Cómo ser ecológico en el trabajo

Si ya estás tomando medidas favorables para el medio ambiente en el hogar, es natural que tomes medidas similares en el trabajo, tanto para ahorrar energía, como para crear un entorno de trabajo más saludable. Haz que el ambiente sea más agradable para ti, más eficiente con la energía y más respetuoso con el medio ambiente; esto hará que disfrutes más de estar en tu lugar de trabajo y disminuirás el impacto que este tiene sobre el medio ambiente. Ser eficiente con la energía y los recursos y ser consciente de mejorar la salud y el bienestar del ambiente de trabajo también reducirán los costes de tener una empresa. Es el momento de "ser ecológico" en el trabajo y aquí encontrarás la forma de hacerlo.

Pasos

  1. Siéntete con facultad. No tienes que ser el gerente para iniciar el cambio; tu papel como alguien que se preocupa por mejorar la eficiencia energética y la salubridad de tu lugar de trabajo es tan importante, como el de las personas que pueden tomar las "decisiones grandes". De hecho, el cambio de abajo hacia arriba es frecuentemente mucho más eficaz, ya que todos tienen que "aceptar y apoyar la decisión". Y sólo porque tú no tomas las decisiones de compra, no significa que no puedes influir en ellas. Haz tu investigación, indícale a la gerencia el ahorro financiero que habrá e incluye el entusiasmo de los miembros de tu equipo también. Busca la información, da el ejemplo y crea el impulso; haz todo esto, porque realmente te importa.
  2. Conserva la energía de tu computadora. Para muchas personas con trabajos de escritorio, la computadora es absolutamente necesaria para trabajar. Sin embargo, esta "eficiencia" tiene un costo. Se calcula que la gente gasta más de $1 mil millones en electricidad cada año ¡sólo en el uso de la computadora! Para conservar la energía del uso de tu computadora, puedes:
    • Invertir en un equipo de ahorro de energía, monitor e impresora. Es fácil encontrar estos equipos gracias a la etiqueta Energy Star en los EE.UU. La calificación de ahorro de energía está disponible en muchos otros países también.
    • Cambia la configuración de ahorro de energía. La Climate Savers Computing Initiative (Iniciativa para el ahorro de energía en las computadoras) recomienda esta configuración de administración de energía:
      • Apagar la pantalla o suspender: después de 15 minutos o menos;
      • Apagar disco duro o suspender: después de 15 minutos o menos; y
      • Poner al equipo en estado de suspensión o hibernación: después de 30 minutos o menos.
    • Configurar la computadora para ponerse en estado de suspensión cuando estás ausente por períodos cortos tiene mucho sentido. Y no uses un protector de pantalla; éstos usan energía en lugar de ahorrarla y es mucho mejor confiar en que las características de administración de energía van a apagar la energía o a activar el estado de suspensión. Una computadora en estado de suspensión puede ahorrar de un 60 a un 70% de energía.
    • Apaga tu computadora cuando no la estés usando, especialmente cuando salgas del trabajo. Y ten en cuenta que no es cierto que tu computadora se va a gastar por encenderla y apagarla.
    • Cambia tu computadora por una laptop o un cliente liviano. Las laptops y clientes livianos usan menos energía que las computadoras de escritorio.
  3. Apaga todas las unidades periféricas cuando no estén en uso. Las unidades periféricas tales como impresoras, tarjetas de vídeo, altavoces y escáneres siguen consumiendo energía incluso cuando no están en uso. Desenchúfalos y ahorra energía.
    • Desconecta los adaptadores de corriente cuando no estén en uso.
    • Desconecta los cargadores de baterías y otros cargadores cuando la carga esté completa; de lo contrario, siguen consumiendo energía.
    • Al usar una regleta como punto de apagado central, puedes reducir el número de aparatos que tienes que apagar.
  4. Disminuye el uso de la impresora. La impresora es uno de los artículos de oficina más usados. Todos los días produce sin parar un montón de faxes, correos electrónicos y otros documentos importantes. Estas son algunas formas en que puedes usar la impresora de forma más ecológica:
    • Trata de no imprimir a color. Aprende a reducir costos de impresión en una impresora de inyección de tinta de color.
    • Usa una impresora que haga copias a doble cara. Si en el lugar donde trabajas no hay una de esas, solicita que dicha impresora se agregue a la red y desígnala para los trabajos de impresión grandes.
    • Imprime en modo borrador. Además, trata de imprimir más páginas por hoja de papel. Si imprimes dos páginas de las que ves en la pantalla por hoja impresa, seguirán siendo muy fáciles de leer, y si imprimes a doble cara, o sea, cuatro páginas por cada hoja de papel, ahorrarás ¡una gran cantidad de papel!
    • Recicla la tinta y los cartuchos. Aprende a rellenar y reutilizar un cartucho de impresora.
