Cómo ser un multimillonario

Ser un multimillonario requiere más que un montón de ceros. El mundo de las inversiones y capitales es bastante agitado y extraño para la mayor parte de las "personas comunes". No obstante, esto no quiere decir que exista alguna barrera que te impida ser un multimillonario. Abrirte paso a cuesta de trabajo desde poco o nada hacia una vida llena de lujos es la clásica historia estadounidense, pero debes aprender a crear oportunidades por ti mismo, invierte con sabiduría, conserva tu riqueza y hazla trabajar para ti. Observa el primer paso de este artículo y obtendrás más instrucciones.

Crea oportunidades

  1. Estudia. Las personas no se convierten en multimillonarias por accidente. Antes de crear un plan, desmitifica tantas variables como puedas; por ejemplo, tasas de interés, tramos fiscales, dividendos, entre otras. Toma una clase de finanzas en línea o en una universidad, lee libros acerca de la inversión y conoce las reglas.
    • Estudia finanzas e iniciativa empresarial para aprender cómo identificar las necesidades del mercado y de los consumidores, así como desarrollar modelos de negocios en base a estas necesidades. Cultivar las habilidades de mayor demanda (como ciencias de la computación y tecnología) es una manera fundamental de llegar a la puerta de ingreso de nuevos medios y dinero.
    • Lee acerca de multimillonarios exitosos y las formas en que crearon sus fortunas, como Warren Buffett o Jon Huntsman (padre). Sé inteligente con tu dinero, esta es la manera más segura de acumular más dinero.
  2. Comienza a ahorrar dinero. Se necesita de dinero para poder crear más dinero. Separa cierta cantidad de dinero de tu paga tan pronto como la recibas y deposítalo en una cuenta de ahorros, así podrás utilizarlo en inversiones futuras o simplemente podrás cobrar los intereses.
    • Decide de qué porcentaje de tus ingresos te puedes permitir prescindir; comienza por allí. Tan poco como 20 dólares cada vez que recibas tu paga comenzará a hacer la diferencia dentro de unos tres o cuatro años. Si decides colocar este dinero en una inversión de alto riesgo, entonces tan sólo estarás arriesgando lo que te puedes permitir perder.
  3. Abre una cuenta de retiro individual. Estas están disponibles en la mayor parte de las instituciones financieras. Las cuentas de retiro individual son planes financieros personalizados que puedes crear para comenzar a ahorrar para el futuro. Si quieres acabar habiendo ahorrado una cantidad de dinero que termine con nueve ceros, necesitarás hacer esto tan pronto como sea posible. Irás acumulando intereses sobre tus ahorros y podrás decidir tomar cierta cantidad de riesgo en inversiones para poder ganar más dinero en base al que ya tienes.
    • De acuerdo con tu situación financiera, tal vez necesites invertir una cantidad mínima de dinero para comenzar (o quizás no). Investiga cuáles son tus opciones y consúltalo con tu asesor financiero.
  4. Paga la deuda de tu tarjeta de crédito. Es difícil salir adelante si tienes deudas de algún tipo que pesan sobre tu cabeza. Necesitarás pagar los préstamos estudiantiles y las deudas de tu tarjeta de crédito tan pronto como sea posible. Las tasas medias de porcentaje anual varían entre el 20% y 30% en cualquier lugar, lo cual significa que el balance se mantendrá creciendo si no pagas tu deuda tan pronto como puedas.
  5. Haz un plan de cinco años. Haz un cálculo estimado y conservador de la cantidad de dinero que podrías conseguir ahorrar en cinco años. De acuerdo con la cantidad, decide cuál debe ser el mejor uso para tu dinero; ya sea para invertirlo, comenzar un negocio o simplemente permitiendo que este continúe generando intereses.
    • Mantén tu plan como una prioridad. Asegúrate de priorizar a tus ideas anotándolas y consultándolas con regularidad. Si tienes alguna dificultad para mantenerte interesado en tus proyectos, anota algunos recordatorios acerca de tus planes y colócalos en algún lugar al que vayas todos los días; por ejemplo, en el espejo del baño o en el salpicadero de tu auto.

