Cómo ser un buen amo de casa

Un “amo de casa” o papá que se queda en casa (alternativamente, padre que se queda en casa, papá de casa, EAC o esposo de casa) es un término utilizado para describir a un padre que es el principal cuidador de los niños y que es quien realiza las labores del hogar. Conforme las familias han evolucionado, la práctica de quedarse en casa siendo padre se ha vuelto más común. En la “sociedad moderna” esta práctica común consiste en que la esposa o pareja trabaje y se haga cargo de las necesidades de la familia mientras que tú, el amo de casa, te haces cargo de los niños y el hogar. De muchas maneras, este arreglo puede ser exponencialmente beneficioso puesto que, si eres hábil reparando cosas en el hogar, puede asegurarte de tener el tiempo necesario para estar al día con las reparaciones y mantenimiento de la casa, asegurando la comodidad de tu familia en su hogar.

Pasos

  1. Discute las expectativas con tu compañera. Discutan sobre expectativas realistas y cómo cumplirlas de la mejor manera en que te sea posible. La definición de un buen amo de casa depende de la casa en que vivas. También depende mucho de la cultura y la sociedad. No asumas que tienes las mismas expectativas porque podrías descubrir de la peor manera (a través de peleas) que no es el caso. Siéntense y convérsenlo. ¿Cuáles son las cosas que necesitan hacerse para tener bien el hogar? ¿Cuáles son las responsabilidades en el hogar? Si estás a cargo principalmente de la limpieza del hogar, otros podrían asumir la responsabilidad de limpiar su propio desorden: poner su ropa sucia en la cesta, poner las cosas en su lugar una vez que terminen de usarlas, vaciar el tacho de basura, poner los platos en el lavaplatos, etc. Si también tienes que cuidar de niños pequeños durante el día, quizás te sorprenda cuán difícil es lograr cumplir con las tareas del hogar. Otras personas de tu familia podrían tener que ayudarte con la cocina y la limpieza de ser posible.
    • Ten en cuenta que cuidar del hogar no es tan sencillo como suena. Los hombres sin entrenamiento militar podrían carecer de las habilidades básicas para cumplir con todas las tareas de limpieza o siquiera saber cuáles son. Si nunca has organizado una casa, comprado la comida y artículos domésticos esenciales, cocinado o limpiado porque tu madre hacía todas esas cosas, tus resultados no serán tan efectivos como los de una mujer adulta promedio. De ser posible, haz que tu experimentada esposa te enseñe paso a paso cómo realizar esas tareas.
  2. Haz las cosas con amor. El amor es un ingrediente importante para un hogar exitoso. Recuérdales seguido a tus hijos y esposa o pareja que los amas. Presta atención a tu esposa o pareja e hijos. Por ejemplo, digamos que tu hijo se muere por ir al parque para jugar béisbol. Haz un esfuerzo por pasar la mayor cantidad de tiempo posible con él. Si haces esto, los miembros de tu familia sabrán que los amas.
  3. ¡Asume responsabilidad por el hogar! Ahora eres el “amo de casa” de tu familia. Siendo el amo de casa, es tu responsabilidad hacer de ella un hogar. Asegúrate de que tu hogar esté limpio y de que las reparaciones y mantenimiento estén terminadas. Una de las ventajas más grandes de ser amo de casa es que ahora puedes tomarte el tiempo de realizar las reparaciones y mantenimientos que te hubiesen quitado tiempo valioso para estar cerca de tu familia cuando trabajabas fuera de la casa.
  4. Mantén una excelente apariencia. Es demasiado fácil dejar de prestarle atención a tu apariencia cuando no tienes motivos para “vestirte para impresionar” en la oficina. Trata de dedicarle algo de tiempo diario a hacerte ver bien y pulcro. No hay motivo para no mantener una buena apariencia, incluso si no tienes planes de dejar la casa ese día. Aún más, a tu esposa o pareja le encantaría llegar a la casa y encontrarte viéndote bien, no regordete y desaliñado.
  5. ¡NO te olvides de la comida! Recuerda cuando solías trabajar todo el día, cuán genial era llegar a la casa y encontrar una comida recién preparada. Ahora que eres un amo de casa, puedes asegurarte de que tu familia coma una comida deliciosa, preparada con amor cada día de la semana.
  6. Planifica con el fin de tener una comida deliciosa en la mesa cuando tu esposa llegue a casa de trabajar. Las comidas de microondas no son culinariamente adecuadas así que consigue un libro de recetas que te guste y empieza a experimentar. Tener lista una comida excelente para tu familia es una buena manera de hacerles saber que has estado pensando en ellos. Una buena comida puede ser una expresión de amor y una cálida bienvenida a casa.
    • Las ollas de cocción lenta y los alimentos de cocción lenta pueden darte la oportunidad de realizar otras tareas mientras tu comida se cocina. Estos alimentos tienden a ser muy sabrosos.
