Cómo estar motivado en el trabajo

Realizar el mismo trabajo todos los días puede hacer que sea difícil sentirte motivado todas las mañanas, pero es completamente normal que suceda de vez en cuando. La motivación es algo con lo que muchas personas luchan en algún momento de su carrera. Sin embargo, con un examen de conciencia y un poco de iniciativa, deberías poder volver a disfrutar del trabajo en poco tiempo.

Hacer que tu trabajo sea significativo

  1. Evalúa tu papel y el papel que esperas cumplir en el trabajo. ¿Qué es lo que haces en realidad? A veces, tener un nuevo sentido del trabajo puede ayudarte a olvidar las molestias de todos los días que amenazan con debilitar tu motivación y ayudarte a concentrarte en hacer el trabajo. ¿Existen trabajos que sientes que podrías hacer bien? ¿Quisieras abordar esos proyectos? Piensa en por qué estás trabajando y por qué eres el indicado para el trabajo.
    • ¿Dónde te ves trabajando en 1 o 2 años? ¿Cómo te ayuda tu trabajo actual a alcanzar ese objetivo?
  2. Busca o crea tareas donde puedas usar tus habilidades. Si tu trabajo no encaja con tu pasión o con tu conjunto de habilidades, busca una forma de hacer que encaje. Por ejemplo, si te encanta escribir, podrías ofrecerte a redactar el boletín de la empresa u ofrecerle sugerencias a tu jefe sobre las formas de mejorar la copia en tu sitio web. Aporta un poco de tu propia personalidad en tu trabajo y te darás cuenta de que la motivación se ocupa de sí misma.
  3. Dale seguimiento a las tareas y a los quehaceres y márcalos cuando estén terminados. Una forma rápida de mantener la motivación en el trabajo es mirar lo que ya terminaste. Marcar la lista de tareas es una buena forma de mostrar lo mucho que has hecho en un día. También es una forma excelente de darles seguimiento a las metas generales y demostrarte cómo se unen las tareas pequeñas y aparentemente sin importancia para completar un proyecto más grande.
  4. Establece metas y celebra los logros de cada etapa. Trabajar no siempre es divertido. Pero la mejor forma de mantenerte motivado al hacer tareas tediosas o difíciles es recordar la meta final. Las mejores metas son las personales que significan mucho para ti, lo que hace que sea mucho más fácil motivarte.
    • Después de completar una etapa, como terminar el primer capítulo de un manuscrito o completar los informes de gastos a tiempo, recompénsate. Celebra tus logros y serán mucho más significativos.
    • Tus metas no tienen que estar relacionadas con tu trabajo actual. Podrías estar ahorrando para regresar a la escuela o esforzándote para ascender en la empresa y tener un mejor trabajo también.
  5. Enfócate en las razones para trabajar, no en las razones para no hacerlo. Los pensamientos negativos tienen una forma de pudrirse, crecer y empeorar cuanto más piensas y hablas de ellos. En lugar de hablar siempre de un jefe terrible, de las tareas difíciles y de los compañeros de trabajo molestos, piensa en las cosas que disfrutas. Haz una lista de los aspectos positivos de tu trabajo y trata de pensar en ellos cada vez que te escuches quejándote o pensando en los aspectos negativos.
  6. Organiza y programa tu trabajo. No te obligues a volver a motivarte todas las mañanas para trabajar. En lugar de eso, convierte tu trabajo en un hábito, algo que haces y terminas en una cantidad fija de tiempo. Programar tu trabajo y apegarte a ese horario le enseña al cuerpo y a la mente a encender el "modo de trabajo" cuando necesites trabajar, llegar a tu escritorio y terminar las tareas mucho más rápido.
    • Organizar tu escritorio y limpiar tu espacio de trabajo es una forma excelente de hacer que el trabajo sea más manejable. Un espacio de trabajo organizado es clave para tener una mente organizada.
  7. Aléjate del reloj. El tiempo solo parecerá que se mueve más lento si consultas el reloj cada 5 minutos. En lugar contar el tiempo que te queda del día, usa la lista de verificación para ver cuántas tareas te quedan y cuántas puedes tachar. Conviértete en una persona orientada a las metas, no al tiempo, para tener más motivación.
  8. Busca un trabajo que te sientas motivado a hacer. Si no hay nada que te obligue a conservar tu puesto de trabajo antiguo y no puedes encontrar ninguna motivación en lo que haces, es hora de empezar a buscar en otros lugares. El trabajo que disfrutas o te parece significativo te motivará por sí mismo. Si no puedes encontrar la voluntad para seguir trabajando durante semanas enteras y no tienes expectativas a largo plazo que puedan mejorar las cosas, deberías considerar la posibilidad de cambiarte a un nuevo puesto.

