Cómo mantenerse alejado de los problemas

¿Siempre te castigan en la escuela?, ¿también en casa los fines de semana?, ¿te peleas con tus compañeros? Si éste es tu caso, entonces es hora de tomar medidas para alejarte de los problemas antes de que la situación empeore. Pero no te preocupes, no importa lo mal que te vea la gente, si haces un esfuerzo para encontrar buenas influencias en tu vida, al igual que algo que te apasione, volverás por el buen camino en muy poco tiempo. Para aprender a mantenerte alejado de los problemas lee el paso 1 y comienza el cambio.

tener buenas influencias

  1. Sigue tus instintos. En el pasado, podrías haberte metido en problemas porque no seguiste tus instintos. Si ellos te dicen que algo es una mala idea, o que no vale la pena juntarte con una persona, entonces debes confiar en ellos y alejarte. No tengas miedo de confiar en tu intuición si te dice que corras en la dirección contraria. SI presientes que algo está mal, incluso si no puedes precisar qué es, lo más probable es que tengas razón.
    • Por lo general, si un amigo te sugiere hacer algo de lo que tienes dudas al menos por un momento, entonces es mejor no seguir adelante.
  2. Pasa tiempo con tu familia. Mientras te sientas seguro y amado, debes pasar el mayor tiempo posible con tus familiares, y así, rodearte de influencias positivas. Desde luego, pasar una noche de películas con mamá y papá o ayudar a tu hermanita con su proyecto de ciencias podría no ser tan genial, pero tu familia siempre estará ahí para ti, y, en lo posible, es importante crear un vínculo sano con ella.
    • Cuando pasas tiempo con tu familia, no hay forma de que puedas meterte en problemas, ¿no es cierto? Es muy cierto que las manos ociosas son el juguete del diablo, y cuanto más tiempo pases con tu familia, menos tiempo pasarás buscando (y metiéndote en) problemas.
    • Crea una rutina semanal. Ten una noche familiar cada sábado o domingo, ten tiempo para hacer los quehaceres durante la semana y para ayudar a tus hermanos al menos una o dos veces.
  3. Evita juntarte con las personas equivocadas. Las personas que podrían meterte en problemas pueden ser tus mejores amigos. Si ese es el caso, entonces es momento de encontrar nuevos. Desde luego, esto podría no ser lo que quisieras oír, pero si en verdad quieres alejarte de los problemas, entonces no puedes pasar tiempo con la misma gente que hizo que te castigaran. Por supuesto, si tú y todos tus amigos han decidido en conjunto alejarse de los problemas es otra cosa, pero ¿qué tan seguido ocurre eso? Es momento de alejarte poco a poco de la gente que daña tu reputación. Hazlo con la mayor amabilidad y gentileza posible.
    • Podrías pensar que puedes permanecer en el buen camino y seguir teniendo los amigos que siempre te meten en problemas, pero por desgracia, te seguirán asociando a ellos, y habrá una mayor posibilidad de que tengas problemas por algo que ellos hicieron, incluso si eres inocente. Nadie dijo que esto era justo.
  4. Haz amigos que influyan positivamente. Si te haces amigo de buenos estudiantes, de personas que tengan metas significativas y vivan vidas positivas, entonces es muy probable que influyan en ti. En cambio, si tus mejores amigos son sólo personas problemáticas y negativas, entonces es mucho más probable que te conviertas en una de ellas. Si bien puede ser difícil hacer inmediatamente nuevos amigos que sean aplicados en la escuela, busca en tus clases o en tu vecindario y ve si puedes encontrar gente que parezca agradable, amable y dispuesta a acoger a un rezagado. Pronto verás que puedes mantenerte alejado de los problemas haciendo cosas divertidas con gente nueva y con ideas afines.
    • Puedes encontrar este tipo de amigos en clubes o equipos deportivos (más detalles en la siguiente sección), o participando en una serie de actividades distintas.
  5. Desarrolla relaciones positivas con tus maestros. Otra grandiosa manera de mantenerse alejado de los problemas es desarrollar un fuerte vínculo con tus maestros, o al menos con algunos de ellos. Esto no significa que tengas que adularlos o tratar de convertirte en su mejor amigo, sino que debas ser un buen estudiante, llegar a tiempo a las clases, solicitar ayuda y hacer preguntas útiles para demostrar que tienes interés. Si tienes un mal comienzo con algunos de ellos, ten en cuenta que puedes ganártelos trabajando lo suficientemente duro y esforzándote, incluso si hacerlo toma tiempo.
    • Mantener una buena relación con tus maestros es una excelente forma de alejarte de los problemas. Si les agradas, será menos probable que te castiguen o que te critiquen.
  6. Encuentra un modelo a seguir. Tener un modelo a seguir al que realmente admires puede ayudarte a tener éxito y a tomar las decisiones correctas. Puede ser tu mamá, tu papá, un hermano mayor, un maestro en la escuela, un amigo de la familia que viva en el vecindario, el dirigente de un club o un líder religioso, un abuelo, o en verdad cualquier persona que te inspire a hacer bien las cosas en la vida. Puedes pedirle consejo, no sólo sobre cómo alejarte de los problemas, sino también sobre cómo hacer algo significativo con tu vida.
    • Un modelo a seguir al que puedas acudir con frecuencia puede llegar a ser una de las influencias más grandes y duraderas en tu vida. Es importante encontrar a alguien que viva una vida admirable. Esto no significa que tenga que ser perfecto, si cometió errores sobre la marcha y aprendió de ellos, entonces mucho mejor.

