Cómo darle un giro a tu vida

Para sentirnos satisfechos a través de la vida, tenemos que cambiar y adaptarnos a los cambios. ¿La buena noticia? Sólo tú puedes hacer eso. El primer paso es siempre el más difícil, pero con determinación y la actitud correcta puedes superar cualquier obstáculo. Si ya estás cansado de cómo están las cosas en este momento, lo que te aguarda a la vuelta de las esquina puede ser (y será) completamente diferente.

Define el problema

  1. Identifica los problemas. Independientemente de lo que esté pasando en tu mundo, es probable que sepas por qué la vida está llena de problemas. Es acaso ¿tu trabajo?, ¿tus amigos?, ¿tu relación?, ¿tus malos hábitos?, ¿tu apariencia en general?, ¿los cinco y algunos más? ¿Lo que temes admitir es “en realidad” el problema? Tienes que saber qué es lo que anda mal antes de que puedas solucionar algo. Afortunadamente, tú tienes todas las respuestas. br>
    • Es posible que tu respuesta sea “todo”. Con mucha frecuencia una faceta de nuestras vidas afecta a otra. No te desanimes por esto. Al fin y al cabo, tú creas tu vida; sin importar si algo o todo necesite ser arreglado, todo es realizable. Sólo tomará un poco más de esfuerzo. Necesitarás un reajuste mental, pero “todo es factible”.
  2. Identifica tus bloqueos mentales. Quedarte atascado en un mal empleo no es el problema, es un síntoma del problema. Estar demasiado atemorizado como para postular a un nuevo empleo o ser demasiado perezoso y quedarte en tu actual cómoda y fácil rutina es el problema. Tú conoces esa frase “tú eres tu peor enemigo”. Eso se aplica aquí. No eres responsable por la baraja que se te repartió, pero eres responsable por cómo la jugaste. ¿Qué patrones de pensamiento han impedido que la juegues mejor?
    • Ser consciente es la única manera en que puedes cambiar tu forma de pensar. Cambiar tu forma de pensar cambia tu comportamiento. Cambiar tu comportamiento cambia lo que te sucede a ti. Si quieres detener un problema, debes cortarlo de raíz. Así que mientras todo esto te parece un enfoque largo e innecesario para cambiar las cosas, no lo es (excepto la parte innecesaria). Debes enfrentar esto (tu forma de pensar, tus bloqueos) antes de que pueda ocurrir algún cambio.
  3. Cuestiona los pensamientos y creencias que te hacen infeliz. ¿Estás listo para quedar totalmente sorprendido? Vives en un mundo controlado por tus pensamientos”. Piénsalo. Toma asiento y trata de entender esto. Todo, ahora, ha sido construido por ti, por tu pensamiento. Esto da lugar a un par de conclusiones:
    • Impresionante. Tienes el poder de vivir de la manera que desees. Si quisieses creer que eres la reina de Inglaterra, podrías serlo. Si quisieses creer que eres feliz, podrías serlo. Tú eres la única persona que tiene el poder cuando se trata de transformar tu vida.
