Cómo ponerle un titulo a tu obra de arte

Ponerle nombre a tu obra de arte puede ser un proceso muy complicado, ya que revela otra característica que da significado a la obra. Combinar el sentido correcto con las palabras correctas puede ser difícil. No existe un método exacto para hacerlo, pero existen estrategias y ejercicios que pueden ayudarte a determinar el mejor nombre para representar tu trabajo arduo y creatividad.

Lluvia de ideas y temas

  1. Haz una lista de temas centrales de la obra. Haz una lluvia de ideas que reflejen lo que significa tu arte. Puede ser simple como “árboles“ o “niña“, pero también puede ser temático o subconsciente, como “amistad“ o “niñez“. Piensa el significado de la obra y cómo puede combinar el título con su significado.
  2. Identifica lo que te motivó a hacer la obra. ¿Qué te condujo para hacer esta obra? Piensa en tus sentimientos acerca de ella y qué te gustaría compartir con la audiencia. ¿Cómo te hace sentir la obra? Identifica la historia que quieres compartir.
  3. Determina el foco del arte. Con el arte, existen ciertas áreas de la pieza que el artista quiere que la gente vea de primero o que le ponga más atención. Piensa en el foco de tu obra. ¿En qué quieres que la gente se enfoque al observarla? Nombrar tu obra a partir de su foco de atención ayudará a las personas a entenderla mejor.
    • En la obra “Niña con un arete de perla“ de Johannes Vermeer llama la atención la joya pequeña de la oreja del sujeto.
  4. Considera lo que la audiencia necesita saber. A menudo, los títulos ayudan a las audiencias a entender qué están observando. Los títulos también dan herramientas a la gente para saber cómo interpretar la pieza. ¿Qué quieres que sepa tu audiencia acerca de tu obra?
    • ¿Quieres que el nombre guíe a la gente hacia a una interpretación en particular? Por ejemplo, una obra de un perro sentado en la playa puede interpretarse de muchas formas. Pero si la nombras “Abandonado“, el observador asumirá que el perro ha sido abandonado en la playa. Si la nombras, “Mejor amigo“, la gente reaccionará de forma distinta a la presencia del perro.
    • Algunos artistas prefieren no dar el significado de la obra, dejando el título ambiguo de forma deliberada.
  5. Haz que el título signifique algo para ti. No importa la razón por la que elijas un título en particular, haz que signifique algo para ti. Después de todo tú eres el artista y la obra es principalmente para ti. Algunos artistas gustan de títulos que contienen algunos significados para que recuerden detalles acerca del proceso de la elaboración de la pieza, qué los inspiró y cosas similares.
    • Frida Kahlo nombró una pintura como “Pertenezco a mi dueño“, durante una aventura tumultuosa con el comunista exiliado Leo Trotsky. La pintura de las flores silvestres en un jarrón simboliza su exagerado amor por Trotsky junto con su necesidad de terminar con ese romance.

Busca tu inspiración

  1. Busca inspiración de poemas o frases. Usar partes de tu poema o frase favorita puede ser una idea interesante y adecuada para tu obra. De forma similar, podrías elegir un pasaje de un libro. Sin embargo, no debe ser muy largo. Elige algo que sea una frase corta. También elige algo que promocione el significado de tu obra, no algo completamente aleatorio que no signifique nada.
    • No deberías tener problemas con los derechos de autor con esta técnica a menos que uses una frase muy larga. Si solo usas unas palabras de un poema o libro y le das otro significado, esto podría protegerse por las guías de uso justo
    • Pam Farrel tituló su pintura como “Navegante enfermo“, que fueron palabras que escuchó de una canción de Beck y Bob Dylan.
    • David White usó títulos de libros y películas como “El hombre que sabía demasiado“ y “El hombre que sería rey“ y les dio otro significado para títulos de una serie de pinturas. Una de estas pinturas es “El hombre que está cansado de la guerra perpetua“, nombrando la acción según el carácter de su pintura.
  2. Pide consejo. Habla con tu familia, amigos u otros artistas para que te den sugerencias de un buen título. Podrían tener ideas interesantes e inspiradoras que no hayas pensado.
    • Otra forma es ofreciendo una “fiesta para poner el título“ con otros artistas o amigos. Ofrece una fiesta y muestra tu obra. Pregúntales sugerencias para el título. Algunas fiestas demandan que todos los asistentes se queden hasta que se hagan las sugerencias y se elija el título.
    • El pintor Jackson Pollock muchas veces solo enumeraba sus obras, como “Número 27, 1950“ pero el crítico de arte Clement Greenberg le daba a las pinturas nombres poéticos, como “Niebla de lavanda“ o “Alquimia“ para diferenciarlas.
  3. Rinde homenaje a una influencia artística. Si el arte o estilo artístico está influenciado particularmente por una pieza de arte o artista, podrías considerar nombrarla según esa influencia. Rendir homenaje a tus influencias buen ser una buena fuente para título de arte.
    • Andy Warhol creó una serie de pinturas inspiradas por la cultura pop como “La última cena“, como reinterpretación de Leonardo da Vinci “La última cena“.
  4. Busca títulos de otras obras de arte. Observa cómo otros artistas nombran sus obras. Lee la historia de por qué una obra tiene su nombre. Lee títulos de tipos diferentes de arte, desde pinturas clásicas y dibujos modernos hasta esculturas y videos de arte.