mantenerse ocupado y activo

  1. Únete a un equipo deportivo. Unirte a un equipo deportivo, ya sea en tu escuela o en tu comunidad, es una estupenda forma de alejarse de los problemas. Sin importar si juegas fútbol, baloncesto o béisbol, los deportes en equipo son una buena manera de conocer gente interesante, atlética y determinada, y de encontrar algo que hacer además de meterte en problemas. No tienes que ser la próxima estrella del baloncesto para unirte a un equipo y comenzar a crear algunos lazos significativos con la gente.
    • Incluso puedes tratar de convertirte en un líder para el equipo, y de esa manera utilizar aún más tu energía.
    • Unirte a un equipo también te hará ejercitarte semanalmente, lo que puede servir para calmarte y evitar que uses tu energía en la forma equivocada.
  2. Únete a un club. Si los deportes no son lo tuyo, puedes unirte a un club, ya sea a través de la escuela, tu iglesia, el centro de la comunidad judía – JCC u otra organización comunitaria. Puedes unirte a un club de arte, de francés, de cocina, de debate o a cualquier tipo de club que pueda ayudarte a mantener tu atención en algo de tu interés y que no tenga nada que ver con molestar a tus maestros o no hacer tus tareas.
    • Al principio, puedes unirte a unos cuantos clubes para ver cuál de ellos te interesa más.
  3. Ofrécete como voluntario. El voluntariado es otra buena manera de alejarse de los problemas y poner las cosas en perspectiva. Es posible que no vuelvas a querer provocar alboroto en la escuela o en tu vecindario luego de pasar un tiempo con personas realmente necesitadas. Si eres demasiado joven para hacerlo por tu cuenta, asiste a un evento acompañado de uno de tus padres, ya sea ayudando a personas a leer, limpiando un parque local o trabajando en un comedor de beneficencia. Encuentra algo significativo para ti y comprométete a hacerlo al menos una vez por semana.
    • Aunque tu horario no tenga que estar completamente lleno para mantenerte alejado de los problemas, hacer algunas cosas de tu interés cada semana te ayudará a enfocarte en lo que es importante.
  4. Sé un estudiante activo. No necesitas obtener calificaciones altas todo el tiempo para alejarte de los problemas, pero sin duda no te hará daño. Ser un estudiante activo significa llegar a tiempo, no faltar a clases, levantar la mano cuando tengas preguntas, y hacer los deberes con anticipación para que puedas participar. Si te enfocas en ser un buen estudiante, dejarás de pensar en formas de molestar a tus maestros o a tus padres.
    • Encuentra algunos temas que en verdad te interesen y esfuérzate por saber lo más que puedas sobre ellos. No tienes que encontrar interesante absolutamente todo, pero elegir al menos uno o dos temas que signifiquen algo para ti puede hacer la diferencia.
    • Establece metas para mejorar tus notas. No tienes que obtener calificaciones perfectas en todos los exámenes, pero puedes tratar de sacar notas más altas en matemáticas, por ejemplo.
  5. Lee lo más que puedas. Leer puede ayudarte a mejorar tu vocabulario y habilidades de comprensión, a estar más informado, a ser más inteligente, y a ver el mundo de una manera completamente distinta. Además, si lees, no te metes en problemas. Sumergirte completamente en una o más historias puede ayudarte a olvidar el pasar de las horas y a ser transportado a un mundo completamente distinto, un mundo en el que sólo eres un observador. Comenzar a leer por sólo 20 minutos antes de dormir todas las noches puede ayudarte a desarrollar un hábito adictivo permanente.
    • Lee diversos tipos de libros, desde ciencia ficción hasta fantasía, para ver qué géneros te gustan más.
  6. Crea algo. Ser creativo es otra buena forma de mantenerse alejado de los problemas. Puedes escribir una obra y actuarla con tus amigos, escribir una historia, dibujar algo, hacer una olla de cerámica, decorar tu habitación como si fuera un bosque y realizar una variedad de tareas creativas. Utilizar tu mente para crear algo completamente nuevo y original es un buen uso de tu energía, y además impedirá que uses tu creatividad para romper las normas.
    • Puedes inscribirte en una clase de arte después de la escuela, o preguntarle a tu maestro de arte si tiene algún proyecto adicional para ti.

