Cómo crear una filosofía

Desarrollar una filosofía personal puede ser una experiencia muy gratificante. Una filosofía de vida es una estructura que te ayuda a entender quién eres y a darle sentido a tu vida. Formar tu propia filosofía es bastante difícil, especialmente para los principiantes, pero las recompensas definitivamente hacen que valga la pena intentarlo. Esta guía te ayudará a empezar.

Pasos

  1. Comprende que comenzarás un viaje que durará toda tu vida. Comprométete a tener una mente abierta y ser flexible. Cada persona consciente tiene una filosofía. Las filosofías individuales pueden ser simples, estar en proceso de desarrollo o estar bien desarrolladas. Una filosofia personal es una comprensión fundamental e integral acerca de la existencia y tu relación con todos los temas relacionados. Descubrir y desarrollar una filosofía requiere tener conciencia de uno mismo, un deseo de entender y la voluntad y la capacidad de aprender. Comprométete a buscar un significado y discierne lo que tiene sentido. Tu objetivo es iniciar un camino de crecimiento personal que evolucione y madure a medida que persigues el amor por la sabiduría (filosofía), que es lo que la filosofía en realidad significa.
  2. Empieza a leer y a aprender. Quédate con lo que te interese y trata de tener una idea general de las grandes teorías de los filósofos.
  3. Elige un tipo de filosofía. El pensamiento filosófico está organizado alrededor de muchos tipos de filosofías, incluyendo: axiología, ontología, estética, epistemología, ética, lógica, metafísica y teoría política. Sigue tus intereses. Siéntete libre de elegir más de un tipo si ves algún vínculo entre ellas. Pensar en cómo unirlas con éxito será algo que disfrutarás.
    • Después de elegir un tipo de filosofía, aprende su historia, incluyendo las lecturas de los filósofos más representativos. Comprende las preguntas clave que fueron formuladas y obtén un entendimiento sólido de los conceptos clave.
    • Amplía tu entendimiento básico de otros tipos de filosofías. No puedes ser un experto en todo, pero debes reconocer que entender los principios básicos de lo que otros han hecho tiene un gran valor. Un amplio entendimiento de la lucha de la gente y sus temas de discusión te ayudará a desarrollar tu propia filosofía. Siéntete libre de aprender y construir sobre ideas que ya existan. Es muy difícil empezar desde cero, así que ¿por qué no tomar las ideas de otro filósofo como una estructura básica para empezar? Muchos filósofos reconocidos han empezado así. Por ejemplo, Platón tomó el método Socrático oral y sociable del mismo Sócrates, y lo usó como base para su altamente pulido método Socrático, que a su vez fue tomado por Aristóteles para formar las bases de la lógica, particularmente de los silogismos.
  4. Expande y evoluciona tu pensamiento. La estructura que has seleccionado es un punto de partida. A medida que vives tu vida, ve probando cosas y viendo qué funciona y qué no. Cuando tengas tiempo, analízalo y refina la estructura de tu filosofía. Con el tiempo, a medida que resuelvas tus problemas y evalúes la calidad de las decisiones que has hecho, serás capaz de evolucionar a algo autónomo de la filosofía original.
    • Conviértete en un pensador crítico. Lleva un registro de dónde has obtenido las ideas, principios, teorías, etc., que han sido la base de tu nueva filosofía. Ser capaz de rastrear tus teorías o conclusiones hasta la raíz te ayudará a defender tus ideas o llevarlas más allá. Muy pocas cosas se desarrollan de la nada.
    • Referirte a lo que otros filósofos han dicho le da mayor credibilidad a tu filosofía, pues estás demostrando la profundidad de tu conocimiento y comprensión de las filosofías existentes.
  5. Ten paciencia y permite que tus ideas se filtren con el tiempo. Cuando tengas tiempo libre, analiza la estructura de tu filosofía naciente, y encuentra problemas y soluciones. Desarrollar tu nueva filosofía gradualmente permitirá que evolucione en algo autónomo de la filosofía original.
    • Lleva un diario y sigue escribiendo tus pensamientos e ideas, incluso si no son coherentes. La paciencia es esencial porque puede tomarte años buscar entre todas las ideas descartadas para encontrar el tesoro escondido debajo. El paso del tiempo es beneficioso, pues permite que tus ideas sigan evolucionando y que sean probadas por eventos comunes.
    • Haz algunas preguntas pertinentes, como:
      • ¿Cuál es el propósito de tu filosofía? ¿Quieres aplicarla a toda la sociedad o solo a un sector?
      • ¿Cuál es tu rol en tu filosofía? ¿Cuáles son los papeles de cierta gente en particular, si es que los hay?
      • ¿Cómo explicarás la base de tu filosofía a los demás? ¿Es útil en un nivel práctico o es utópica?
      • ¿Cómo encajan otras filosofías o cómo van en contra de la tuya?
      • ¿Estás dispuesto a escribir una tesis o libro de tu filosofía? ¿O preferirías escribir historias que contengan tu filosofía pero que no tengan la estructura de un trabajo filosófico?
  6. Habla con otros que estén interesados en la filosofía. Pueden indicarte errores que hayas pasado por alto y darte diferentes soluciones. Esto te servirá para desarrollar tu filosofía.
    • Únete a algún grupo o club de filosofía.
    • Únete a un grupo en línea que tenga fórums privados en los que puedas compartir tus ideas libremente y obtener respuestas.
    • Visita alguna universidad y pide hablar con profesores de filosofía para compartirles tus pensamientos.
    • Si encuentras a alguien más que realmente entienda hacia dónde va tu nueva filosofía, acepta su entusiasmo pero sigue trabajando en tu entendimiento sin pensar mucho en la otra persona. Es difícil seguir a alguien, más mientras siguen trabajando en lo que creen, así que su entusiasmo tal vez pueda ser porque les caes bien y confían en ti.
  7. Busca nuevas experiencias que te ayuden a ver las cosas de manera diferente y desde diferentes puntos de vista.
    • Mantén tu mente abierta.
    • Aprende a aceptar la crítica y a crecer gracias a ella; tal vez te ayude a fortalecerte a ti y a tu nueva filosofía.
    • Siempre ten cerca un lápiz y una libreta a la mano para anotar ideas cuando se te ocurran, o cuando llegues a ellas.
  8. Sigue leyendo filosofía. Te permitirá ver los intentos de otros filósofos, lo que descubrieron y las falacias que cometieron; y por lo tanto, hacer progreso en tu propia filosofía. Esto también te ayudará a ver si intentas hacer algo que algún otro filósofo ya había hecho antes.
  9. Mantente actualizado con lo que pasa en el mundo. Lee el periódico de vez en cuando. Te ayudará a aplicar tus teorías a situaciones reales.
    • Por ejemplo, toma una noticia seria que involucre problemas que impacten a muchos sectores de la sociedad y pregúntate: “¿Qué hubiera hecho yo?”. Integra tus respuestas a tu filosofía en desarrollo para ver si se pueden aplicar a eventos actuales y dar explicaciones, instrucciones o un mayor entendimiento.
  10. Mírate a ti mismo como un filósofo, aunque no trabajes como uno. Una carrera en filosofía, o roles similares como un investigador en un instituto de estudios, asegurarán que dediques un tiempo regular a tu filosofía, pero si buscas ser filósofo de medio tiempo, solo asegúrate de dedicarle suficiente tiempo para que mejores y no olvides pedazos de tu trabajo.
  11. Trata de vivir según tu filosofía lo más que puedas, incluso cuando pases por algo extraño que pueda cambiar tus opiniones. Regresa a esas notas que has hecho sobre tu filosofía o los libros que te inspiraron y que has estado leyendo. Te ayudará mucho.

