Cómo dejar de cubrir las labores de un colega ocioso

Sin importar la razón, cubrir las labores de un colega ocioso puede causar agotamiento y un gran resentimiento hacia este colega. Desafortunadamente, el hacer las labores de este holgazán puede crear un círculo vicioso en donde tu propio trabajo estará en peligro por tratar hacer demasiadas cosas. Si dejas de prestar atención a lo que necesitas hacer dentro de tus propias funciones, estarás estresado y pondrás tu trabajo en riesgo. Aun si el cubrir sus labores se inició como una forma de halagarte a ti mismo o ser extremadamente amigable y útil, tienes que ponerle un alto. Aquí te mostramos algunas formas para que dejes de cubrir las labores de un colega ocioso.

Pasos

  1. Identifica de qué manera estás cubriendo las labores de tu colega. Hay una diferencia entre ser alguien servicial en el equipo y permitir el ocio de un miembro del equipo. Es posible que estés tan involucrado en cubrir las funciones de tu colega ocioso (que sea algo tan enraizado), que apenas te das cuenta de lo que estás haciendo. Te presento algunas señales claves que te indicarán si es que estás creando situaciones para que tú mismo cubras las funciones de tu colega ocioso:
    • Terminas proyectos que fueron asignados a él o ella porque no quieres que el equipo se vea afectado. Es probable que esta persona haya prometido terminar su trabajo a tiempo, pero al acercarse la fecha límite, era evidente que no lo iba a hacer.
    • Terminas los proyectos porque su desempeño afecta tu propio trabajo. Tu colega está flojeando y su inhabilidad o negativa para hacer un buen trabajo tiene repercusiones en tu propio desempeño.
    • Inventas excusas cuando tu colega no alcanza su meta en un proyecto o termina en la fecha límite. En lugar de explicar la verdadera razón de porque el trabajo quedó incompleto al llegar la fecha límite (tal vez tu colega no entregó lo que él o ella prometió), tratas de maquillar las cosas y le echas la culpa a cosas tales como: la falta de tinta en la impresora o información que se tiene que obtener en una bóveda de archivos al otro lado de la ciudad. Esto hace quedar mal a todo el equipo, no solamente a ti.
    • Te das cuenta que constantemente tienes que supervisar a tu colega para que las tareas se cumplan. Tienes que asegurarte que esté al día en su trabajo o enviarle avisos acerca de una reunión importante. Te has convertido en su asistente sin haber postulado para esa función. Y adivina que, a él o a ella le encanta eso.
    • Le mientes a tu jefe acerca del paradero de tu colega cada vez que él o ella está ausente. Puedes pasar mucho tiempo inventando una historia para explicar donde está Janet. Le dices a tu jefe que está de paso por otra oficina, pero en realidad se está tomando 3 horas para almorzar. Esto es una ruptura de confianza y te vas a agotar rápidamente. Cuando mientes a tu jefe, eres tan culpable como tu colega ocioso y cuando se empiece a conocer la verdad (y en algún momento sucederá) tus mentiras van a poner en peligro tu empleo.
  2. Piensa de que manera el cubrir las labores de tu colega interfiere directamente con tu trabajo o inclusive con tu vida privada. Ya sea que estés duplicando funciones, haciendo tu trabajo y el de ellos o tengas que inventar excusas por ellos o inclusive mentir cada día; el cubrir las labores de un colega ocioso tendrá sus consecuencias. A continuación mencionamos algunas consecuencias que genera el cubrir las labores de un colega ocioso.
    • El tiempo que pasas con tu familia es casi nulo porque estás demasiado ocupado trabajando en dos turnos (el tuyo y el de tus colegas). Si tienes dos empleos, es muy probable que no tengas tiempo para la familia o para tener vida social o te estás esforzando mucho para cumplir con todos.
    • Te sientes agotado y ansioso. Creas ansiedad en ti cuando solo piensas en trabajar y no separas tiempo para entretenerte. Además, si estás mintiendo por tu colega, la culpa se apoderará de ti. Tu salud también se verá afectada. Estarás tenso, estresado y la culpa se acumulará.
    • Tu propio desempeño laboral ha empezado a sufrir las consecuencias. Al tener un solo empleo, es probable que tengas tiempo para aportar ideas creativas. Sin embargo, cuando el tiempo es limitado, solo puedes ocuparte de las necesidades básicas.
    • Tu jefe ha empezado a hacer comentarios negativos de la calidad de trabajo que produces. Presta atención cuando escuches comentarios así: “Antes eras más cuidadoso al hacer esto…” o “Me sorprende que no te hayas dando cuenta de eso/que hayas cometido esa clase de error…” o “Normalmente no eres tan descuidado”, etc. Y tú sabes bien que tu bajo rendimiento se debe a que tratas de cumplir una doble función.