Invierte

  1. Compra inmuebles. Una manera común de hacer dinero es invirtiendo en inmuebles. Generalmente, la propiedad incremente su valor con el tiempo, por lo que tu inversión podría generarte una buena devolución. Puedes invertir moviendo de un tirón inmobiliario, comprar-una-propiedad-en-renta alquilando un inmueble o como un promotor inmobiliario (o agente de edificación) .
    • Ten cuidado con invertir en un mercado inflado de manera artificial. Asimismo, recuerda asegurarte de poder pagar la hipoteca mensual con facilidad. Si no sabes mucho acerca de la crisis de las hipotecas subprime del 2008 en los Estados Unidos, quizás sea una buena idea leer sobre ella y aprender algunas de sus moralejas.
  2. Invierte en un negocio. Comenzar tu propio negocio o comprar uno pueden ser maneras sólidas de hacer dinero a largo plazo. Crea o escoge una empresa que ofrezca un producto o servicio que comprarías tú mismo y pon tu tiempo y dinero para lograr mejorarlo. Conoce acerca del tipo de comercio en el que deseas incursionar y aprender a diferenciar entre las buenas y malas inversiones empresariales.
    • Recuerda, invertir en energías verdes y tecnologías informáticas son buenos planes para el futuro. Estos negocios proyectan un gran crecimiento en las próximas décadas, lo cual significa que ingresar a partir de cero sería una gran inversión.
  3. Compra y vende acciones. El mercado de valores puede ser un lugar estupendo para hacer crecer tu fortuna. Antes de comenzar a comprar, observa los mercados con cuidado y préstale atención a las acciones a las que les va bien; reunir esta información te ayudará a realizar compras inteligentes en el futuro. Al invertir, comprende que la mayor parte de las acciones incrementarán su valor a largo plazo. Supera las pequeñas disminuciones en el valor de tus acciones y, si puedes, toma algunos riesgos de vez en cuando.
    • Los planes de reinversión de dividendos y los planes directos para compra de acciones te librarán de los corredores de bolsas (y sus comisiones), pues comprarás directamente de las empresas o sus agentes. Estas son ofrecidas por más de mil empresas importantes y podrás invertir tan poco como unos 20 o 30 dólares por mes y podrás comprar acciones fraccionarias.
  4. Coloca tu dinero en una cuenta del mercado monetario. Estas cuentas requieren de un mínimo superior a los de las cuentas de ahorros comunes; sin embargo, sus devengados duplican la tasa de interés de las cuentas de ahorros. Las cuentas del mercado monetario de más alto rendimiento son un tanto arriesgadas, mientras que tu capacidad de sacarle provecho a tu dinero y de incidir en sus inversiones es limitada; no obstante, es un buen de modo de hacer que tu dinero crezca, esencialmente, sin hacer nada.
  5. Invierte en bonos del estado. Los bonos son certificados de participación emitidos por los organismos gubernamentales, en particular por el Departamento del Tesoro (en los Estados Unidos), que no suponen algún riesgo de incumplimiento, pues el gobierno controla las máquinas de impresión del dinero y pueden imprimir todo el dinero que resulte necesario para cubrir el capital. Estas son inversiones relativamente seguras, así como un buen modo de diversificar tu dinero.
    • Consulta con un corredor con quien hayas desarrollado una relación y trabajen en un plan de compra de bonos en los próximos años para diversificar tu cartera y mantener tu dinero en lugares distintos.

Conserva tu riqueza

  1. Pide buenos consejos a tus corredores. Tu dinero es tan bueno como los consejos que recibes sobre él. Si comienzas a acumular una cantidad considerable de riquezas, no querrás pasar todo tu tiempo acurrucado frente a un monitor viendo cambiar el valor de las acciones por fracciones de un porcentaje, sino querrás estar fuera disfrutando tu vida. Rodéate de buenos asesores financieros y corredores de tu confianza quienes trabajarán para que el dinero de tus cuentas bancarias continúe incrementándose.
  2. Diversifica tu cartera y tus inversiones. No guardes todo tu dinero en un solo lugar. Al diversificar tu cartera e invertir en acciones, inmuebles, fondos mutuos, bonos y otras inversiones recomendadas tu corredor, te asegurarás de aislar tu dinero en diferentes mercados que se comportan de maneras distintas. Si terminas realizando una inversión de riesgo en las toallas absorbentes ShaWow y esta acaba desplomándose, tendrás aún por lo menos una cantidad considerable de dinero en otras empresas.
  3. Toma decisiones financieras inteligentes. Internet está lleno de planes de acciones de poco valor y de tonterías acerca de convertirte rico con rapidez que se aprovechan de las personas crédulas e ignorantes forzándolas a tomar malas decisiones financieras. Investiga y comprométete a una vida de inversiones y de hacer dinero. Volverse multimillonario de la noche a la mañana no es algo factible.
    • Si tienes deudas, sé prudente con tus inversiones. Si tienes tu dinero diversificado con inteligencia, deja que los intereses se acumulen y que los mercados fluctúen; probablemente estas sean las decisiones más inteligentes que hayas tomado a largo plazo. Menos es más; en vez de hacer tonterías activamente con tu dinero, espera.
  4. Conoce cuando salirte de un negocio. En un momento dado, vas a tener que saber cuándo vender de inmediato tus acciones y salirte de algo antes de que se derrumbe debajo de ti. Si te has rodeado de corredores inteligentes, oye sus consejos, pero también recuerda escuchar a tu propio instinto.
    • Si ves alguna oportunidad de realizar una gran venta y obtener un beneficio, hazla. Incluso si el valor de esas acciones acaba incrementándose el año próximo, habrás hecho unas cuentas monedas que podrás reinvertir en otro lugar. No hay sólo una manera de invertir.
  5. Haz el papel de multimillonario. Si vas a ser un multimillonario, deberás actuar como tal. Rodéate de gente culta y adinerada, toma los consejos y conocimientos técnicos de las personas experimentadas.
    • Cultiva interés en las obras de arte, los restaurantes finos y en los viajes. Considera comprar un yate o cualquier otro emblema común entre las personas adineradas.
    • Existe una distinción entre los "viejos ricos" y los "nuevos ricos". "Nuevo rico" es, a menudo, un término despectivo para referirse a las personas que acaban de hacer un montón de dinero en efectivo con rapidez y que ahora viven de manera ostentosa, derrochando grandes cantidades de su dinero y viviendo un estilo lujoso de vida. Si quieres conservar tu riqueza, aprende los "viejos ricos" y asciende hasta la estratósfera.

Consejos

  • Aprende a tomar riesgos calculados. Tu dinero ganará intereses mientras permanezca en un banco, pero ganará mucho más si lo utilizas de manera inteligente en métodos un tanto arriesgados.
  • Sé creativo. Si quieres comenzar un negocio o invertir en uno, trata de pensar en una faceta en la que nadie más haya pensado.

Advertencias

  • Mantente alejado de las estafas que aseguran hacerte rico; estas pueden venir de personas que prometen decirte cómo invertir en el mercado de valores o de alguien que te asegure invertir tu dinero por ti.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página