Cómo vendarte el tobillo

El vendarse los tobillos es una manera muy comúnmente utilizada tanto como tratamiento frente a un esguince cuanto para prevenir que esto ocurra al darle más estabilidad a la articulación. Puedes hacerlo con una venda elástica o hacer una venda con Cinta Atlética. Aprende cuando debes utilizar cada una y la técnica más indicada para cada situación.

Vendaje compresivo

  1. Empieza con el talón. Presiona la banda elástica bajo el talón del pie de tal manera que un extremo de la banda quede un poco saliente en un costado del pie. Es mejor si mantienes enrollada la venda y la vas desenrollando poco a poco mientras realizas el vendaje para evitar que te estorbe.
    • Puedes usar un trozo de gaza colocándolo al costado del tobillo antes de hacer el vendaje si quieres tener un mayor soporte.
    • También puedes cortar un pedazo de esponja o tejido con forma semicircular (o de herradura) para darle una mejor estabilidad al vendaje.
  2. Continúa cubriendo el dorso del pie. Con una de tus manos sujeta la parte más corta de la venda bajo el talón del pie, y con tu otra mano dale tres vueltas de afuera hacia adentro a la venda por su otro extremo alrededor del pie, siempre cubriendo el dorso de tu pie y sobreponiendo a cada vuelta la mitad del vendaje de la vuelta anterior.
    • Mantén siempre la misma tensión a cada vuelta del vendaje. Recuerda que debe ser firme pero no demasiado apretado.
    • Intenta que cada vuelta tenga una cierta simetría. Si no te está quedando prolijo empieza nuevamente.
  3. Prosigue con el tobillo. Después de la tercera vuelta sobre el pie, cuando la venda esté sobre el dorso del pie empieza a vendar el tobillo primero por la parte interna hacia la parte externa y después sigue hacia la planta del pie. El vendaje tiene que extenderse sobre el pie y el tobillo imitando la forma del número 8, siempre dejando el talón sin cubrir.
  4. Repite un par de veces el vendaje con forma de 8. Haz dos vendajes con forma de 8, sobreponiendo cada vez la mitad de la vuelta anterior. Al terminar este paso el pie debería estar cubriendo la mayor parte del pie y más de la mitad el tobillo.
    • Si vendas un pié más pequeño puede ser que no necesites tantas vueltas con forma de 8. Analiza la situación y juzga por cuenta propia cuantas vueltas necesitaras para que el vendaje quede estable
    • Pregúntale a la persona que está siendo vendada como se siente después de que termines de dar las vueltas del vendaje, si siente que está muy apretado empieza de nuevo.
  5. Finaliza el vendaje. Para finalizar, estira levemente el último segmento del vendaje y usa la prolongación que tenga (puede que tenga un vélcro o un metal) para dejar la venda en su lugar. Asegúrate de no haber dejado ningún tipo de bulto innecesario en el vendaje; debe verse bien y sentirse cómodo.
    • Si el pié se empieza a poner blanco, se acalambra o se adormece quita inmediatamente el vendaje.
    • Puedes usar el vendaje por varias horas durante el día y también al hacer actividad física, pero quítalo al menos dos veces al día para permitir que la sangre fluya libremente. Usa el vendaje de acuerdo a lo recomendado por el doctor.

Vendaje funcional

  1. Envuelve el pie y el tobillo con esparadrapo. Empezando desde el talón hacia el tobillo, enrollando el esparadrapo alrededor del pie y deteniéndote algunos centímetros por sobre el tobillo. Puedes dejar el talón sin vendar.
  2. Fija un anclaje. Enrolla la cinta elástica alrededor del esparadrapo que pusiste en tu pié en el paso anterior hasta un poco más arriba del tobillo. Con una tijera corta la cinta y recubre los extremos con más cinta para evitar aún más que se suelte. A esto se le llama anclaje porque es el soporte del resto del vendaje.
    • No envuelvas la cinta demasiado apretada. Debe estar firme pero no debe causar molestias.
    • Si quieres puedes usar más de un pedazo de cinta al hacer el anclaje para evitar que se suelte.
  3. Coloca el estribo. Primero alinea la cinta a la parte más externa del tobillo. Pon el extremo de la cinta en el estribo, y enróllalo pasando por debajo de la planta del pie hasta el otro lado del tobillo para luego fijarlo con un anclaje. Haz esto unas dos veces más, sobreponiendo un poco la cinta a cada repetición. Esto ayudará a que el tobillo quede estable durante el movimiento, y se le denomina “estribo”.
  4. Dale más estabilidad al pie y al tobillo con un “x”. Fija el extremo de la cinta en el hueso del tobillo y extiéndelo diagonalmente sobre el dorso del pie, luego bajo la planta del pie hasta finalmente alcanzar el lado de adentro del talón. Luego pásala alrededor del talón, diagonalmente sobre el dorso del pie para completar la “x”
  5. Para finalizar envuélvelo con cinta haciendo 3 vendajes con forma de 8. Pon un extremo de la cinta del lado externo del tobillo y enróllala por sobre el dorso del pie, luego pásala por debajo de la planta del pie, asciende por el empeine y finalmente alrededor del tobillo. Repite este movimiento que se asemeja a la figura del 8 unas tres veces, siempre recubriendo una parte de la cinta a cada repetición.
    • Asegúrate de que la persona no sienta malestares con el vendaje puesto. Si siente que le tira los pelos de la pierna o la piel empieza de nuevo.
    • Este vendaje puede ser usado durante la actividad física o por todo el día, y lo necesitaras reemplazar si se ensucia, si lo dedos del pie se ponen pálidos, si se entumece el pie o si hay alguna otra sensación anormal en el pie.

Prepararse para vendar el tobillo

  1. Decide la manera en que lo vendarás. Cada una de estas técnicas tiene sus ventajas y desventajas, así que es importante que lleves en consideración cuál es el objetivo que pretendes conseguir con el vendaje, lo cual te va a guiar a hacer la elección correcta. Por eso, considera estos factores:
    • Las vendas elásticas se usan en el vendaje compresivo y su elasticidad le da cierto confort al vendaje. Se pueden fijar en su lugar con broches metálicos, vélcro o adhesivos.
      • Por ser reusables son prácticas para gente que va a necesitar vendajes frecuentes
      • Lo malo es que algunos atletas consideran que estas vendas son molestas porque generan un vendaje muy grande y tosco que les dificulta correr y saltar.
    • El vendaje funcional utiliza dos capas, una que protege la piel y la otra que es adhesiva y le da el verdadero soporte al tobillo.
      • La cinta adhesiva no se puede usar de nuevo, por lo que puede ser costoso el tener que botarla al hacer nuevos vendajes con frecuencia. Y aunque la capa más profunda debería proteger la piel, a veces igual es molesta.
      • Este vendaje es más liviano, por lo cual algunos atletas lo prefieren más para usarlo durante la actividad física
  2. Prepara el tobillo antes del vendaje. Asegúrate de que tanto el pié cuanto el tobillo estén limpios y secos. Deja la pierna apoyada en alto al hacer el vendaje para hacer el proceso más fácil. Se recomienda depilar la zona que va a ser tratada antes de realizar el vendaje.

Consejos

  • No envuelvas el vendaje elástico con demasiada fuerza en el tobillo. Si tu pie se entumece o se pone frío, es porque la venda está demasiado apretada y se necesita aflojarse.
  • Funciona mejor con un vendaje más tenso.

Cosas que necesitarás

  • Vendaje
  • Pre-vendaje
  • Cinta atlética
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página