Cómo gustarte así como eres ahora

Hay momentos en la vida en los que nos sentimos deprimidos, estancados, miserables, desganados y llenos de odio hacia nosotros mismos. La mayoría de las personas tienen días en los que se sienten mal y en los que se cuestionan su vida, quiénes son, qué hacen, a dónde están yendo, etc. Encuentra una persona que siempre esté animada y optimista, ¡y es probable que quieras estrangularla si pasas demasiado tiempo con ella! El optimismo es bueno, pero creo que ser realistas con frecuencia nos ayuda más.

Pasos

  1. Acepta que sentirse desanimado y enojado es algo que le sucede a la mayoría de personas. (No confundas la depresión clínica con las veces en que te sientas deprimido, triste o enfadado. Si tu desánimo es continuo, entonces realmente deberías buscar una asesoría médica).
  2. Debes decirte a ti mismo que en realidad está bien y que es bastante normal que te pongas desganado, aburrido, triste, descontento, etc., por algo en tu vida. Todos tenemos que lidiar con momentos difíciles y los malos estados de ánimo usualmente siguen a esos momentos.
  3. Acompaña a tu estado de ánimo. Acéptalo, pero no sientas que tengas que aferrarte a él. Reconoce que hoy no es un buen día, pero no es el fin del mundo. Todos pasamos por malos momentos en los que no nos sentimos felices, involucrados, amados, satisfechos, suficientes, etc. Algunas veces, hay una razón evidente para estos estados de ánimo y días, pero otras veces no la hay. Simplemente no podemos salir de eso, nos hundimos, perdemos el tiempo y pensamos demasiado. Nos deprimimos. Sucede. No te hace una mala persona o un fracasado.
  4. Ahora, pregúntate a ti mismo si quieres continuar en el hoyo con estos sentimientos como lo has estado haciendo. ¿Quieres eso? Te lo pregunto porque cuando paso por días en los que me siento desganado, pueden hacerme sentir mal y agrandar cada pequeño problema que tengo. ¿Realmente quiero continuar teniendo estos sentimientos de esta manera? La respuesta es “no” y sospecho que esa también es tu respuesta, ¿cierto?
  5. Entonces, cambia de dirección. No es necesario que vayas a ningún lugar, pero sí tienes que saber que estás dejando atrás esta sensación por un momento.
  6. Levántate. No has estado cuidándote bien. Haz algo pequeño como cepillar tus dientes o peinar tu cabello. ¿Estás vestido? Si no es así, vístete. Debes decirte a ti mismo (esta es una de esas afirmaciones que les encanta a muchos motivadores y entrenadores) que tu día no se desperdiciará por completo.
  7. Piensa en algo pequeño que puedas hacer ahora y que te mantenga ocupado por algunos minutos. No tiene que ser algo enorme, sino algo que quizás deberías haber hecho hoy pero no lo has hecho.
  8. Ahora, toma algunos minutos de este triste día para levantarte (de la computadora, de la cama, del sofá, de la televisión, de los videojuegos) y hacer esto. Vas a pasar algunos minutos logrando simplemente algo pequeño.
  9. Ahora, vas a decirte a ti mismo que mereces darte el mejor cuidado que te puedas dar. Lo vales, tal como lo dicen en los anuncios publicitarios. Lo vales. Algo te ha desanimado y te ha llevado a estar ocioso, desganado o triste y ya no quieres estar más así el día de hoy. Actívate solo durante uno o dos minutos. Hazlo inmediatamente, agita tus brazos, toca tus dedos, haz cualquier cosa por solo unos minutos para que te bombee la sangre. Continúa, pero no por mucho tiempo (solo durante algunos minutos). Ahora, ve y pon algo de música.
  10. Ahora ya estás animado y sabes que durante los últimos minutos lo has logrado: has vivido. Deja que esos pequeños instantes te lleven adelante. Ve y sé la mejor persona que puedas ser (y, una vez más, solo tiene que ser durante unos minutos). Si nadie más está cerca de ti, ve y sonríele al espejo. Finge una sonrisa.
  11. Respira hondo. Ahora, ¿hay alguien o algo en particular que te haya causado esos malos sentimientos, tu desgano, tu tristeza? Piénsalo. Si se debe culpar a alguien más, digamos que solo por ahora vas a perdonarlo. Solo por ahora… porque después de todo, quieres sentirte mejor. Saca de tu mente cualquier cosa que te esté fastidiando al decir que te niegas a pensar en eso ahora.
  12. Está bien, ahora planea algo para el resto de tu día. No tiene que ser algo impresionante, solo tiene que ser algo que vayas a hacer, algo con lo que te sientas mejor haciendo.
  13. Da ese pequeño paso que te acerque más a hacerlo. Dirígete hacia cualquier cosa que vayas a pasar el tiempo haciendo, aunque sea algo aburrido y tedioso como lavar los platos u ordenar algo. Puedes hacerlo, puedes encontrar algo que te distraiga en la próxima hora o algo así.
  14. Una vez que te hayas involucrado en hacer algo, verás que tu desánimo, tus sentimientos tristes o de pereza cambiarán. El desgano, y a veces la flojera, puede deprimirnos. Pasar demasiado tiempo sin hacer nada, sino pensando mucho, realmente no nos ayuda. Todos necesitamos descansar, todos necesitamos reflexionar sobre las cosas, ¿pero quién quiere sentirse inútil, miserable, fracasado, patético, malhumorado, etc., durante mucho tiempo? Yo no.
  15. Esa es la razón por la que a veces tenemos que darnos una patada en el trasero. Va contra todos nuestros instintos salir de ese lugar sombrío, pero si no aprendemos a patearnos a nosotros mismos, la vida seguirá siendo sombría.
  16. No hay una cura milagrosa de la noche a la mañana. Es este momento, ahora, cuando podemos cambiar las cosas. No mires el pasado, no mires el futuro, solo cambia ahora. El único que puede hacerlo eres tú.
  17. Recuerda que vales el esfuerzo que tome salir de esa depresión. Buena suerte.

Consejos

  • ¡Canta! Canta una canción alegre. Levantará tu espíritu y te hará sonreír de nuevo.
  • Piensa en alguien que amas y preocúpate en llamarlo. Solo escuchar su voz puede hacer que tu día sea mucho mejor.
  • Cambia la dirección. No es necesario que vayas a ningún lugar, pero tienes que saber que estás dejando atrás ese sentimiento por un momento.

Advertencias

  • Debes decirte a ti mismo que en realidad está bien y que es bastante normal que te pongas desganado, aburrido, miserable, triste, etc., por algo en tu vida. Todos tenemos que lidiar con malos momentos y los malos estados de ánimo usualmente siguen a esos momentos, solo que no toda tu vida. Anímate.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página