Cómo tomarse el pulso

Tomarte el pulso te permite determinar cuál es tu ritmo cardíaco sin necesidad de usar instrumentos especiales. Puede serte útil si estás intentando bajar de peso o si padeces alguna enfermedad cardíaca. Lee el siguiente artículo para enterarte de lo fácil y rápido que es tomarse el pulso.

Encontrar y registrar tu pulso

  1. Usa tu dedo índice y el tercer dedo para encontrar tu pulso. No uses el pulgar, ya que tiene su propio pulso.
    • Encuentra el pulso radial. También se le conoce como pulso de la muñeca. Usa las yemas de dos dedos. Sitúalas justo debajo de los pliegues de la muñeca en la base del pulgar. Presiona ligeramente hasta que sientas el pulso (la sangre latiendo bajo tus dedos). Si es necesario, mueve los dedos hasta que sientas el pulso.
    • Encuentra el pulso de la carótida. Para sentir el pulso en la parte lateral del cuello, coloca dos dedos, de preferencia el dedo índice y el dedo corazón, en el hueco que se forma entre la tráquea y el músculo grande del cuello. Presiona ligeramente hasta que sientas el pulso.
  2. Mide y registra el ritmo de tu corazón. Usa un reloj de mano o cualquier reloj con segundero. Apunta la frecuencia del pulso, es decir, el número de pulsaciones por minuto.
    • Si no tienes ningún reloj cerca, puedes seguir el consejo del Sistema de Salud de la Clínica de Cleveland y contar las pulsaciones que sientas durante 15 segundos, multiplicar ese número por cuatro y así obtener tu frecuencia o ritmo cardíaco por minuto:
    • Tu pulso es: (pulsaciones en 15 segundos) x 4 = y (tu pulso cardíaco).También puedes contar las pulsaciones durante 30 segundos y multiplicar por dos.
  3. Determina cuál es tu ritmo cardíaco normal. Para un adulto, el ritmo cardíaco normal es de 60 a 100 pulsaciones por minuto. Para los niños menores de 18 años, el ritmo cardíaco normal es de 70 a 100 pulsaciones por minuto. Se trata del ritmo cardíaco que una persona tiene cuando está en reposo. Para saber cuál es el tuyo, sigue los pasos descritos arriba.
    • Recuerda que puedes calcular tu ritmo cardíaco contando tu pulso durante 15 segundos y multiplicando el resultado por 4.
  4. Comprueba si tu pulso es demasiado fuerte o débil. No hay manera de calcular la fuerza de tu pulso. Cuando sientas tu pulso, tendrás que decidir si es "débil", "ligero", "fuerte" o "galopante".
  5. Comprueba el patrón rítmico de tu pulso. Esto se hace midiendo las pulsaciones de tu corazón y las pausas entre ellas. Si el pulso es constante, se dice que es regular. Si detectas cualquier salto o irregularidad en tu pulso, es posible que sea irregular.

Qué hacer si no encuentras tu pulso

  1. Inténtalo con las yemas de los dedos, en lugar de extender los dedos sobre la muñeca. Colócalas en distintos lugares, deteniéndote en cada sitio durante cinco segundos.
  2. Varía la presión de los dedos sobre la muñeca. A veces, para encontrar el pulso, debes probar con los dedos más sueltos o más apretados sobre la muñeca.
  3. Intenta hacerlo con el brazo extendido hacia abajo. Hazlo de este modo si anteriormente lo tenías alzado. El cambio en el flujo sanguíneo puede ayudarte a encontrar tu pulso.
  4. Si tienes un estetoscopio, puedes usarlo. Asegúrate de levantarte o quitarte la camisera, sostén el estetoscopio contra tu pecho desnudo y escucha. Cuenta cada latido cuando lo escuches e identifica cualquier latido salteado.

Ritmo cardíaco máximo y ritmo cardíaco ideal

  1. Calcula tu máximo ritmo cardíaco potencial. Es el pulso más rápido que puedes tener. Conocer tu máximo ritmo cardíaco potencial te servirá para determinar cuál es tu ritmo cardíaco ideal. Para calcularlo, usa esta fórmula: 220 - (tu edad) = (máximo ritmo cardíaco previsto).
    • Intenta hacer ejercicio intensamente durante 30 minutos y mide tu ritmo cardíaco inmediatamente después o incluso durante el ejercicio. Compara tu máximo ritmo cardíaco real con tu máximo ritmo cardíaco potencial. Las cifras deben ser bastante parecidas.
    • Si te tomas el pulso durante el ejercicio, no dejes de mover los pies mientras lo haces, ya que la sangre podría acumularse en tus extremidades.
  2. Encuentra tu ritmo cardíaco ideal. Este se halla entre el 60 y el 85 por ciento de tu máximo ritmo cardíaco. La razón por la que se usa un rango en vez de un número concreto es porque cada persona tiene una condición y estado físico diferente. Cuando hagas ejercicio, comprueba tu pulso durante 15 segundos. Tu pulso debe estar entre el 60 y el 85 por ciento de tu ritmo cardíaco máximo.

Consejos

  • Si observas cualquier irregularidad en tu pulso, busca asistencia médica tan pronto como sea posible.
  • Para calcular tu ritmo cardíaco en reposo, acuéstate en el suelo durante un minuto antes de tomarte el pulso.
  • También puedes tomarte el pulso en la sien o en el pecho, pero estos métodos son mucho menos comunes.

Advertencias

  • Si estás seguro de que tus pulsaciones cardíacas son irregulares y excesivamente rápidas, consulta con un médico inmediatamente.
  • Si notas durante el proceso que "faltan" latidos, busca atención médica.
  • No palpes las dos arterias carótidas de tu cuello al mismo tiempo, ya que esto disminuye la circulación de la sangre hacia el cerebro.
  • No presiones demasiado fuerte sobre tu cuello, ya que podrías estimular un mecanismo reflejo que puede hacer que tu corazón vaya más lento.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página