Cómo vender arte por Internet

Así que eres un artista nuevo o un aspirante y tu creatividad ha generado algo único e interesante. Ahora estás listo para mostrar y vender esta obra y quizás ganar algo de dinero, pero te vas a lanzar a lo desconocido. Obviamente, recurres al Internet porque no tienes ni un agente, ni una galería, ni un nombre que los coleccionistas demanden. El arte de vender arte es algo complicado para la mayoría de los artistas. Muchas piezas de arte finas nunca llegan más allá de esta etapa. Por supuesto, vender tu arte por Internet no es fácil. Antes de que te lances a ello, hay algunas cosas que debes considerar.

Pasos

  1. Primero, véndete a ti mismo. Antes de hacer cualquier otra cosa, detente y resúmete a ti mismo como un artista. Ahora, piensa en cómo trasladar eso a un perfil en línea, ya sea en las pocas palabras que te permite Twitter o una página completa de la indulgencia que tu propio sitio web te permitiría. Resalta las características más sobresalientes de tu creatividad, tu experiencia, tu pasión y las razones que tienes para pintar. Transmite claramente a los lectores por qué eres un artista que ama el arte, que crea arte de alta calidad y que es un verdadero campeón en este terreno. Si no eres bueno con las palabras, busca a alguien que pueda ayudarte con este aspecto tan importante de la venta por Internet: el establecimiento de tu credibilidad y confiabilidad.
  2. Únete a comunidades de artistas en línea. Dependiendo de la escala en la que pretendes vender tus obras de arte, quizás necesites crear una cuenta en una de las siguientes páginas web: Deviant Art, un sitio de arte de menor escala pero muy popular (http://www.deviantart.com/), la comunidad gratuita global de artistas Artbreak, o la de mayor escala Art Brokerage (http://www.artbrokerage.com/). También hay muchos otros sitios que pueden servir, como Etsy (con más cantidad de artesanías, pero igual artístico),eBay (sitio de subastas), tiendas Amazon (una plataforma de tiendas en Internet), Cafépress (para imprimir tus piezas de arte en cosas como tazas), Craiglist (clasificados en general) y muchos otros sitios centrados en la venta de obras de arte (realiza una búsqueda general).
    • Lee detenidamente los términos y condiciones de cada sitio. Averigua las comisiones o porcentajes que se aplican en cada uno, la clase de protección (o falta de ella) que ofrecen, qué clientela en general visita estos sitios, las ventas generales presentadas por el mismo sitio, en definitiva, todo lo que pueda ser relevante para tus ventas.
    • Si tu meta es convertir tu arte en una propiedad de inversión, la venta en Internet será entonces un camino mucho más largo de recorrer. Esto se debe en gran parte porque en general es más difícil para los artistas desconocidos asegurar ventas con precios más altos con coleccionistas serios en línea, de lo que es a través de una galería tradicional donde dichas decisiones concretas se pueden hacer de manera segura. Lo mejor es ver la venta de arte en línea como un complemento a tus métodos habituales de venta de arte, no como tu único medio.
  3. Hazte público. Preséntate de la mejor forma que puedas promocionándote a ti mismo. Publica algunas piezas de "muestra" en Internet para mostrar lo que puedes hacer y demostrar tu estilo. Asegúrate de añadir una marca de agua a tus versiones digitales para proteger tus obras de los ladrones de arte.
    • Emplea algo de tiempo en línea para investigar la forma en la que otros artistas se promocionan a sí mismos. ¿Qué les funciona y qué no? ¿Qué te gusta de sus estrategias promocionales y qué quieres evitar? Este tipo de investigación puede ofrecerte muchas ideas, además de alertarte acerca de posibles escollos sobre la forma en la que quieres promocionar tu propio arte. Añade a marcadores las páginas de artistas que venden en Internet que realmente te inspiren, así podrás regresar a ellas con regularidad para ver cómo evolucionan y consiguen éxito.
    • Aprovecha el poder de Twitter y Facebook para aumentar tu popularidad. Actualiza tu perfil de Twitter con tus nuevas pinturas, tus pensamientos acerca del arte y nuevos temas sobre arte en general. En Facebook, sube fotos de tus obras de arte, (añadiendo una marca de agua digital), fotos tuyas recibiendo premios e información sobre tu arte, obras en general y, quizá, incluso algunas críticas.
  4. Escribe un blog sobre tu trabajo artístico. Teniendo en cuenta los cientos de sitios web gratuitos de blogs, tienes un montón de opciones. Lo más importante, es extremadamente útil actualizarlo regularmente (ofrece a las personas algo "bonito a lo que mirar", y una historia que seguir mientras tu reputación aumenta y el historial de tus ventas crece). Un blog puede recoger muchas más visitas de motores de búsqueda si utilizas las palabras clave adecuadamente; úsalas a tu favor. Asegúrate de darle a tu blog un nombre simple pero que perdure en la memoria (necesitarás que la gente lo pueda encontrar con facilidad).
    • Lee sobre cómo crear un blog y cómo incrementar gratuitamente el tráfico de tu página para obtener información gratuita.
    • Una buena manera de probar las palabras clave por un costo muy bajo es a través del uso de un sitio de subastas. Ve probando las palabras que usas para nombrar tus ventas de arte, así como las palabras usadas en el cuerpo del texto. Cambia constantemente las palabras hasta que encuentres las óptimas (aquellas que realmente parecen atraer el mayor número de visitas).
