Cómo curar el trismo

El “trismo” se refiere a los espasmos en el músculo masetero (el músculo de la mandíbula) como resultado de la infección por tétanos. El tétanos es una enfermedad seria y, en todos los casos, requiere de atención médica. Además de seguir el consejo de tu doctor, aquí hay algunas estrategias para ayudar a manejar el dolor y los espasmos musculares en la mandíbula.

Buscar atención médica

  1. Entiende lo que es el trismo. El “trismo” es un término coloquial usado para describir los espasmos del músculo masetero (el músculo de la mandíbula) producidos por la infección por tétanos. El tétanos es una infección bacteriana que causa espasmos musculares dolorosos. No hay cura para el tétanos y en el 10 o el 20 % de los casos causa la muerte, lo cual es la razón por la que la vacuna preventiva contra el tétanos es esencial.
    • La mayoría de las personas reciben ahora la vacuna contra el tétanos en su juventud, lo cual hace que esta enfermedad sea muy rara. La vacuna dura por 10 años, así que después de este punto será necesario una vacuna de refuerzo para mantener la inmunidad contra el tétanos.
    • La infección por tétanos no se transmite de persona a persona; en vez de eso, se transmite a través de una herida, generalmente una herida profunda que permite a la bacteria en el ambiente (generalmente tierra) entrar al cuerpo. Esta es la razón por la que cuando un paciente se presenta a la sala de emergencias con una herida profunda, se le pregunta acerca del estado de su vacuna contra el tétanos.
    • Los síntomas del tétanos generalmente empiezan a aparecer aproximadamente una semana después de contraer la infección por la bacteria. Además de los espasmos de los músculos de la mandíbula (los síntomas del “trismo”), otros síntomas del tétanos incluyen el dolor de cabeza, la fiebre, el sudor, el desasosiego, los problemas para tragar, la irritabilidad y las expresiones faciales extrañas debido a la rigidez muscular y a los espasmos.
  2. Busca atención médica rápida. Idealmente, tendrás que ver a un doctor inmediatamente después de haber estado expuesto a la bacteria del tétanos. Si no has sido vacunado en los últimos 10 años, te inyectarán la inmunoglobulina antitetánica seguida de la vacuna.
    • Se administran 3 000 a 6 000 unidades de inmunoglobulina antitetánica a través de inyecciones intramusculares. Esta solución inyectable contiene inmunoglobulina G, un anticuerpo que ayuda a tu cuerpo a librarse de las toxinas producidas por la bacteria que causa el tétanos. La administración de este tratamiento estimulará tu inmunidad, ayudándote a combatir la infección.
    • Puede añadirse un anestésico local a la inyección para disminuir el dolor. La administración de este medicamento se debe hacer siempre bajo supervisión médica.
    • Los doctores también limpiarán tu herida cuidadosamente y eliminarán cualquier material extraño que pueda estar presente en la herida para reducir las probabilidades de una infección por tétanos.
    • Toma en cuenta que, si ya presentas los síntomas del “trismo”, esto significa que es tarde para buscar tratamiento; sin embargo, aunque es preferible recibirla al principio, los doctores te pondrán la inyección de todas formas (puede ser algo efectiva posteriormente).
  3. Prueba los medicamentos. Si tienes una infección por tétanos, el tratamiento casero no es una opción y los medicamentos se administrarán en el hospital. Los relajantes musculares, como Carisoprodol, y los sedantes se usan comúnmente para aliviar los espasmos musculares en tu mandíbula y en cualquier otro lugar de tu cuerpo.
    • Los agentes bloqueadores neuromusculares también son útiles en el tratamiento de los espasmos. Estos medicamentos incluyen el pancuronio, el vecuronio y el baclofeno.
    • Tu respiración y tus latidos pueden verse afectados por los espasmos musculares, así como por el uso de sedantes. Es probable que necesites usar un ventilador mientras estés en el hospital. En casos graves, se te puede llevar a la unidad de cuidados intensivos (UCI). Estas instalaciones son ideales para los casos graves debido a que en ellas se pueden controlar las funciones vitales (como la respiración y los latidos) constantemente hasta que, con suerte, te recuperes.

Usar remedios caseros para el manejo de los síntomas

  1. Prueba los masajes. Masajear el músculo masetero y las articulaciones de la mandíbula ayudarán a calmar el dolor. Aplica presión ligera y masajea los músculos de tu mandíbula para aliviar el dolor.
    • Con la ayuda de tu dedo índice y de tu dedo medio, frota tus mejillas para encontrar el punto sensible de la mandíbula. Al tratar de identificar la ubicación, masajea con tus dedos en movimiento circular por 30 segundos. Ten cuidado de no presionar muy fuerte. Solo debes hacer una ligera presión óptima para que no te cause dolor y obtengas relajación.
  2. Usa calor. El calor es bueno para relajar los músculos y te ayudará a librarte de los espasmos musculares aumentando la irrigación sanguínea local. Usa una botella de agua caliente o una almohadilla térmica colocándola en el área deseada. Mantén la fuente de calor en el área afectada por alrededor de 30 minutos.
    • Ten cuidado de no aplicar un alto nivel de calor, ya que puedes provocar quemaduras.
  3. Enfría el área. Usar compresas de hielo conjuntamente con el calor es un buen remedio. Una temperatura más baja ayudará a calmar la inflamación, reduciendo así el dolor. Aplica una compresa de hielo por alrededor de 5 a 10 minutos después del tratamiento de calor e intercala las dos.
  4. Toma en cuenta que estas estrategias caseras no reemplazan el tratamiento médico. Se pueden usar para aliviar el dolor de los espasmos musculares de la mandíbula que produce el tétanos, pero recibir la inmunoglobulina antitetánica y asistencia médica es también muy importante.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página