Cómo celebrar Halloween

Halloween solo se celebra una vez al año, así que ¿por qué no darlo todo? Si te gusta asustar a la gente, ¡hazlo! Si no es el caso, será la excusa perfecta para hacer una fiesta y celebrarlo. Celebrar Halloween es más divertido cuando decoras el exterior de la casa con montones de adornos para asustar a todo aquel que se atreva a acercarse a la puerta. Una vez iluminada por la noche, la casa decorada dará la bienvenida a todos los pequeños seres malignos y fantasmas del cementerio. Con un poco de música de terror, los más pequeños se asustarán y se reirán a carcajadas cuando llamen a la puerta gritando "¡Truco o trato!".

Para adultos

  1. Coloca calabazas de Halloween iluminadas en las ventanas. Si te atreves, puedes colocarlas guiando el camino de la entrada hacia la puerta; sin embargo, debes tener en cuenta que en el exterior existe el riesgo de que la gente acabe pisándolas y destrozándolas. Puedes comprar calabazas de Halloween ya hechas en cualquier supermercado grande o en una tienda de manualidades, aunque siempre es mejor hacerlas en casa.
    • Tallar la calabaza puede ser una tarea muy engorrosa, pero también muy divertida. Solo tendrás que vaciar la calabaza, dibujarle un rostro y cortarla. Después, coloca una vela o una luz led dentro de la calabaza para iluminar el camino de los visitantes.
  2. Abastécete de caramelos. Debes tener bastantes provisiones de caramelos, ya que nunca se sabe cuántos niños llamarán a la puerta. Si te sobran, tendrás más para ti.
    • Tal vez te interese tener a mano algo de dinero suelto. Alrededor de los años 50, UNICEF inició una campaña de "truco o trato" en la que los niños piden dinero suelto para ayudar a otros niños necesitados en más de 190 países por todo el mundo. Si algún niño llama a tu puerta con una hucha naranja pequeña, puede ser señal de que participa en esta campaña. Sin embargo, deberás asegurarte de que ponga "UNICEF" en la hucha antes de darle dinero.
  3. Decora tu casa con el espíritu de Halloween. Puedes elegir una temática decorativa concreta (como, por ejemplo, de casa encantada o de cementerio) o, simplemente, inundar tu casa de adornos de color naranja y negro, telas de araña y brujas de peluche, entre otras muchas cosas.
    • Si optas por la temática de la casa encantada, tendrás que usar una iluminación tenue tanto en el interior como en el patio de la entrada. Ilumina el camino de la entrada, pero poco más. Pon sonidos y ruidos típicos de Halloween y cubre la entrada con telarañas falsas. Si puedes, pídele a alguien que se quede disfrazado fuera de la casa, llamando a los niños para que se acerquen a tu puerta.
    • Si quieres probar a transformar la casa en un cementerio, pon lápidas por todo el jardín. Las flores marchitas funcionarán también como un elemento decorativo muy apropiado para la ocasión. Para conseguir una ambientación más lograda aún, añade cuervos artificiales, manos saliendo de la tierra, ataúdes, pantallas con videos temáticos de fondo, y algo de niebla.
      • Por su puesto, si vas a pedir caramelos, tendrás que disfrazarte. Tú también formarás parte del espectáculo. La fiesta no estará completa sin ti.
  4. Celebra Halloween de forma anticipada. ¿Por qué dejar que los niños disfruten de la decoración solo durante 2 o 3 horas, un día al año? Después de todo el esfuerzo realizado (tal vez hayas utilizado, incluso, esqueletos falsos y hielo seco) merecerá la pena alargar la celebración. Para la fiesta, organiza juegos de Halloween, prepara aperitivos, bebidas y selecciona música temática. No todas las fiestas tienen que ser terroríficas, pero nunca estará de más incluir una "habitación del horror", si quieres hacerlo.
    • Existe un juego típico de Halloween que consiste en pescar manzanas con la boca. Solo se recomienda organizar este juego si no has preparado una fiesta de disfraces, porque todo el maquillaje acabaría estropeándose. Utiliza un cubo o un barril lleno de agua con unas cuantas manzanas. Átales las manos tras la espalda a los invitados, que tendrán que zambullir sus cabezas en el agua para intentar atrapar manzanas con los dientes.
    • Los dulces y otras comidas de Halloween van mejorando cada año. Compra caramelos blandos en forma de globo ocular y colócalos en las magdalenas de terciopelo rojo (masa de repostería con colorante alimentario rojo) con glaseado blanco para representar los vasos sanguíneos. Las galletas de azúcar se pueden moldear fácilmente con forma de dedos de bruja (utiliza almendrás laminadas para representar las uñas).
    • Haz hielo seco (o cómpralo) para perfeccionar el caldero de la bruja. En muy poco tiempo, conseguirás que las bebidas echen humo.
    • Si quieres crear una atmósfera más intensa aún, puedes fingir un apagón o, con la ayuda de unos cuantos amigos que sepan guardar discreción, un ataque zombi (para esta opción, te resultará muy útil disponer de cápsulas de sangre). Halloween es la excusa perfecta para satisfacer tus fantasías más extrañas. Eso sí: bajo ningún concepto permitas que tus invitados entren a la fiesta con armas reales.
  5. Dale la bienvenida a los visitantes que vayan a tu casa a pedir caramelos. Ha llegado la hora. Asegúrate de tener las luces decorativas encendidas, la música sonando, tu disfraz puesto y los caramelos preparados. Probablemente recibas alguna que otra visita antes de la hora estipulada en tu ciudad, así que estate alerta.
    • Si te quedas sin caramelos, no tienes sucedáneos y no puedes salir a comprar más, apaga las luces. Hazlo como gesto de cortesía hacia los niños para que vean que tu casa ya está fuera del mercado de Halloween.

