimentes a tu mascota de manera correcta. Sin embargo, aunque los fabricantes intentan abarcar todas las contingencias, debes seguir monitoreando las necesidades, preferencias y condiciones ambientales de tu mascota. Habla con tu veterinario si no estás seguro, especialmente acerca de mascotas en crecimiento o reproducción.
    • Como parte de la alimentación, también lee las calorías que proporciona el producto. La cantidad de calorías proporcionadas pueden variar entre los distintos productos y entre los alimentos secos y húmedos. Las calorías son especialmente importantes si tu mascota está en crecimiento, con sobrepeso, con un peso inferior al normal o tiene una enfermedad.
    • Las calorías se expresan en un sistema de “kilocaloría por kilogramo”. Las kilocalorías significan lo mismo que las “Calorías” y un “kilogramo” es la unidad métrica de medida equivalente a 2,2 libras. También pueden expresarse como “por porción” o “por lata”, al lado de los valores requeridos de kilocalorías por kilogramo.
  9. Conoce acerca de las declaraciones de marketing como natural, orgánico, premium, etc. Estas son palabras propias del marketing que no tienen definiciones oficiales que las respalden. Si bien seguramente se espera que todos los alimentos para mascotas sean “naturales”, por lo general esto hace referencia a la ausencia de aditivos, colores o sabores artificiales. Las palabras “premium" y “gourmet” y otras por el estilo son palabras propias del marketing y no dicen nada más que lo que le informa el envoltorio al consumidor. Los alimentos orgánicos no deben contener aditivos sintéticos, pero aún se están desarrollando los lineamientos para dar los significados oficiales.

Consejos

  • Humedad, no más de……………….10.0%
  • Ten en cuenta que es posible que no se haya añadido carne real a un alimento para mascotas para producir un “sabor”. Por ejemplo, para producir el sabor a pollo se utiliza “tejido de gallina procesado” (como tratamientos de calor o a través de la adición de enzimas o ácidos), mientras que ninguna gallina real ha estado ni siquiera cerca del producto finalizado. También ten en cuenta que las afirmaciones de “sin sabores artificiales”, por lo general, son un despliegue publicitario ya que pocos alimentos para mascotas incluyen este tipo de saborizantes.
  • Aquí hay un ejemplo de la sección de análisis garantizado de una etiqueta de alimento para mascotas:
  • Fibra bruta, no más de…...............4.0%
  • Grasa bruta, no más de……………....16.0%
  • ANÁLISIS GARANTIZADO:
  • Proteína bruta, no más de……….….26.0%

Advertencias

  • No alimentes gatos con alimento para perros y viceversa. Cada especie tiene requerimientos nutricionales diferentes, que los fabricantes de alimentos para mascotas se encargan de satisfacer.

Cosas que necesitarás

  • Etiquetas
  • Si fuera necesario, algo para ampliar la letra impresa (la letra impresa puede ser realmente pequeña)
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página