  3. Reconoce que estás estresado y que esto ha impactado la calidad de tu propio trabajo y tu vida familiar. Basado en esta evaluación sincera toma la decisión de poner un alto al encubrimiento y el correr de aquí para allá solo por el bien de tu colega ocioso. Es tiempo de que esta persona comience a llevar su carga o busque otra cosa en lo que pueda perder el tiempo. Hay algunos puntos que tienes que considerar antes de decirle a tu colega como se darán las cosas de ahora en adelante. Considera lo siguiente:
    • ¿Por qué estás cubriendo las labores de este colega? Para algunos es un tema de perfeccionismo. Todo empieza cuando tu colega entrega un trabajo de baja calidad y tú sabes que puedes producir un trabajo de mejor calidad y en menos tiempo. Entonces, en lugar de devolverle el trabajo a tu colega y sugerirle como lo puede rehacer, tú terminas haciéndolo. El patrón ya está establecido y conforme pase el tiempo, las cosas se complican más y tu colega ocioso depende de ti para que lo arregles todo. ¿Te parece familiar? Si es así, también tendrás que lidiar con tu perfeccionismo.
    • Otra razón puede ser tu falta de firmeza, especialmente si eres nuevo en el equipo cuando todo esto empezó. Tu colega ocioso se fijó en ti por ser un empleado trabajador, te elogió y una vez que te engatusó, te envió todo el trabajo y no pudiste decir “no”. Y ahora arreglar los trabajos mal hechos de tus colegas, se ha hecho una rutina. Nunca aprendiste a decir “no” y la situación se vuelve cada vez peor. En este caso, tienes que enfocarte en desarrollar tu firmeza.
    • Otra razón compleja puede ser el temor. Si tu colega ocioso es un matón o ha hecho amenazas debilitando tu imagen frente al equipo o tu jefe, tal vez tengas temor a decir “no” cuando tengas que cubrir las labores de tu colega ocioso. En este caso, aunque parezca imposible, tienes que armarte de valor y hablar con tu jefe o con recursos humanos para explicarles como te sientes. Si te sientes amenazado u hostigado, es el momento de que la empresa se ponga en acción para evitar que esto continúe. No te sientas mal por tu colega; él o ella debieron haber sido más sabios.
  4. Considera hablar franca pero amablemente con tu colega de ahora en adelante. La próxima vez que tu colega quiera darte un trabajo incompleto o espera que tú realices cambios significativos a propuestas que no han sido bien pensadas, invítalo(a) a sentarse contigo o llévalo(a) en privado a una sala de reunión y con delicadeza dile: “Siéntate, tenemos que hablar”.
  5. Dile a tu colega que tienen que hablar de algo importante y te gustaría tener toda su atención. No pierdas el tiempo hablando de la amistad que tienen o cualquier otra cosas parecida. Este es un tema de profesionalismo y tienes que ir al grano lo más rápido posible.
    • Explícale que el terminar su trabajo o cubrir sus labores ha tenido un impacto negativo en ti. Comparte algunos hechos concretos para que tu colega no piense que estás hablando de generalidades.
    • Ten toda la libertad de sazonar la conversación con palabras de halago por las cosas que tu colega hace bien y termina a tiempo. Es más, usa estas ocasiones para convencer a tu colega que él o ella es competente y que sería genial si todo el equipo llega a ver más de esa capacidad de tu colega.
    • Pregúntale si hay algún impedimento específico que no le permite terminar bien su trabajo a tiempo. Tantea y permite que tu colega te de información de asuntos que puedan estar obstaculizando su habilidad para contribuir mucho más. No estés de acuerdo con lo que diga, simplemente reconoce que se encuentra en una situación difícil.
      • Puedes sugerir que ambos busquen soluciones para que tu colega sea más productivo. Por ejemplo; hablar con tu jefe para que él o ella pueda tener una capacitación o tal vez tenga que sentarse en un lugar más callado, etc. Sin embargo no te involucres mucho tratando de buscar una salida. Hay un cierto nivel de expectativa que se pide de cada empleado cuando se trata de temas de productividad.
    • Si tu colega es un simplista y se rehúsa a divulgar cualquier cosa que pueda estar causando un trabajo deslucido, evita la confrontación. Simplemente reconoce su punto de vista pero insiste en que su pobre desempeño laboral te afecta. Esto te permite perseverar en la búsqueda de soluciones en lugar de enfocarte en la actitud desafiante de tu colega.
    • Durante toda la conversación, vuelve a exponer tus observaciones en una manera que no sea polémica o agresiva. No digas: “Hiciste que mienta al jefe” o “Tuve que terminar los proyectos por ti”. Por el contrario, explica con claridad que tú eres responsable de tus acciones en respuesta a su ociosidad y enfatiza que “tú” no debiste haber permitido que las cosas lleguen a ese punto y que has decidido que no van a seguir así.
