Cómo ser feliz en el trabajo

Muchas personas pasan la mayor parte del día en su lugar de trabajo. Aunque pienses que el trabajo es una obligación que debes cumplir para disfrutar el resto de tu vida, si buscas ser más feliz en tu trabajo, entonces podrás cosechar los frutos de tu labor y optimismo durante toda tu vida. Si planeas una rutina diaria que haga que tus mañanas y días sean más llevaderos, encontrarás un nuevo propósito en tu trabajo y en tu relación con tus compañeros de trabajo. Si quieres saber cómo ser feliz en tu trabajo, empieza a leer el paso 1.

Empieza tu día con el pie derecho

  1. Levántate de la cama al menos una hora antes de irte a trabajar. Disfruta un poco de tiempo para "ti" mismo antes de comenzar con el ajetreo diario. Aunque las horas de sueño son muy importantes, también tienes que darte un tiempo para relajarte. Toma tu desayuno, lee un poco, trota o haz lo que sea necesario para empezar el día con el pie derecho. Ninguna cosa te hará sentir más feliz que saber que hiciste algo importante para ti mismo antes de salir a trabajar.
    • Tal vez tengas que ir a dormir una media hora antes para acostumbrarte a levantarte temprano. Intenta aprovechar tu tiempo antes de ir a trabajar, así que no te quedes despierto hasta tarde sin razón alguna. Incluso si te sientes cansado después de regresar a casa del trabajo, si te recuestas en la cama y miras televisión por horas, lo más seguro es que te quedarás hasta tarde sin hacer algo importante.
  2. Vístete para triunfar. Si sales de tu casa bien vestido y listo para trabajar, ya estás preparado para tener un buen día. Si trabajas en un lugar donde la vestimenta es casual o usas un uniforme, entonces no necesitas darle un toque personal a tu apariencia. Sin embargo, es bueno que te duches todos los días, que te laves la cara y el cabello y que luzcas pulcro. Al verte bien, no solo te tratarán con más respeto, sino que te sentirás mucho más alegre de estar en el trabajo.
    • Incluso si sientes cansancio antes de ir a trabajar, mirarte en el espejo y darte cuenta de lo bien que te ves puede darte la energía necesaria para empezar el día con el pie derecho.
  3. Deja tus problemas personales en casa. Aunque puede ser difícil sentirte feliz en el trabajo cuando estás preocupado sobre la pelea con tu novia, la salud de tu madre o los planes de último momento para tu boda, es importante que dejes tus problemas personales de lado para sentirte feliz en tu trabajo. Piensa que tus problemas pueden esperar hasta que salgas de la oficina, a menos que sean "realmente" importantes y sigue trabajando tranquilamente.
    • Es más, dejar esos problemas de lado te ayudará a trabajar más, porque verás el trabajo como un refugio donde puedes descansar de tus problemas, en vez de un lugar que no te permite resolverlos.
    • Evita hacer tiempo para tus problemas personales durante tu horario de trabajo. Las llamadas telefónicas y los correos electrónicos pueden esperar hasta después del trabajo o durante la pausa del almuerzo, si es necesario. Si tratas de trabajar mientras resuelves tus problemas, estarás mucho más estresado porque no podrás encontrar el tiempo para hacer ambas cosas.
  4. Llega al trabajo al menos diez minutos antes. Si llegas al trabajo al tope del tiempo, disminuirás tus probabilidades de tener un buen día y de sentirte feliz en el trabajo. Si llegas tarde, te sentirás apurado todo el día y como si no tienes tiempo para terminarlo todo. En vez de hacer eso, sal de tu casa al menos 15 minutos antes de lo normal o incluso más temprano, dependiendo del horario en que empiezas a trabajar. Es posible que pienses que llegar unos minutos tarde al trabajo es bueno, pero la verdad es que reduces las posibilidades que tienes de ser feliz.
    • Tener una relación positiva con tu jefe y tus colegas es muy importante para ser feliz en el trabajo. Si llegas tarde todo el tiempo, la gente pensará que eres un vago y tus relaciones laborales no serán buenas.
  5. Saluda a tus colegas cuando llegues a la oficina. Cuando entres por la puerta, asegúrate de saludar a la mayor cantidad de colegas posible antes de trabajar. Sentirás que tu relación con tus colegas es mejor y tu energía será más positiva. Incluso si te sientes estresado, apurado o de mal humor, alejarte de los demás no ayudará a mejorar tu humor en el trabajo. En vez de hacer esto, sé amigable con la mayor cantidad de gente posible cuando llegues al trabajo, a pesar de que no te sientas muy bien.
    • ¿Recuerdas que debes llegar temprano al trabajo? Una razón muy importante es que así tendrás más tiempo para relacionarte con tus colegas. Si llegas tarde al trabajo, no podrás hablarles o saludarlos. Si puedes tomarte tu tiempo, tómate unos minutos para formar un lazo más fuerte con tus compañeros sin sentirte exhausto.
    • Si no saludas a nadie y entras corriendo a tu oficina, la gente pensará que eres poco sociable, sin importar que esto sea cierto o no.

