Cómo tratar el sarpullido por calor

El sarpullido por calor consiste en una irritación en la piel que brota con frecuencia en las áreas con clima húmedo y caliente. También se le denomina como “sudamina" o miliaria, y surge cuando los poros obstruidos retienen la transpiración por debajo de la piel. En los casos más graves, el sarpullido por calor interfiere con el mecanismo de regulación del calor del cuerpo y provoca malestar, fiebre y agotamiento.

Curar el sarpullido por calor

  1. Aprende cuáles son los síntomas del sarpullido por calor. Este suele brotar por debajo de la ropa, en donde la humedad y el calor hacen que las prendas se mantengan cerca de la piel. Este genera comezón y luce como una mancha de protuberancias o granos. Estos son algunos de los demás síntomas:
    • dolor, hinchazón o ardor en la piel;
    • vetas rojas;
    • pus o líquido proveniente de las áreas con comezón;
    • ganglios linfáticos hinchados en el cuello, la axila o la ingle;
    • fiebre repentina (más de 38 °C o 100,4 °F).
  2. La persona afectada debe permanecer en un área fresca con sombra. Aléjate del sol y ve a un área fresca y seca con una temperatura aproximada de 21 °C (70 °F), si es posible. Si no puedes entrar a casa, ve a un área con sombra.
    • Por lo general, el sarpullido por calor desaparece poco después de refrescarte.
  3. Suelta las prendas ajustadas y húmedas, o quítatelas. Deja el área afectada expuesta y permite que seque con el aire. Las glándulas sudoríparas obstruidas provocan la mayoría de los sarpullidos por calor, por lo que tu piel debe poder respirar con libertad, ya que esto evitará una mayor obstrucción.
    • No seques tu piel con una toalla, basta con dejar que seque con el aire.
  4. Bebe una cantidad abundante de líquidos fríos. El sarpullido por calor es un síntoma del sobrecalentamiento de tu cuerpo. No consumas bebidas calientes y bebe una cantidad abundante de agua fría, así reducirás la temperatura de tu cuerpo.
  5. Reduce tu temperatura con rapidez tomando duchas o baños con agua fresca. El agua no tiene que estar fría, basta con que esté lo suficientemente fresca como para relajarte. Emplea un limpiador o un jabón antibacteriano suaves para asear con cuidado el área afectada, luego sécala dándole toques suaves o exponiéndola al aire.
  6. No te revientes las ampollas. Las ampollas están llenas de líquido cuyo propósito es curar tu piel; además, pueden formar cicatrices si se revientan de manera prematura. Algunas ampollas se reventarán, pero debes dejar que tu piel se cure de manera natural y no debes tocártela.
  7. Alivia el malestar consumiendo medicamentos de venta sin receta. Cura el sarpullido por calor aplicándote una crema de hidrocortisona al 1 % o una loción de calamina o aloe, así aliviarás la comezón. En los casos más graves, se puede aliviar la comezón y la hinchazón con antihistamínicos como Benadryl o Claritin.
  8. Si los síntomas se agravan o duran más de 2 días, debes acudir a un doctor. Por lo general, el sarpullido por calor desaparece poco después de refrescarte, pero los casos graves pueden provocar infecciones que requieren tratamiento. Comunícate con un doctor si el dolor aumenta o se extiende, si tu sarpullido empieza a segregar pus amarillo o blanco, o si no desaparece por sí solo. Comunícate de inmediato con los servicios de emergencia si presentas los siguientes síntomas:
    • náuseas y mareos;
    • dolores de cabeza;
    • vómitos;
    • desmayos.

Evitar el sarpullido por calor

  1. Si el clima es cálido, usa prendas sueltas y transpirables. La tela no debe rozar la piel de manera incómoda ni retener el sudor cerca de tu cuerpo. Lo más adecuado es usar telas sintéticas y prendas anchas.
  2. No realices actividad física agotadora en entornos húmedos y calientes. El sarpullido por calor suele deberse al ejercicio, ya que al realizarlo, cuentas con una temperatura corporal más elevada y produces mucho sudor. Si sientes que el sarpullido está brotando, descansa y enfríate.
  3. Toma descansos frecuentes de 20 minutos permaneciendo alejado del calor. Si te enfrías, si te quitas la ropa húmeda y sudada, o si te metes a la piscina fría de vez en cuando, esto puede ser de utilidad para que tu cuerpo regule la temperatura con eficacia, lo que evitará que surja el sarpullido.
  4. Viste a los bebés como si fueras a vestir a un adulto. La mayor parte de los sarpullidos surgen en los bebés, ya que los padres les ponen demasiada ropa en el clima cálido con el fin de protegerlos. Si hace calor, los bebés también deben usar prendas sueltas y transpirables.
    • El simple hecho de que los pies o las manos de un bebé se sientan fríos al tacto, esto no quiere decir que todo su cuerpo esté frío.
  5. Duerme en áreas frescas con buena ventilación. Los sarpullidos por calor pueden surgir durante la noche, cuando estás cubierto con sábanas calientes y húmedas por un tiempo prolongado. Si despiertas sudado e incómodo, usa ventiladores, abre las ventanas o enciende el aire acondicionado.

Consejos

  • Si vas a salir de excursión o realizar actividades bajo el sol, siempre lleva agua y, si es posible, paquetes de hielo.
  • Permanece en las áreas con sombra el mayor tiempo posible.

Advertencias

  • No te apliques antitranspirantes elaborados con aceite (como los desodorantes), lociones o repelentes de insectos en las áreas afectadas, ya que esto solo podría retener el sudor y empeorar tu condición.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página