  6. Dile que ya no vas a poder cubrir la ineficacia e ineptitud de tus colegas. Evita juzgar su comportamiento; en lugar de eso, menciona el impacto que ha tenido en ti para que puedas decirle con claridad porque las cosas no pueden seguir así. Por ejemplo, puedes decir: “No pude ir al funeral de mi abuelita porque X, Y, Z fracasaron en cumplirse a tiempo. Y no voy a permitir que eso pase de nuevo”. Luego prosigue con la conversación.
    • Evita conversar de cualquier tema personal del colega; por ejemplo problemas en el matrimonio o la crianza de los hijos. Separa lo que es desempeño laboral de asuntos personales.
    • Que quede claro que a partir de ese día, ya no vas a cubrir sus labores. Esto quiere decir que si él o ella deciden salir temprano ese día, su contribución se quedará incompleta hasta que tu colega regrese a trabajar a la mañana siguiente para terminarla.
  7. Rechaza ser el refugio de tu colega en el futuro. Ahora depende de ti permanecer firme en tus convicciones. Al principio puede ser difícil si es que esto ha sido un patrón de conducta en ambos, pero si no perseveras, el ciclo no se romperá y tu colega seguirá haciendo lo necesario para obtener lo que él o ella desea de ti.
    • Deja de mentir por tu colega cuando el jefe te haga preguntas. Sin embargo, en lugar de delatarlo con frialdad, simplemente responde como si no supieras donde está o cuantos clientes ha visto durante el día. Dile algo así: “Disculpe jefe, yo sé que el reporte se tiene que entregar a las 5. Ya son las 3 pero en verdad no tengo idea de donde puede estar. Lo vi a las 10am en la cafetería, así que estoy seguro que vino a trabajar hoy día.”
    • No lo cubras, aun si solo te toma unos minutos. Un pequeño encubrimiento te llevará a otro y luego todo empezará de nuevo (recuerda como se inició todo). Persevera y defiende tu postura no importa lo que suceda.
  8. Acepta el fracaso en el proceso porque, muy probablemente, va a ser un tema. Esto implica, dejar que tu colega fracase, aun si afecta tu trabajo. La única manera para que tu jefe se de cuenta donde está el eslabón débil, es exponerlo(a) por medio de su desempeño laboral (o la falta de este). Si eres parte de un equipo creativo y tu colega ocioso está encargado de hacer la redacción (pero tú lo has venido haciendo para terminar los proyectos), entonces no te preocupes si la redacción no está presente. Cuando el cliente o tu jefe te pregunten, asegúrate de decirles quien es el responsable de la redacción.
    • Si te parece muy abrumador, considera hablar con tu supervisor en privado. Explícale lo que ha estado sucediendo y que tú eres en parte responsable que se haya generado una conducta destructiva en el equipo y que ahora vas a poner un alto al dejar que cada uno cumpla su función. Tu jefe será informado y tal vez se vea impresionado por tu honestidad y disposición para aceptar tu responsabilidad. Aun si no sucede así, tu integridad estará intacta.
  9. Si tienes el tiempo y la experiencia, ofrécele ayuda a tu colega ocioso con lo que parezca estar estancado. Es posible que su ociosidad solo sea una pantalla para esconder su ineptitud, incapacidad o temores. Puedes reconocer el valor de este colega al ayudarlo a aprender nuevas habilidades sin tener que sacar a la luz sus inseguridades y aprovechar su disposición para aprender cosas nuevas. De esta manera podrás conseguir algo bueno de esta situación.
    • No asumas que tu colega quiere tu ayuda. Primero pregúntale.
    • Tienes que estar dispuesto a ofrecer consejos cuando lo creas conveniente. No exageres y sé amigable; no seas mandón. Sé consiente de la reacción de tu colega. A veces va a ser muy obvio que, en lugar de ayudarlo, lo puedes ofender. Tienes que estar dispuesto a pedir perdón si te pasaste de la raya.
    • Envía vínculos acerca de temas útiles, usando el intranet o internet, que ayuden a tu colega a entender mejor las cosas. Con frecuencia, aprender uno mismo es la manera más efectiva y no da la impresión que estás enseñando a la persona como hervir el agua.
    • No tomes el rol de psicólogo. La ineficiencia y problemas personales de tus colegas no son tus desafíos personales. Evita caer en el juego de ser consejero o alguien que se preocupa hipócritamente de otros. Puedes ayudar con cualquier cosa relacionada al trabajo pero no puedes ser su doctor, ni siquiera lo intentes.
  10. Ahora trata de mejorar tu propio desempeño laboral y restaura el orden en tu vida. Cuando te veas tentado a cubrir las labores de un colega, recuerda a dónde te lleva y establece límites para tales situaciones. Obviamente, cubrir a un colega que está enfermo por una semana, es una necesidad, pero cubrir a un colega ocioso no debería ser parte de tu perfil laboral de nuevo.