Haz que tu trabajo sea más fácil

  1. Asegúrate de que tu área de trabajo esté bien organizada. Mantén tu escritorio limpio y organizado para que sepas dónde está todo y no pierdas tu tiempo buscando papeles y documentos. Puedes usar un archivo o una bandeja portadocumentos en tu escritorio para organizar tus tareas según lo que tienes que hacer en el día, al día siguiente o a fin de mes. Si te tomas unos 10 minutos al día para organizar tu espacio de trabajo, sentirás una enorme diferencia en tu felicidad. Lo que quieres es sentirte contento con tu área de trabajo al llegar a la oficina, no molesto.
    • Dale un toque personal a tu oficina o cubículo. Adórnalo con plantas, fotos de tus amigos o familia y otros objetos personales para sentirte más contento con tu trabajo. También harás que tu espacio de trabajo sea más como un hogar.
  2. Termina las tareas más fáciles primero y lo más rápido posible. Puedes responder a los correos electrónicos más simples inmediatamente (donde no necesites investigar la respuesta) y envía los documentos más simples por fax. Debes organizar lo demás por categorías; por ejemplo, "urgente: responder antes del fin de semana", etc. Recuerda que por cada trabajo que completes satisfactoriamente sin dejarlo hasta el último momento, te hará sentir satisfecho contigo mismo y así más feliz en tu trabajo.
    • En vez de tener miedo a terminar una tarea sencilla como llamar por teléfono o enviar un correo electrónico, hazlo apenas tengas el tiempo. Así te sentirás mejor porque podrás continuar tu día sin tener que pensar en lo que dejaste de hacer.
  3. Siéntete orgulloso de tu trabajo. Enorgullécete de todas tus tareas, tanto grandes como pequeñas; desde enviar un fax hasta hacer un informe. Cada documento que escribas de manera profesional hará que tus colegas y jefes te vean como alguien responsable y te darán elogios por ello; igual que cocinar una comida perfecta o preparar una clase importante sobre Shakespeare. No importa el tipo de trabajo que realices, enorgullécete de lo que haces y del impacto que causas en la gente. A todas las personas les encantan los elogios, además de la felicidad y el orgullo que te da el hacer un buen trabajo.
    • Incluso si sientes que tu trabajo es monótono y aburrido, busca algo de lo que sentirte orgulloso, aunque sea pequeño (como el informe que preparaste para este mes) o grande (como una casa que construiste).
  4. Trata a tus clientes con respeto. Ayúdalos lo más que puedas. Tal vez te demuestren su aprecio en varias formas. A todas las personas les encanta sentirse útiles y es muy lindo cuando la gente te agradece por "hacer tu trabajo" o incluso hacen algo por ti. Sin importar que trabajes en una oficina o en un restaurante, nunca es bueno que seas maleducado y trates a la gente de forma despectiva. Aunque te sientas frustrado o impaciente, reaccionar de manera negativa con tus clientes solamente te hará sentir peor. Si quieres ser feliz en tu trabajo, ten una buena relación con la gente con quien trabajas.
    • Lógicamente, si alguien te trata mal, es muy probable que no puedas sonreírle a esa persona. No obstante, trata de ser paciente y mantener tus emociones bajo control para mejorar tu propia actitud en el trabajo.
  5. Mantente activo en tu trabajo. Aunque sientas que estás atrapado en tu escritorio todo el día o sentado en una sola posición, hay varias formas de mantenerte activo físicamente en el trabajo; así tendrás más energía y serás más feliz. Puedes empezar camino al trabajo: camina, maneja una bicicleta o simplemente busca una manera de llegar al trabajo que requiera que hagas ejercicio, incluso si debes caminar un poco más para tomar un bus. Cuando ya estés en tu oficina, aquí tienes algunas maneras de mantenerte activo:
    • Usa las escaleras en vez del ascensor
    • Camina a la oficina de tu colega en vez de enviarle un correo electrónico para preguntarle algo
    • Sal de la oficina y camina al frente para comprar un café
    • Almuerza afuera
    • Compra un escritorio elevado para quemar más calorías mientras trabajas
  6. Tómate una pausa. Si quieres ser más feliz en el trabajo, entonces es bueno que tomes una pausa de vez en cuando. No vas a querer sentirte atrapado o como si alguien te prohibiera de dejar tu escritorio hasta que termines de trabajar. Muchos estudios han demostrado que tomarse una pausa cada 90 minutos es bueno para la salud; deja lo que estás haciendo y tómate unos 10 minutos para descansar tus ojos, estirarte, tomar un paseo corto, hacer una llamada rápida o incluso leer. Si tienes el lujo de tomarte un descanso en el trabajo, entonces haz de esto una rutina para sentirte más feliz.
    • Si trabajas en una oficina, asegúrate de salir del edificio al menos una o dos veces al día, si es permitido. Si te sientes atrapado en esa habitación con el aire pesado y las luces fuertes, afectará negativamente a tu humor. Salir un momento a tomar aire fresco y un poco de sol te hará sentir mucho más feliz mientras continúas con tu día.
  7. Evita hacer muchas cosas a la vez. Aunque pienses que hacer muchas cosas a la vez te ayudará a terminar tu trabajo más rápidamente, en realidad te hace más lento, porque no te concentras en una sola tarea. Lo mejor es que primero revises tus correos, respondas los que tienes que responder y de ahí empieces con el proyecto A, el proyecto B, etc. Especialmente si quieres realizar cada tarea de manera sistemática. Hacer cinco proyectos a la mitad no te hará sentir lo mismo que terminar uno o dos proyectos.
    • Te ayudará mucho hacer una lista de las tareas por hacer al principio del día y de ahí tachar lo que ya terminaste. Sentirás un gran orgullo y así estarás más contento.
    • No pierdas el tiempo leyendo tu correo basura. Revisa meticulosamente tus correos y borra todos los correos de broma y los mensajes poco importantes de tus amigos. Pídeles a tus amigos que te envíen mensajes solamente a tu correo personal. Perder el tiempo en el trabajo te causará estrés y te robará la felicidad. También evitará que te concentres en las tareas importantes.