Para niños

  1. Compra un disfraz nuevo cada año. Ve de tienda en tienda hasta que encuentres el disfraz que buscas (hay, literalmente, cientos de modelos entre los que puedes elegir). Si no encuentras lo que buscas en tu zona, prueba a buscar en Internet. Hay tiendas en la red que ofrecen un servicio muy rápido de envío y entrega, con una tardanza de solo 2 o 3 días. Recuerda que debes pedir permiso a tus padres antes de realizar cualquier compra.
    • Si tienes maña con la aguja y el hilo (o a tu madre se le da bien coser), siempre será mejor utilizar un disfraz que nadie más tenga. Haz el tuyo. Si no sabes coser, solo tendrás que utilizar tu imaginación. ¿Quieres ser Katniss Everdeen? Ponte una camisa verde, unos pantalones cargo de color caqui y cuélgate a la espalda un arco y una flecha. ¿Te apetece transformarte en Bruno Mars? Utiliza un sombrero de fieltro y un micrófono. Cuantos más accesorios uses, mejor.
  2. Talla una calabaza. Una de las tradiciones americanas de Halloween por excelencia es tallar calabazas. Pídele a tu padre o a tu madre que te lleve a un huerto de calabazas (o al supermercado) para elegir la calabaza que quieras que sea tu próxima víctima. ¿Quieres tallar un rostro espeluznante? ¿Amistoso? ¿No quieres que la calabaza tenga nada parecido a un rostro?
    • Si quieres hacer algo diferente, piensa en crear sombras al tallar. La luz que se proyecte desde dentro la iluminará. La parte que talles rodeará la silueta. ¿Quieres crear una silueta con forma de fantasma? ¿Tal vez de un esqueleto? ¿O prefieres una lápida?
    • Pídele ayuda a un adulto para tallar y vaciar la calabaza. Además, puedes guardar las semillas de la calabaza para asarlas.
  3. Celebra la fiesta con amigos o con la familia. Celebrar Halloween no tiene por qué consistir solo en salir a pedir caramelos. Una o dos noches antes, reúne a tus amigos y a tu familia, jueguen a pescar manzanas, vean una película de terror y hártense de palomitas y de aperitivos salados (en las próximas dos semanas no pararás de comer dulces y chocolate).
    • Averigua qué actividades puedes hacer en tu zona. Tal vez puedas visitar una casa encantada o tengas la oportunidad de hacer un recorrido montado en un carro de heno (esto es típico en los Estados Unidos) cerca de donde vives. Si el tiempo lo permite, estas actividades son una buena forma de introducirse en la atmósfera terrorífica de Halloween. Si no tienes ninguna de estas opciones, celébralo en casa durante toda la semana. Haz adornos a mano para introducirte en el espíritu de estas fiestas.
  4. ¡Sal a pedir caramelos! Ponte el maquillaje de espíritu maligno y únete a los fantasmas y a las brujas para gritar "¡Truco o trato!". Sin embargo, recuerda que solo debes visitar aquellas casas decoradas con luces y adornos de Halloween. Normalmente es fácil averiguar qué casas darán la bienvenida a los visitantes: si tienen luces decorativas encendidas y adornos temáticos, estarán encantados de celebrar esta fiesta y de darte algo, haciendo que el espíritu de Halloween emerja con vitalidad.
    • Lleva contigo una bolsa muy grande o un cubo de plástico con forma de calabaza aún más grande para echar todas las golosinas que consigas en cada casa. Si no tienes nada de esto, puedes utilizar una funda de almohada.
    • Pregúntale a tu madre o a tu padre si puedes pedir donativos para UNICEF en Halloween. Además de ir casa por casa para pedir caramelos, podrás pedir donativos económicos para colaborar con UNICEF y ayudar a niños necesitados de todo el mundo. Solo tendrás que pedir la hucha a UNICEF con suficiente antelación.
    • ¡No salgas solo! Asegúrate de ir siempre con un grupo de amigos, con tu padre o con tu madre. ¡Halloween ya es suficientemente escalofriante!
  5. Observa todos los caramelos que has recogido en tu bolsa. Esto es lo mejor de Halloween: comprobar la cantidad de golosinas que podrás comer hasta que te hartes. Sin embargo, acuérdate de examinar los caramelos para asegurarte de que estén todos en buenas condiciones y sean aptos para su consumo. Ten cuidado con los caramelos duros, ya que podrían dañarte los dientes si los muerdes con fuerza. Además, asegúrate de desechar cualquier caramelo que contenga ingredientes a los que seas alérgico. Si no estás seguro, no te lo comas. Mejor prevenir que curar.
    • Algunas personas te darán pequeños juguetes en vez de caramelos. ¡No te los comas!

Consejos

  • Inspecciona siempre los caramelos que tu hijo haya conseguido cuando regresen de pedir por las casas; hay quienes les dan cosas extrañas y poco apropiadas.
  • Si organizas el juego de pescar manzanas con la boca, ten cuidado de que los participantes no se hagan cortes en la boca ni sufran otros daños al intentar conseguir su objetivo. Ten en cuenta que este no es, precisamente, el juego más seguro o higiénico.

Advertencias

  • Asegúrate de que las velas que utilices para iluminar la calabaza de Halloween (o para otros propósitos decorativos) no provoquen un incendio.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página