Cómo reducir el ácido úrico

La gota es una de las formas más dolorosas de artritis. Esta ocurre cuando hay una acumulación excesiva de ácido úrico en el cuerpo y es más frecuente en los hombres que en las mujeres. Ya que la gota generalmente es el resultado de los malos hábitos alimenticios, cambiar de alimentación es una de las mejores formas de tratarla. Los medicamentos y otros cambios de estilo de vida también pueden ser de mucha utilidad. Lee el paso 1 para aprender más acerca de las formas de reducir el nivel de ácido úrico con el fin de controlar o eliminar la gota.

Controlar tu alimentación

  1. Entiende la forma en que la gota afecta al cuerpo. El ataque de gota se manifiesta cuando los niveles de ácido úrico en la sangre son muy elevados, lo cual da lugar a la formación de cristales de ácido úrico en las articulaciones y otras áreas del cuerpo. Los niveles elevados de ácido úrico pueden provocar una serie de dolores en todo el cuerpo.
    • Ya que dichos cristales son muy pesados para circular a través de la sangre, empiezan a crear depósitos por todo el cuerpo. Sin embargo, debido a la gravedad, estos cristales pesados usualmente son arrastrados hacia la parte inferior del cuerpo (incluyendo el espacio grande que se encuentra entre las articulaciones y el dedo gordo del pie).
    • Los cálculos renales surgen cuando los cristales de ácido úrico se forman en los riñones.
    • Las formaciones de cristales llamadas tofos pueden desarrollarse debajo de la piel.
  2. Evita por completo ciertos productos de origen animal con alto contenido de purina. Ciertas carnes, pescados y otros productos de origen animal contienen cantidades elevadas de purina, lo cual se convierte en ácido úrico. Cuando hay una acumulación excesiva de ácido úrico en las articulaciones, esto da lugar a la gota. Evitar por completo los siguientes alimentos ricos en purina ayudarán a aliviar el impacto de la gota:
    • Vísceras
    • Arenques
    • Anchoas
    • Caballa
  3. Limita tu consumo de todo tipo de carnes y pescados. Las carnes, los pescados y las aves de corral tienen cierta cantidad de ácido úrico. Aunque no es necesario convertirte en un vegetariano estricto, disminuir el consumo de carnes y pescados constituye un paso esencial para tratar dicha enfermedad. Limita tu ingesta de los siguientes alimentos a 1 porción diaria de 113 a 170 g (4 a 6 onzas):
    • Aves de corral
    • Carnes rojas (cerdo, res y cordero)
    • Atún
    • Langosta
    • Camarón
  4. Evita las verduras, frutas y legumbres con un alto contenido de ácido úrico. Algunos productos no cárnicos también son ricos en purinas y tienden a contribuir a la formación de ácido úrico en la sangre. Las siguientes verduras, frutas y legumbres presentan un contenido elevado de ácido úrico:
    • Champiñones
    • Frijoles
    • Arvejas
    • Lentejas
    • Plátanos
    • Palta
    • Kiwi
    • Piña
  5. Come menos grasas. Se ha demostrado que comer una gran cantidad de grasas saturadas inhibe la capacidad de procesar el ácido úrico. Evita las frituras y alimentos con un alto contenido de grasas (como los productos lácteos enteros). Los alimentos bajos en grasas como las frutas, verduras, legumbres y los granos enteros te ayudarán a controlar la gota.
  6. Evita el jarabe de maíz rico en fructosa. La fructosa aumenta el nivel de ácido úrico en la sangre, por lo tanto, evita las bebidas azucaradas que contengan jarabe de maíz rico en fructosa, además de los postres y otros alimentos que incluyan dicha sustancia. Es importante leer con cuidado el empaque de los alimentos debido a que este jarabe está presente en una gran variedad de alimentos, incluso los que no necesariamente saben dulce (como el pan o los bocadillos).