Relaciónate con tus colegas

  1. Evita entrar a un grupo de amigos que sea muy “exclusivo”. Es muy importante que evites a los grupos que hablan mal de otros colegas y de tus jefes: la negatividad de estos grupos te roba la energía y bloquea tanto tu felicidad como tus pensamientos positivos. Trata de ser amigable con todos en vez de relacionarte solo con tres o cuatro personas, distanciándote de todas las demás. No vas a querer unirte a este tipo de grupos excluyentes, especialmente para después darte cuenta que te dieron la espalda. En vez de hacer esto, trata de llevarte bien con todos sin quedar atrapado en un solo círculo social. Así te sentirás más feliz.
    • Aunque tal vez te sientas contento cuando estás "en" un grupo de personas, esta sensación es temporal y a la larga tendrás líos que es mejor evitar.
  2. Da tanto halagos como críticas. Evita callar si sientes que algo puede mejorar en tu oficina. No obstante, también es importante que halagues a tus colegas si hacen algo bien. Si piensas que todo en tu oficina está mal, no trabajarías allí, ¿verdad? Asegúrate de felicitar a tus colegas cuando sea necesario para mantenerte alegre y darte cuenta de todas las cosas buenas que tienes en tu trabajo.
    • Si solamente te quejas y eres negativo todo el tiempo, cultivarás una mala reputación. Una de las mejores maneras de ser feliz en tu trabajo es hacerte amigo de tus compañeros, así que tienes que mantener una buena reputación.
  3. Sé amigo de tus colegas. Muchos estudios dicen que una de las mejores maneras de ser feliz en el trabajo es tener amigos allí. Aunque pienses que tienes suficientes amigos, haz el esfuerzo de conocer a tus compañeros de trabajo para alegrarte al verlos cada día y sentirte más relacionado con los demás. Dales algo de tu tiempo, entabla una conversación y trata de mejorar tu relación con ellos. Tal vez no sean tus mejores amigos, pero igual debes ser amigable con todas las personas que te importan.
    • Busca oportunidades de socializar con la gente de tu oficina. Toma un café con ellos, háblales durante el descanso o invítalos a almorzar. Evita aislarte en lo posible.
    • Si tienes gente con la que te relacionas en tu lugar de trabajo, no sentirás que trabajar es un castigo que dura hasta que regreses a tu vida diaria. ¿Quién sabe? ¡Incluso podrías tener muchas ganas de ir a trabajar en la mañana porque no puedes esperar a hablar con tus colegas durante el almuerzo!
  4. Siempre toma en cuenta tu lenguaje corporal. Cuando hables con tus colegas o clientes, si tienes los brazos cruzados, no solamente envías las señales equivocadas, sino que inconscientemente te cierras a la comunicación. Comunicarse con otros de manera abierta hace que una persona parezca humana y así transmite felicidad. Tener un lenguaje corporal abierto te traerá felicidad en el trabajo porque tus compañeros reaccionarán de manera más positiva.
    • Ponte erguido y mira al frente en vez de al piso para transmitir a otros seguridad y confianza, lo que es importante si quieres ganarte el respeto de tus compañeros y así sentirte feliz.
  5. Evita a la gente negativa a toda costa. Esos colegas que se quejan de todo, tanto personal como laboral, te desanimarán y no permitirán que tu lugar de trabajo sea alegre. En vez de hacerles caso, enfoca tu atención en la gente positiva y alegre, que tiene una actitud optimista en el trabajo. Si alguno de tus colegas empieza a quejarse demasiado, entonces tú también sentirás que todo en tu trabajo está mal. Lógicamente, debes prestar atención a ciertas cosas, pero no dejes que tus compañeros te quiten la felicidad.
    • Evita el chisme. Si quieres ser feliz en el trabajo, evita involucrarte en los problemas laborales o en chismes. Habla de las cosas que son importantes para ti y que te hacen feliz. Si eres un chismoso, pronto beberás de tu propia medicina y no serás feliz para nada.
  6. No te esfuerces demasiado. Una gran manera de ser más feliz en el trabajo es dejar de decir sí cuando en realidad quieres decir no. Aunque te guste hacer favores, no des el brazo a torcer si tienes demasiado que hacer. Sé honesto con tu jefe o con tus colegas si tienes demasiadas tareas que realizar en vez de agobiarte con un trabajo que nunca termina. Así serás más feliz y podrás concentrarte en el trabajo que puedes hacer, en vez de tratar de complacer a todos.
    • Si sientes que quieres ayudar a un colega pero no tienes mucho tiempo, dile que no puedes hacerlo ahora, pero te gustaría ayudarlo en un futuro.