Disfrutar del trabajo

  1. Siéntete feliz y positivo para obtener la motivación más fácilmente. Si puedes hacer que tu trabajo sea agradable, la motivación llegará por sí misma. Esto empieza con buscar un trabajo y unas tareas que disfrutes, pero no termina ahí. Pasar algún tiempo a solas y tomar descansos ocasionales mientras trabajas es una forma excelente de asegurarte de estar feliz y motivado por cualquier cosa.
  2. Dale vida a tu rutina de vez en cuando. Sal y cómprate un almuerzo costoso. Pídele a alguien que te haga una lista de reproducción o te sugiera una nueva banda para escuchar mientras trabajas. Prueba una nueva camisa o corbata, algo brillante y un poco raro. Toma el control de tu vida laboral e inyéctale un poco de espontaneidad. Esta explosión de personalidad te ayudará a sentirte más involucrado personalmente en tu trabajo.
  3. Toma un descanso una vez cada 1 a 3 horas. No tiene que ser de más de 5 o 10 minutos, pero estos descansos te darán el tiempo para recargar tu cerebro, moverte un poco y dividir el día en partes más manejables. Podrías:
    • ir a la sala de descanso y conversar con un compañero de trabajo;
    • salir a dar una caminata breve para tomar café o simplemente ejercitarte un poco en tu escritorio;
    • leer 1 o 2 artículos sobre algo que disfrutes.
  4. Cuida tu cuerpo. Muchos de los problemas de motivación no son porque odies tu trabajo o a tus compañeros de trabajo, sino simplemente porque tu cuerpo no está funcionando tan eficazmente como podría hacerlo. Sentirte cansado, sin energía y decepcionado es una forma segura de acabar desmotivado, pero también puede evitarse fácilmente.
    • Asegúrate de dormir de 6 a 8 todas las noches.
    • Lleva una botella de agua contigo e hidrátate durante todo el día.
    • Ejercítate durante al menos 30 minutos, de 4 a 6 días a la semana.
  5. Personaliza tu espacio de trabajo. Existen muchas formas de hacerlo, por supuesto, pero todas se tratan de hacer que tu trabajo sea una extensión de ti y no algo que te veas obligado a hacer. Lleva fotografías, juguetes y adornos que hagan que tu escritorio sea un lugar agradable. Dedica un tiempo para ordenar tu escritorio y hacer las cosas como más te guste, para que no estés de mala gana sentado en tu escritorio todas las mañanas.
  6. Conoce a tus compañeros de trabajo. Tener un sistema de apoyo en el lugar de trabajo servirá para que todos se mantengan motivados. Dedica un tiempo para conversar con tus compañeros de trabajo y crear una sensación de camaradería y trabajo en equipo. Si observas que alguien hace un trabajo excelente, díselo. Si alguien parece estar deprimido, pregúntale qué le sucede. Empezarás a escuchar comentarios similares hacia ti y este sentimiento de comunidad es una forma excelente de mantener a todos trabajando juntos en las metas comunes.

Advertencias

  • No caigas en la tentación de hacer algo tonto para entretenerte. Las bromas y las travesuras podrían perjudicar gravemente tu seguridad en el trabajo y el aprecio de tus colegas y jefes.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página