    • ¿Esas cosas que te hacen infeliz? Algunas de ellas son imaginarias. Es verdad, puedes tener un mal empleo y eso no se puede negar. Puedes estar en una relación sin futuro, puedes no tener empleo, puedes ser adicto a las drogas, puedes ser un suicida, puede que no estés yendo a ninguna parte. Pero “el punto de vista que elijas para ver la situación” puede darle un giro a las cosas y “hacer que todo mejore”. Puede hacerlo más fácil. Es fácil saber, claro; menos fácil de hacer. Pero saber que este es un hecho de la vida real ya es tener la mitad de la batalla ganada.
  4. Pon a trabajar tu actitud. Para que te sucedan buenas cosas, en tu mentalidad debe estar el esperar tener éxito. ¿Has intentado alguna vez caminar hacia ese chico(a) lindo(a) pensando que fracasarás? Exactamente. Simplemente no lo harás o conseguirás caminar hacia él (ella) nervioso, asustado y notoriamente inseguro. Las cosas en la vida no son muy diferentes; para conseguir éxito, tienes que esperar tenerlo de cierta forma. Así que si tienes una actitud negativa, eso tiene que cambiar.
    • Comienza a esforzarte en pensar positivamente. Puede ser una tarea muy difícil, así que sólo empieza con 15 minutos al día. Cuando surja un pensamiento negativo, tómate un momento para replantearlo. No ocurrirá naturalmente al inicio, pero te superarás. En esos 15 minutos, “mi vida es espantosa” se convierte en “no estoy feliz con mi vida en este momento y estoy haciendo algo para que eso cambie”. Trabaja en eso hasta que no permitas pensamientos negativos en absoluto. Será mucho más fácil salir de la cama y entrar en acción cuando tu mente está lista y con energía.
  5. Toma el poder. Noticia de último minuto: la felicidad no ocurre eliminando tus problemas. Existen niños con hambre y empobrecidos en este mundo que sonríen y ríen a diario. Existen personas que se encuentran en situaciones similares a la tuya que se consideran afortunadas de estar con vida. Así que toma el poder para ser feliz, para ver que eres digno de éxito. Toma el control sobre tu vida en lugar de fingir ser un inocente espectador. Toma las riendas. ¡Ya lo conseguiste!
    • Estás leyendo esta página, así que claramente tienes un poco de motivación para hacer algo. Eso es todo lo que necesitas y ¡tú lo tienes! Necesitas tomar la decisión de hacer algo. Cuando lo hagas, las cosas cambiarán. Tienen que cambiar. No pueden no cambiar. Aférrate a esta motivación y deja que se expanda. Deja que crezca hasta explotar. Vuélvete sediento de poder. Las cosas están por suceder.
  6. Trabaja con miras a una pasión. Es difícil darle un giro a tu vida si no sabes hacia dónde dirigirte, ¿sabes a dónde dirigirte? Tener una pasión, algún tipo de meta o sueño que cumplir te da un camino a seguir en lugar de buscar una aguja en un pajar que podría o no estar ahí. Así que, ¿cuál es tu pasión?, ¿dónde te gustaría estar dentro de seis meses?, ¿y en un año?
    • ¿Te ves a ti mismo viviendo en la misma ciudad?, ¿quizás en un trabajo diferente?, ¿trabajando en un nuevo proyecto de negocios?, ¿en la escuela?, ¿mucho más en forma? No existe respuesta incorrecta. También puedes tener más de una.