Elige las palabras para el título

  1. Busca sinónimos de las palabras. Tu título podría girar alrededor de un tema o tópico en particular, pero puede que no te gusten tus opciones de palabras. Busca palabras clave en un diccionario de sinónimos para encontrar palabras alternativas que signifiquen la misma cosa.
  2. Agrega palabras descriptivas. Podrías encontrar unas pocas palabas clave que describan el tema que quieras lograr. Agregar palabras descriptivas dará una mayor dimensión de tu título. Piensa en adjetivos o en adverbios que puedan funcionar para mejorar tu título.
    • Georgia O'Keeffe nombró a una pintura "Calla Lily rechazada", dando más descripción al sujeto floral de su trabajo.
    • Mary Cassatt nombró a una pintura "Mrs. Duffee sentada en un sofá de líneas, leyendo" expandiéndose sobre el sujeto más obvio para incluir más detalles de la pintura.
  3. Prueba combinaciones distintas. Cambia las palabras que hayas elegido para ver cómo riman. Colocar palabras en un orden diferente puede cambiar el significado levemente o puede lo que haga más fácil de pronuncia.
    • Di las palabras en voz alta para escuchar cómo suenan.
  4. Elige un título descriptivo. En lugar de profundizar en un proceso complejo, considera darle a tu obra un título simple que describa exactamente qué está en la obra. Esto podría ser algo como "Mesa de madera con un tazón de frutas", "Balón rojo" o "Niña balanceándose".
    • Emily Carr nombró muchas de sus obras de forma simple, como "Iglesia de Breton" y "Cuervo grande".
    • La pintura de Claude Monet’s "Vida detenida: manzanas y uvas” es una pintura detenida de una mesa con frutas.
  5. Traduce el título a otro idioma. Las palabras clave que reflejan el tema o tópico de tu arte podrían sonar mejor en otro idioma. Elige unas palabras y pruébalas en otro idioma.
    • Asegúrate de que la ortografía esté correcta en otro idioma. Revisa dos veces cualquier acento u otros signos requeridos para tus palabras. Pasar por alto estos signos podría alterar el significado completo de una palabra.
    • Busca a alguien que hable el idioma. Muéstrales tu título para asegurarte de que no contenga connotaciones que no quieras.

Termina el título

  1. Revisa si hay otras obras con el mismo nombre. El objetivo de nombrar tu obra es asegurarte de que se distinga de las otras. Si tiene el mismo nombre que otra pieza, especialmente una que sea popular, puede relacionarse sin intención a la obra de otra persona, llevando a la confusión, mala interpretación o una simple falta de originalidad.
    • Busca en Internet el título y mira qué encuentras.
  2. Consulta con otras personas qué impresión tienen de tu título. Podría significar una cosa para ti pero algo totalmente distinto para otra persona. Obtener primeras reacciones y retroalimentación puede ser una buena forma de entender cómo será recibido.
    • Considera si el título es ambiguo o si puede interpretarse de formas distintas.
  3. Revisa la ortografía. A menos que sea deliberado, no expongas la obra con errores de ortografía en el título. El error puede hacerte ver menos profesional o serio como artista. De forma similar, revisa la gramática dos veces, especialmente si el título es más largo que una frase.
  4. Haz que el título funcione a tu favor. Aunque talvez quieras nombrar la pieza para darle un significado adicional, podrías también nombrarlo para promoverte como artista. Renuncia al título “sin título“ y en lugar de eso esfuérzate para tener una pieza distinguible. Esto inclusive puede agregarle valor a la obra.
    • Para pinturas en serie, podrías nombrarlas de forma secuencial (como “Cerca azul #1“,“Cerca azul #2“, y así). Aunque podría ser difícil de identificar. Escoge títulos diferentes y ayúdate a mantener la pista de tus piezas individuales.
    • Los revisores, críticos y coleccionistas pueden hacer referencia de tu trabajo de forma más exacta con el título específico. Si llamas a tu piezas “sin nombre“, rápidamente será confusa con respecto a qué pieza se trata.
    • Tener un título único hará mucho más fácil las búsquedas en línea.
  5. Asegúrate de que el título acompañe tu obra. Si planeas circular tu arte, asegúrate de que el título vaya con la pieza. Escríbelo en la parte de atrás de la obra.
    • Si publicas tu trabajo en línea, asegúrate de que el título aparezca con la obra. Esto puede mejorar tu perfil en línea haciendo que sea más fácil de encontrar.

Consejos

  • Eres la única persona que tiene la palabra final para nombrar tu obra. Como artista, tienes el control completo sobre toda la obra, incluyendo el título.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página