Mantén una actitud positiva

  1. Aprovecha tu tiempo. Incluso si quieres un ascenso (u otro empleo) y simplemente estás esperando la oportunidad, recuerda que tu jefe debe escribir una carta de referencia o un certificado de trabajo para ti. Si eres un empleado responsable, feliz y comprometido con tu trabajo, lo más seguro es que tu carta de referencia sea buena y te dé el empleo que buscas. Incluso si te sientes frustrado con tu trabajo, trata de sonreír un poco; muchos estudios han comprobado que sonreír te hace sentir mejor.
    • No pierdes nada al tratar de ser lo más feliz que puedas en tu trabajo. Si eres negativo, te quejas demasiado o hablas mal de tu trabajo con otros colegas, lo más seguro es que te sientas peor después.
  2. Trata de encontrar un propósito en tu trabajo. Una de las mejores maneras de sentirte feliz en el trabajo es buscarle un propósito. No tienes que ser el presidente de una ONG para darte cuenta que cambias la vida de los demás. Puedes ser un profesor, un mesero o un ejecutivo, todos tienen una razón para trabajar. Tal vez te guste ayudar a la gente, ya sean tus clientes, estudiantes u otras personas. Si no puedes encontrar un propósito para lo que haces, entonces será difícil que seas feliz en tu trabajo.
    • Es posible que sientas que tu trabajo sea tan aburrido, que te olvidas de lo más importante. Por ejemplo, si eres un profesor, tal vez pases tanto tiempo corrigiendo exámenes que te olvidaste de cuánto te encanta enseñarle literatura a los niños o mejorando sus conocimientos. Tómate un momento para recordarte a ti mismo que tu trabajo sí importa y verás que tu felicidad explotará.
  3. No te obsesiones con el salario. Aunque es desagradable sentir que tu trabajo no es bien remunerado o que no te han dado un aumento aún, no dejes que esto controle tu vida. Si sales a comer, no pienses que esa hamburguesa con papas que disfrutas en compañía de tus colegas te cuesta el salario de media hora de trabajo; si empiezas a pensar así, te sentirás desesperado muy pronto. En vez de hacer eso, haz un presupuesto y apégate a él, pero no pienses que cada centavo que gastas es una parte de tu salario.
    • Obviamente, si sientes que estás sobrecalificado para el empleo que tienes, tal vez te sientas más feliz en un trabajo mejor remunerado que sea apropiado para ti. También puedes pedirle un aumento salarial a tu jefe, si piensas que lo mereces. No obstante, toma en cuenta que tener un salario ligeramente más alto no te hará feliz por mucho tiempo.
  4. Piensa en todas las personas que te necesitan. Si te sientes triste después de trabajar, tómate un momento para pensar en todas las personas que dependen de ti. Piensa en tus estudiantes, en los demás meseros, en tus compañeros de oficina y en cualquier persona que depende de ti en tu trabajo. Toma en cuenta lo que podría pasar si no vas un día a trabajar (o nunca más). Muchas personas sufrirían y no sabrían qué hacer. Recuerda cuán invaluable eres la próxima vez que tengas dudas sobre si este empleo es el adecuado para ti.