Siembra las semillas

  1. Diseña un plan de acción. Con una trayectoria más clara ahora, es hora de moldear el plan de acción poco definido que tienes. Encuentra una docena de cosas que veas factible realizar para comenzar el camino en el cual te ves en un futuro. No tienes que empezar hoy, no tienes que empezar mañana, pero debes saber cuándo y qué quieres hacer. br>
    • Ya hemos determinado el objetivo (regresar a la escuela, bajar de peso, dejar de fumar, etc.), ahora ¿cómo “llegas” a él? Para eso sirve este artículo. ¿Qué pasos (pequeños, grandes, como quieras) pueden poner en marcha el proceso? Luego, cuando llegue la hora, cuando estés listo, sabrás qué te depara el futuro.
  2. Elimina el peso muerto. Ya sea dejar de fumar, dejar a tu inepto novio o mudarte del aglomerado apartamento que compartías con tu compañero de habitación, tienes que hacerlo. Estas cosas no te dejan avanzar. Esto facilita esta mentalidad negativa y convierte un obstáculo en una verdadera montaña que escalar. Puede parecer difícil, pero tú sabes que puedes hacerlo. Dejar a tu amigo que es mala influencia para ti apesta. Tener que vivir por tu cuenta en un estudio desagradable apesta. Pasar por el síndrome de abstinencia apesta. Pero todo esto son cosas de las que eres capaz y que al final será lo mejor para ti y, francamente, es probable que lo sepas.
    • Cosas como “renunciar a tu trabajo” encajan en una categoría diferente. Hoy en día, necesitas dinero para sobrevivir. Sin embargo, en realidad, podrías renunciar e ir a vivir con alguien temporalmente si fuese necesario. Podrías pasar los fines de semana buscando un nuevo empleo. Nadie dijo que iba a ser fácil. A veces la situación tiene que empeorar antes de mejorar. Debes estar dispuesto a poner manos a la obra.
  3. Encuentra un mentor. ¿Por qué? Porque todos necesitamos a alguien que esté ahí para darnos un consejo, ofrecernos su hombro y ponernos sobre aviso. Y si no crees que exista nadie en tu vida que haya tocado fondo, probablemente estés equivocado. Una parte de ser humanos es luchar batallas, todo lo que tienes que hacer es preguntar. La probabilidad de que sepas una historia sórdida de cada persona en tu círculo es casi nula.
    • Sin embargo, lo más probable es que cuando leas la frase “encuentra un mentor”, uno o dos nombres te vengan a la mente. Usualmente este es un proceso más natural que otros. Si tienes que pedirle a alguien que sea tu mentor, es probable que no lo vaya a ser. Este es un papel que sólo puede realizarlo alguien que ya haya estado ahí, lo haya hecho y que tenga bien puesta la camiseta. Necesitas aprovechar su presencia en tu vida abriéndote a esa persona y solicitando ayuda cuando lo necesites.
  4. Deja de ser falso. No te ofendas, todos lo somos. Todos “aceptamos” invitaciones que en realidad no queremos aceptar, todos sonreímos y asentimos con la cabeza cuando por dentro estamos enviando dagas con nuestros ojos. Todos hacemos cosas que la sociedad nos ha dicho que está bien y lo dejamos así, sin cuestionarlas. Bueno “empieza a hacer preguntas”. Este es el momento de decir “no gracias” cuando no tienes ganas. En este momento se trata de ser egoísta y superarte. Esto no es una excusa para ser irrespetuoso, es una excusa para hacer lo que “tú” quieres hacer.
    • Esto no va herir los sentimos de otras personas si sólo eres tú mismo. Rechazar una oferta con un “no gracias. No me apetece”, no es ofensivo. Las personas te pueden hacer más preguntas, pero en realidad no necesitan que les des una explicación si no quieres hacerlo. Ahora estás siendo tú mismo. Si tienen algún problema con esto, es problema de ellos.
  5. Haz ejercicio, duerme y aliméntate bien. Tu cuerpo y mente están interconectados; si tu cuerpo se siente bien, es más fácil que tu mente se sienta bien. ¿Cuáles son los tres principios de un cuerpo que está listo para conquistar el mundo? Hacer ejercicio, dormir suficiente cantidad de horas y alimentarte saludablemente. Si no tienes tiempo para eso, “fabrica tiempo”. Te lo debes a ti mismo.
    • En cuanto al ejercicio, trata de entrar en una “sesión” de 3 o 4 veces por semana. Ya sea que tomes clases de kickboxing o saques a pasear al perro, todo está bien. Sólo sal y sigue así. ¿Aún dudas de cuán importante es esto? Las investigaciones dicen que el hacer ejercicio puede en realidad hacerte más feliz.
    • Duerme lo suficiente, tus habilidades de toma de decisiones dependen de esto. En serio. Cuando nuestro cuerpo y mente están cansados, no tenemos suficiente energía para decidir lo que es realmente bueno para nosotros. ¿Necesitas un ejemplo? Esa chalupa que decidiste comer por la noche era una buena idea. Sólo cuando se trata de tu propia vida, en realidad importa. Así que trata de dormir de 7 a 9 horas cada noche. Esto afecta las otras 15-17 horas más de lo que nos gustaría admitir.
    • Tu dieta también puede afectar tu estado de ánimo. Llenarte de cereales integrales, frutas y vegetales y consumir carne sin grasa y productos lácteos bajos en grasa puede darte esa ventaja que anteriormente te faltaba.
  6. Motívate. Las pequeñas cosas en verdad pueden hacer la mayor de las diferencias. Saltar de la cama por la mañana en lugar de presionar el botón de repetición de la alarma puede hacerte sentir con más energía, a pesar que la lógica te diga lo contrario. Escuchar música inspiradora, dejándote llevar por las pequeñas notas positivas, recompensándote a ti mismo por el progreso logrado, todo suma al progreso y te ayuda a mantenerte en el camino correcto.
    • Cambia tu alarma a algo impresionante. Si eres como el resto de nosotros, te levantas en la mañana y todo lo que puedes pensar es "...No”. Empezar el día negativamente puede afectar seriamente el resto del día, así que empieza de la manera más positiva posible. Cambia tu alarma a algo que te vigorice (si se trata de El círculo de la vida” o La cabalgata de las Valquirias”, eso depende de ti). Un "no" puede convertirse en un “¡claro que sí!” más fácil de lo que tú crees.