Consejos

  • Trata de expandir tu filosofía. Investiga sobre otros tipos de filosofía para ampliar tus habilidades, incluso si no te gusta lo que estés leyendo o aprendiendo. Puedes aprender mucho de las cosas con las que no estás de acuerdo así como de las que sí.
  • Usa la filosofía de alguien más como una estructura solo al principio Hacer esto primero construirá tus bases. Una vez que sigas esforzándote, podrás soltarte más y confiar en tus propios puntos de vista y conclusiones filosóficas.

Advertencias

  • No te molestes o te desanimes si la gente no está de acuerdo con tus ideas. Recuerda que una parte importante de pensar filosóficamente es comprender los puntos de vista conflictivos.
  • Como filósofo, eres un amante de la sabiduría y la verdad. No te contengas solo porque le temes a las consecuencias; si los grandes filósofos lo hubieran hecho, no habrían filosofías para que nosotros aprendiéramos y viviéramos en base a ellas. A veces simplemente tienes que aceptar que la gente no te comprenderá, ni por qué eres tan apasionado por algo que ellos ni siquiera entienden.
  • El aislamiento y la soledad pueden ser un resultado de una perspectiva más madura y de una opinión más radical, pero no te hundas en tu propia lástima. Levántate y encuentra personas que piensen como tú y recuerda que la verdad es más importante que temer la opinión que otras personas tienen sobre ti.

Cosas que necesitarás

  • Pluma y libreta
  • Escritos de otros filósofos
  • Acceso a filósofos y pensadores modernos
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página