Cómo lograr tener un trasero más grande rápido

Si bien es cierto que podrías no haber recibido la bendición de tener un trasero naturalmente voluptuoso, hay algunas cosas que puedes hacer para mejorar efectivamente el tamaño y la forma de tu trasero por medio de ejercicios y trucos visuales.

Formar músculos

  1. Haz sentadillas amplias. Párate con los pies separados una vez y media de la distancia entre tus hombros. Al mantener la espalda erguida, flexiona lentamente las rodillas y desciende lentamente el cuerpo como si te fueras a sentar sobre una silla. Asegúrate de no dejar que las rodillas pasen la punta de los pies mientras haces las sentadillas. Mantén esa posición por un momento y luego regresa a la posición inicial. Repítelo 10 veces para hacer un set y haz entre 3 y 4 sets con un descanso de 1 o 2 minutos entre cada uno.
    • Debes añadirle resistencia a este ejercicio al tener una barra (de peso) detrás de los hombros o sujetar una mancuerna en cada mano. Lo preferible es una barra ya que transfiere el peso a las piernas, mientras que con las mancuernas la cantidad del peso es limitado por cuánto puedas soportar con los brazos.
    • Debes tener una posición amplia porque esto enfatiza el enfoque de los glúteos y las caderas.
    • Utilizar una máquina para hacer prensa con las piernas es más fácil, pero no es tan efectivo en enfocarse en los glúteos como lo hacen las sentadillas.
  2. Haz zancadas con mancuernas. Párate con los pies separados a la altura del hombro. Sujeta una mancuerna en cada mano y haz que los brazos cuelguen holgadamente a los lados. Da un gran paso hacia adelante con el pie derecho y luego desciende lentamente las caderas hasta que las rodillas se flexionen en un ángulo de 90 grados. Asegúrate de que la rodilla derecha no pase al pie derecho. Vuelve lentamente a tu posición original y luego vuelve a hacer el ejercicio, solo que esta vez da un paso hacia adelante con el pie izquierdo. Da 20 pasos o zancadas para hacer un set y haz entre 3 y 4 sets con un descanso de 1 o 2 minutos entre cada uno.
    • Asegúrate de mantener la espalda erguida y los hombros hacia atrás.
  3. Haz levantamiento de caderas con un disco. Recuéstate sobre la espalda con las piernas flexionadas en un ángulo de 90 grados y con los pies planos sobre el suelo y las manos a los lados. Coloca el disco encima del área abdominal inferior. Levanta lentamente las caderas de modo que el torso se alinee con las piernas. Desciende lentamente las caderas hacia la posición inicial y luego repítelo. Repite este ejercicio 8 veces para tener un set y haz entre 3 y 4 sets con un descanso de 1 o 2 minutos entre cada uno.
    • De igual forma, puedes hacer una extensión de la cadera si tienes una plataforma o una cama al recostarte de cara con las caderas en el borde de dicha plataforma. Las piernas se deben mantener rectas en el aire con la punta de los pies apoyándose ligeramente sobre el suelo. Levanta una pierna por encima de la cabeza. Luego, aprieta el trasero y los tendones de la corva mientras enderezas la pierna y la bajas lentamente hacia al suelo. Haz lo mismo con la otra pierna.
  4. Prueba con levantamientos de peso muerto. Este ejercicio es excelente para los tendones de la corva, el trasero y la parte posterior inferior. Sin embargo, tienes que tener cautela en cuanto a hacer el levantamiento de la forma correcta. De lo contrario, te arriesgas a lastimarte gravemente. Los pies siempre deben estar separados a la altura de las caderas, mientras que la barra se debe encontrar en frente de las canillas antes de levantarla. De igual forma, siempre debes comenzar con la pesa sobre el suelo. La espalda debe estar plana, los abdominales, adentro y los omóplatos, hacia atrás a medida que levantas la espalda. Impúlsate con las piernas y aprieta el trasero para impulsar las pesas y toma una pausa arriba por un momento. Luego, flexiónate hacia adelante con las caderas, empuja el trasero hacia atrás mientras mantienes la espalda recta y los omóplatos hacia atrás, y desciende el torso hasta que las pesas lleguen al suelo.
    • Las pesas siempre deben estar cerca a las piernas durante todo el movimiento. Hazlo 8 veces para forma un set y haz entre 3 y 4 sets con un descanso de 1 minuto y medio o dos minutos entre cada uno.
  5. No hagas muchos aeróbicos o ejercicios cardiovasculares. Incrementarás los músculos en los glúteos si te apegas a un entrenamiento de resistencia. Una gran parte del trasero es grasa, así que no lograrás tener mucho trasero si eres de una contextura muy delgada.
    • Aprieta los músculos de la pierna y del trasero a medida que te ejercites para mantenerlo firme y redondo.
    • Si utilizas equipos para ejercitarte en un gimnasio, incrementa la resistencia para formar más músculos, incluso si eso significa moverte más lento.
  6. Toma una bebida de proteínas después de ejercitarte. Mantén una dieta completa para asegurar que tus músculos se reparen y moldeen.

Utilizar trucos visuales

  1. Escoge unos pantalones ceñidos. Los jeans holgados pueden devorar incluso al trasero más grande. Trata de encontrar pantalones que sean cómodos sin ser muy ceñidos. De lo contrario, te arriesgas a mostrar unas líneas y unos rollos poco favorables.
    • Los pantalones que son muy ceñidos se juntarán en el área de la ingle, lo que es desagradable a la vista e incómodo de vestir.
    • Nunca utilices pantalones que sean muy ceñidos como para que te corten la circulación en las piernas. Esto es peligroso y puede ocasionarte un daño grave.
  2. Invierte en faldas, shorts y pantalones a la cintura. Las prendas de vestir que acentúan tu cintura harán que tu trasero y tus caderas se vean naturalmente más grandes y te darán una codiciada silueta de reloj de arena.
    • Fájate la cintura con una correa o utiliza una blusa con vuelo en la cintura o un vestido. El vuelvo que la correa o la blusa crea acentuará el tamaño de tu parte trasera.
  3. Viste tangas o ropa interior con relleno en el trasero. La ropa interior regular puede aplanar el trasero y crearte unas líneas desagradables a la vista que se pueden ver a través de tus prendas de vestir. Las tangas permiten que las nalgas cuelguen, mientras que la ropa interior con relleno en el trasero le brinda un realce y volumen adicional a tu trasero.
    • Las almohadillas para el trasero también se llaman realzadores o formadores de trasero y lo realzan al comprimirlo y levantarlo. El relleno adicional también añade más trasero al área posterior.
  4. Ponte unos leggings o unos pantalones para hacer yoga. No tienes que reservar los pantalones elásticos solo para ejercitarte. Este tipo de pantalones abraza las curvas y hace que las piernas y el trasero se vean tonificados y voluptuosos.
    • Si no te agrada la imagen de los leggings o los pantalones de yoga, trata de utilizar jeggings o jeans que tengan un gran cantidad de fibra elástica.

Advertencias

  • Ten cuidado cuando utilices equipos para ejercitarte de modo que evites lastimarte.
  • Mídete cuando te ejercites. Siempre es preferible comenzar lento y de a poco para evitar lastimarte. Por ejemplo, es posible que quieras comenzar con 20 minutos de ejercicios cardiovasculares la primera semana y luego pasar a unos periodos más prolongados de este tipo de ejercicios a medida que sigas progresando.
  • Habla con tu doctor antes de adoptar una nueva dieta o un nuevo régimen de ejercicios, en especial si tienes una condición médica preexistente.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página