    • También puedes tomar un rato para pensar en todas las personas con quienes trabajas. Así te darás cuenta que estás en un lugar donde te apoyan y te quieren, además de que tus colegas te necesitan y tú los necesitas a ellos.
  5. Prémiate por un buen trabajo. Aunque es importante que seas responsable en tu trabajo, tu salud mental es incluso más importante. Si quieres ser feliz en tu trabajo, entonces debes darte un premio por cada tarea difícil que realices o simplemente por acabar un día de trabajo con éxito. Puedes ir a un “happy hour” después de varias reuniones difíciles. Puedes comer una galleta dulce después de pasar clases. Puedes tomarte unos minutos leyendo sobre las últimas noticias de las celebridades después de entregar un informe complicado. Busca algo que te motive a terminar tu trabajo y prémiate con eso después de un día de trabajo duro.
    • El premio te incentivará a trabajar durante el resto del día. Serás más eficiente y tendrás más energía sabiendo que tendrás una cena romántica con esa persona especial después del trabajo.
  6. Haz tiempo para tus amigos y familia. Sin importar cuán ocupado estés, es muy importante que hagas tiempo para tus familiares y amigos más cercanos. Si te desgastas completamente en el trabajo o en quejarte del mismo, no podrás disfrutar de tu vida diaria. Si quieres balancear tu trabajo y tus actividades placenteras, necesitas ver a alguno de tus amigos por lo menos una vez a la semana y contactarte con tus familiares (por teléfono o en persona) por lo menos una vez a la semana para sentirte conectado con el mundo exterior. Serás más feliz en tu trabajo si tienes amor, familia y amigos en tu vida.
    • Si estás demasiado ocupado para responder a las llamadas de un amigo, ponte a pensar puedes dejar de hacer unas cosas para tener más tiempo para pasarlo con tus seres queridos. Tal vez puedas dejar de ver tele por media hora, dejar de visitar Facebook o dejar de presionar el botón de repetición en tu alarma para pasarlo con alguien querido.
  7. Aprende a darte cuenta cuando tu trabajo deja de valer la pena. Puedes hacer muchas cosas para sentirte feliz en el trabajo, pero a veces hay momentos en los que te das cuenta que no puedes hacer nada para ser más feliz allí. Tal vez te tratan mal en el trabajo. Tal vez haces algo que no te gusta en vez de seguir tu vocación. Tal vez perdiste la inspiración y te sientes cansado. Si llegas a la conclusión de que nada de lo que hagas te hará más feliz en el trabajo, entonces es el momento de buscar otro empleo más adecuado.
    • Lógicamente, es más fácil decir que encontrarás un trabajo que hacerlo, especialmente en estos días. Sin embargo, buscar un nuevo empleo puede ser más esperanzador y darte un propósito en la vida.

Advertencias

  • Si fuiste un empleado pesimista, quejoso y poco profesional hasta ahora, le tomará tiempo a tus colegas acostumbrarse al nuevo tú. No te rindas y recuerda que tu felicidad depende de ti, ya sea en el trabajo, en tu casa o donde sea. La felicidad depende de tu actitud y es una decisión que debes tomar conscientemente. ¡Toma la decisión correcta!
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página