evitar conflictos

  1. No cuentes chismes. Una manera de evitar cualquier tipo de conflicto es no contar chismes, ya sea acerca de tus maestros, compañeros de clase, amigos del vecindario o incluso tus primos. Contar chismes sobre otras personas sólo envía malas vibraciones que al final volverán inevitablemente a ellas. Si quieres mantenerte alejado de los problemas, debes centrarte en decir cosas positivas acerca de las personas, incluso si nadie más se sienta así.
    • Si dices cosas malas acerca de las personas, es más probable que a la larga lleguen a enterarse, y si lo hacen, podrías meterte en grandes problemas.
  2. No intentes razonar con personas irracionales. Uno de los motivos por el que podrías meterte en problemas es debido a la necesidad de defender o dar explicaciones a gente que no quiere escuchar. Si no te llevas bien con un chico en tu clase de gimnasia o en la calle, lo mejor es alejarte. Resiste la necesidad de aclarar las cosas, decirle a la gente la razón por la que actúan mal o meterte donde no te llaman. En lugar de eso, mantén tu distancia lo más que puedas de personas volátiles o irritantes, y casi con seguridad te alejarás de los problemas.
    • Razonar con personas que no quieren escuchar de seguro no te llevará a ningún lado. Es una pérdida de tiempo y energía.
  3. Evita las peleas. Por supuesto, si eres un chico que siempre se involucra en peleas, es más fácil decirlo que hacerlo. Pero si realmente quieres mantenerte alejado de los problemas, debes saber cómo apartarte de una pelea. Si alguien trata de provocarte, poniéndote sobrenombres o fastidiándote, aprende a respirar profundamente, a alejarte y a mantener la calma. Abalanzarte sobre esa persona, lastimarte y ser enviado a la oficina del director o a tu habitación no es divertido, así que la próxima vez que se presente la oportunidad de tener una pelea, recuerda que, aun cuando pueda sentirse bien golpear a alguien por unos segundos, a largo plazo, quien se perjudica eres tú.
    • Literalmente, sólo aléjate. Si alguien viene hacia ti, levanta las manos y aléjate. Esto no te hace un cobarde, te hace inteligente.
  4. No seas insolente con tus maestros. No serás el mejor amigo de todos los profesores, sin importar cuanto lo intentes, y siempre habrá uno o dos con los que no te lleves bien. Incluso si realmente estás en desacuerdo con todo lo que dice, debes ser educado, hacer tu mejor esfuerzo y evitar cualquier discusión que pueda surgir. Si tus maestros te piden que hagas algo, hazlo (a menos que sea completamente irracional). No es el momento de parecer fuerte o decir lo que pasa por tu mente.
    • Cuando estés en la escuela, compórtate bien y sigue con tus estudios. Cuando seas un adulto e inicies tu propia trayectoria profesional, puedes comenzar a cuestionar a la autoridad y al mundo que te rodea de manera un poco más abierta, pero al principio, tienes que seguir las reglas.
  5. Sé educado con todos. Ser amable y educado puede ser muy efectivo a la hora de mantenerte alejado de los problemas. Di “Por favor” y “Gracias”, y sé cortés con todo el mundo, desde un vecino al azar que pase por tu lado cada mañana hasta un policía. Desarrollar un hábito de buenas costumbres y buenas habilidades sociales te ayudará a lo largo de tu vida, además de ser una buena manera de evitar problemas. Si eres grosero o malo con las personas, adquirirás una reputación de ser una mala semilla y nadie saldrá en tu defensa cuando se cuestione tu credibilidad.
    • Esto significa que también debes ser amable con tus familiares. No creas que te conocen muy bien, así que debes comportarte correctamente con ellos.
  6. Cuídate bien. Podrías pensar que dormir lo suficiente, comer tres comidas sanas y ejercitarte a diario no tiene nada que ver con mantenerse alejado de los problemas, pero te equivocas. Cuidar tu cuerpo significa que también cuidas tu mente, y si ambos están en buena forma, es menos probable que te comportes mal o te metas en algún problema; por ejemplo, si tienes hambre o estás cansado por pasar toda la noche jugando videojuegos, es mucho más probable que le digas algo grosero a un adulto sin tener la intención de hacerlo.
    • Además, si te concentras en tu propio bienestar, ¡no tendrás tiempo para ocasionar problemas!

Consejos

  • Sé una buena persona.
  • Evita ser malo o cruel en la escuela. A los maestros les costará más ponerse de tu parte.
  • Incluso si tus amigos están siendo amedrentados, no des la cara por ellos, díselo a un maestro. Si agreden a tu amigo(a) mientras está contigo, defiéndelo(a) a como dé lugar y díselo a un maestro, pero no te sobrepases.

Advertencias

  • No empieces a culpar a las personas, eso nunca termina bien.
  • No generes problemas.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página