Realizar cambios de estilo de vida

  1. Mantén un peso adecuado. Las personas con sobrepeso u obesas corren un alto riesgo de desarrollar una crisis de gota. Bajar de peso puede ayudarte a controlar la gota y a estar más cerca de deshacerte de ella para siempre. Consulta con tu doctor acerca de la elaboración de un plan saludable para bajar de peso que involucre limitar el consumo de alimentos ricos en purina. Además de mucho ejercicio, el plan debe ser elaborado en base a los siguientes alimentos:
    • Proteínas magras (excepto las vísceras y los pescados grasos)
    • Granos enteros
    • Frutas y verduras con bajo contenido de purinas
    • Frutos secos y otros bocadillos saludables
  2. Controla tu estrés. El nivel elevado de estrés puede provocar ataques de gota, por ello es importante tomar medidas para mantener bajo control el estrés. Hacer ejercicios y comer adecuadamente puede ser de gran ayuda. Además de mantener un cuerpo saludable, esfuérzate por alcanzar una buena salud mental realizando las siguientes actividades:
    • Saca tiempo para ti lo más a menudo que sea necesario. Si te sientes agobiado, esto tendrá un impacto negativo en tu cuerpo.
    • Medita, practica yoga o pasa algo de tiempo al aire libre. Empieza a realizar regularmente una actividad que te traiga paz interior.
    • Duerme lo suficiente por las noches. Tu objetivo debe ser dormir 7 a 8 horas y tratar de seguir un horario.
  3. Reduce tu consumo de alcohol, en especial la cerveza. Se sabe que la cerveza aumenta el nivel de ácido úrico y por ende, debes evitarla del todo para combatir la gota. Sin embargo, el vino no aumenta el nivel de ácido úrico si lo consumes en cantidades pequeñas. Beber una o dos porciones de 148 ml (5 onzas) al día no aumenta el riesgo.
  4. Bebe abundante agua. Esta ayuda a expulsar el ácido úrico del organismo, lo cual libera a las articulaciones de la acumulación de dicho ácido. Bebe más de lo que normalmente beberías, al menos 8 a 16 vasos de 250 ml (8 onzas) diariamente.
  5. Evalúa tu ingesta de vitaminas y medicamentos para el dolor. Las personas que toman muchas vitaminas que contienen niacina y algunos medicamentos de venta libre, corren un alto riesgo de desarrollar gota. Si acostumbras a consumir muchas vitaminas y medicamentos, acude a tu doctor para discutir sobre cómo estos podrían estar afectando tu salud. Los siguientes suplementos y medicamentos podrían ponerte en riesgo de sufrir ataques de gota:
    • Niacina
    • Aspirina
    • Diuréticos
    • Ciclosporina
    • Levodopa

Probar medicamentos y otros tratamientos

  1. Alivia el dolor de los ataques de gota con analgésicos. La gota es uno de los tipos de artritis más dolorosos y cuando surgen los ataques, los medicamentos son muy útiles. Es importante consultar con tu doctor acerca de un plan de medicamentos que será beneficioso para tu cuerpo. Tu doctor podría presentarte las siguientes opciones, dependiendo de tu nivel de dolor:
    • Fármacos antiinflamatorios no esteroideos (AINE). Están disponibles como medicamentos de venta libre.
    • Corticosteroides como la prednisona.
    • Colchicina. Este medicamento funciona mejor cuando lo tomas dentro de las 12 primeras horas después de sufrir un ataque agudo.
  2. Busca tratamiento para causas ocultas. La gota no siempre es el resultado de comer mucha carne y otros alimentos ricos en purina. A veces es producto de la incapacidad del organismo para eliminar el ácido úrico debido a otros motivos. Si uno de los siguientes problemas te han afectado, necesitarás recibir tratamiento adecuado para controlar la gota:
    • Algunas personas que sufren de gota tienen un defecto enzimático que impide al cuerpo descomponer las purinas.
    • Algunas personas tienen gota debido a la exposición al plomo en el ambiente.
    • Las personas que han tenido un trasplante de órganos son más vulnerables.
  3. Busca nuevas terapias para tratar la gota. En la actualidad se está experimentando con terapias y medicamentos debido a que la gota es una enfermedad que va en aumento. Si esta afecta tu calidad de vida y las formas tradicionales de tratarla no causan ningún efecto, habla con tu doctor para explorar todas tus opciones.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página