Cómo calcular el patrimonio neto

Puedes pensar que estimar tu patrimonio neto es poco más que un ejercicio para las personas con bastante dinero pero, de hecho, es una forma útil para que las personas de todos los trasfondos financieros obtengan un panorama de su situación financiera. Calcular el patrimonio neto no es complicado e involucra restar tus pasivos (lo que debes) a tus activos (lo que tienes) para ver cuánto queda.

Sumar los activos

  1. Comprende lo que es el patrimonio neto. Antes de calcular el patrimonio neto, es importante saber lo que es y su propósito. La forma más fácil de definir el patrimonio neto es lo que tienes menos lo que debes. El patrimonio neto es cuánto te quedaría si vendieras todo lo que tienes y usaras las ganancias para pagar lo que debes.
    • Tu patrimonio neto te da una idea de tu riqueza general y la salud de tu situación financiera. Por ejemplo, si tienes muchas deudas y muy pocas posesiones, tu patrimonio neto sería negativo, lo que significa que es posible que tu situación financiera no sea saludable.
    • Esto es porque, si tienes una computadora de $1.000, por ejemplo, pero tienes una deuda de $20.000, si restas lo que debes (la deuda) a lo que tienes (la computadora), sigues debiendo $19.000. Debido a que debes $19.000, tu patrimonio neto sería -$19.000.
    • Por otro lado, si tienes una casa que vale $100.000, un auto que vale $20.000 y una hipoteca de $50.000, tu patrimonio neto sería $70.000 en positivo (o $120.000 de activos menos tus pasivos, es decir, la hipoteca de $50.000).
  2. Evalúa lo que tienes. Lo que tienes también se conoce como activos. Este componente del cálculo de tu patrimonio neto realmente es tan simple (y posiblemente abrumador) como hacer un estimado del valor en dólares de todo lo que tienes, desde el auto que conduces hasta el contenido del cajón de tus calcetines.
    • No te preocupes por determinar la cantidad que debes en cosas como tu casa o tu auto; ese trabajo vendrá con tus pasivos. El enfoque ahora es establecer el valor de mercado de tus posesiones; es decir, por cuánto se venderían tus posesiones si pudieras venderlas hoy en día.
  3. Cuenta tu dinero en efectivo. El efectivo es un tipo de activo. Esto incluye el contenido de tus cuentas bancarias (como cuentas corrientes, de ahorros o cuentas de ahorros de intereses altos), cualquier dinero en efectivo que tengas a la mano o cualquier dinero en efectivo en cuentas de inversión.
    • Digamos, por ejemplo, que tienes $3.000 en tu cuenta corriente, $16.000 en tu cuenta de ahorros y $1.000 en tu cuenta individual de jubilación para un total de $20.000 en efectivo (total actualizado: $20.000).
    • Ten cuidado de no contar el valor de las inversiones como dinero en efectivo. Por ejemplo, si tienes una cuenta individual de jubilación con un fondo mutuo que vale $5.000, no cuentes ese fondo mutuo como dinero en efectivo porque es una inversión.
    • Si tienes dinero en efectivo en una cuenta individual de jubilación o en cualquier otra cuenta de inversión, recuerda sumarlo a tu balance de efectivo general. Es posible que recientemente hayas depositado $1.000 en tu cuenta individual de jubilación y aún no lo hayas invertido en nada.
  4. Incluye las inversiones y las cuentas de jubilación. Ya sea que tengas un portafolio sustancial o apenas hayas empezado un plan de jubilación por medio de tu empleo, el valor actual en dólares de tales inversiones es otra parte de tus activos generales. Las inversiones incluyen cosas como acciones, bonos, fondos mutuos o fondos negociables en el mercado.
    • Imaginemos que tienes $5.000 en una cuenta de inversión y $15.000 en tu cuenta de jubilación, lo que suma un total de $20.000 (para un total actualizado de $40.000 en activos). Toma nota de que el total actualizado simplemente significa sumar todo lo que tienes hasta ahora, es decir, $20.000 en dinero en efectivo más $20.000 en inversiones es igual a $40.000 en activos totales.
    • Ya que lo más probable es que lidies con hipótesis y no vayas a convertir tus activos en efectivo, probablemente no sea necesario considerar las penalidades por retirar fondos de una cuenta de inversión, pero no está de más familiarizarte con los detalles de las penalidades a las que puedes enfrentarte en el futuro.
  5. Determina el valor de tu casa. Aquí es donde las cosas se vuelven un poco más especulativas. En lugar de contar los fondos, tienes que hacer tu mejor estimado sobre el valor de la que probablemente sea tu posesión más valiosa: tu casa.
    • Tienes que establecer el valor razonable de mercado para tu casa: la cantidad que podrías esperar obtener por ella si la pusieras en venta. La forma más común de hacerlo es buscando los precios de venta de propiedades comparables, que son aquellas que sean similares en ubicación, tamaño, edad, condición, estilo, número de habitaciones y baños, etc.