  5. Crea una lista de correo. Esta puede ser tu herramienta más efectiva si la usas correctamente. Recopila en una base de datos digital todos los correos electrónicos de las personas que compran tus obras o que están interesadas en ellas con el fin de que estén listas para cuando envíes correos en forma masiva. Cada cierto tiempo (una vez al mes, cada semana, cada vez que comiences una nueva obra) envíales un correo electrónico completo y agradable, gramaticalmente correcto, en el que se incluya un portafolio profesional visualmente pulcro con fotos de tus trabajos más recientes (un PDF puede funcionar muy bien para este propósito). Esto ayudará a mantener la atención de antiguos clientes, lo cual es importante. Y, si se trata de un boletín realmente maravilloso, quizás tengas suerte y la compartan con todos sus contactos (¡así tu trabajo llegará a muchas más personas!).
    • Cada lista de correo bien hecha incluye una opción de "optar por no". No te sientas amenazado por esto; míralo como una buena forma de gestión interna y de conservar solamente a aquellos clientes que realmente quieran ver tus obras. ¡No estás en Internet para fastidiar a la gente que no está interesada!
  6. Toma buenas fotografías. Como suele decirse, "una imagen vale más que mil palabras" y querrás que los clientes potenciales tengan una buena impresión sobre ti. Muestra los detalles, los trazos y el tipo de pintura. Debes estar dispuesto a mostrar a los potenciales compradores muchas fotos de tu trabajo bajo diferentes tipos de luces, colgados en una pared, etc. Esta puede ser la única forma de aliviar el miedo justificado que tienen muchas personas de comprar arte que nunca han visto en persona.
    • Ten en cuenta que no todo el mundo tiene una buena conexión a Internet. Encuentra el equilibrio entre mostrar fotos geniales y que se puedan descargar fácilmente. Habla con un especialista en páginas web si no estás seguro de cómo hacerlo.
    • Para conseguir consejos relevantes sobre fotografía, lee cómo conseguir mejores fotos de productos gratuitamente y algún artículo sobre cómo conseguir un catálogo fotográfico.
  7. Asegúrate de licenciar correctamente tu arte. Registrar las obras es una manera de probar qué pertenece a quién. Se trata de una contabilidad necesaria en el departamento de artes y te ayudará si hay una disputa sobre la originalidad, la propiedad o los derechos morales.
  8. Ten en cuenta la opción de crear tu propio sitio web. Tener tu propio sitio web significa que puedes optimizar cada página en función de los motores de búsqueda y te sitúa en distinto lugar de aquellos artistas que solo emplean sitios web generales de venta de arte. Con tu propia web, los visitantes no se distraerán con otros artistas y sus obras mientras navegan en busca de las tuyas, y tu nombre probablemente ganará reputación más rápidamente. Podrás vender directamente desde tu sitio a través de correspondencia por correo electrónico con los compradores potenciales (diles que te contacten para conocer los precios, realizar la compra, etc.).
    • Si te tomas en serio la idea de vender tus obras a través de tu propio sitio web, entonces es necesario que registres un nombre de dominio, que puede ser tu propio nombre o el nombre artístico por el que quieras ser reconocido. Por ejemplo, podrías usar un dominio creado con tu nombre y apellido como por ejemplo nombreapellido.com, o si empleas un seudónimo, algo como seodonimo.com.
    • A la hora de crear tu página web, piensa seriamente en hacerla como si fuera una galería de arte virtual. Estimula a los clientes potenciales a pasear por la web y a ver las pinturas de un modo placentero, parecido al de las galerías para así incrementar su deleite.
    • Añade precios y detalles de contacto. La gente quiere ver el precio, así que no lo escondas ni esperes a que el cliente te de uno. Debes estar disponible para contestar sus preguntas rápidamente
    • Cuando crees tu propia página web necesitarás encontrar un método seguro de aceptar pagos e incluso tal vez necesites considerar la implementación de un sistema de depósito en garantía. Cuanto más cara sea tu obra de arte, necesitarás ser más cuidadoso a la hora de manejar el dinero, y deberás incluir las opciones de devolución y reembolso. Existen varios métodos en Internet que aseguran la transferencia de dinero; investiga para encontrar cuál funciona mejor según tus necesidades locales y tu mercado global.
  9. Ten presente que se trata de un proceso gradual y hazte a la idea de que no venderás muchas obras rápidamente. Un negocio de arte en la red necesita ser construido poco a poco. Es muy parecido a crear una empresa (de hecho, debes considerar tus ventas en Internet como un negocio); vas a tratar de que tu nombre sea conocido o, al menos, de darle a la gente una idea sobre quién eres como artista, de desarrollar tus servicios a medida que avanzas y de ganar reputación a medida que pasa el tiempo. Puede parecer un camino muy largo al comienzo, pero fundamentos sólidos y pacientes te pondrán en marcha para un buen futuro, así como el mantener una actitud positiva acerca de lo que haces.
    • Presenta tu trabajo en todas las exposiciones de arte importantes que puedas. Si las exposiciones tienen jurado, muestra en tu perfil o en tu web los premios que han recibido tus obras.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página