Cómo darle una forma a las cejas

La forma de las cejas puede mejorar tu aspecto resaltando la forma de tu rostro, equilibrando tus rasgos y enmarcando los ojos. Si tienes las cejas gruesas y espesas, tal vez necesites depilártelas. Si tienes las cejas finas y pequeñas, tal vez necesites rellenártelas con un lápiz para cejas. Sea cual sea tu caso, aquí tienes cómo encontrar la forma más favorecedora para cada rostro.

Determina tu forma ideal

  1. Determina el punto donde debe terminar la parte interna de la ceja. Sostén algún objeto rígido y recto, como un lápiz para cejas o una regla, verticalmente frente al rostro.
    • Colócalo de forma que toque la parte exterior de la nariz y la parte interior del ojo. Esta línea determinará el punto de comienzo de la ceja.
    • Marca ese punto con un lápiz para cejas. Repite la operación en el otro ojo.
  2. Determina el punto en el que debe estar la zona más alta del arco. Coloca el objeto recto de forma que toque la parte exterior de la nariz y el borde exterior del iris.
    • Es muy importante que mires al frente. Tanto el rostro como los ojos deben estar totalmente dirigidos hacia el espejo.
    • Dondequiera que esté la intersección entre la línea y las cejas, el arco deberá alcanzar su máxima altura, en el borde superior de la ceja.
    • Marca ese punto con el lápiz para cejas.
    • Repite la operación en el otro ojo.
  3. Determina el punto en el que debe terminar la parte exterior de las cejas. Coloca el objeto recto de forma que toque la parte exterior de la nariz y la parte exterior del ojo.
    • De esta forma, sabrás dónde debe terminar la ceja. Marca este punto con el lápiz para cejas.
    • Repite la operación en el otro ojo.
  4. Dibuja una línea a lo largo del borde inferior de la ceja. Esta línea determinará su grosor.
    • Sigue la curva natural de tu ceja.
  5. Depila los vellos que queden por debajo de la línea y por fuera de las marcas que hayas hecho.
    • Tus cejas deben tener un grosor de 0,5 a 1 cm (de 1/4 a 1/2 pulgada).
    • Depílate lo mínimo posible el borde superior (debes mantener tu arco natural). Elimina solo los vellos desviados.
    • Si no te gusta depilarte las cejas, prueba a darles forma sin usar las pinzas.
    • Si tienes la zona de las cejas sensible, utiliza hielo para adormecerla antes de depilarte.
  6. Ten en cuenta la forma de tu rostro. Hay cejas que son favorecedoras para ciertas formas de rostro.
    • Para minimizar la curva de un rostro redondo, dirige el tercio exterior de la ceja hacia la parte superior de la oreja.
    • Si tienes el rostro cuadrado, dirige el tercio exterior hacia el punto medio de la oreja. Esto te ayudará a equilibrar tu rostro.
    • Si tienes el rostro alargado, mantén la ceja más recta, dirigida a un punto por encima de la oreja.
    • Los rostros ovalados ya tienen una proporción equilibrada, pero para resaltar su armonía, puedes dirigir el tercio exterior hacia el lóbulo de la oreja.

Mantenimiento diario

  1. Recórtate las cejas. Tal vez observes que tus cejas tienen la forma que deseas pero que hay vellos demasiado largos. Utiliza un par de tijeras para cejas para retocar y perfeccionar su forma.
    • Utilizando un cepillo para cejas, peina los vellos hacia arriba.
    • Recorta los vellos que se extiendan más allá de tu línea natural.
  2. Rellena los huecos sin vello. Si tienes las cejas demasiado escasas (u oscuras), rellena los huecos con un lápiz para cejas.
    • Si tienes las cejas claras, elige un lápiz de dos tonos por encima del de tu vello. Si tienes el vello oscuro, utiliza dos tonos por debajo del tuyo natural.
    • Tira de la piel del rostro a la altura de la sien, y perfila suavemente el borde superior de la ceja. Después, perfila el borde inferior.
    • Con trazos muy suaves, rellena el espacio entre ambos bordes.
    • Acuérdate de difuminar el lápiz después.
      • Si no tienes un lápiz para cejas, utiliza sombra de ojos mate.
  3. Utiliza gel transparente para fijar la forma. Cepíllate las cejas siguiendo la dirección natural del vello y aplícate gel para fijar el resultado.
    • Puedes utilizar máscara de pestañas transparente en lugar de gel para las cejas.
    • Esto también evitará que se corra el lápiz, si es que te las has rellenado.
  4. Establece una rutina. Adquirir buenos hábitos te permitirá llevar una rutina más breve, día a día.
    • Si te limitas a seguir una forma específica, será más fácil detectar vellos desviados.
    • Depílate bien el entrecejo y la zona externa de las cejas. Estos vellos crecen más rápido y se salen de la forma natural de las cejas.

Consejos

  • Utiliza corrector alrededor de las cejas para definir su forma al máximo.
  • Elijas la forma que elijas, asegúrate de que las dos cejas sean simétricas entre sí, tanto horizontal como verticalmente.
  • Si tienes la zona de las cejas especialmente sensible, tómate un par de analgésicos antes de depilarte y aplícate algo de frío antes y después para adormecerla.
  • Si tienes los ojos almendrados, con los extremos exteriores algo caídos, tendrás las cejas más altas por fuera de forma natural. Si le das forma a las cejas o las rellenas, debes mantener la parte exterior más alta que la interior (no solo para seguir su línea natural, sino también para resaltar la forma de este tipo de ojos, ya que si intentas bajar los extremos exteriores para nivelarlos con los interiores, el resultado puede ser ridículo).
  • Alinea las cejas con el lacrimal en lugar de hacerlo con la unión entre la nariz y la mejilla, ya que si tienes los agujeros de la nariz anchos, te quedarás prácticamente sin cejas.
  • Recuerda siempre que menos es más (depilarse menos). Una vez que te hayas depilado demasiado las cejas, no habrá vuelta atrás. Asegúrate de que tengan el mismo grosor y la misma longitud para que una no quede más arqueada y la otra más gruesa y definida.
  • Cuando el extremo de la ceja quede claramente por encima del comienzo, su forma puede crear un efecto feroz o incluso de enfado.
  • Utiliza un espejo de mano para mirarte las cejas desde el lateral. Si te las has depilado o rellenado, asegúrate de que el interior no haya quedado con forma de garfio a la altura de la línea de la nariz. Esta forma hará que parezca que has cometido un error evidente al intentar bajar el nivel del comienzo de las cejas. No todo el mundo te verá de frente. Si tienes que rellenártelas, haz un "boceto" trazando la forma que desees y comprueba el progreso constantemente en el espejo.
  • Un estudio realizado en Alemania en 2007 demostró que las personas de menos de 30 años encuentras más atractivas las cejas bajas y ligeramente arqueadas, mientras que las personas de más de 50 años suelen preferir la forma opuesta (altas y con un arco pronunciado).
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página