Cómo lidiar con una familia extremadamente co dependiente

La codependencia es una enfermedad relacional, o inmadurez, que por lo general se transmite de padres a hijos, que se ha vuelto más habitual en los últimos años.  

Pasos

  1. Comprende los signos de la codependencia. Hay muchos signos y la mayoría de ellos están relacionados con los “límites”. Límites, refiriendose al espacio "físico" (es decir, de pie demasiado cerca de alguien en un ascensor). En las relaciones las personas codependientes suelen interferir con los demás al invadir el espacio emocional. Cuando te das cuenta de que se sienten incómodos cuando se les pide “ayuda” (sin falta), una persona cercana a ti siempre "necesita ayuda" y tú eres el proveedor principal para la comodidad o cualquier otro tipo de apoyo, o te sientes halado hacia muchas direcciones por las personas más cercanas a tí.
  2. Consulta libros sobre codependencia y sus efectos sobre la familia y las relaciones. Puedes buscar también material en Internet y obtener una comprensión de las causas de las dificultades en las relaciones.
    • Los padres codependeintes, por ejemplo, pueden depender de sus hijos de una forma poco saludable, llegando a invertir la dinámica padre-hijo. Si uno se aparta de esta dinámica, da un paso positivo hacia el establecimiento de límites saludables. Eso no quiere decir que seas un mal hijo o hija, incluso si tus padres te consideran así.
  3. La mejor forma de salir de una relación codependiente es dejar de centrarse en la otra persona y centrarse en uno mismo y su salud. Si antepones tu necesidad de crecer, de madurar y de convertirte en una persona sana, vas a cambiar esa relación codependiente.
    • Ten en cuento que hacer esto va a desestabilizar la relación y hará algunas cosas duras vayan mejorando. Imagínate que tu y la persona con quien tienes una relación de codependencia estáis atados juntos y al borde de una escalera. Os halláis en un peldaño, juntos, atados, sin posibilidad de separación, mientras la cuerda se tensa a cada movimiento. Tu vas a querer avanzar y vas a subir peldaños, mientras que la otra persona sentirá un gran tirón mientras trata de tirar hacia abajo. La cuerda, como ves se puede estirar y no por ello dejas de estar cerca de la otra persona. Hay que dejar un espacio personal para poder desarrollarse a nivel individual.
  4. Finalmente, la otra persona tendrá que empezar a darse cuenta de que no es sano esa codependencia y sobre la importancia de la relación (en general, la gente se da cuenta de que es más saludable la relación si se deja cierto margen de maniobra).
  5. Si la otra persona no respeta tus necesidades, la mejor opción es reivindicar unos límites. Encuentra la manera de tomar decisiones de manera independiente y que se ajusten a tus necesidades. En el peor de los casos, puedes limitar el contacto para crecer a nivel personal.

Consejos

  • Observa si crece el drama a medida que tratas de crecer y madurar, y defiende unos límites personales saludables.
  • Ten cuidado con los intentos públicos de sabotaje.
  • Harás daño a la otra persona al tratar de subir la escalera, y sentirás que estás haciendo daño a esa otra persona. Pero piensa que al final del camino algo bueno y mejor os espera.
  • Sé honesto acerca de lo que estás haciendo y explica por qué lo haces. Lo más probable es que en un primer momento no te comprenda la otra persona, pero debes perseverar.
  •  

Advertencias

  • Las personas codependientes, especialmente las parejas y familiares, pueden culparte o tratar de manipularte para mantener su poder. Esto se produce ante tu intento de mantener una cierta independencia. Prepárate para ello y manténte firme. No vas a salir por entero de esa codependencia, pero iniciarás un camino hacia tu bienestar.
  • Si sientes que realmente que se oponen a que tu te distancies, que te alejes de esa codependencia, busca ayuda.
  • La dependencia real atrae a los codependientes y puede crear codependencia. A veces puede ser difícil de distinguir entre las necesidades físicas y las emocionales. Con los padres de avanzada edad, hay que ser conscientes de que tienen limitaciones físicas importantes y pueden precisas de ayuda, ya que se convierten en personas dependientes de sus hijos o de otras personas. La ampliación de tus fronteras personales, por otro lado, no significa que debas alejarte de ellos, ni mucho menos. Cuando necesiten ayuda, asistencia o consejos debes estar a su lado. Pero no debes hacerlo al mismo nivel que ellos lo harían, ya que no somos ellos.
  • Si tu eres una persona discapacitada ten en cuenta que tienes derecho a tener tus propias fronteras, incluso si eres físicamente dependiente de tu familia. Tú tienes derecho a ser tratado con dignidad y tienes que alzar tu voz para que se oiga.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página