    • Si quieres que coman de manera más saludable, las golosinas deberían limitarse a ocasiones especiales. Los bocadillos diarios pueden ser fruta, vegetales o granos saludables mientras que el fin de semana podrían disfrutar juntos de un postre que requiera mayor elaboración.
    • Hacer el presupuesto para la comida es parte importante del trabajo. Los alimentos empaquetados cuestan más, mientras más cosas cocines en casa, mejor comerá la familia en términos de salud y lujo. Comprar alimentos no perecibles por montón suele ser más barato que las cajas o cantidades pequeñas.
  7. Préstale atención a las cosas pequeñas. Recuerda los cumpleaños familiares, aniversarios de boda, etc. La atención al detalle se va sumando y traduciendo en una gran atención, lo que te dará un matrimonio más feliz como resultado.
    • Recuerda las cosas que les dan alegría a cada uno de tus seres queridos. Si recuerdas las comidas favoritas de tus hijos y se las preparas con regularidad o sorprendes a tu esposa con flores del jardín o con un baño a luz de velas, estas cosas crean recuerdos. Si haces estas pequeñas cosas afectuosas de manera más seguida que simplemente en feriados y cumpleaños, crearán recuerdos muy poderosos. No tienen que ser enormes, tan solo personales. Averigua todas las cosas que alegran a tu esposa e hijos de manera individual, escríbelas cuando no estén en casa. Cuando tengan un día muy malo, desenfunda la comida que los alegrará o el masaje de pies sorpresa.
  8. No te olvides de los recados. Recuerda que hay mucho más involucrado en mantener a tu familia feliz que lo que está en la casa. No te olvides de los recados importantes que pueden sumarse y tomar mucho tiempo de realizar. Si haces uno o dos al día, podrás mantenerte al día con ellos y no se volverán inmanejables ni te quitarán enormes cantidades de tiempo del fin de semana o de tu familia. Recoge la lavandería cuando esté lista, corre al mercado cuando sepas que se necesita algo, recoge paquetes y otros objetos que puedan requerirlo. En general, tan solo asegúrate de que los recados y tareas se hagan. Tu familia te apreciará por hacerlo.
    • Si no te gusta ir de compras tan seguido, puedes reducir el número de trámites si planificas y realizas las compras en grupos. Si quieres ponerte en forma, haz las compras de los alimentos perecibles en bicicleta y solo usa el automóvil cuando compres objetos enormes o no perecibles en grandes cantidades.
  9. ¡Organiza tu tiempo! Podría no parecer un trabajo pero hay una razón por la cual la mitad de la raza humana se dedicó a esto a tiempo completo durante tanto tiempo. Es muy fácil sentirse abrumado con la gran variedad de tareas diferentes que necesitan hacerse cada día, especialmente la limpieza de mantenimiento que suele ser interrumpida por problemas y crisis menores. Los electrodomésticos se malogran, el tiempo que te toma arreglarlos o irte en busca de un remplazo significa que tendrás que empezar a preparar la cena más tarde, súbitamente las cosas que tenías que hacer no están todas hechas y no hay comida. Las personas se fastidian con esto especialmente si asumen que sus habilidades están a la par y piensan que lo que haces no es muy difícil. Primero experimenta y descubre cuánto tiempo realmente te toma hacer estas tareas, luego asígnales el triple de tiempo para realizarlas cuando las cosas salgan mal. En la vida las cosas simplemente suceden.
    • Asígnale un pequeño gustito personal a cada tarea que no te guste realizar. Puede ser un pequeño paquete de goma de mascar o algo como tomarte el tiempo de disfrutar de un juego. O simplemente pon un dólar en un frasco y júntalo para algo más grande que desees. Las pequeñas recompensas personales hacen que sea más fácil motivarte a hacer las cosas que no te agradan pero que necesitan hacerse. Las monedas son buenas para esto si necesitas separarlas para distintas tareas que necesitan hacerse. O cuando termines una tarea más rápido de lo que tenías planificado y aun así hiciste un buen trabajo, pon una nota en el “banco de tiempo” y acumúlalas hasta el punto en que puedas dedicarle casi todo el día a jugar un videojuego o lo que sea.
  10. ¡Sé feliz! La ira se propaga rápido. ¿Recuerdas cuando mamá se ponía furiosa? ¡Qué pensamiento tan terrorífico! La felicidad será una herramienta efectiva en tu casa y proveerá de paz a tu hogar.
  11. Demuestra respeto. Cuando un niño haga algo bueno (por ejemplo: obtener excelentes calificaciones en un examen de un curso que iban a desaprobar, aprender a montar bicicleta, etc…) dile cuán orgulloso estás. Reconoce las contribuciones de tu familia, sin importar cuán pequeñas puedas pensar que son.