    • El artículo "Cómo determinar el precio de mercado de tu casa" ofrece muchas ideas sobre cómo identificar compensaciones y establecer un valor de mercado, incluyendo consultar periódicos, sitios web de bienes raíces y oficinas o sitios web locales de impuestos; hablar con un agente de bienes raíces; y pedirle a un tasador que haga el estimado por ti.
    • Para este ejercicio, diremos que tu casa está valuada en $150.000 (total actualizado: $190.000).
  6. Estima el valor de todo lo que hay en tu casa. Es probable que esto involucre aún más especulación y estimación. Es probable que te sorprendas por la cantidad que obtengas, ya que, para darte una idea, el inquilino promedio que vive solo en los EE.UU. generalmente tiene entre $20.000 y $30.000 en propiedades personales. Uno de los mejores consejos para estimar el valor de las cosas en tu casa es buscar el artículo en Google o Kijiji.com para ver por cuánto se vende el artículo usado en el mercado.
    • Este es un ejercicio útil no solo para determinar tu patrimonio neto sino también para averiguar cuánto debe pagar un seguro de inquilino o propietario. Tener una lista detallada de tus posesiones (incluyendo fotos, si es posible) también será útil si alguna vez necesitas presentar un reclamo.
    • Para fines del seguro, es probable que quieras determinar el valor de reposición de tus cosas: lo que costaría reemplazarlas realmente. Sin embargo, para tu patrimonio neto, simplemente debes establecer el valor de mercado: lo que alguien pagaría por ellas como están. Por ejemplo, podrías vender tu televisor de cinco años a $100 pero reemplazarlo por uno nuevo comparable podría costar $250.
    • Fingiremos que tus posesiones domésticas suman $25.000 para un total actualizado de $215.000.
    • Ten cuidado de no contar nada dos veces. Por ejemplo, ya estimaste el valor de tu casa. Por lo tanto, tienes que asegurarte de que cualquier cosa que haya sido parte del valor de tu casa no se sume a tu lista de los objetos de valor en tu casa. En términos generales, si algo no se va a quedar en tu casa cuando la vendas, puedes añadirlo a la lista de los objetos de valor en tu casa.
  7. Considera el valor de tu auto. Nuevamente, esto involucra un poco de estimación pero, afortunadamente, hay numerosos recursos para establecer el valor de mercado de los automóviles.
    • El tradicional "libro azul" para tasaciones de autos ahora se utiliza más fácilmente en línea junto con muchos otros sitios web de tasación o compra de autos.
    • También puedes pedirle un estimado a un vendedor de autos. Si tiene una corazonada de que podrías querer comprar un auto, es probable que esté gustoso de hacerlo.
    • Para nuestro total actualizado de muestra, sumemos $15.000 por tu auto para convertirlo en $230.000.
  8. Incluye el valor en efectivo de cualquier póliza de seguro de vida. Quizás tus padres te compraron una póliza cuando eras niño o te inscribiste en una tú mismo o por medio de tu empleo. Si es una póliza de vida entera que desarrolla un valor en efectivo, entonces ese valor en efectivo es parte de tus activos.
    • Si tienes una póliza de vida entera, hay dos valores vinculados a ella: el valor en efectivo y el valor nominal. Cuando pagas primas, parte de la prima se utiliza para pagar el costo del seguro y el resto va a un fondo en efectivo. El valor del fondo en efectivo se conoce como el valor en efectivo. El valor nominal es la cantidad que tu familia recibiría si murieras (o el costo del seguro). Si fueras a cancelar la póliza antes, recibirías el valor en efectivo.
    • Cuenta el valor en efectivo (la cantidad que recibirías si cancelaras la póliza), no el valor nominal, como un activo.
    • El valor en efectivo de una póliza de vida entera normalmente se desarrolla lentamente hasta el punto en el que es igual al valor nominal una vez que llegas al final de la tabla de mortalidad que se usa para establecer tu póliza (a menudo a la edad de 100 años).
    • Si tienes un seguro de vida temporal (por ejemplo, una póliza de $250.000 por 20 años), tu póliza no tiene un valor en efectivo. Es parecido al seguro de autos, en donde solo obtienes un beneficio si haces un reclamo.
    • Digamos que tienes $10.000 de valor en efectivo en tu seguro de vida, lo que convierte al total actualizado de activos en $240.000.
  9. Considera cualquier otro tipo de activo. Recuerda: si lo tienes, es un activo. Es posible que tengas alguna deuda sobre ese activo (como un auto para el que pediste prestado dinero, por ejemplo), pero esa deuda se restará más adelante en el cálculo del patrimonio neto. No olvides incluir el valor de cualquier negocio que tengas o cualquier propiedad adicional (como una casa de campo).

