Cómo disfrutar tus vacaciones solo

Ya sea un día o una semana libre, no es necesario estar rodeado de personas para disfrutar de unas buenas vacaciones; pasarlo solo puede ser relajante y placentero. Puedes utilizar tus vacaciones para hacer todas las cosas que no tienes tiempo de hacer durante tu rutina diaria.

Programar tiempo para relajarte

  1. Alarga tus mañanas. Durante tus vacaciones, no te sentirás presionado por el tiempo en las mañanas, así que puedes tomarte tu tiempo para hacer que tu mañana sea más gratificante y para darle una buena apariencia a tu día.
    • Despiértate a tu hora usual. Puede ser muy tentador levantarse más tarde, pero despertarse a la hora que acostumbras hacerlo le brinda a tu cuerpo la constancia necesaria para establecer horas de sueño saludables. En lugar de ello, tómate tu tiempo para salir de la cama y pasa algunos minutos revisando tu celular.
    • Prepárate un desayuno sustancioso. Cocina algo que amas pero que no tienes tiempo de preparar, como panqueques o tostadas francesas, o intenta preparar algo nuevo como huevos a la benedictina o un suflé.
    • Si bebes café o té, tomate un tiempo para sentarte y saborearlo.
    • En vez de tomar el desayuno en casa, puedes ir a un restaurante local o a una panadería para comer algo especial. Puedes consumirlo ahí mismo o llevarlo a casa.
  2. Aprovecha en tomar una siesta. Tomar una siesta es un lujo que probablemente no puedas hacer durante tu semana de trabajo habitual. Además, no te costará ni un centavo.
    • Planea cuándo deseas tomar una siesta y cuántas horas vas a querer dormir. Apúntalo en tu agenda. Al hacerlo, se convertirá en una actividad y en algo que puedes ansiar, en vez de que parezca una pérdida de tiempo valioso de tus vacaciones.
    • Haz que tu siesta sea lujosa. Úntate un poco de aceite de lavanda en tus muñecas y ponte tu pijama favorito. Cierra las cortinas, bebe un poco de té, ponte tu pijama y un antifaz para dormir.
  3. Participa de una actividad relajante. No sientas que tienes que participar constantemente en actividades durante tu día libre; organiza un poco de tiempo para practicar meditación Zen.
    • Dedica un poco de tiempo meditando o utiliza una actividad relajante, como colorear, para meditar. Puedes encontrar plantillas gratuitas para colorear (para adultos) en internet o en la sección de revistas de una tienda.
    • Practica un poco de yoga básico. Te ayudará a sentirte más relajado y centrado, aunque tan solo sean 15 minutos. Puedes buscar clases de yoga por tu zona o probar una clase en línea.
    • Ir a caminar también es una buena manera de relajarte, si es que no eres muy fanático de practicar yoga. Camina alrededor de tu vecindario, senderos o vías verdes cercanos.
  4. Limita el uso de la tecnología. Si te encuentras pasando tus vacaciones solo, puede ser tentador estar completamente conectado a tus redes sociales y correo electrónico. Será bueno para tu salud mental tomarte un descanso de ello.
    • Organiza un tiempo determinado en tu día y la cantidad de horas que invertirás en utilizar tecnología durante tus vacaciones. Esto te ayudará a mantener controlada tu conexión.
    • Concéntrate en organizar tiempo para otras actividades, como leer o dibujar.

Darte un gusto con algo especial

  1. Sal de tu casa y haz algo. No porque estés pasando tus vacaciones solo sientas que debes quedarte en casa.
    • Ve de compras. Aunque no quieras gastar mucho dinero, tomate tu tiempo viendo detenidamente las tiendas y date el gusto comprándote algo pequeño que has estado queriendo.
    • Ve al cine o una obra de teatro. Puede ser una experiencia divertida ir a ver una película o un show por tu cuenta. Escoge algo que realmente desees ver.
    • Toma una clase. Utiliza tus vacaciones como una oportunidad para probar algo nuevo, como clases de baile de swing o de pintura. Revisa los calendarios de clases y eventos en periódicos de la comunidad durante tus vacaciones. Utiliza páginas web como Groupon para encontrar clases con descuento en tu zona.
  2. Hazte un tratamiento o crea uno en casa. Invierte un poco de tiempo de tus vacaciones para consentirte.
    • Cámbiate de peinado o tíñete el cabello si lo has estado postergando. Esto te hará sentir mejor.
    • Hazte un tratamiento lujoso que normalmente no te harías, como un masaje o un tratamiento facial.
    • Si no deseas pagar por un tratamiento, puedes crear tu propio día de spa.
  3. Come tus comidas favoritas. Ya sea que desees comer en tu restaurante favorito o cocinar en tu casa, gasta un poco más de la cuenta en la comida.
    • Esto puede ser tan sencillo como aprovisionar el refrigerador antes de tus vacaciones, así que no tienes que preocuparte de ir al supermercado.
    • Siéntete un poco más elegante. Prepara un plato de queso y compra una buena botella de vino solo para ti. También puedes servir en un plato tus comidas chatarra favoritas en vez de comerlas directamente del empaque.
    • A pesar de que estés solo, limpia luego de comer para que tus vacaciones y tu espacio se mantengan relajados.

Ser productivo

  1. Ten una lista de las tareas que deseas hacer. Puede ser una nota en desarrollo en tu celular o en un cuaderno específico para esa labor.
    • A lo largo del año, anota algunas cosas que te gustarían hacer, pero que no tienes tiempo de hacerlo inmediatamente.
    • Consulta tu lista de cosas por hacer cuando salgas de vacaciones.
  2. Haz una agenda. Aunque parezca ilógico, hacer una agenda para tus vacaciones puede ayudarte a manejar mejor tu tiempo. De esta manera, podrás relajarte y hacer algunas de estas cosas.
    • La agenda puede ser tan simple como una lista de cosas por hacer o un pósit. También puedes anotarlo en tu organizador o un calendario.
  3. Emprende un proyecto de casa. Las vacaciones pueden ser un buen momento para empezar con ese proyecto que has querido realizar.
    • Tu proyecto puede ser cualquier actividad, desde pintar una cómoda, desherbar tu jardín, hasta ordenar un ropero desordenado.
    • Haz que sea divertido. Mientras trabajas en tu proyecto, ten piqueos para que comas y escucha buena música o mira uno de tus programas de televisión favoritos.
    • Haz algunos quehaceres. Aunque no quieras emprender un proyecto grande, hacer quehaceres como lavar las sábanas de tu cama o limpiar la bañera puede ayudar a mantener la frescura de tu espacio.
  4. Lee un libro. Apartar largos periodos de tiempo para leer puede ayudarte a terminar ese libro que has querido leer y, de esta manera, sentirás que cumpliste con una de tus misiones.
    • Leer también te puede ayudar a desconectarte de la tecnología. Sigue siendo una actividad relajante, pero no te hará sentir como un zombi frente a tu computadora o televisor.
  5. Ejercítate. Ejercitarse trae consigo muchos beneficios a largo plazo. Asimismo, ayuda a liberar endorfinas y ayuda a que te sientas relajado después de hacerlo.
    • Reserva treinta minutos o una hora para hacer ejercicios cardiovasculares. Las vacaciones son un buen momento para ejercitarte, ya que no te sentirás apurado o con la necesidad de estar en otro lado. Te sentirás mejor después de que hayas sudado y puedas pasar el resto de tu tiempo relajándote.

Advertencias

  • No te exijas demasiado. Las vacaciones son para relajarse y recargar las baterías. No querrás regresar al trabajo más cansado que cuando saliste de vacaciones.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página