Mejora como persona

  1. Desarrolla una rutina. Los estudios han demostrado que las personas exitosas y felices usualmente se rigen a una rutina. La rutina a la que se rigen probablemente no sea quedarse en cama todo el día y consumir baldes de pollo frito, por supuesto, pero lo que es más importante es que su rutina les permite “conservar energía”. Cuando tienes una rutina diaria, ir en piloto automático te permite emplear el enfoque mental para aminorar y resolver problemas que surjan. Sólo puedes tomar unas cuantas decisiones por día y esta rutina te permite guardar energía para cosas importantes.
    • Tu rutina debe involucrar estas tres cosas mencionadas anteriormente (alimentarte, ejercitarte y dormir correctamente) y cualquier otra cosa que te haga feliz. Un poco de trabajo, un poco de juego y tiempo para la mejora personal, cualquiera sea la forma que tome (meditación, búsqueda de trabajo, volver a la escuela, etc.)
  2. Toma las decisiones más importantes sobre cualquier cosa en la mañana. ¿Por qué? Es menos probable que estés mental y físicamente cansado. El cansancio que causa el tomar decisiones es algo que afecta definitivamente, como el pensamiento poco meditado de comer esa chalupa muy entrada la noche. Por la noche, hemos trabajado mucho durante el día, actuamos de forma descuidada y dejamos que nuestro ser presente tome malas decisiones acerca de nuestro ser futuro. ¡No lo hagas!
    • Así que si algo grande se presenta, consúltalo con tu almohada. Lo que deseas es tener la mayor energía posible para decidir cuál es el mejor curso de acción. Por algo ¡es una metáfora!
  3. Realiza actos de bondad al azar. Una de las maneras más fáciles de ser bueno en la vida es centrarse en otros. Es fácil para ti y se siente bien, además de hacer del mundo un mejor lugar. Y solo por un segundo logras olvidarte de tus problemas y concentrarte en los de otras personas. ¿Qué más se puede pedir?
    • Ayudar a otros nos da una sensación distinta a cualquier otra. Y hacerlo puede ayudarnos a salir de la rutina cuando no tenemos suficiente energía para ayudarnos a nosotros mismos. Así que ya sea donar algunas cosas a una tienda de segunda mano u ofrecerte como voluntario en el refugio de tu localidad, inténtalo. ¡Podrías construir algo de karma para estar a salvo!
  4. Ponte en fila. Nadie puede ir de 0 a 60 en 3,5 y tampoco debes esperar esto de ti mismo. Todos necesitamos ayuda y un empujón para ir en la dirección correcta. Ningún campeón olímpico empezaría la carrera sentado, ¿sabes? Así que haz lo que tengas que hacer.
    • Así que inscríbete en esa clase. Encuentra un psiquiatra. Toma en serio tu búsqueda de empleo. Sucumbe a las citas en línea. Únete a Alcohólicos Anónimos. Llama a tu madre y haz las paces. Inscríbete en el gimnasio por el cual pasas todos los días cuando sales del trabajo camino a casa. El primer paso será el más difícil y a partir de allí todo será más fácil.
  5. Haz lo que has estado queriendo hacer. Ya tienes bien tu mente, ya tienes bien tu cuerpo y ahora es el momento de hacer eso que has estado queriendo hacer. Eso que has tenido demasiado miedo de hacer. Tienes que abordar el problema. Un paso a la vez, sin importar cuán largo sea el camino para darle un giro a tu vida.
    • ¿Esa clase en la que te has inscrito? Anda. ¿Tu psiquiatra? Haz una cita. Envía tu curriculum. Acude a citas. Acude a reuniones. Organiza un almuerzo familiar. Sube a esa caminadora. Asombrarte de ti mismo y de las cosas que puedes crear te dará una tan buena sensación que será difícil detenerte.
  6. Reevalúa periódicamente. Considera esto como una dieta para el alma. Cualquier dieta que no funcione se debe dejar, así que necesitas hacer una evaluación rutinaria. ¿Te empiezas a sentir algo mejor? ¿Las cosas poco a poco están alineándose? ¿Puedes continuar con el esfuerzo que estás haciendo? Así como necesitas incrementar la intensidad de tus rutinas de ejercicio conforme progresas, también tienes que seguir presionando a tu mente.
    • Lo que está funcionando para ti en este momento no será suficiente dentro de unas semanas. Una vez que tengas el control sobre el esfuerzo con el que iniciaste, añade más y más. Hay pocas cosas en la vida en las que puedes ir de golpe y ésta no es una de ellas.
    • Para un resultado similar, lo que piensas que funcionará puede que no. Si ese es el caso, habla con tu mentor y que te aconseje sobre lo que deberías hacer. ¿Es algo que tienes que sacar adelante, abandonar por completo o existe una diferente táctica que deberías usar?
  7. Niégate a darte por vencido. Estás en una situación muy precaria en este momento: un mal paso te podría llevar a dónde estabas anteriormente. Así que ahora concéntrate en mantenerte motivado. Concéntrate en pensar positivamente. Concéntrate en respirar. Concéntrate en ser tú mismo. Si te niegas a darte por vencido, ¿adivina qué? No lo harás.
    • Los obstáculo existen. Ellos surgen sin previo aviso y algunas veces de manera implacable. El auto se descompone, la relación se tambalea, los antojos van de mal en peor. Saber que esto sucederá es importante; de esa manera, estás un poco preparado y no te echarás la culpa. Los obstáculos surgen ante todos y son parte de la vida. Sólo tienes que saber enfrentarlos.

Consejos

  • Si no tienes un Poder Superior, pasa más tiempo disfrutando de la naturaleza. Es importante detenerse, relajarse de la vida cotidiana y concentrarse en algo más grande que tú. Una hoja es hermosa y funcional. Observa cómo captura la luz o cómo se agita con el viento. Si amas la ciencia, toma en cuenta los principios que te fascinan, los equilibrios y reacciones químicas, las estrellas o la belleza de los números. El simple hecho de quedarse quieto física y mentalmente te ayudará.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página