Sumar los pasivos

  1. Conoce lo que debes. "Pasivos" es una palabra que simplemente describe lo que debes. Si tus activos constituyen el valor monetario de lo que tienes, tus pasivos incluyen el valor en dólares de lo que debes.
    • Una forma algo mórbida de verlo es: si murieras hoy, ¿qué cantidad tomaría para "arreglar las cuentas" de tu herencia?
    • En líneas generales, tus pasivos están más fácilmente disponibles y son menos especulativos que tus activos. Generalmente, ingresas cantidades específicas que debes en lugar de estimar el valor de tu casa, auto, etc. Esto significa que, a diferencia de determinar el valor de tu casa, por ejemplo (el cual es posible que tengas que estimar), determinar el valor de tu deuda hipotecaria no requiere un estimado porque es simplemente lo que figura en tu cuenta como el saldo que debes.
  2. Determina el valor de tu hipoteca. Si recientemente has comprado una casa, es probable que la cantidad que aún debas en el crédito hipotecario (o hipoteca) sea tu deuda más grande.
    • Técnicamente, la cantidad que debes será un poco mayor que el saldo adeudado. Puedes buscar en Internet para obtener una explicación sobre el por qué e instrucciones sobre cómo calcular esta cantidad.
    • Sin embargo, para simplificar, el saldo adeudado es suficiente y está fácilmente disponible en tu estado mensual. Como un ejemplo, asumamos que debes $120.000.
    • Contacta a tu banco o proveedor de hipoteca si tienes alguna pregunta sobre determinar el valor de tu hipoteca.
  3. Cuenta tu préstamo de auto. Si no tienes una casa o estás cerca de liquidar la hipoteca, tu préstamo de auto podría ser tu deuda pendiente más grande.
    • Determinar el valor de tu préstamo de auto es tan simple como ir al sitio web de tu banco o prestamista o mirar tus estados mensuales y sumar el valor de cualquier préstamo de auto que tengas. Asume que debes $15.000 por un préstamo de auto (total actualizado: $135.000).
  4. Incluye cualquier préstamo estudiantil. Si fuiste a la universidad recientemente (o quizás no tan recientemente), es posible que debas préstamos estudiantiles. Incluye el saldo adeudado para ellos junto con cualquier otro préstamo personal que debas.
    • Para nuestro ejemplo, diremos que debes $20.000 en préstamos estudiantiles para un total actualizado de $155.000.
  5. Suma la deuda de tu tarjeta de crédito. Cualquier importe debido en una cuenta de tarjeta de crédito también es un pasivo y debe incluirse. Asegúrate de incluir el importe debido total, no el saldo mínimo en el estado de cuenta.
    • Sumemos a nuestro ejemplo $10.000 en deuda de tarjeta de crédito para obtener un total actualizado de $165.000.
  6. Considera cualquier otro pasivo. Cualquier cosa que le debas a alguien se considera un pasivo. Esto significa que, si les debes $5.000 a tus padres, por ejemplo, esto tendría que sumarse. Además, asegúrate de no olvidar ninguna deuda bancaria pendiente, como líneas de crédito o préstamos para otros tipos de propiedades.
    • El valor de estas deudas se sumaría a tu total de pasivos.