    • Trata de usar un dispositivo multifunción. Es una combinación de impresora, escáner y copiadora en uno. Dado que está clasificado con la etiqueta de Energy Star, puede ahorrar energía y espacio.
  5. Disminuye el desperdicio de papel. ¿Realmente tienes que imprimir todos los correos electrónicos y volantes? Disminuye el desperdicio de papel tomando la decisión de no usar papel siempre que sea posible. Puedes probar lo siguiente:
    • Guarda las copias de correos electrónicos importantes, archivos y otros documentos en la computadora.
    • Usa papel viejo con espacio adicional para imprimir documentos pequeños.
    • No pidas que te envíen catálogos adicionales o revistas a tu oficina. Usa el sistema de uso compartido para pasar los materiales interesantes en las bandejas de entrada de todos. Esto ahorra papel y dinero.
    • Haz que tu cheque sea depositado directamente. El pago directo a tu cuenta bancaria ahorra papel.
    • Envía actualizaciones de la compañía a través de correo electrónico en lugar de usar papel.
    • Revisa los documentos en línea en lugar de imprimirlos. Es común oír que la gente dice que no puede leer en la pantalla de la computadora, pero es una habilidad que se aprende como la mayoría de las habilidades en el trabajo y con la práctica, es posible leer la mayor parte de tu trabajo en la pantalla e imprimir solo cuando sea absolutamente necesario. Si tienes problemas con la vista cansada, consulta a tu médico.
  6. Haz del uso de papel una prioridad. Si usas papel a diario, puedes presentar opciones de papel ecológico. Estas son algunas cosas que puedes hacer:
    • Compra papel reciclado y sin cloro.
    • Prueba el papel fabricado a base de productos orgánicos como el bambú, el algodón o el cáñamo.
    • Imprime en ambos lados del papel.
    • Despedaza papel viejo para usarlo como material de embalaje.
    • Guarda y vuelve a usar las cajas viejas.
    • Usa hojas viejas de papel como papel de borrador o para tomar notas. Usa las impresiones malas para hacer garabatos o envía una pila a la guardería o a la escuela de tus hijos para que lo usen para sus obras de arte.
  7. Disminuye el uso de energía. Junto con la disminución del uso de energía de tu computadora y unidades periféricas, hay muchas formas más amplias de reducir el uso de energía en el lugar de trabajo:
    • Reemplaza las bombillas de tu lámpara de escritorio y las luces generales (en lo posible) con bombillas fluorescentes compactas certificadas con la etiqueta de Energy Star. Estas bombillas usan un 75% menos de energía que las bombillas incandescentes y duran hasta 10 veces más.
    • Por la noche, apaga las luces cuando nadie esté usando una oficina, sala de conferencias, área de trabajo o toda la oficina. Cuando los controles de iluminación son de accionamiento automático, habla con la gerencia del edificio para que cambien los ajustes para usar solo la iluminación suficiente por razones de seguridad, en lugar de iluminar de más de todo el edificio.
    • Durante el tiempo de frío, mantén las persianas abiertas para dejar que entre el calor; durante el tiempo de calor, mantén las persianas cerradas para dejar afuera el calor del sol de verano.
    • Mantén las ventanas sin papel u otros obstáculos, para dejar que el aire sople libremente.
    • Usa termostatos programables clasificados con la etiqueta Energy Star para ajustar automáticamente la calefacción y el enfriamiento en el edificio para evitar el desperdicio de energía.
    • Compra un enfriador de agua clasificado con la etiqueta Energy Star. Estos usan la mitad de energía que las unidades estándar.
  8. Mantén un flujo de aire saludable. Es suficiente con que tengas que preocuparte por la contaminación del aire cada vez que sales a caminar, pero también es una gran prioridad cuando trabajas en el interior. Si trabajas en una oficina, cubículo o taller, lo más probable es que pases la mayor parte del tiempo en el interior. Un estudio canadiense descubrió que las personas pasan más del 96% de su tiempo en el interior de la casa y más del 83% del tiempo en el interior en el trabajo o en la escuela, lo que equivale a aproximadamente 40 horas o más en tu escritorio, oficina o cubículo. Estas son algunas formas en que puedes mantener un flujo de aire saludable en tu oficina:
    • Usa productos de limpieza no tóxicos. Unos paños humedecidos en agua son suficientes para limpiar las áreas de trabajo más polvorientas.
    • Abre las ventanas para aumentar el flujo de aire. Si no puedes abrir las ventanas, asegúrate de tomar descansos al aire libre durante el día.
    • No fumes adentro o cerca de la oficina.
    • Nunca lleves ningún tipo de aerosol al trabajo.
    • Usa un purificador de aire para eliminar los contaminantes.
  9. Haz de tu escritorio, cubículo, oficina un lugar ecológico... literalmente. Consigue una planta y colócala encima o cerca de tu escritorio. O, mejor aún, compra plantas para todos tus vecinos. No solo lo verán como un gesto de amistad, sino que ¡también van a tener un aire más limpio para respirar! Las plantas absorben la contaminación del aire y aumentan el flujo de oxígeno, así que ¡compra un accesorio ecológico para complementar tu escritorio! Echa un vistazo al artículo de wikiHow sobre cómo escoger una buena planta para la oficina.
