Cómo decorar huevos de Pascua

La decoración de los huevos de Pascua es una actividad divertida que puedes hacer con los niños. Hay muchas formas de darles color a los huevos sin tener que seguir usando el kit tradicional. Al trabajar con materiales de arte, siempre usa huevos hervidos duros. Después de dejarlos diez minutos en la estufa, dales un rato para que se enfríen ¡y estarán listos! Reúne los materiales y empecemos.

Con crayones

  1. Deja que los huevos se enfríen hasta que puedas sostenerlos con las manos, pero que aún se sientan un poco tibios. En general, dales a los huevos unos 10 o 15 minutos.
  2. Dibuja y colorea con crayones sobre los huevos. El calor de los huevos derretirá la cera, por lo que no tendrás que presionar con demasiada fuerza causando que se quiebren los huevos.
    • Si tienes niños pequeños, guíalos con su primer huevo. Puede ser que necesiten que les muestres cuál es la presión adecuada o que les enseñes a dibujar en una superficie curva.

Con arroz o pasta

  1. Deja que los huevos se enfríen completamente antes de decorarlos. Si están tibios, el pegamento se tardará más en solidificarse, lo que podría arruinar el proceso.
  2. Tiñe el arroz. Aunque puedes pintar el arroz, se verá más pulcro y limpio si lo tiñes antes de usarlo. Es un proceso sencillo y puede hacerse en cuestión de minutos.
    • Lo único que necesitas es una bolsa de plástico, agua, colorante de alimentos y papel vegetal (también llamado papel sulfurizado, papel de hornear o papel pergamino). Y el arroz por supuesto. Si decides teñir el arroz, deberás dejarlo secar por unos 30 minutos antes de usarlo.
  3. Adhiere con pegamento la pasta seca o el arroz crudo a la cáscara del huevo. Es más fácil hacerlo de lado a lado, haciendo rodar el huevo en un tazón de arroz. Esto asegurará que el huevo quede cubierto uniformemente.
    • Puedes aplicar el pegamento en el huevo directamente de la botella o tubo de pegamento o puedes usar un pincel pequeño para aplicar una capa fina de pegamento.
    • Pinta un diseño en el huevo con el pegamento; de esa forma, cuando ruedes el huevo en el arroz, ¡solo tu diseño se pegará! Esto les dará a tus decoraciones una sensación tridimensional.
      • ¿Cuál sería una buena alternativa al arroz y que no necesite colorearse? ¡Los confites (grageas) de colores, por supuesto!
  4. ¡Disfruta de tus huevos de Pascua!

Con pegatinas y marcadores

  1. Coloca pegatinas (también llamadas adhesivos o calcomanías) en los huevos para decorarlos. Para asegurarte de que las pegatinas se adhieran, asegúrate de secar completamente la superficie de los huevos y dejar que se enfríen a temperatura ambiente primero.
  2. Usa marcadores para dibujar imágenes o diseños divertidos en los huevos. Es posible que tengas que repasar el diseño más de una vez para que la imagen quede con colores intensos. Experimenta con diferentes puntas de marcadores usando una variedad de marcadores más delgados y más gruesos para variar tus diseños.

Con corbatas viejas

  1. Busca una corbata vieja que sea 100% de seda. Tiene que ser 100%; no es opcional. También tiene que ser una que no quieras volver a usar.
    • Cuanto más colorida sea, mejor. No es necesario que sea una corbata hermosa; el hecho de que sea una corbata preciosa no significa necesariamente que el huevo quedará precioso. Si no tienes ninguna corbata por ahí, puedes comprar corbatas muy baratas (incluso de seda) en la mayoría de tiendas de segunda mano.
  2. Corta la costura. Esto duplicará el tamaño de la corbata, dejando un pedazo suficientemente grande para trabajar. Corta una sección que puedas envolver fácilmente alrededor del huevo.
    • Necesitarás una sección del material que se ajuste al huevo y que se pueda mantener unida; tendrás que dejar al menos 5 cm (dos pulgadas) de más.
  3. Envuelve el huevo con la corbata y con una capa adicional de tela. Para el material de la corbata, coloca el lado frontal (el lado que se vería si la estuvieras usando) directamente sobre el huevo. Para el material que quedará encima, solo necesitarás un material liviano de color claro. Una funda de almohada sería perfecta.
    • Sujeta el huevo con el material de la corbata usando un alambre recubierto. Una cuerda funcionaría también, pero los alambres recubiertos son mucho más fáciles de usar. Asegúrate de que la parte del diseño que quieres imprimir esté sobre la parte del huevo donde quieres que quede. Luego envuelve el material liviano y claro de la misma forma.
  4. Hiérvelos. Coloca los huevos en una olla y cúbrelos con agua. Luego agrega 1/4 de taza (50 g) de vinagre. Déjalos hervir durante unos 20 minutos. Después, sácalos del fuego y colócalos en un colador o en una toalla para que se sequen.
    • ¡Ten paciencia! Dales un poco de tiempo para que se enfríen antes de tocarlos.
  5. Cuando ya estén solo un poco calientes, descúbrelos y contempla la obra de arte que creaste.