Consejos

  • Observa cuidadosamente la situación. Si tu colega llega a tiempo y se va a la hora de salida sin trabajar sobretiempo y has dejado que el exceso de trabajo en el equipo llegue al punto de tener que cubrir una verdadera necesidad, no te limites a decírselo a tu colega, sino díselo también a la gerencia. A veces una persona que pone límites y se niega a acceder a demandas poco razonables, puede verse como alguien ocioso comparado con alguien que no lo hace. Verifica si este es el caso cuando hables con tu colega. En trabajos donde la persona recibe un salario, esto es muy común porque la empresa no tiene que pagarle más si cumple una doble función y recibe solo un cheque.
  • Déjale saber a tu colega que si tu jefe pregunta, serás honesto en cuanto a su paradero la próxima vez.
  • En algunos casos, vas a sentir que no tienes otra opción más que hablar con tu jefe, aun cuando has hablado con tu colega acerca del impacto que ha tenido en tu profesión su incapacidad de cumplir su trabajo y que ya no lo vas a permitir. No vayas directamente al jefe sin antes tratar de arreglar la situación, pero no guardes silencio cuando hayas dado lo mejor de ti y es obvio que solo la gerencia puede hacer un cambio.
  • Utiliza las metas y sueños de tu colega para aclarar las cosas un poco más. Si quiere tener un ascenso o un mejor trabajo, hazle ver que salir a las 3:30 todos los días no le va a ayudar a alcanzar esa meta.
  • Asegúrate de resaltar sus buenas cualidades para que lo hagan sentir bien cuando estés hablando del tema. Lo último que necesitas es crear hostilidad, especialmente si trabajan en un ambiente pequeño. Si es posible, trata de mantener una conversación positiva y alegre. Siempre enfócate en el problema, no en la persona.
  • Explícale métodos organizacionales que han funcionado para ti. Un simple consejo puede ser no empezar un nuevo proyecto hasta terminar el que está realizando. Asegúrate que tus ideas se apliquen directamente al problema que tiene para poder establecer un cambio.

Advertencias

  • Nunca asumas la responsabilidad por un colega solo para que guarde su reputación. Enfócate en tu carrera y trabajo, ya que es poco probable que este colega te devuelva el favor si algún día lo necesitas.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página