  10. Recicla. Hay muchas cosas en la oficina que puedes reciclar. Si no tienes un lugar de reciclaje en el trabajo, ¡crea uno por tu cuenta! Puedes conseguir algunos contenedores y colocar directrices de reciclaje sobre ellos. Algunos de ellos pueden incluir el reciclaje de:
    • Productos de papel, como papel de copia, sobres, revistas, etc.
    • Cajas de cartón de los suministros enviados;
    • Latas de soda y botellas de plástico;
    • Papel de aluminio;
    • Bolsas de plástico;
    • Cartuchos de tinta; y
    • Artículos comestibles (ver a continuación).
  11. Come ecológica y saludablemente. Todo el mundo espera la hora del almuerzo. Puedes ahorrar bastante dinero (unos $3,000 dólares al año) evitando salir a comer todos los días y llevando tu almuerzo. Sigue estos consejos para el almuerzo, para que tengas hábitos alimenticios más ecológicos y más saludables:
    • Empaca tu almuerzo en una bolsa de almuerzo o caja reutilizable. Las cajas Bento son mucho más populares ahora y te permiten tener una variedad deliciosa y saludable en cada almuerzo.
    • Si llevas tu almuerzo en una bolsa de papel o de plástico, recíclala. Las bolsas de plástico se pueden lavar y puedes dejarlas al revés durante la noche para que se sequen.
    • Usa recipientes, tazas y cubiertos que se pueden lavar y volver a usar.
    • Elige bebidas y alimentos orgánicos.
    • Bebe del bebedero en lugar de llevar botellas de agua. Puedes llevar tu propia botella de agua durable y reutilizable para rellenarla constantemente.
    • Recicla las latas de refrescos, botellas y papel de aluminio.
    • Usa una servilleta lavable en lugar de toallas de papel.
    • Ve a un restaurante de comida saludable si se te olvida empacar tu almuerzo.
  12. Viaja ecológicamente. La primera parte de tu jornada de trabajo comienza con ir al trabajo y para muchas personas eso significa conducir. Los autos emiten muchos gases de dióxido de carbono en la atmósfera, contribuyendo al efecto invernadero. Quedarse atascado en el tráfico regularmente también aumenta tus niveles de estrés. Estas son algunas cosas que puedes hacer para dar un paseo ecológico:
    • Únete a un grupo para compartir paseos en auto.
    • Toma el tren, el bus o el subterráneo.
    • Maneja bicicleta o camina si vives cerca.
    • Invierte en un auto ecológico, como un auto híbrido.
    • Disminuye los viajes con un teletrabajo o trabajando desde casa siempre que sea posible. Esta opción es cada vez más viable para muchos puestos de trabajo de oficina y si el lugar donde trabajas lo ofrece, considera la posibilidad de aprovecharlo durante al menos una parte de tu semana laboral.
  13. Difunde la palabra. La mejor manera de estar involucrado en la escena ecológica en el trabajo es hacer que otros participen. Comparte tus prácticas y sabiduría con tu jefe y compañeros de trabajo. Puedes hacerlo:
    • Creando un Equipo Ecológico. La EPA propone crear un equipo ecológico que incluya a todos, desde el director general hasta la oficina interna y establece una meta para hacer que tu edificio sea ¡el más eficiente en el ahorro de energía de tu país!
    • Alentando a la oficina para que se una o inicie un programa de reciclaje.
    • Comprando créditos de carbono para la empresa.
    • Comprando productos de oficina ecológicos.
    • Creando un calendario de transporte compartido.
    • Haciendo que todos lleven su almuerzo y coman juntos. No sólo tienes la oportunidad de compartir sabrosos bocados, sino también es una gran oportunidad de conocer a tus compañeros de trabajo fuera de la rutina diaria del trabajo.

Consejos

  • Asegúrate de pensar en los elementos de trabajo relacionados que puedan ser ecológicos. Por ejemplo, busca los bolsos reciclados o ecológicos para computadoras portátiles, mochilas, reposamuñecas, sillas, etc. Incluso los cables eléctricos pueden ser ecológicos.
  • Usa productos de limpieza ecológicos en la cocina, en los escritorios, en las computadoras y en los baños del trabajo.
  • Si la empresa organiza un evento, asegúrate de que sea un evento ecológico.
  • La energía usada por un edificio para mantener a un solo empleado de oficina por un día, causa más del doble de gases de efecto invernadero, como los que se emiten cuando ese trabajador conduce de ida y vuelta al trabajo. Además, hay casi 5 millones de edificios solamente en los Estados Unidos, que consumen casi $100 mil millones de dólares en energía eléctrica.Si eres dueño de un negocio o tienes alguna influencia sobre la ubicación de tu equipo de trabajo, trata de encontrar un edificio que tenga una clasificación de Energy Star. También, puedes averiguar si tu edificio existente califica para una clasificación de Energy Star de EPA.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página