Con colorante de alimentos

  1. Toma un vaso. Llénalo con agua hasta que cubra aproximadamente 1/4 del huevo. Agrégale un poco de colorante de alimentos. Agrégale suficiente colorante de alimentos. No hay una gran cantidad de agua en el vaso, así que 6 o más gotas serán suficientes.
  2. Coloca el huevo adentro. Recuerda que el agua solo debe cubrir una sección del huevo. Déjalo reposar y absorber el colorante. Aléjate un poco. Come un poco de yogur. Haz una llamada telefónica rápida. Evita la tentación de tocar el huevo.
  3. Agrégale más agua a intervalos. Después de unos 15 minutos, agrégale agua suficiente para cubrir la mitad del huevo. Después de 15 minutos, agrégale agua suficiente para cubrir 3/4 del huevo. Después de eso, agrégale el agua suficiente para cubrir todo el huevo. ¡¿Ves lo que está pasando?!
    • El huevo ahora tiene un efecto degradado. Debido a que la proporción del colorante de alimentos con el agua era tan pequeña, el color en la parte inferior es mucho más fuerte. Después de agregarle agua, el color se vuelve cada vez más claro. Si quieres que quede con más tonos diferentes, lo único que tienes que hacer es agregarle menores cantidades de agua, pero más veces.

Con pintura

  1. Deja que los huevos se enfríen completamente. Si quieres acelerar el proceso, colócalos en el refrigerador.
  2. Usa pintura acrílica con un pincel para crear diseños divertidos. Debido a que los huevos son bastante pequeños, deberás usar unos pinceles con punta fina. Si vas a trabajar con niños, enséñales a sostener el huevo de modo que no se manchen las manos ni manchen el huevo con la pintura.
    • Pinta una mitad a la vez y deja que se seque antes de pintar la otra mitad para evitar las manchas de pintura. Será más fácil crear únicamente formas y diseños geométricos.
  3. Usa una esponja seca para aplicarles pintura blanca a los huevos después de que se seque la capa anterior. Esto les dará un efecto esponjoso.
    • También puedes usar colores brillantes (o comprar tintura) y colocar eso en la esponja para darles a los huevos de Pascua una especie de efecto teñido.
  4. ¡Exhibe tus huevos de Pascua!

Consejos

  • Coloca una sábana vieja o un periódico en el área de trabajo para evitar que se ensucie con los materiales.
  • Viste a los niños con ropa vieja o colócales un delantal para cubrirlos.

Advertencias

  • No hagas planes de comerte los huevos que decoraste, a menos que puedas asegurarte de no haber usado materiales tóxicos para decorar los huevos.

Cosas que necesitarás

Materiales generales

  • Huevos
  • Cacerola con agua
  • Pegamento
  • Crayones
  • Marcadores
  • Pegatinas (adhesivos o calcomanías)
  • Arroz, pasta o confites (grageas para decorar pasteles) de colores
  • Tintura
  • Pintura acrílica
  • Pincel y esponja
  • Tijeras
  • Colorante para alimentos

Con corbatas

  • Corbatas viejas
  • Material liviano y claro
  • Olla
  • Vinagre
  • Alambres recubiertos
  • Toalla o colador
  • Tijeras
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página