Consejos

  • Siéntete seguro de tu masculinidad. La gente que te molesta por tu nueva vida está siendo irracional y retrógrada.
  • Ríe y sonríe. ¡Una actitud positiva te llevará lejos!
  • Dile a tu familia, “te amo”.
  • Recuerda: ahora es tu deber sobresalir, igual que cuando te dedicabas a otra carrera.
  • Equilibra tu tiempo para tus hijos y para tus labores del hogar.
  • Aprende a limpiar eficientemente y a conciencia.
  • Organiza lo que haces. Lo más positivo de ser un amo de caso es que no tienes jefe, estás a cargo. Lo negativo es que es demasiado fácil ser un mal jefe contigo mismo, sea exigiéndote demasiado, esperando demasiado o haciendo muy poco. Mientras más planifiques tu tiempo, más tiempo tendrás para hacer las cosas que más disfrutas y en las que probablemente te especializarás.
  • Haz amigos y socializa con adultos que compartan tus intereses. El aislamiento es un riesgo para cualquiera que se queda en casa limpiando todo el tiempo, así que involucrarte con pasatiempos y vocaciones es una manera de encontrar otros contactos sociales adultos fuera del internet. Es muy fácil terminar dedicándole la mayoría de tu tiempo a hablar con tus hijos y ser responsable, lo que puede aburrirte y frustrarte, listo para desquitar esas frustraciones con tus seres queridos.
  • Una forma de mantenerse feliz es dedicarle algo de tiempo de tu vida a la cultura. Los hombres se benefician especialmente de admirar las bellas artes, ir a conciertos, leer buenos libros y otras actividades culturales. Esto también puede darte el bagaje cultural para compartir estas cosas con tus hijos y tener un tema de conversación interesante para entablar con tu esposa cuando llegue a casa.
  • Sé un buen ejemplo.

Advertencias

  • No juegues videojuegos hasta que termines tus tareas. Está bien terminarlas temprano excepto por las cosas que requieren tiempo de espera, tan solo asegúrate de grabar tu juego y de poner la ropa lavada en la secadora mientras utilizas ese tiempo para jugar.
  • Trata de controlar tu ira.
  • No procrastines. Si dejas que las cosas se amontonen, la situación se pondrá muy fea, muy rápido y luego tomará mucho más trabajo hacerlas. Es mucho mejor hacer un montón de cosas temprano y dedicarle el resto del día a las cosas que disfrutas hacer.
  • ¡No asumas que sabes cómo limpiar a menos que el ejército te haya enseñado!
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página