Calcular tu patrimonio neto

  1. Suma tus activos. Para recapitular nuestros ejemplos de la sección anterior:
    • Efectivo: $20.000
    • Inversiones / Jubilación: $20.000
    • Casa: $150.000
    • Propiedades personales: $25.000
    • Auto: $15.000
    • Seguro de vida: $10.000
    • Total: $240.000
  2. Suma tus pasivos. Nuevamente, a partir de nuestros estimados de muestra:
    • Crédito hipotecario: $120.000
    • Préstamo de auto: $15.000
    • Préstamos estudiantiles: $20.000
    • Deuda de tarjeta de crédito: $10.000
    • Otra deuda: $0
    • Total: $165.000
  3. Resta los pasivos a los activos. Reunir todos los valores en dólares es la parte más difícil de este ejercicio. El cálculo en sí es bastante simple.
    • Dicho esto, hay numerosas calculadoras del patrimonio neto en línea que pueden realizar el cálculo por ti y que podrían ayudarte a mantener tus datos más organizados.
    • Usando nuestros ejemplos: $240.000 (activos) - $165.000 (pasivos) = $75.000 (patrimonio neto).
  4. Reevalúa tu patrimonio neto regularmente. Piensa en tu cálculo del patrimonio neto como una imagen instantánea en el tiempo. A medida que ganes dinero, pidas dinero prestado y gastes dinero, tu patrimonio neto estará en un estado perpetuo de cambio.
    • Los expertos a menudo aconsejan que calcules tu patrimonio neto por lo menos anualmente. Esto te ayudará a mantenerte al día con tu estado cambiante debido a los cambios en el mercado, alteraciones en tus finanzas y vida personal, etc.
  5. Considera los planes de acción. En primer lugar, no entres en pánico si tienes un valor positivo bajo o incluso un patrimonio neto negativo, sobre todo si eres más joven. Los adultos jóvenes con préstamos estudiantiles y que no tienen una casa a menudo tienen un patrimonio neto negativo.
    • Independientemente de tu lugar en la vida, si tu patrimonio neto es bajo o negativo, está en declive o fluctúa impredeciblemente, úsalo como una oportunidad para examinar más de cerca tus finanzas y considerar formas de mejorarlas.
    • En tus circunstancias particulares, pagar tus deudas de tarjetas de crédito, ahorrar más, refinanciar tu hipoteca o vender algunas de tus cosas podría ser la mejor opción.
    • Recuerda que tu patrimonio neto es una guía, no un juicio. Úsalo como información para tu beneficio.

Consejos

  • Sé completamente honesto sobre todos los números. No adornes tus activos ni le restes valor a tus pasivos.
  • Ingresa estas figuras en un libro de contabilidad y trata de actualizarlo mensualmente. Esto no solo te mantendrá responsable sino que también te da un mejor ejemplo de tu crecimiento con el tiempo.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página